Friday, January 9, 2009

Un email de un amigo




Un email de un amigo que vive fuera de Lima…



“…si quieres saber cuál es un buen gobierno y cuál no lo es, mira cómo anda la situación en el sector educación. El gobierno que invierte en educación tiene que ser un buen gobierno, en todos los sentidos. No sólo porque permite a las siguientes generaciones estar mejor preparadas, sino porque si un gobierno quiere cometer actos ilícitos le conviene tener gente ignorante, no gente educada, capaz de cuestionar, refutar y preguntar qué es lo que pasa en su país. Por eso de gobiernos como el de Velasco podrán siempre decir muchas cosas, más nunca que fue deshonesto o poco patriota.
Velasco cometió muchos errores, quizá demasiados, quizá desprestigió a la izquierda peruana, pero jamás se podrá decir que no quiso hacer de este otro país, un país mejor”. “Velasco fue el único presidente que mi memoria recuerda que invirtió el 10% del presupuesto nacional en educación, queriendo sacar a todos los peruanos de la ignorancia. No cabe duda de que se equivocó con la reforma agraria y con tantas otras medidas económicas y comerciales como la prohibición de importaciones, pero su sueño era el de un Perú grande. De estos gobiernos neoliberales no se puede esperar que inviertan tanto dinero en educación. No porque no puedan o porque no quieran. Porque no les conviene tener a un ‘cholo’ educado”.

“(…) Los presidentes ni bien entran al poder se olvidan de las promesas de campaña, se sirven del pueblo, privatizan, venden o regalan como si el Perú fuera su parcela.
Mira nomás a Toledo, que de indio se convirtió en caballero, que olvidó sus raíces y que cree que por haber estudiado fuera del país ya puede ‘cholear’ como al él antes seguramente lo ‘choleaban’
(…) y que cree que la gente se va tragar el cuento de que la privatización es la solución a los problemas del estado. Mentira. Al privatizar una mina o una hidroeléctrica, es como si un hombre vendiera su casa y en lugar de comprarse otra se gastara el dinero obtenido por la transacción. Evidentemente con el tiempo ese hombre se quedará sin plata y sin un techo donde dormir. Porque esa mina o esa hidroeléctrica el estado ya no la vuelve a recuperar, el estado la pierde y casi siempre el dinero se va en dos o tres pequeñas obras o en gasto corriente.
Esto me molesta, pero no tanto como me molesta que piensen que les creemos sus mentiras”.
“(…) la educación es lo más importante en todo país. Con ella se forman nuestras siguientes generaciones. Y si hay algo similar en importancia a la educación es la salud del pueblo. En Chile los médicos ganan poco menos de 2 mil dólares, en el Perú un medico se muere de hambre, trabaja en pésimas condiciones, sin instrumental, sin medicinas, en un hospital que más parece un corral de animales
(…) y encima se quejan de que ellos (los médicos) no trabajan bien. Cómo se puede trabajar así. Pero estos de arriba, los que están en el poder, lo saben. Y saben que la gente se desquitará con el medico, como si fuera él el responsable de todo. Y como lo saben lo dejan así
(…) ‘que entre ellos se maten’ parece que dijeran. Un pobre no puede perder la salud, porque sino ya no la recupera (…) enfermarse es un lujo en el Perú”.
“(…) el Perú es el país de los boatos y las quimeras, basta ver a la gente que trabaja y la que trabaja como se debe, con todas las de la ley. Tener trabajo es ser un privilegiado en nuestro país
(…) el desempleo sería de más del 50% si no se considerara empleados a los trabajadores independientes (taxistas, ambulantes, etcétera) y tener trabajo con todas las de la ley es utópico. Ya pocos empleadores respetan las 8 horas o cumplen con todos los pagos a los que la ley los obliga. Eso es porque tienen las billeteras llenas de plata y con ella se compran a los gobiernos o los financian en campaña para luego cobrarles el favor. Culpa también tienen los empleados por no ser capaces de renunciar al trabajo si acaso son victimas de abuso
(…) aunque la necesidad casi siempre está por delante. Responsables también son los sindicados laborales no sólo porque no saben defender a sus agremiados, sino porque para complacerse con ellos exigen más y más derechos, lo que incrementa los costos laborales al punto que los empleadores ya no lo puedan pagar o simplemente se nieguen a pagarlo pues les parece excesivo”.
“(…) me causó risa escuchar que Bolivia tenía marina de guerra. Para qué, dije, si no tienen mar. Entonces un Boliviano me respondió que en el Perú no hay justicia pero hay Poder Judicial y ellos no se quejan de nosotros
(…) eso es porque la fama de Perú como país injusto trasciende fronteras. Si a un pobre le violan a la hija, la chica se queda violada. Si a un rico le violan a la hija, el culpable aparece así esté en Japón.
(…) El Perú es el país de la desigualdad: el pobre no tiene salud, no tiene educación, no tiene justicia (…) y así se proclama país democrático. Como si la democracia comenzara por elegir. La democracia empieza por tener libertad, y para tener libertad tienes que saber en qué te metes, si no siempre estarás sometido a lo que otros te digan
(…) y qué libertad va haber si la educación es para unos pocos, así como lo es la salud o la justicia
(…) consolidados estos valores, debe haber respeto mutuo, de unos a otros
(…) sólo así habrá verdadera democracia, respetando lo que otro piense, diga ó haga, sin sancionarlo o sancionarla por ser disidente, sin usar al organismo dador de justicia o al ente recaudador de impuestos para perseguir a aquel o aquella que no piensa como uno lo hace
(…) así finalmente se puede hablar de derecho de elección. Pero reducir la democracia a una elección o votación es de un ignorante o de un sinvergüenza de esos que abundan en nuestro Perú (…).

Copiado de un mail que recibí hace casi 2 años de un amigo que por distintas razones tuvo que irse del Perú.

No comments:

Post a Comment