Tuesday, January 29, 2013

De regreso

No estoy escribiendo tanto como quisiera, sobre todo en mi Blog, y el libro sigue esperando pacientemente que lo visiten nuevos capítulos. Me he dado cuenta que en los últimos meses pasa mucho tiempo entre un post y otro, a lo mejor el Facebook tenga mucho que ver, sin darme cuenta le dedico mucho tiempo, se ha convertido en mi rincón de reencuentros, en mi compañera en mis horas de soledad, entre mis quehaceres diarios, voy escribiendo en pequeñas dosis, fragmentos, pedacitos, pensamientos, compartiendo escritos maravillosos de otras mentes profundas y sabias de las que tanto podemos aprender en esta lucha diaria. El hoy, el ahora, el presente, no quiero mirar atrás y recorrer de nuevo los caminos dolorosos de mi pasado, no quiero preocuparme por lo que me espera en las nuevas rutas del futuro, lo pongo todo en las Manos de Dios. .


Tal vez sea que mi realidad no me permite demasiada evasión o que siento que las palabras tiene que estar más sopesadas, más cargadas, que ahora, en este momento de mi vida no puedo decirlo todo, porque ese todo es abrumador. Ya volverán las mañanas en donde los mareos y malestares decidan irse para no volver jamás. Ya volverán los días llenos de salud y de nuevas energías para cabalgar victoriosa por los caminos rocosos.

Tal vez porque quiero dedicar más tiempo a orar por los demás, a desarrollar los proyectos que me levantan los brazos y me llaman a gritos. También intuyo que tiene que ver con una cierta frustración, impotencia de sentirme paralizada, de saber que mis palabras no van a transformar la cruda realidad, como una falta de eco, a veces solo a veces siento miedo de meterme en ese laberinto que es el mundo de los indiferentes, de los fríos de corazón, de los que no creen en la bondad y el amor de Dios, en ese oscuro laberinto de perdición humana en donde sobresale el egoísmo y la vanidad, la falta de valores, el desamor y en donde todos tienen ojos pero nadie ve.

Estoy sola en mi alcoba, la luz apagada, una vela encendida, cierro los ojos y las lágrimas vuelven a inundar mi almohada, lloro por tantas personas por quienes ya nadie llora, levanto mis ojos mojados y le pido a mi amado Jesús que no nos abandone, que haga que seamos seres de luz, le pido por muchos familiares y amigos enfermos, por los que tienen el cuerpo enfermo, por aquellos que tienen enferma el alma. Mi mente está llena de voces, de llanto, de quejas, de gritos, de ruidos, y a veces alguna música que reconozco porque me llego al alma. Me vuelvo a repetir en silencio que tengo que aprender a aceptar ciertas cosas, escribir me ha ayudado a recorrer ciertas experiencias, pero no las ha borrado, tampoco las he aceptado, son siempre una obsesión, ¿les sucede a otras personas? Me imagino que sí. Que corta es la felicidad, que larga es la tristeza, hoy se cumplen 25 meses de la muerte de mi madre, no me acostumbro, todavía la siento, escucho su voz ronquita, la veo fumando en el patio y esperando que le sirva su comida, quisiera abrazarla y decirle que no sienta más miedo.

Y es lo que me pasa y por eso tengo mi pluma callada, porque no quiero que mi tristeza infinita quede para siempre plasmada, me invade esa sensación de falta de aire, respiro profundo, tomo agua, me mojo la cara, y mientras escribo, pienso en algunas personas queridas, en la distancia, en su soledad, no sé cómo abarcarla, quiero estar con tantas personas que ya no están, quizás por eso me gusta tanto Facebook porque siento que estoy cerca de muchas personas queridas mientras voy escribiendo los pedacitos de mi vida, lo que siento, lo que me pasa día a día.

Para escribir necesito sentir que me van a leer, que van a capturar la esencia de mis palabras, que me van prestar atención, es posible que sea una de las razones por las que no recorro mucho este trayecto para llegar a mí, a lo mejor no sé muy bien dónde estoy; estoy en mi casa de Miraflores, si, en mi casa de primera infancia, veo a mis padres, mis hermanos siguen pequeños, estamos todos unidos, pero recorrer algunos episodios de nuestras vidas es muy duro, es doloroso, ya me sentiré de nuevo fuerte para aventurarme a contar la historia.



