Sunday, June 14, 2009

La genialidad de "The Hours" ("Las Horas")


La pelicula "The hours" es una de mis favoritas, sobre todo la magistral interpretacion de Nicole Kidman como Virginia Wolf. La he vuelto a ver por tercera vez y si no lan visto se las recomiendo, es muy profunda y te deja pensando...

¿Para qué seguir viviendo cuando lo mejor de nuestras vidas ha quedado atrás? Ésta sería la pregunta cónclave de la obra de la legendaria Virginia Woolf y con la que la Stephen Daldry regresa en el 2002 tras su exitosa ‘Billy Elliot’.
Ficción y realidad, pasado y presente, y vida y muerte se entrecruzan en una película que aborda el difícil cosmos femenino desde una complejidad realmente prodigiosa. La cinta comienza en Sussex durante 1941, en el mismo instante en que la novelista Virginia Woolf llena sus bolsillos de piedras y acaba con su existencia en el fondo del río. Desde ese instante, tres vidas, tres mujeres y tres épocas diferentes quedan vinculadas por la obra maestra de la escritora, ‘Mrs. Dalloway’. La propia Virginia Woolf en la década de los veinte, Laura Brown, una ama de casa de los cincuenta y Clarissa Vaughan, una neoyorquina de la época actual que organiza una fiesta a un poeta enfermo, componen un desconsolado universo de infelicidad destructiva. Tres vidas en las que la frustración y la apatía hacen ineludible la necesidad de vivir una realidad ahogada por completo en el deseo de una existencia placentera, con la aceptación de la diferencia como signo de plenitud.
La magnífica ‘Las horas’ narra tres vidas desposeídas de significado, tres mundos interiores de mujeres que viven según las reglas prescritas por un mundo exterior que no lascomprende, pero que no coarta, ni obstaculiza. El muro infranqueable de la soledad es el motivo que encierra en su tristeza a estos frágiles seres que viven la cotidianidad con el deseo de rebeldía o de sueños imposibles como médula de su esperanza. En ese círculo de negligencia emocional quedan fuera aquellas personas que, en el fondo, significan la simplicidad de los sentimientos elementales que dan como consecuencia la incomprensión de las tres protagonistas y que interpretan unos excelentes Alison Janney, Claire Danes, Stephen Dillane o Ed Harris, personajes cercanos situados en una forzosa lejanía sentimental. Esta infecundidad vital hace que las piedras de Virginia Woolf sean extensibles a las píldoras de Laura o al prescindido amor de Clarissa Vaughan.

Tres personajes a los que la felicidad estereotipada no les satisface y asfixia sus verdaderos ideales en la abismal línea que separa el bienestar de la desdicha, en la ambigüedad sexual en la que estos tres seres aman intensamente sin encontrar la opción de expresar abiertamente lo que sienten por miedo a perder la poca estabilidad que tienen. Sin embargo, en esta lucha, la supe-ración de esta contrariedad queda subsanada con el suicidio, la huida y la aceptación en un final trágico que incuba en su interior una glorificación del optimismo y del destino. Como en la propia intencionalidad subversiva de Woolf, ‘Las horas’ podría verse como una oda al verdadero sen-tido de feminismo moderno, entendido como la superación de la mujer en la sociedad por obtener los objetivos morales y sociales entre los que se encuentra la felicidad plena.

La gran virtud de la obra del cineasta reside en la magnífica estructura narrativa, llevada de un modo impecable en el paralelismo de las tres vidas y las tres épocas, haciendo que cada historia transcurra en un solo día donde la analogía entre la literatura de Michael Cunningham y el celuloide de Daldry se diluye en una perfecta simbiosis artística. Tal fuerza tiene esta inhabitual comunión entre cine y novelística que llega a su estado sumo en un punto de conexión de dos de las tres historias que crea un vórtice emocional que convoca un vínculo dramático absolutamente maravilloso, convirtiendo la dualidad de narrativa y montaje en una lección de auténtico cine.

Pero sin duda alguna el eje sobre el que se mueve la genialidad de esta portentosa visión del mundo de Virginia Woolf es la extraordinaria interpretación de tres actrices en estado de gracia. Bajo las constantes y hermosas notas de un inspirado Philip Glass, la solemnidad de una insuperable Nicole Kidman se une la intensidad de unas Meryl Streep y Julianne Moore que aportan a la película su desbordante profundidad interpretativa, emotiva y melancólica, irradiando maestría a unos trabajos creados desde el alma.
‘Las horas’ es una hermosa, sensible y difícil cinta que ahonda irreversiblemente en la infelicidad, en los misterios del sexo, del deber y del amor, elementos de un ensamblaje de delicado arte sobre el precio del amor y sus devastadoras consecuencias.

No comments:

Post a Comment