Tuesday, May 4, 2010

La ansiedad de escribir


Hace días que escribo mentalmente, mi mente no descansa, mi cuerpo trata de dormir pero las voces nunca callan, me consuelo pensando que son los susurros de mis Ángeles, otras veces oigo las voces de mi abuela, de mi mama Julia, de mi tía Antonieta, todos se han marchado pero nunca han dejado de vivir dentro de mí.


No sufro de insomnio pero si de desvelos, la culpa la tiene la condición crónica de mi vejiga, pero no debo ni puedo quejarme, estoy viva, respiro, tengo trabajo, techo, un compañero maravilloso, una gata traviesa pero amorosa, mis hermanos y mis padres siguen vivos, mis hijos y mis nietos saludables y yo tengo muchas personas que me quieren y me necesitan, cada uno a su manera.


Tengo miles de palabras que quieren salir alborotadas a correr una maratón pero hay mucho desorden en las calles, en los laberintos de esas páginas blancas que no quieren ser pobladas por historias que no tengan un final feliz, un mensaje, que dejen flores en la huerta del alma del lector. En mis sueños escribo en la terraza de un café en LarcoMar, es verano y el calor es fuerte, pero yo ya estoy acostumbrada a un clima caluroso porque vivo en la ciudad del sol. Creo que parte de mi ansiedad es que nunca he querido aceptar que vivo lejos de mi amada Miraflores, ahora me siento rescatada por Facebook porque he logrado reconectarme con amistades de mi niñez y de mi juventud. He encontrado a viejos amigos, enamorados, compañeras de colegio, profesoras, vecinos, familiares, conocidos. Siento una necesidad de volver a saber de sus vidas.


Laura (antes Maria Laura) por otra coincidencia o casualidad de la vida (aunque yo siempre afirmo que nada es casualidad) vive hace casi tres décadas en otra ciudad de Estados Unidos, tiene fotos bailando tango y otras muchas de sus viajes a playas exóticas, Bertha que fue mi maestra en la secundaria se mudo para Texas en donde enseña Español, antes enseñaba el Ingles en Lima, Sonia también vive lejos de Lima en Nevada, después encuentro a Nelson que en su fotografía luce como un alto ejecutivo, sigue usando bigotes, es un hombre elegante y muy distinguido a sus 65 años, encuentro que Charo mi vecina acaba de enviudar y que Cecilia su cunada tiene la repostería y sus nietas que la apasionan, por otro lado el sábado mis compañeras del colegio Belén se volvieron a reunir porque todos los meses están celebrando los 40 anios que terminaron la secundaria en el SSCC Belén, aquí coloco la foto tomada hace solo unos días, como me hubiera gustado estar allí, espero poder participar en alguna de las reuniones futuras antes de fines del 2010. Parece mentira que en 1970 estabamos en Quinto de Secundaria. Nara dijo unas palabras en el festejo anterior, una parrillada en casa de Dina, me dijo muy emocionada: "Lo que mas me gusta de este grupo es que todas son muy espirituales", la verdad que aprendimos muchas cosas buenas en el colegio.


Como siempre me fui por las ramas, siempre me pasa igual, lo más extraño de todo es que siento que algo muy grande va a suceder, algo extraordinario...En medio de esta sensación pienso que tengo que apurarme en terminar mi segundo libro, ya muchas personas me preguntan por los benditos sapos que no saben leer. No se cómo ni cuando lo terminaré, si podré concentrarme, no quiero escribir por escribir aunque siempre tengo la alternativa de hacerlo en bruto y después dárselo a Fernando López Peralta mi fabuloso y querido corrector de estilo para que haga los reajustes, para que corte, limpie, purifique, elimine, pula, mueva, le de el ritmo, maneje los tiempos... para que el libro te enganche.


Mientras tanto sigo ansiosa, es una ansiedad muy parecida a la que sentía cuando estaba embarazada y cargaba a mis hijos en el vientre por nueve meses. Quiero ir a dar a luz a Lima, mi primer libro fue publicado en Lima y así será con el segundo y el tercero, y con todos los otros, porque mi futuro es escribir hasta morir. Perú está conmigo, vive conmigo, lo siento en mi instinto maternal que es tan fuerte que no permito como gallina con sus pollitos, que nadie critique ni se burle de esa tierra, de sus gentes.