No sé si peco de arrogante, si lo que escribo no es interesante, pero para mí escribir es como respirar, es catarsis, es análisis, es pensar y expresar, es compartir. No lo hago por exhibición, lo hago porque necesito escribir para ir mejorando como escritora, porque mi misión es escribir para aliviar el hambre, y es mi misión, mi proyecto de vida.

¿Cuántas personas carecen de conciencia o de consejo y cuantas veces he pensado que escribiendo yo podía llevar algo en mis letras a esas personas que me leen?

Ya regresare a escribir como antes, casi todos los días, no ha sido mi intención dejar abandonado mi Blog personal,







Thursday, January 17, 2013

Ayer cumpli 59

Hoy me desperté muy temprano pensando en tres queridas amigas que se han enfrentado inesperadamente desde hace pocos meses a enfermedades gravísimas. Me desperté agradeciendo que cada dia me voy sintiendo mejor, que he vuelto a tener mis viejas energías. Agradecida de mis bendiciones de tener un esposo de corazón noble y puro, un hombre que no posee nada material pero tiene la cabeza más clara que he conocido y duerme con la paz de quien tiene la conciencia tranquila, cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, de mis 59 años, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque alguno de mis ángeles de la sabiduría ha pasado hoy por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento de jazmines y gardenias hasta mí y me ha vuelto a susurrar al oído que tengo que seguir escribiendo. Hoy me despierto con la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto que llaman vivir para servir.


Lo que era antes importante ya no lo es. Ya no me preocupa el éxito monetario en este mundo, no entiendo la avaricia ni el deseo de tener poder, esa ambición de tener y acumular dinero, es maravilloso no sentir más la necesidad de llenarme de objetos materiales que no necesito, que después de comprados terminan guardados como esas vajillas de lujo que he usado cinco veces en 30 años, ahora lo que más me importa es la salud de mis seres queridos, la vida emocional de mis hijos, nietos, hermanos, el poder abrazarlos, el poder disfrutar de los momentos simples de la vida, de una reunión, de escuchar sus voces, como ayer que en casa de una amiga muy querida su perrita (se llama Mía) no hacía más que jugar conmigo, subirse a mi regazo, buscarme las manos, y cuando después de almorzar una saludable y deliciosa ensalada preparada con amor y alegría por mi gran amiga de muchos años, cuando me despedía la perrita me acompaño hasta el carro, había recibido tanto amor de esa nueva amiga de cuatro patitas, me había enamorado del cariño y la alegría que me había regalado, me había llenado el alma con su ternura infinita, Mía tiene tres años caninos, le pedí a mi amiga que cuando tenga crías yo quería ser abuela de una perrita de mi nueva hija adoptiva, es mas hoy regreso a su casa a las 11 de la mañana para prepararle el almuerzo y ensenarle a mi amiga como se hace uno de sus platillos favoritos (fue mi excusa porque yo quiero regresar a jugar con la perrita que me dejo fascinada).

Como siempre me fui por las ramas, que manía la mía, es que escribo lo que pienso y lo que siento y no lo reviso. Sale directo de mi mente al teclado. Tengo que tomar mis pastillas ya regreso. Todo el tiempo que he estado enferma, mucho tiempo he aprendido a no depender de falsos halagos y amistades interesadas, Dios me saco de lugares con personas toxicas, al principio no entendía muchas cosas, pero poco a poco todo se hizo muy claro. Deje atrás a las personas envidiosas, a los chismosos, a los amantes del mundo material, aprendí a vivir en abundancia simple, a darme cuenta entre la diferencia de querer y necesitar, aprendí hacer la lista de lo que verdaderamente necesito y compararla con la lista de lo que quiero, no estoy hablando de cosas, estoy hablando de proyectos, de metas, de el propósito de nuestras vidas, de por qué y para que estamos en esta vida. Me separe de los quejumbrosos y de las personas malhumoradas, empecé a reconocer a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Me di cuenta de que no hay necesidad de manejar carros de lujo que ensucian el mundo y son una bofetada a la pobreza, que era un pecado usar abrigos de pieles arrancadas de cuerpitos tibios y palpitantes y a entender que no era importante llenarme de alhajas de joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro, explotados, humillados, a cambio de un pedazo de pan de duro.



