Sunday, June 6, 2010

Aguadito de pollo




Soy amiga del taxista hondureño que tiene su green card pero no tiene dinero para sacar la ciudadania, como muchos Marcelo se tuvo que buscar una gringa para no trabajar con papeles falsos. Al frente vive mi vecina Reina la señora de Managua, Nicaragua que trabaja de sol a sombra haciendo limpiezas en casas de los acomodados en Coral Gables y Key Biscayne. Al costado vive Lisette la cajera del mercado Publix, gana sueldo minimo por hora pero tiene buenos beneficios de salud y come mucho pan del que se queda, esa es su labor matutina, en la noche trabaja en un bar en una zona de poco prestigio moral. Tiene tres hijos rebeldes que no puede controlar, no tiene marido ni perro; trabaja la pobre mujer toda la semana sin descansar un solo dia, los hijos tatuados y pelucones parecen miembros de una ganga centroamericana. Da miedo. En la otra cuadra Milady la adolescente, la novia de todos los mocosos del barrio,la niña puertoriqueña que es mesera en un restaurante de comida cubana en la sawesera (la calle ocho del South West) vive en la casa de la dueña que la maltrata y la abusa sexualmente, ella se calla ante todas las terribles amenazas de que si no se porta bien y hace todo lo que le ordenan le llama a la migra, para que la deporten, y ahora le exige que sea más cariñosa y coqueta con los clientes. En el aeropuerto Elvis el muchacho cubano, el balserito, tiene ocho meses de llegado, no habla una sola palabra del idioma anglo, lleva una cadena gruesa de oro con un San Lazaro grande y pesado, pero no tiene dinero para comer un pan con bistec, dice que estudio para ingeniero en la Habana pero trabaja recogiendo la basura de madrugada y en la rampa de 2:00 PM a 10:00 PM, me pregunto a que hora duerme? En las cocinas los haitianos, de nombres dificiles de pronunciar, nadie los entiende, son buenos trabajadores, hacen callados sus labores, no quieren regresar a Puerto Príncipe y menos ahora despues del terremoto.

En Miami no hay tantos inmigrantes del Asia y de África, (los ilegales) estos se van a otras ciudades como Washington o Nueva York. Es un pais lleno de todos los habitantes del planeta, es un arroz con mango y chimichurri, con papitas fritas y hamburguesas, comida chatarra, yuca con mojo, frijoles colorados, gallo pinto, arroz con pollo amarillo, arroz con pollo a la colombiana, fritangas, platanitos fritos, fufu, mofongo dominicano, sancocho, vianda, ceviche, lomo saltado, carne con papa, masitas de puerco, flan de coco y mamey.

No tienen que hablar, yo los reconozco sin que digan palabra, les puedo decir quien es dominicano, quien peruano, quien es cubano, argentino, venezolano, gringo, ecuatoriano, colombiano, nica o Del Salvador, Haiti y hasta Guyana. No hay muchos chilenos y los mexicanos estan en otras zonas. Primero los latinos estaban todos en el condado de Dade, en el 90 empezaron a comprarse casas en el condado de Broward. Antes Miami Beach era de los viejitos judios, ahora parece Buenos Aires, los colombianos se mudaron para Kendall, los balseros se concentraron en Hialeah, los nicas en Westchester, los negritos en Liberty City, los venezolanos en el Doral y los otros de varias nacionalidades en la zona de Brickell, Coral Gables y Key Biscayne, los que quieren pertenecer a la realeza se van mas lejos hasta Boca Raton o West Palm Beach, pero para todos, no importa la nacionalidad, el volumen de sus cuentas corrientes, su color o creencias religiosas, para todos son momentos de crisis, miedo y cuestionamientos, porque son muchos los inmigrantes que siguen al borde del precipicio, preocupados por que no hay trabajo, porque la gente no compra mucho, si, los centros comerciales atraen gentes pero son los jovenes que van a mirar y a conocerse, mientras los padres nerviosos y desesperados no saben de donde van a sacar el dinero para comer, pagar la renta y mandar la remesa a su familia en sus paises lejanos, viven anorando su patria, sus costumbres, su familia, sus raices, su comida, el sabor de la fruta, (aqui no sabe a nada), viven pasando pellejeria y media, mal rato, aguantando humillaciones y tragandose el orgullo, porque casi todos descubrimos que vivimos para trabajar, y no como debe de ser que es trabajar para vivir, que la vida en el pais de las fortunas y el modernismo, en que pasa USA es dura, dificil, compleja, solitaria, cansada, que el dinero no ajusta, y que se termina tan agotado que lo que tienes es el gran sueño americano (el de querer dormir porque el cuerpo te lo pide a gritos, porque es un lujo tener horas de ocio y placer). Deberia llamarse LA PESADILLA AMERICANA.

