Thursday, February 5, 2009

Para los amantes de la POESIA


La foto de la mujer que se quito los zapatos en el omnibus del aeropuerto (camino al parqueo) no tiene nada que ver con los poemas, pero no se como sacarla...

Hoy en día tendemos a pensar que la poesía no interesa a nadie, pero yo puedo asegurarle que de vez en cuando me llegan declaraciones que desmienten esa falta de interés. Es más, hay incluso personas dispuestas a gastar una parte de su tiempo no ya leyendo un poema, sino enriqueciéndolo con su arte y su trabajo para darlo masticado a los demás. Es mi caso, el de mi amigo Fernando Lopez Peralta (maravilloso poeta) y Luis Cuadros otro poeta amigo peruano que me encanta como escribe. Aqui con el permiso de ambos tengo estos que tenia guardados para que los lean y los saboreen.

Este es uno de mis poemas favoritos de Fernando:

Compañía

La habitación roza las nubes
que abrigan el misterio de la luna
en el pañuelo negro de la noche…

La luz de unas cuantas velas
y el olor de quince rosas
salvadas del sendero de mil pétalos...

Champaña helada, fresas con crema,
una tibia tina y dos batas blancas
sobre el frío piso.

En este escenario de erótica simpleza,
una pareja se ama sin parlamentos,
son actores y son testigos…

La ventana abierta a los espías,
de la brisa acariciando las pieles desnudas
de un hombre y una mujer…

Dos cuerpos haciendo el amor
entre brillantes y frágiles burbujas,
preñando de ganas la vida…

Y después del sexo,
del movimiento final;
una mirada, una pregunta…

¿Quién es usted?
¿Yo?
¡Sí, usted!...

Yo soy el amor de una noche,
otra de tus aventuras;
mucho gusto, señor…

Se hace tarde, salió el sol.
Se fue sin decir nada
y la luna la acompañó…

La ropa ajada sigue en el piso,
el lecho sigue empapado de sudor;
viste sábanas que huelen a pasión…

Se siente el cuerpo satisfecho,
le queda el alma vacía
y el aire materializa su presencia…

¿Y tú, quién eres?
¿Yo?
¡Sí, tú!

Soy tu compañera de toda la vida:
me llaman soledad; pero tú,
tú puedes llamarme amor.
==
Y aqui vienen dos poemas de Luis Cuadros
Riverside