Empecé a escribir todos los días los pedacitos de mi vida, rechazando el cinismo, la vaciedad, la inmadurez, la falta de sensibilidad, los vicios, el egoísmo y materialismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar y del dolor de los otros, a base del cual construye su derroche. Un mundo en donde sé que hay muchas enfermedades que si tienen cura pero a todos esos que están llenos de dinero no les conviene un mundo sano, las enfermedades son como los pecados los mejores negocios del planeta. Sí, todo es sobre hacer dinero, Empecé a sentirme cada día mas rota por la gente indiferente, los que se hacen los sordos y los ciegos y que nunca se meten en líos, no comentan, no se complican, no quieren ver ni enterarse de lo que aqueja a nuestro prójimo (próximo, persona cercana, vecino). Señalo con mi dedo a los hipócritas que depositan una moneda para tranquilizar sus conciencias, como tantos, en vez de hacer un sacrificio y salvarle la vida a un niño hambriento, afirmando que no tienen plata, que no les alcanza, que no tienen lo suficiente para ellos, y a la semana siguiente se van de viaje a Europa y regresan con maletas llenas de cosas muchas cosas que estoy segura no necesitaban. Cuando fue la última vez que te pasaste la tarde visitando a un enfermo en el hospital, cuando fue la última vez que visitaste a los ancianos, cuando sorprendiste a una amiga y fuiste ayudarla a guardar sus adornos de Navidad, cuando fuiste a un grupo de oración para pedir por tus amigos enfermos y todas las personas desamparadas?



Hoy ya no necesito en mi vida a los que te aplauden cuando estas arriba porque tienes un puesto importante o vives en una casa regia, pero que después te olvidan y te abandonan y hasta dicen que te volviste loca o fanática cuando se enteran de que te entregaste al servicio de Dios, o que cuando se enteran que te enfermaste no te visitan como si lo que tuvieras fuera contagioso, no se les vaya a pegar. Ya no quiero en mi entorno a los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar, orar, agradecer, vivir, dar, amar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Es tan poco lo que necesito de las cosas palpables. Lo que si le pido a Dios todos los días es que cubra de su Gracias, que me regale la ternura del amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Le pido unas cuantas carcajadas, un abrazo cálido y sincero y unas palabras de cariño antes de irme a la cama a descansar. Le pido paz y resignación para cuando mi mente se llene del recuerdo dulce de mis muertos. Le pido flores, muchas flores porque son alimento para los ojos de mi alma. Le pido un par de árboles al otro lado de los cristales, le pido poder mirar el mar desde el Malecón de mi juventud en Miraflores, le pido ver un pedazo de cielo al que se asomen la luz del amanecer y la romántica oscuridad de la noche. Le pido que me inspire para escribir poemas, y para entonar y cantar la más hermosa de las músicas. Por lo demás, soy feliz comiendo arroz con lentejas con salsa criolla y con dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.



También le pido inteligencia, sabiduría, madurez, entendimiento, y mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio alto que haya que pagar. Porque todo tiene un alto precio. Le pido serenidad para sobrellevar el dolor de mi enfermedad física y para curarme con su voluntad divina, le pido que me cubra de toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Que siga siendo siempre una niña alegre y espontánea, ocurrente y traviesa. Le pido un instante de belleza a diario. Extrañar mucho a los que tengan que irse de mi vida por tantas rezones, porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado cuando los tuve. . No estar jamás de vuelta de nada. Le pido lágrimas para llorar solamente cuando algo lo merezca, y aprender a no quejarme de ninguna tontería. Y lo más importante, no convertirme nunca, nunca, en una mujer resentida amargada, decepcionada y desencantada, pase lo que pase en mi vida, no perder la fe que a veces me abandona. Y le pido a Dios con humildad que el día en que me toque irme de este mundo, las personas que me despidan piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sé que es poco lo que necesito, sé que es mucho, sé que un día abrí los ojos y me di cuenta que me había convertido en un instrumento de Dios, que mis dedos inquietos se deslizaban apurados por el teclado que había descubierto lo que tenía designado, lo que estaba escrito en el libro de mi vida.