Que falta me hace la tierra que me vio crecer. Que ansiedad.

5 comments:

  1. Querida Marisabel :
    Leí tu mensaje, por cierto tan literario, como tu narración en el libro - no es que me precie de haber leído mucho pero sí algo; y creo que en tu caso, el señor Fernando Lopez Peralta no tiene casi nada que hacer; a tí te fluye el estilo, como algo natural; y como dice Julio (mi marido), leerte es refrescante...
    Bueno, el sábado estuvimos nuevamente reunidas las chicas de la PROM 70. Esta vez fué en Mamacona, con maridos, hijos y nietos incluídos. El show de caballos de paso, maravilloso, el almuerzo super bueno y en fín, una fiesta muy linda para recordar.
    Algo que me llamó la atención : pasaron unas fotos "Chichi´s Producciones", de viajes y reuniones anteriores, como la del Aniversario de 20 años. En todas esas ocaciones yo no estuve presente, por una sencilla razón ... no estaba en el Perú. En el 90 estaba viviendo desde hacía tres años en Manila, Filipinas y en el 2000, en La Haya, Holanda. En esa lejanía del país, tú y yo tenemos bastante en común y por eso mismo, puedo entender perfectamente bien lo que sientes.
    La amada tierra se hace extrañar. Yo comparto contigo esa emoción al caminar por las calles de Miraflores y ni qué decir, cuando entro en algún "chino" de la esquina, (que todavía los hay) y siento ese olor tan especial, no sé todavía a qué, pero me recuerda el chicle globo, las galletas Chaplin o un chocolate Sublime...
    Hace poco subí a un "Micro" que recorre toda la Avenida Larco y Arequipa hasta Angamos y de allí me fuí en "Combi" hasta Jacinto Lara, cerca de mi casa... me encantó la experiencia porque me siento que formo parte de todo, me identifico de alguna manera con la señora que está sentada a mi lado, el señor que lee su periódico, la oficinista que habla por celular, ésta es mi tierra, con todos sus defectos y yo la quiero igual...
    Te dejo porque me están llamando para ir a una Misa familiar... otra costumbre tan nuestra...
    Un beso y todo mi cariño,
    Nara.

    ReplyDelete
  2. Escribir es como sacar el eco sensorial a pasear! Escribir, para cantar, para amar, para dar, para saludar, para desear, para contar; escribir es la mamá de las expresiones secretas, escribir es sacar el corazón al viento, es dejar volar los sueños, escribir una historia, que puede ser de cualquiera, escribir es risa es amor que nos envuelve, escribir es la ante sala de la fiesta cuando se lee lo escrito!!
    Un besito marino y escritor!

    ReplyDelete
  3. No me cabe la menor duda de que hay tanto talento en nuestra familia que sale a borbotones donde volteemos. Tambièn tengo en la cabeza ideas, palabras, sentimientos que me dan vuelta y vuelta. Leer tus escritos me estan animando. Voy a ver qué sale, últimamente he tenido tantas vivencias dolorosas que dejar que mi alma hable y plasmarlo en un papel será un alivio tremendo. Te felicito Mary, realmente eres una artista y tienes un gran don. Besos,

    ReplyDelete
  4. Vera??? mi sobrina a la que no veo hace miles de lunas, y ahora el mundo magico de las palabras han viajado hasta los rincones de tu alma. Por lo que estoy leyendo veo que escribes MUY BIEN, hazlo, dejate llevar, escucha los susurros de tus angeles, plasma en el papel todo eso que llevas por dentro, no tengas miedo, escribir libera, acompana, es como una fogata en el invierno y una ducha de agua cristalina y fresca en el verano, soy una mujer que no escribe para vivir, pero mi corazon late a traves de cada palabra. La luz de mis luciernagas se refleja en mis historias, es el brillo de las ilusiones,si no escribiera solo seria una sombra de mi.
    Vera, no sabes la felicidad que traen tus palabras que me llegan con un aroma indescriptible, lloro emocionada, lloro feliz.
    Besos y adelante, cuentas conmigo en tu nueva mision de escribir.
    Mariangeles (Marisabel)

    ReplyDelete