Mi amor es sol de otoño
mi amor ya no es mi amor
ni soy yo el otro amor paciente
amor destruido una mañana
un pedazo de Kero(antiguos argonautas adoraban a la luna)
en el corazón del poeta
ya no sé si el pan se quebró en la nevera
o el sol ya no es sol cuando lo veo
a veces se parece a la luna
o a la tormenta
y el incienso en Riverside
a mitad de camino de la vida
y me pregunto si tengo opciones
si saldré vivo de esta muerte
si las palabras me engañan
si el verbo me pertenece
si la paz está en tus pupilas
o en el pedazo de algodón
que cubre tu cuerpo cuando cubre la herida
cuando sangra la herida
son los campos y el verde de su mirada
lo que me devuelve a la palabra
sólo tengo que esperar un poco
para salir volando de tu boca
cejas/ pestañas/ hielo
es la historia conocida
del país del más allá
adonde nunca regresaremos
adonde nunca iremos
es tu voz la voz abierta?
el poema
poema al fin?
tu espejo
espejo de tí?
el amor un cuento?
es la égida una magia de unión del 60
econ el 15 sen Etiwanda?
y el oeste?-
en donde matan a cualquiera
por cruzar el abismo del verano?
-quién eres realmente y qué has venido a dejar?
cuánto quieres recibir y cuánto dar?
todo te conduce a ti
tu mirada te conduce a ti
tu amor te conduce a ti
tu dolor te conduce a ti
pero qué bueno que hayas redescubierto la nada
la desazón y al labrador
la vida labrada
y a la vida el desamor
porque agotadas las lágrimas
nos queda el corazón siniestro
bello desfigurado corazón
que en la mofa quiebra la sonrisa del poema
de la dicha del etereo
Los Angeles ( 04.09.06)
JINETE DEL APOCALIPSIS
soy en verdad un bosque,
y una noche de árboles tenebrosos:
mas quien no se asuste de mi oscuridad
hallará también rosas bajo mis cipreses (Nietzche)
Yo que he destrozado dragones
he mordido el polvo y he descuartizado
las extremidades de mis enemigos
yo que he saboreado desesperanzas
y me he subido a lo más alto
de la torre para lanzarme sin mucho éxito
yo que he pecado con mi sexo
y perdí la voz llorando entre tus senos
yo que me he erguido
y he comido a otros humanos
que he bebido la sangre de tu cuerpo
y he destrozado tus manos
y he dejado una larga huella de sangre
sobre la nieve de tus ojos
yo que me he alimentado de estrellas
y he vivido colgado de la luna
alumbrando como relámpago
playas solitarias
yo que he deshilachado poemas
y he caído como lluvia
y he hecho tronar mi voz
y he hecho estallar mi esperma
yo que he echado mis ojos a rodar
y no han visto nada
que he sido voz
nota musical
pan al amanecer
piedra y mar embravecido
y sillar
yo que he sido parte de tu cuerpo
noche cerrada
lluvia eterna
pez inmóvil
manos de fuego
destruyendo el amor
colmillos desgarrándote
tormenta de sangre
huella
fósil
saliva evaporada
yo que he caminado tanto
sin dejar ningún rastro
ni encontrar oasis
ni desierto
ni arena
ni copa vacía
sed de polvo
yo que harto de buscar
atravesé las aguas tantas veces
que olvidé mi origen
y ya no sé
si soy viento o trueno
si soy cielo o soy infierno
si la ternura me invade
y adoro a mis dragones
y perdura en mi la mariposa del tiempo
y el manantial
yo que he sido vahonido
nudoy humedad
pies encadenados
manos magulladas
sonrisa marchita y enamorada
yo que he perdido la cabellera
que he sido un ser brutal
que he partido corazones
con mi espada de fuego
con mi lluvia de fuego
con mi amor de fuego
quemando mis propias alas
y callando cuando no había que callar
yo que me levanto y anochezco
que me incorporo y me duermo
que me desvelo y vomito
y brincan de mis dedos
sapos y culebras y soles
y ayes
y aves
y luciérnagas
y jaurías
y flores
yo que todo lo sé
y no sé nada
que me invento el amor
como invento un hueco
y el calor o el temblor
el bramido o el violín
el arpa y el sufrimiento
yo que ya no lloro las desgracias humanas
que amenazo a la muerte
con mil dragones que vomitará mi boca
yo que me declaro imperfecto
y escupo a la especie humana
(en vías de extinción)
y disuelvo la pasión
e incendio la memorias
eco los vientres
desnudo las espadas
y aborrezco el sometimiento de la especie
a la estupidez total
al terror de los versos vacíos
al terror del amor ausente
yo que pude haber escrito sobre héroes
yazgo aquí
extraviado en el olvido
con la boca muerta sobre la cima de este reino
poblado de sepulcros
Del libro La velocidad del amor (Lima, Perú, 2004)
Luis Cuadros Falla (Lima, Perú, 1961) Poeta y periodista. Tiene publicados los libros Nocturno y
La velocidad del amor (Signotres). Fundador de la revista El elefante asado, en homenaje al poeta Luis Hernández Camarero, ha sido co-editor y colaborador de varias revistas de poesía, editadas en Arequipa (segunda ciudad del Perú) que guarda una larga tradición poética. Como periodista ha trabajado en diversos medios de comunicación nacionales, en organismos no gubernamentales y entidades de gobierno como el Ministerio de Educación, el Congreso de la República y el Ministerio del Interior del Perú. Actualmente se desempeña en la actividad privada en Los Ángeles, California (EU) en donde reside.(Contactos: http://ar.f373.mail.yahoo.com/ym/Compose?To=luiscuadrosfalla@yahoo.es)

No comments:

Post a Comment