Monday, January 14, 2013

Los que tienen siempre la razon

"¿Qué prefieres, tener siempre la razón o ser feliz?" Conozco varias personas que se empeñan en tener siempre la razón, la lleven o no, eso no importa, el caso es controlar, confrontar, pelear, buscarte la boca, muchas veces molestar, herir, son aquellos que siempre tienen la razón de la sinrazón, un tema que analizo Cervantes en el Quijote de la Mancha. Estas personas siempre quieren quedar por encima de todos y no reconocer jamás que ellos también se equivocan.




Esopo decía "Cuando un lobo se empeña en tener razón, pobres corderos". Lamentablemente, no es una fábula, hay muchas personas que se empeñan en llevar la razón, siempre y en todo lugar, y no importa si para conseguirlo gritan; insultan; dan excusas y justificaciones estúpidas; o se ponen a sí mismos en ridículo. Lo único importante es que su palabra sea la última y que su voz se alce por encima de la voz de los demás. Quieren imponerse a como dé lugar, tienen que ser los dueños de la verdad. ¿Quién no ha tenido que aguantar al funcionario o al banquero de turno que, sabiendo que tiene la sartén por el mango (el poder) se empeña en tener razón hasta ponerse rojo? ¿O al cuñado; la hermana; o el "amigo"; o conocido, compañero de trabajo, vecino, que ya de antemano te exige saber que eres tú el equivocado, pues si hubieses hecho las cosas como él o ella dice, te habría ido mucho mejor? ¡Parece que trajeran la razón de casa, metida debajo del brazo, de tan claro como lo tienen siempre todo! Los sabelotodo, los egocéntricos, los enciclopedias andantes (eso es lo que se creen). Y poco importan tus propias razones porque para estas personas la razón es una, única e indisoluble, y sólo le corresponde a ellos y nunca a ti. Ellos son los Jalisco no te rajes!!! Ah!! Y nunca aceptan que son picones!!!!



Y me pregunto entonces con toda mi sensibilidad herida por múltiples e injustos ataques a mi persona y a mi misión de servicio: ¿Es que acaso hay personas entonces que hemos nacido sin razón? ¿Sin razón de ser; sin razón de sentir; y con la sinrazón de pretender llevar la razón de vez en cuando, si nos dejan? Si acaso nos lo permiten!!! A donde está la libertad de palabra, de expresión!! Que paso con el respeto al derecho ajeno es la paz como decía Benito Juárez… Entonces pienso en las cosas que me perdería si me empeñara en llevar siempre la razón a cuestas (con lo que debe pesar un solo kilo de razón). Cosas como la capacidad de improvisación, pues no puede improvisar quien ya sabe de antemano que todo es exactamente como él dice. O la intuición, ¿para qué va a ser intuitivo quien tiene razón siempre, si igualmente va a seguir teniendo razón, elija el camino que elija? Estas personas no creen en los milagros, no creen en lo invisible y muchas veces no creen en Dios. Que paso con la libertad de aprender de mis errores y de aprender de los demás, de los que lo hacen mejor que yo, para mi cada día es una lección, todos los días de mi existencia voy aprendiendo, mejorando, levantándome, luchando, caminando en la luz de mi amado Jesús que es quien me guía, me sostiene, me apoya y nunca me abandona.



Una vez conocí a un hombre que decía: "No voy a apearme del burro". Pero, ¿quién es el burro?, pensaba yo, ¿Él, o el animal imaginario que tiene bajo sus posaderas? En psicología llaman al hecho de "querer tener siempre la razón", error cognitivo (perteneciente o relativo al conocimiento) que se da en quienes creen estar en posesión de la verdad y que suelen ponerse a la defensiva para probar que su punto de vista es el único correcto y su actitud la más adecuada, tengo ese problema con muchos agnósticos y ateos, envidiosos y acomplejados, resentidos sociales y equivocados y con otros que porque tienen un doctorado en leyes o ciencias ocultas se creen la última coca cola en el desierto! Que me perdonen aquellos a quienes les ajusta el zapato y le aprieta los cayos, estas personas son simplemente incapaces de cambiar de opinión (no rectifican ni aunque hacerlo sea de sabios) pues no escuchan ni tienen en cuenta otros puntos de vista, salvo el suyo, que además suele ser erróneo debido a su terrible obcecación. Son tercos, son porfiados, son cerrados… Y esta rígida actitud sin sentido... ¿les sirve de algo? A ellos, no sé. A los demás, de pasar un mal rato por su culpa, pero también de aprender a no ser como ellos; a que nuestra mente no se cierre en banda ante todo lo que suene a diferente; a vivir en tolerancia; a desarrollarnos como personas; a ser más sabios; a evolucionar...

