Thursday, May 13, 2010

Manny le escribe a su hermana



Otro pedacito del libro: "Los sapos no saben leer"

Manny ha estado interno en un centro de rehabilitacion por doce meses. Su hermana viene a sacarlo y pasan varias semanas cuando recibe una carta que dice:


Hermana querida:

Te escribo desde mi nueva habitación, disculpa que no sepa expresarme como otros que han estudiado, es mas, yo nunca te he escrito una carta, nunca le he escrito nada a nadie, pero encerrado por tanto tiempo en lo que sentí era una prisión, porque ya se que supuestamente era un centro de rehabilitación para drogadictos, pero yo me sentía encarcelado, los otros drogadictos eran distintos a mi, no te imaginas todo lo que uno tiene que aguantar y aunque decían que yo soy psicótico, maniaco depresivo, loco, hiperactivo y hablador, que además de estar quemado por la drogas era bipolar y que como consecuencia de todas esas cosas que hacia entonces también me volví adicto a la pornografía y un sinvergüenza que pedía dinero para comer pero que nunca lo usaba en comida porque la adicción me tenia completamente descontrolado, yo me daba cuenta de todo y te puedo asegurar que no estoy ni loco ni quemado.

En esos días te escribí un poco pero nunca te mande la carta decía: “Ya casi he cumplido los doce meses sin ver la calle, comiendo arroz con frijoles todos los días, si no son frijoles son garbanzos, lentejas o trigo y tu sabes como sufro del estómago y como me lleno de gases, sabes lo que detesto comer menestras, casi todos los días nos dan pescado pero viene lleno de espinas y es carne oscura, jamás nos dan pescado del bueno, es demasiado caro y esto es un negocio, no se lo que es comer carne o pollo, ni frutas. El arroz parece una bola de harina, no tiene sabor a nada, y para que mencionarte los desayunos, todos los días un plato de avena espesa que parece otra cosa y lo solo es una agua con avena sin azúcar ni leche que parece engrudo y me sabe a mierda, te juro que detesto los frijoles y el “quacker” cuando están mal preparados, y sobre todo cuando comparo y me acuerdo del que tu nos hacías cuando éramos pequeños, a ti hermana te quedaba como todo lo que preparas, delicioso, riquísimo, el quacker a ti te sabia como arroz con leche, tu no se que le ponías, se que llevaba leche, mantequilla, amor y el toque mágico perfecto en el azucarado.

Nadie me llama. Nadie me visita. Me siento solo y abandonado. Mi padre me visita un par de veces al mes pero solo viene por 10 minutos y no hablamos de nada. Tu sabes como es nuestro padre, es bueno pero esta vacío, luce cansado, vive preocupado, y solo tiene dos temas de conversación, si los avioncitos y las mujeres, y conmigo es como que no tenemos una forma de comunicarnos sin pelearnos o sacarnos los trapitos al aire, me he dado cuenta que todos en casa somos así, es nuestra forma de comunicarnos, nunca nos abrazamos, nos insultamos, nos herimos, competimos. Mi papi viene al centro, me trae un par de cosas, las mas baratas o algo viejo que no le sirve, y se va rápido porque siempre esta apurado.

Hermana, por favor te lo suplico ven rápido a sacarme de este infierno, por favor sácame de aquí, llevo todo este tiempo compartiendo el cuarto con cuatro drogadictos que son reincidentes y de otro ambiente social, no tienen educación ni modales y están llenos de traumas y complejos, además no se bañan y huelen siempre muy mal. Cuando no se portan bien, los castigos son horribles. A mí por hablar me ponen a mirar la pared por muchas horas. El otro día uno se tiro del tercer piso y no se murió pero se rompió las dos piernas y un brazo, otro de mis compañeros se escapo y termino atropellado por un carro, uno hace pocos días, el mas jovencito no aguanto mas que cuatro meses y al salir se escapo de su casa y se murió de una sobre dosis, ese era de buena familia, como yo, tenia solo 17 anos, me caía bien, no era malo, pero la droga lo termino matando. Otros se van y a la semana regresan porque son reincidentes, no quiero discriminar a nadie y menos despreciarlos, yo soy tan drogadicto como ellos, quiero decir “yo fui” tan drogadicto como ellos, porque te juro que nunca mas vuelvo a meterme esas porquerías en el cuerpo. Necesito reafirmar que no me siento mas por ser blanquito y de buena familia, pero justamente porque no soy como ellos tengo que aguantarme muchas humillaciones y envidias, lo poco que tengo me lo quitan o me lo roban, porque se creen que eres rica porque vives fuera del país.

Lo que mas añoro es el agua caliente, aquí tengo que bañarme en una ducha asquerosa con agua fría y lo que sale es un chorrito y ni siquiera es agua limpia, todo lo que mandas, los jabones, la colonia, los remedios, las golosinas, todo me lo quitan y hay que compartirlo con todos los demás porque aquí se vive como en comunidad, el problema es que tu eres la única que me manda “artículos que no son necesarios” o artículos de lujo como ellos me dicen, porque me recuerdan todos los días que esto no es un club ni un hotel, que estoy aquí para rehabilitarme, pero ya no aguanto mas, ya he entendido muchas cosas. Además, yo mismo fui el que pedí que me ayudaran, soy el único que estoy aquí por su propia voluntad, todos los demás los tuvieron que “atrapar” como lo hacían antes con los locos que los amarraban con camisas de fuerza.

