Tuesday, January 12, 2010

Analizando la avaricia





Greed en Ingles. Dicen que la avaricia, así como la codicia, consiste en el afán excesivo de poseer riquezas. La pregunta es ¿cuando se considera excesivo el afán de riqueza?. Es evidente que los seres humanos tenemos nuestras necesidades por cubrir para asegurar nuestra existencia (respirar, agua, alimentos, techo, ropa, abrigo, medicinas, transporte). La realidad es que son muy pocas las personas que se conforman con tener lo necesario o lo imprescindible para subsistir, si nos ponemos a analizar y hacemos una lista de todas las cosas que tenemos pero que "no necesitamos" vamos a sentirnos muy mal. Y lo que me pregunto es que si teniendo mayor cantidad de “posesiones” entonces son mayores las posibilidades de supervivencia, lo cual se traduce en un mayor nivel de felicidad??? Sin embargo, y estoy convencida, esto no es totalmente cierto. En estudios realizados que relacionan el tener o poseer muchas cosas con “la felicidad” concluyen que esto es verdad hasta cierto nivel (el que cubre las necesidades primordiales de comida y hogar), la felicidad está afectada por el nivel de riqueza. Pero a partir de este nivel, la cantidad de felicidad (tranquilidad financiera) y la de riqueza se desvinculan, y es que como siempre lo digo y lo repito la felicidad no se compra y no tiene precio, aunque no me quiero ir por la tangente, ya que hoy estamos hablando de la AVARICIA, ese pecado capital que es tan oscuro como la envidia, la vanidad y la lujuria.

Considerando que la Madre Tierra esta dotada de recursos abundantes, pero completamente limitados al mismo tiempo por los gobernantes y los poderosos del planeta, y que mientras una parte de la humanidad (la minoría) tiene problemas muy serios por el consumo excesivo de recursos, la otra parte no cuenta con lo necesario para sobrevivir (la mayoría). Sufrimos de un desbalance en todo aspecto.

En el 2010 contamos con organizaciones mayormente religiosas que trabajan para ayudar a los necesitados; otras por evitar los conflictos armados, otras que luchan por los derechos humanos y por la de los animales, para salvar el planeta, para salvar los bosques, para ayudar a los hambrientos, etc. Y es justamente aquí donde quería llegar, deberíamos de hacer como hacen los médicos occidentales que buscan prevenir las enfermedades o paliar sus efectos, más que eliminar las causas que la producen-, tal vez no deberíamos centrarnos tanto en los efectos del problema del mundo (hambre, enfermedades, guerras, deforestación, etc.) como en las CAUSAS que lo producen: que son esos terribles pecados de los hombres consumidos por LA AVARICIA y el egoísmo y desamor hacia sus prójimos, su mundo.

Siempre he pensado que todas esas personas que tienen tanto y que no saben compartir sus bendiciones de abundancia, no tienen además de no tener conciencia ni sentimientos, no tienen una pizca de cerebro porque no se dan cuenta de que cuando se mueran, porque se van a morir y aunque se hagan muchas cirugias plasticas para evitar envejecer igualmente el tiempo se va a apurar en ganarles la carrera, cuando se mueran no se van a llevar NADA de todas esas posesiones, esas "cosas" y que lo único que van a dejar es una tanda de familiares y conocidos codiciosos que se van a pelear y arranchar las cosas, si cosas, adornos, joyas, casas, carros, si, posesiones, que son muy bonitas, lujosas, costosas, que adornan nuestras vidas pero que también a la hora de la hora no es lo que verdaderamente importa. Son solo cosas, no te haran eternamente bello, joven, poderoso, rico y feliz.

No es fácil no querer tener cosas, no querer ser jovenes y bellos, todos somos de alguna manera vanidosos, ambiciosos y codiciamos riquezas, especialmente en esta sociedad de consumismo y tentaciones, el dinero da poder, nos hace egocentricos, soberbios y vanidosos, tenemos que aprender a controlar y balancear lo que es verdaderamente importante y necesario, control en lo que hacemos con nuestras vidas interiores.

Deberíamos tener avaricia para obtener mayor riqueza espiritual, o es que no se quieren dar cuenta de que durante el trayecto de nuestras vidas en este mundo, somos cuerpo, mente, espíritu y alma. Por eso me gusta tanto el libro del "Retrato de Dorian Grey" de Oscar Wilde.