"Si siempre quieres tener razón, nunca tendrás la verdad". Pero como mi burro es el más bonito, yo tampoco pienso bajarme de él. ¡Yo, tengo razón y punto! ¿Absurdo, verdad? Pues así suena en oídos ajenos cuando alguien quiere tener razón a toda costa. Evita querer llevar siempre la razón y sin duda, serás más feliz, pero sobre todo, serás más sabio.

Y tuve que escribir este artículo porque si no lo hacía iba a perder la razón de la sinrazón!!! Seguimos otro día. Ahora espero que alguien se digne hacer comentarios, porque escribo y escribo y debo de hacerlo muy mal porque casi nadie comenta!!!



Hasta la próxima!!! Nos vemos en este mismo lugar, como siempre!!!

Soy Mary Fernández y escribo para aliviar el hambre en mi amado Perú!!! Únete al Grupo Centro Luz de Almas y ayúdame a ayudar y dame la razón!







Sunday, January 13, 2013

Ayer

Enero 12 del 2013... Cada vez que pienses en las cosas que últimamente te han salido mal, busca en tus recuerdos algo bonito, para que los problemas no pesen tanto...


Cada vez que te sientas solo, piensa en cada persona que te hizo feliz, mas no pienses porqué se ha ido...

En tu mente hay imágenes, palabras, que seguro en este momento te hará bien recordar, búscalas, si no están ahí, entonces estarán en tu corazón...

Cree en tus sueños, aún en aquellos que parecen imposibles, piensa en lo maravilloso que es tener la oportunidad de pasar por esta tierra, en estar vivo, es también un desafío, pues a cada paso que das puedes encontrarte con un obstáculo, pero no lo veas como tal, míralo como una oportunidad para mejorar tu condición...para mejorar tu calidad de vida en todo aspecto.

Si alguna vez te caes, levántate, sigue adelante y siempre ten presente que tú eres especial que no hay nadie como tú, y que nadie te podrá igualar...si se puede, poco a poco, paso a paso, anda vive y disfruta cada instante del presente!

Friday, January 11, 2013

Te deseo lo suficiente

Lo he publicado varias veces, pero a pedido de unas amigas lo vuelvo a poner porque es un escrito tan profundo y necesario.




TE DESEO LO SUFICIENTE



Hace poco tiempo cuando estaba en el aeropuerto escuché por casualidad a una madre e hija que se estaban despidiendo. Cuando anunciaron la partida del vuelo ellas se abrazaron y la madre dijo:



- "Te amo y te deseo ...lo suficiente".



La hija respondió:



- "Madre, nuestra vida juntas ha sido más que suficiente. Tu amor es todo lo que he necesitado.

También te deseo lo suficiente". Ellas se saludaron con un beso y la hija partió.



La madre pasó muy cerca de donde yo estaba sentada y noté que ella necesitaba llorar.



Traté de no observarla para no invadir su privacidad, pero ella se dirigió hacia mí y me preguntó:



- "Alguna vez se ha despedido de alguien sabiendo que era para siempre?".



- Sí, lo he hecho - respondí. Perdón por preguntar - contesté -, pero ¿por qué esta despedida es para siempre?



- Yo soy una mujer vieja y ella vive muy lejos de aquí. La realidad es que su próximo viaje será para mi funeral, dijo.



- Cuando se despidió de ella escuché que le dijo "te deseo lo suficiente". ¿A qué se refiere?



Comenzó a sonreír. Eso es un deseo que hemos transmitido de generación en generación. Mis padres

solían decirlo. Ella hizo una pausa y miró hacia arriba como si tratara de recordarlo en detalle, luego sonrió aún más.



- Cuando decimos "Te deseo lo suficiente", deseamos que la otra persona tenga una vida llena de sólo lo suficientemente bueno para vivir.



