Wednesday, January 13, 2010

La Rosa de Antoine





Consuelo de Saint-Exupéry, de soltera Consuelo Suncín-Sandoval Zeceña (Armenia, Sonsonate, El Salvador, 10 de abril de 1901 - Grasse, Francia, 28 de mayo de 1979) fue una escritora y artista salvadoreña-francesa, y esposa del famoso escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry, creador de El Principito

Consuelo Suncín nació en una ciudad pequeña de nombre Armenia del Departamento de Sonsonate, en El Salvador en una familia de ricos terratenientes y aristocrátas, el coronel Don Félix Suncíni y Doña Ercilia Sandoval Zeceña, quienes tuvieron tres hijas: Ana Dolores, Consuelo y Amanda. Consuelo estudió en el extranjero, en San Francisco, en la Ciudad de México, y en Francia.

Llegó a San Francisco con 19 años y una beca para estudiar inglés. Allí conoció al que sería su primer marido, Ricardo Cárdenas, obteniendo el permiso oficial un 15 de mayo de 1922, en la ciudad de San Francisco, del Estado de California, con el que se casó nada más al cumplir la mayoría de edad, hasta hace poco se mencionaba que se habia casado con un militar,lo cual no es cierto - esto probablemente resultado de la capacidad imaginativa de Consuelo, por tratar de salir adelante en su vida - pero el joven Ricardo, de tez blanca y de padres de nacionalidad mexicana, trabajaba como dependiente (clerk) en un almacen de pinturas, al tanto que Consuelo vivia en el 562 Maller Street , habiendo sido oficiada la ceremonia por el Juez de la Corte Superior de California para esa epoca. R. Cárdenas murió a los pocos meses en un accidente de ferrocarril.

Viuda y con 22 años se fue a México, donde inició estudios de Derecho, aunque los abandonó pronto cambiándolos por los de Periodismo. Durante su estancia en Francia, Consuelo contrajo matrimonio con Enrique Gómez Carrillo, diplomático guatemalteco, escritor y periodista. Después de la muerte de Gómez-Carrillo en 1927 a causa de un derrame cerebral, a los once meses de la boda, Consuelo que se encontraba nuevamente viuda y dueña de una gran fortuna tomó residencia en Buenos Aires, Argentina. Tenía 25 años.

Su Matrimonio con Saint-Exupéry

En 1931, fue presentada por un amigo, Benjamin Crémieux, a Antoine de Saint-Exupéry y el flechazo fue inmediato. Consuelo contrajo matrimonio por tercera vez y se trasladó a Francia con su marido.

Su unión matrimonial, que se alargó durante quince años, fue muy turbulenta, por la profesión de piloto del marido, su gusto por la vida bohemia tras el éxito como artista y escritor y sus incontables amantes. Todo ello los distanció, no sin dejar de tener encuentros esporádicos durante los que vivían momentos de auténtica felicidad. No en vano, "La Rosa" de El Principito es un homenaje de Saint-Exupéry a su esposa. Su infidelidad y dudas acerca del matrimonio son simbolizadas por el campo de flores que se encuentra el pequeño príncipe en la Tierra. Sin embargo, es el zorro el que le dice que su rosa es especial, porque es a ella a la que realmente quiere.

Las referencias en el cuento infantil de Antoine de Saint-Exupéry a su esposa son más cariñosas que cualquier otro ensayo. A pesar de tener un matrimonio 'sinigual', Antoine guardó a Consuelo cerca de su corazón. Ella es un personaje importante en El Principito como su "flor", que "creció" en su planeta y que él protege bajo una campana de cristal.

Fallecimiento

Consuelo murió en Francia en 1979 y es enterrada en el cementerio de Père-Lachaise en París junto a los restos de su segundo marido Enrique Gómez Carrillo. Legó todos sus bienes y derechos a su jardinero.

Memorias de la rosa- Después de la desaparición de su marido en 1944, Consuelo escribió su vida junto a él, en 1946, en un manuscrito en francés titulado Mémoires de la rose. Estas memorias nunca fueron publicadas en el curso de su vida.