Es domingo ya fui a la iglesia y recorde agradecer a Dios que tengo trabajo, salud y entusiasmo para todavia levantarme al amanecer y buscarme un salario que no tiene nada que ver con mi experiencia laboral ni mi diligencia y entrega, a lo que estoy acostumbrada, he aprendido a adaptarme a una vida simple sin lujos ni cosas que no son realmente necesarias, abundacia simple es mi lema, la gente se cree que gano un dineral, la verdad es que con lo caro que esta todo, tendria que ganar tres veces mas para vivir como lo hacia hace tres decadas cuando 100 dolares te alcanzaba para llenar la nevera y la alacena, hoy 100 dolares no alcanzan para nada, manejar un carro es un lujo, entre la cuota mensual, gasolina, seguro full coverage y peaje, cuesta 1,000 dolares mensuales manejar un Honda o un Nissan (no quiero mencionar lo que cuesta manejar un carro de lujo), alquilar o comprar un apartamento en buena zona puede costar cerca de 2,000 a 3,000 al mes considerando el mantenimiento, y cuando calculas gastos de electricidad, agua, cable, celular, seguros que son obligatorios, colegios, academias, universidades, doctores, remedios, comida, ropa y mantenimiento del hogar, lo que gastas a diario en cafecitos y saliditas a la calle, el cine y los juguetes electronicos - la verdad que no me explico como hacen los pobres o los que trabajan 80 horas a la semana y todavia no les alcanza.

Hoy en dia para imigrar hay que tener ovarios, huevos, agallas,estar mal del coco, o tener unas ganas locas y enormes de huir de algo muy pero muy feo o peor que este infierno, en donde hay que trabajar y trabajar y se te pasa la vida, sin avanzar, es como si fueras un raton dando vueltas en un circulo hasta que un dia te llega el final, y asi se te pasan los dias, te pones viejo, mal geniado, deprimido y un dia te mueres y en poco tiempo te olvidan. Es una rutina que se repite y se repite.

Es fuerte, crudo pero es real. Lo veo en la cara de los miles de empleados a quienes saludo con alegria cada dia de lunes a viernes, me miran como si fuera una extra-terrestre porque cuando me preguntan: "como estas"? yo les digo siempre "MUY BIEN FELIZMENTE GRACIAS A DIOS" Y les regalo mi mejor sonrisa, ellos se quedan callados, con la mirada de asombro, no saben las ganas que tengo de irme corriendo para mi casa para meterme en mi cama y dormir una siesta, para tirarme al suelo y jugar con mis nietos, para poder escribir y que mis notas me liberen, para que algun dia mis libros se vendan en cantidades grandes para poder ayudar a todos esos inmigrantes, a los pobres que tienen hambre, a las mujeres que no tienen como salir de sus depresiones, a aquellos que dejaron sus tierras buscando mejorar, tener comodidades, vivir en casas bien decoradas con televisores plasmas y colchones especiales, llenar sus bolsillos, para descrubir que lo que encontraron es "la gran pesadilla americana" que es peor que una pelicula de Freddy Kruger y Viernes 13.

Aquí también se les golpea, se les maltrata, se les persigue y se les explota; aquí también van a encontrar quien les levante la camisa para encontrarles tatuajes para llamarlos gangueros o narcos, aquí también hay cientos de ignorantes que creen que los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo, y que todos los extranjeros somos ilegales, indocumentados, chusma, escoria, bandidos, indios, gente de bajo nivel, animales. Conozco perros y gatos que tienen mejor vida.

Entonces, ¿qué podemos decir acerca de las leyes descriminatorias contra los inmigrantes guatemaltecos en Arizona?, ¿será que somos mejores que ellos sólo por ser sus víctimas?

De la cocina me llega el aroma delicioso del aguadito de pollo, con sus choclitos y sus pedacitos de pollo, mi esposo me pide que suelte el teclado, que vaya al comedor a comer. No tiene la menor idea de lo que estoy hablando, no quiere que le mencione el tema porque se siente impotente, porque siente rabia y dolor por los inmigrantes.

No soporto las injusticias. No entiendo como se permiten tantas cosas. Me voy a comer mi aguadito de pollo. Buen provecho.

No comments:

Post a Comment