Entonces, dirigiéndose hacia mí, ella compartió lo siguiente como si lo estuviera recitando de memoria:



"Te deseo que tengas suficiente sol para mantener tu espíritu brillante",



"Te deseo suficiente lluvia para que aprecies aún más el sol" ,



"Te deseo suficiente felicidad para que tu alma esté viva"



"Te deseo suficiente dolor para que las pequeñas alegrías de la vida parezcan más grandes"



"Te deseo que tengas suficientes ganancias que satisfagan tus necesidades"



"Te deseo suficientes pérdidas para que aprecies todo lo que posees."



"Te deseo suficientes bienvenidas para que logres soportar las despedidas".



Luego ella comenzó a llorar y se alejó.



Se dice que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora en apreciarla, un día para amarla, pero una vida para olvidarla.



Toma el tiempo necesario para vivir. A todos mis amigos y seres queridos,



LES DESEO LO SUFICIENTE!!!

Tuesday, January 1, 2013

Creo en Dios

Me escriben personas de diferentes edades y creencias, me cuentan sus problemas, sus penas, sus tragedias, algunos perdidos en el alcohol y las drogas, otros en la pornografía y el sexo, otros que han perdido la fe en Dios porque no se reponen de la tristeza de haber perdido a su ser amado, a un hijo, a un esposo, a una madre, otros sufren de ansiedad y de depresiones, otros tienen cáncer u otras enfermedades, en fin, hay tanto dolor y vivimos en un mundo tan frio e indiferente, en donde la mayor carencia es la del amor a los demás. Personas que se refugian en su mundo, cada uno viviendo su vida de la mejor manera que conocen o pueden. Unos conocen a Dios, otros lo conocieron pero lo dejaron de lado porque ser pecadores, pertenecer al mundo de la carne, de los instintos, de las tentaciones, de las debilidades es más fácil. Ser malo es mucho más fácil que ser bueno. Dejarse llevar por los placeres, comer, beber, fumar, hacer drogas, fornicar, ser vanidosos, ser egocéntricos, pensar en uno mismo y olvidarse de los demás, el cuerpo es así, en las mañanas no te quieres levantar, en las noches no te quieres ir a descansar, requintas y reniegas porque tienes que ir a trabajar, te da pereza tender la cama o pasar la escoba, colgar la ropa, lavarla, plancharla, salir a caminar, meterte en el trafico infernal, tener que cocinar, tener que comprar la comida, ir al medico, ir al gimnasio, tener una agenda tan ocupada por las cosas del mundo, tener, acumular, codiciar una casa mas grande, un carro nuevo, tener mas ropa, gastar y gastar, tener belleza eterna, tener fama, poder y fortuna y que cuando te llegue la enfermedad entonces pienses que con una cadena de oración, que pidiendo por un milagro lo vas a recibir de inmediato. El texto es largo, empecé a escribir esto respondiendo a una amiga de Andalucía que me hablaba de la divinidad de Jesús.


Jóvenes y mayores lean la Biblia, dediquen su tiempo libre y todo lo que hagan en su vida a Dios, desde que se levanten den gracias por un día mas de vida, manejen con amor, trabajen con amor, críen y cuiden a sus hijos con amor, amen a sus padres, a sus abuelos, a sus hijos, cuiden sus cuerpos, sus mentes, sus almas, sus pensamientos, busquen el camino de la luz que se llama JESUS, sigan sus enseñanzas, sean naves, sean pescadores de almas, sean seres humanos con un propósito, con una misión de amor y de servicio, vivan construyendo un mundo mejor, si cada ser humano decidiera entregar su vida a Dios y vivir evitando el pecado viviríamos una realidad tan diferente, Dios nos dio la vida para disfrutarla, cuando aceptas a Cristo en tu vida, en tu corazón, todo tiene un sentido muy diferente, entonces comprendes que tienes que olvidarte del materialismo del mundo, del egoísmo, de la vanidad, de la codicia, de la avaricia, envidia, lujuria, mentira, del odio y de las injusticias. Cuando tienes a JESUS en tu vida empiezan a suceder milagros, yo he visto muchos milagros en muchas vidas, conozco Cristianos (no importa la denominación religiosa) conozco personas increíbles que tienen a Cristo en su vida, personas que fueron hombres ordinarios pero que Dios los volvió extraordinarios... no se olviden que la caridad empieza en casa...seguimos...