El azar quiso que recientemente se hallara esta obra, transcurridos más de cincuenta años desde que fuera escrita. Su heredero universal, José Martínez-Fructuoso, dudó mucho antes de tomar la decisión de revelar la existencia del manuscrito. Verdaderamente, Antoine de Saint-Exupéry no sale muy bien parado, aunque se desmitifica al ídolo a la vez que recibe la humanidad que se le suele negar.

El Cuento de la Rosa, sus varias pinturas, y las cartas íntimas fueron encontrados y publicados en 1999. Estas memorias se convirtieron en unas de las memorables y más importantes de Francia. La relación con su marido fue retratada también por Bruno Ganz y Miranda Richardson en la película Saint-Exupéry: La Caja de Historia.

Esta autora de MEMORIAS DE LA ROSA el único libro escrito por la viuda, y en honor al amor de su vida, su verdadero nombre Consuelo Sucin, viuda de Gómez Carrillo, y que conoció en Buenos Aires al intrépido aviador Antoine de SAINT- EXUPÉRY, autor francés de EL PRINCIPITO. La autora se casó en el año 1931 con Antoine: y tuvo una vida llena de inestabilidad marcada por unas idas y venidas del impulso del aviador. Fue un matrimonio repleto de viajes y mudanzas a lo cual Consuelo tendrá que habituarse. Este libro de 261 páginas, es un diario muy personal de Consuelo, que nos da a conocer como era realmente SAINT-EXUPÉRY. Fueron quince años de matrimonio, en los que la profesión de piloto civil, la vida bohemia del éxito como artista y sus incontables amantes los distanciaron. Pero a pesar de noches enteras de espera, huidas febriles y crisis nerviosas, Antoine y Consuelo lograron vivir pequeños momentos de felicidad ABSOLUTA.

CONSUELO es la "rosa" de EL PRINCIPITO, la mujer que inspiró este símbolo y el remordimiento del autor por haber tratado tan injustamente a esa flor orgullosa y con espinas. Este manuscrito hecho público en el 21 aniversario de la muerte de Consuelo, por su heredero universal JOSÉ MARTINEZ-FRUCTUOSO.

Las Ilustraciones de Ella - Durante la primera y segunda guerra mundial, el escritor colombiano, Germán Arciniegas, relató que cada uno habló sobre Consuelo como un volcán pequeño de El Salvador que vertió sus llamas en las azoteas de París y que «[ella] estaba siempre presente en cada una de las historias de su primer marido Enrique Gómez Carrillo y su segundo marido, Antoine de Saint-Exupéry».

"Recuerdo los ojos de mi esposa otra vez. Nunca veré cualquier cosa más aparte de esos ojos. Ellos preguntan." Antoine de Saint Exupéry, Terre des Hommes, 1939

Otras referencias - La esposa de Saint Exupéry aparece en un relato corto llamado Los Tres Deseos del libro Tierra de Infancia de Claudia Lars, amiga de la infancia de Consuelo Suncín. Cuando se conocieron en Sonsonate, tres niñas expresan sus deseos para cuando sean mayores y Consuelo Suncín dice que será una reina de un país lejano.


Un articulo de un periodico en París dice sobre Consuelo Suncin de Sandoval que era hermosísima: delgadita, de baja estatura, con inmensos ojos negros "cautivadores". Caminaba y se movía con gracia. Casi bailaba. Pero lo más atractivo era su voz melodiosa, "embrujadora".

Consuelo tenía, además, el arte de transfigurar los episodios de su vida conforme los iba contando con esa voz fascinante. Le gustaba reunirse con amigos y contar historias. Siempre dejaba a su auditorio pasmado. Nadie sabía a ciencia cierta dónde acababa la realidad y dónde empezaba la ficción en esos relatos exuberantes y floridos. Y a nadie le importaba.

Consuelo era una catarata: excéntrica, alegre, imprevisible, caprichosa, fuerte, indefensa, misteriosa, chispeante, excesiva, atenta,... Consuelo fue la rosa en El Principito...

No comments:

Post a Comment