Monday, December 29, 2008

Mi Angel Luciernaga


Mi Ángel Luciérnaga

Una noche triste de luna llena,
me encontraba sola; con los ojos mojados,
la cabeza gacha y el cuerpo cansado,
era joven, pero me sentía vieja.
Estaba rodeada de miseria y dolor;
buscando un consuelo, buscando a Dios.

Cuando llegó hasta mi huerta una luciérnaga
que se posó primero en mis cabellos,
después se metió entre mis dedos;
alumbrando el sendero de mis sueños de amor,
los caminos de mi mente confusa.

Me entregó la llave que había perdido tiempo atrás
y con su luz maravillosa
tocó el fondo de mi alma
devolviéndome la esperanza,
el amor y la ilusión por la vida.

Al poco rato sentí la necesidad de dormir,
de sentir el dulce alivio del cuerpo relajado
y me quedé dormida sin sentir dolor;
se me curo el insomnio y volví a tropezar con el sueño
sin sentir miedo ni preocuparme por lo que será.

En mi sueño vi como la hermosa luciérnaga
tomaba la forma de una bella mujer
de cabellos rubios que con alas blancas
volaba por el campo abierto,
iluminándolo todo con su sonrisa traviesa.

Iba pintando caminos de flores blancas,
bordeados de árboles frondosos,
senderos verdes y ríos cristalinos
con cataratas de espuma blanca.

Sentí una fragancia deliciosa
cuando con dulzura se acercó
y apretando con fuerza mis manos
me susurró al oído:
Soy tu amiga, no estás sola;
soy tu ángel, tu luciérnaga…

No comments:

Post a Comment