Wednesday, March 3, 2010

Una carta desde Chile


Una carta desde Chile

Queridas todas,

Mi servidor no permite tantos destinatarios, envié un mail anterior que por lo que veo no les llegó, si, realmente es una gracia divina vivir donde uno vive, con el refrigerador lleno y tener un negocio en el cual en caso de necesidad puedo abastecer a mi familia de bidones de agua mineral, pero la realidad del sur de Chile es abrumadora, no solo estamos hablando de casas de adobe que por lógica son las que primero se han venido abajo, estamos hablando de balnearios donde mis hijos pasaron su infancia como Iloca, Duao y Dichato los cuales han sido arrasados por las olas, ver las imágenes de los campamentos, las cabañas, los restaurantes todo lo que hoy es solo escombros encoje el corazón. Ayer escuchaba un comunicado de la Vicaría donde indicaba que el 70 a 80 % de las iglesias de Chile están con daño estructural, de ese porcentaje el 40 % están en el suelo (las del sur), en Santiago la Catedral, la Iglesia Matriz de Ñuñoa, la Iglesia de Maipú, la Divina Providencia, y otras están cerradas, el domingo celebramos Misa en la plaza.

En Curicó (al sur de Santiago) donde vivimos desde hace 5 años, se vino abajo la Iglesia de San Francisco, el Hospital General está cerrado con serios daños, amigos nuestros perdido su casa, imagínense a esta edad empezar de cero, la familia Cabezas de Sagrada Familia, grandes amigos, han perdido su casa y los rodados de los cerros han destrozado los viveros y cultivos.

La gente de la costa está viviendo en los cerros sin agua, sin electricidad, sin comida, bajan a la orilla a buscar entre los escombros, de las que fueron casas de veraneo, algo para comer, como dijo una joven ayer “encontré un paquete de tallarines al lado de un cadáver”.

No se sabe aún el número de turistas que estaban en las zonas costeras, se sabe solo los nacionales desaparecidos pues los mismos familiares los reportan pero con los extranjeros es más complicado. Hay varios puentes que se han venido abajo, en Santiago ya casi no hay gasolina y no hay abastecimiento eso significa que no hay tampoco abastecimiento hacia los distribuidores, acabo de hablar con SDA que nos provee de leche, mantequilla, queso y crema para el restaurant y me ofrece sin seguridad los productos para el viernes, pero estamos trabajando, en el sur muchísimas personas han perdido sus negocios, restaurantes, farmacias, tiendas de todo tipo que están en escombros o han sido barridos por las olas las cuales en las zonas más afectadas fueron de tal magnitud que dejaron botes, lanchas y barcos diseminados por la ciudad.

Apenas pasó el terremoto fui en mi auto a recoger a mi hija (embarazada de 6 meses) y mi nieta Violeta ya que viven en un 6º piso (Rodrigo trabaja en el norte) y mi marido fue en el otro auto a buscar a mi hijo Gonzalo y Nicole que viven en el piso 13 en otro lugar, nos reunimos en mi casa pero la Viole se pasó la madrugada vomitando y con dolor de estómago de los nervios, me dio mucha pena verla pero en
estos momentos hay miles de niños viviendo en los cerros, que han perdido todo, mis hijos ya volvieron a sus departamentos, estos niños siguen en los cerros sin esperanza de volver a su vida normal, sin alimentos, sin agua potable.

Yo no se si hay desde allá alguna forma de ayuda efectiva, me refiero a que realmente les llegue a las zonas más afectadas, se que el Hogar de Cristo a acondicionado 10 lugares distribuidos a lo largo del sur de Chile donde están entregando alimentos pero no se si el Hogar de Cristo en Lima está haciendo alguna campaña para enviar alimentos no perecibles para acá, lo que más se necesita es arroz, leche, pañales, tallarines, bidones de agua y azúcar.

Cuando uno ve tanto dolor uno no puede dejar de preguntarse :¿Cuál es el sentido real y profundo de ser lo que soy, de haber nacido en el hogar que nací, de tener una casa firme y cómoda, de tener un trabajo...?

Si hubiese sido hija de un pescador de Iloca en este momento estaría en un cerro, viendo llorar de hambre a mis hijos y con lo poco y nada destruido.

Les pido perdón si este mail no es muy alegre pero la realidad es esa,conozco gente que tenía sus negocios en los lugares de veraneo que los han perdido, Concepción es la segunda ciudad más grande de Chile, todos los negocios de la avenida principal se han venido abajo, la reactivación va a ser lenta y dolorosa.

Un abrazo enorme, ojala puedan hacer circular este mail y ponerse de acuerdo a ver si pueden hacer algo.

Con amor siempre

María Luisa Arca

1 comment:

  1. Estimada Maria Luisa, no tengo el gusto de conocerte pero tenemos una amiga en común,y con la mano en el corazón te digo que todo es posible cuando tenemos salud, vida y ganas de avanzar, no es un consuelo para tantas personas que perdieron primero a sus seres queridos y luego sus propiedades pero si contaron con la gracia de Dios y se salvaron, esta es la oportunidad de un nuevo empezar, como es que algunos se salvan y otros no? o preguntarse por qué nos salvamos nosotros y ellos no? es una pregunta de tantas que no tiene respuesta, efectivamente tener una situación acomodada que te permite disponer de recursos para una vivienda más segura y sólida ha sido fundamental para los sobrevivientes, ahora tal vez la pregunta más importante será la que ustedes mismos se hagan en un momento a solas... y ahora que Dios y la vida me da esta oportunidad que haré con ella? busquen dentro de sus corazones y encontrarán la respuesta, todo tiene un próposito y un porque, depende de nosotros encontrarlo y volverlo una realidad,estén unidos los que tienen algo y los que no tienen nada, compartan lo poco que les queda por que su generosidad será recompensada, aquí en Perú ya hay movimientos que están recibiendo donaciones y aunque no sean grandísimas por que por el Cuzco están ocurriendo todos los días derrumbes e inundaciones con pérdidas humanas estoy segura que pronto les llegará la ayuda que tanto necesitan... por experiencia te digo si acaso tienes los medios y facilidades junto con otras personas procuren fiscalizar la ayuda, involúcrense en esto por que cuando el miedo, pánico, tristeza, desamparo, duelo te llena el alma no se piensa con claridad y muchas personas son víctimas de oportunistas que vulneran sus derechos, sean fuertes y unidos, sin importar sus religiones oren con el corazón por una pronta reconstrucción no solo de lo material sino de la reconstrucción de sus escencias.. ayúdense entre todos

    ReplyDelete