Los remedios que me dan me han puesto muy gordo, he subido casi treinta kilos. No me gusta esta medicina que me pone zombie y me hace dormir más de las horas debidas, necesito que me hagan una evaluación y que veas si es necesario que siga tomando estas medicinas. Llévame a un experto, a un doctor que sepa de las enfermedades de la mente, pero que también conozca de las enfermedades del alma. Estoy enfermo, quiero curarme, ayúdame hermanita, sácame de este infierno.
He comprendido que la clave es aprender de nuestros errores, y no dejar que esos errores dicten lo que hagamos con nuestras vidas. Si, ya hice los doce pasos. Los conozco uno a uno. Entonces fue cuando me di cuenta en que y donde fracasé. Cometí un terrible error la primera vez que probé la droga a los 15 años en 1983, después cuando fracasé en mi matrimonio a los 27 años salí muy enojado de la experiencia de ese error. Por el coraje que yo tenía, la rabia, la carencia afectiva, el rencor, los traumas, complejos, problemas familiares, por no haber acabado el colegio y vivir de mentira de mentira, fue que no quise ni pude aprender la lección enseñada.

No quise escuchar, ni me tomé el tiempo para aceptar y darme cuenta que mi situación no era totalmente perdida. Entonces permití que ese error dirigiera mi vida desde ese punto en adelante. Después de 1996 mi vida se convirtió en una vida loca, drogas, las probé todas, borracheras, orgías, robo, el bajo mundo, la pornografía, saltando de fracaso en fracaso, con inestabilidad laboral, cada vez que las cosas me salían mal me iba a otra ciudad, vivía escapándome de la realidad, mi vida se hizo un borrón; un error se multiplico en muchos errores, una mentira abrió las puertas para otras mentiras, hasta que cometí tantos errores y dije tantas mentiras que no pude mantenerlas en línea. Perdí mi identidad, el amor a mi mismo y a mis semejantes, quedándome solo, perdí mi propósito en vida, mis sueños, mis esperanzas; perdí mi camino hacia mi familia y seres queridos. Simplemente lo perdí todo. Toque fondo. Perdí casi 42 años de mi vida.

No puedo quejarme de la vida o de las situaciones en las cuales me encontré, las decisiones fueron mías, nadie me empujo ni me obligo, aunque yo siempre le echaba la culpa de todo a muchas personas, es lo mas fácil, nunca podía aceptar que todo era culpa mía y de nadie más.

La vida esta llena de decisiones y de caminos, todos los días tenemos que tomar decisiones sean pequeñas o grandes, y cada vez que tomamos una decisión o una opción tras la otra, otras se presentan ante nuestros ojos. Es mas fácil ser ocioso, holgazán, vivir arrimado, que te mantengan, vivir drogado, vivir borracho, durmiendo hasta el mediodía sin responsabilidades y después cuando conseguía trabajo y ganaba bien entonces me sentía millonario y que hacia? me gastaba toda la plata en droga, en porquerías, todo porque podía vivir de otros o porque no tenia ni hijos, ni esposa, ni responsabilidades y hasta me jactaba de esa libertad y me burlaba de mis hermanos que si tenían sus hijos y sus trabajos, responsabilidades, les quitaba merito, porque en el fondo sabia que yo era una porquería de persona, que los envidiaba, si, era una envidia con amargura, con celos, con rabia, con resentimiento, porque mis hermanos mayores habían tenido una mejor infancia en todo aspecto., y porque tenia ese vacío enorme, ese hueco tan grande.

Así es como son las cosas, y ahora estoy aquí, de nuevo en los Estados Unidos, tuve que sacar todos mis papeles de nuevo, porque no tenia ni zapatos, ni papeles ni un real el día que te fui a buscar y que pesaba un poco mas de 45 kilos y parecía un cadáver, el día que le robe el brillo y la alegría a tus ojos que tanto amor me brindaban. Ahora estoy buscando trabajo, ya no tengo vicios, ya no fumo, ni tomo ni me meto cocaína por la nariz, ni toda la porquería que le metía a mi cuerpo. Ya empecé a buscar de nuevo a la gente que me quiere, a rescatar a los amigos que perdí, a recuperar a mis padres y a mis hermanos.

Si se puede, y yo voy a poder, no voy a caer de nuevo en el mundo asqueroso de la droga ni como tú dices en el lado oscuro. Llevo puesto el rosario que me regalaste y siento que desde que lo llevo en mi pecho vinieron todos tus Ángeles a cuidarme. He vuelto a creer en Dios.

Ahora voy a empezar un camino nuevo, aprender a tomar buenas decisiones. No te voy a defraudar. No me voy a defraudar a mi mismo. Ahora voy a cuidar de mi madre, me doy cuenta que si Dios me dio la oportunidad de estar vivo, es porque me necesita vivo, porque cuando me encontraste en Marzo del 2009 estaba casi, casi muerto, ahora me doy cuenta que Dios quiere que cuide a nuestra madre. Tengo mucho que hacer. Soy un hombre nuevo y se lo debo a Dios y a todos ustedes, si a mis padres, a ti, a todos mis hermanos, porque todos me ayudaron, cada uno lo mejor que pudo, para que yo recuperara mi sanidad, mi tranquilidad, mi vida, para dejar de ser un adicto, un pobre drogadicto, la vergüenza de la familia.

Se que no soy muy expresivo ni que jamás he sido cariñoso ni agradecido. Perdóname no sabia lo que estaba haciendo, la droga te convierte en un demonio, en un ser oscuro. Perdona.

Eso es todo.

Manny

1 comment:

  1. Saber leer es comprender y comprender es saber escribir, una carta que una vez mas demuestra, que el corazón de esta hermanita siempre ha estado listo para recibir amor, insisto en leer el libro completo para saber los efectos de las cartas, yo diría que, por los poderes de la tierra, por la presencia del fuego, por la inspiración del aire, por las virtudes del agua, invoco y conjuro a la fuerza de los corazones sagrados de amigos, y familiares para que el amor llegue a borbotones al corazón de: Manny
    Un besito marino!

    ReplyDelete