Mi abuela era una mujer bendecida en abundancia de todo tipo, lo que la hizo una mujer "extraordinaria" fue que siempre supo tener y mantener un balance, comprendio que estaba bendecida y se paso la vida compartiendo sus bendiciones, ayudando al necesitado, cumpliendo con las bienaventuranzas, ayudando a las viudas, a los huerfanos, a los ancianos, a los desamparados, vestia al desnudo, daba de comer al hambriento, visitaba a los enfermos, rezaba todos los dias, alababa a DIOS y estaba rodeada de Angeles. Pudiendo tener abundantes joyas, carros, ropas, y muchos articulos de lujo siempre tuvo lo necesario, una casa muy bien puesta pero sin excesos ni extravagancia. Era rica pero no vivia como los ricos aunque la clase la llevaba en la sangre, mi abuela tenia una clase que puedo ver en mis primas. Cuando tenia algo lo cuidaba como se cuida un tesoro, no habia desperdicio en su vida. Lo que aprendi de mi abuela fue que asi como daba a manos llenas recibia a manos llenas, que cuando daba uno, Dios le devolvia diez veces mas, tambien aprendi que nunca le tuvo apego a las cosas materiales y que era mas feliz dando que recibiendo. Mi abuela no supo nunca de la avaricia ni del egoismo, no tenia tiempo para esas cosas, estaba muy ocupada todo el tiempo, sirviendo a la humanidad.

2 comments:

  1. uyyyy hay tantos ejemplos...EL AVARO de Molier,esplendido trabajo de al pacino, te recomiendo si podes la veas, los avaros que a soplos te van partiendo en mitades desparejas,auqellos que osan insultar sin una premisa cuidada,los que desparraman odio,ira, que mas? ellos tambien son avaros
    gracias ,por creer en mi,sin conocerme,solo virtualmente...
    un abrazo y no te frizes ...ya bastante frios hay
    lidia-la escriba
    http://www.deloquenosehabla.blogspot.com

    ReplyDelete
  2. El avaro tiene dos hijos, Cleante y Elisa. El joven Valerio se ha enamorado de Elisa y para vivir junto a la muchacha y facilitando asi su matrimonio, para el que veía mucha oposición, se le a ocurrido hacerse mayordomo de Harpagon. Cleante, partidario del enamorado, siempre en lucha con su padre que le tiene corto de dinero, se a enamorado de Mariana, una muchacha de buena familia, pero reducida a la pobreza, que desde hace poco tiempo habitaba con su madre en la vecindad.

    Pero el viejo Harpagon quería casar a Elisa con el anciano Anselmo, persona de buena posición que aceptaría desposarla sin dote, y destina para el hijo (Cleante) una viuda rica; por su parte el mismo, a pesar de la edad no es insensible al amor, a puesto sus ojos en la ingenua gracia de Mariana, e intriga, valiéndose de la medianera Frosina, para obtener el consentimiento de la joven y de su madre.

    Informados los hijos de tales proyectos, se desesperan: el seudo mayordomo Valerio, finge dar la razón a Harpagón, meditando en tanto alguna estratagema; al mismo tiempo Cleante ayudado por el hijo de Flecha, despejado y astuto lacayo, trata por todos los medios de procurarse una fuerte suma por todos los medios para hacerse independiente del padre.

    Con este fin se dirige a Simón, alcahuete, quien le promete ponerle en relación con cierto usurero, pero cuando Cleante se haya a punto de convenir un empréstito que no puede ser mas oneroso, descubre que el usurero no es otro mas que su propio padre, mientras que Harpagon reconoce en el desventurado joven que se disponía a expoliar a su propio hijo. Puesto sobre aviso por el paradójico incidente, el avaro teme mas que nunca que le quieren engañar, y vive en perpetuo temor por cierta caja que contiene 10.000 escudos de oro, que a enterrado en el jardin.

    Prosigue aun en sus proyectos matrimoniales; invita a Mariana y a su madre a una comida, mostrándose cómicamente embarazado con el deseo de ser esplendido y su invencible avaricia, iniciándose entonces justamente para el una serie de catástrofes. En efecto, descubre que su hijo ama a Mariana y no tiene intención alguna de dejar a su padre campo libre, por que es correspondido por la muchacha; y se entera a continuación del robo de la preciosa caja (que Flecha a logrado encontrar y a sustraído por amor al joven dueño), y en fin, entre fuera de si sospecha del mayordomo Valerio y lo acusa, el astuto criado le revela que ama a su hija y que se a unido a ella en mutua promesa de matrimonio, pues esta seguro de ser correspondido por la muchacha.

    Harpagon, medio enloquecido, provoca la intervención de la justicia, acusa a todos y les amenaza con torturas y galeras. Pero llega de repente el señor Anselmo; en el intrincado barullo se descubre que este es el padre de Valerio y e Mariana, los cuales son por tanto hermanos y que la familia quedo separada y dispersa muchos años antes por extraordinarios reveses de fortuna que habían persuadido a los unos de la muerte de los otros…

    Cleante se casara con Mariana, que se convierte en rica heredera; Elisa se casara con Valerio, y Harpagón, ya tranquilo por el hallazgo de la caja que le ha devuelto Flecha, termina por dar su consentimiento tanto mas cuando el rico Anselmo le promete correr con todos los gastos del noble matrimonio

    ReplyDelete