Tuesday, December 8, 2009

Amistad y recuerdos



Y hoy quiero escribir sobre la amistad. Hoy recibí una carta muy fuerte pero muy cierta, una carta que mi amiga hermana, mi amiga ángel, mi hermana-amiga me escribe con esa sabiduría y al mismo tiempo esa dulzura que la caracteriza. Tengo suerte de tener una amiga como ella, que saca tiempo de su vida ocupada para aconsejarme, apoyarme, enviarme ese gran apoyo por este medio, porque mi gran amiga vive en Lima, en San Miguel para ser precisa, así como mi gran amigo vive en Panamá en la Chorrera y los tres nos mantenemos unidos por esta maravilla que es el Internet. Aunque sea con cuatro palabras o mensajes de cadena pero siempre en contacto.

Leí hace un ratito en uno de mis blogs favoritos, uno de otra amiga que tiene mucho en común conmigo pero que solo conozco por sus palabras, leí que la amistad es uno de los sentimientos más bonitos y más intensos, ella dice que si tan solo, entre hombre mujer, entre personas, simplemente, ese sentimiento pudiese ser como de hermana-hermano, todo sería distinto. Yo sé que he luchado muchas veces por preservar ese vínculo con ciertas personas, sobre todo con algunas, a quienes siento pese a todo como acompañantes silenciosos, un poco cautelosos. En la amistad hay una empatía fácil, un gesto espontáneo de generosidad. A lo mejor sea porque las amistades, si estamos presentes ante lo que vivimos, las elegimos.

Y ahora yo me pregunto si pasa eso en el amor, es que a nuestros "amados" ¿los elegimos?, no lo sé. Yo siento que me he pasado la vida equivocándome en mi elección, lo explico muy bien en una parte de mi libro Luz de Almas Viejas en la que comparo mi vida con la danza y llego a la muerte el día que ya no vuelvo a bailar. Mis amores me dejan perfumada de sus aromas, del dolor de la despedida, de lo imposible. ¡ Ay! como duele el amor.

Hoy me tome el día libre, tenia que ocuparme de mi chequeo medico y hacer algunas cosas que no puedo hacer en mi horario de trabajo en el aeropuerto. El día se me hizo muy corto. Parece que mi esposo se puso a pensar en lo importante que es para mi poner el arbolito y me sorprendió sacando mi árbol de navidad que es artificial pero que una vez que esta decorado luce muy bonito. Ahora cuando termine de escribir esta nota empezare a colocarle las luces y todo lo demás. Hoy no he sentido más que el barullo de mi gata Britta que es muy conversadora, he evitado esa histeria de fin de año que no me seduce para nada la verdad y ahora me siento feliz y cómoda en mis piyamas, sin zapatos y sin una gota de maquillaje. Son muchos años prácticamente viviendo dentro del aeropuerto en donde mucha gente me pregunta que donde estoy cuando no me ven, en el fondo me molesta ser tan visible. Pienso en Lima, mi Lima gris y buscando el sol, mi Miraflores con los turistas buscando Larcomar y los casinos, en mis amigos colocando el nacimiento primero antes que el arbolito de navidad, preparándose cada fin de semana para irse a veranear a las playas del sur con sus balnearios que están llenos de jóvenes bronceados, tablistas, disfrutando de los pocos meses de sol y calor, de los días no tan grises. Me pongo contenta cuando recuerdo mi juventud en el club Regatas, en Santa Maria, la Herradura, San Bartolo, Ancon, Villa, Santa Rosa, el Silencio, de repente siento nostalgia y me desespero porque me da pena y un poco de rabia e impotencia no poder estar en Lima, en donde viven mis amigos de la juventud y también mis nuevos amigos de esta época madura, por todos mis afectos, mi tía Aurelia que cada día esta mas viejita, y porque ya empieza el verano y yo tengo que estar metida dentro del aeropuerto que aunque tiene partes muy bonitas también sufre de elevadores rotos y de servicios que necesitan plomeros a cada rato, en una oficina sin ventanas y trabajando dentro de una nevera porque siempre hace frío como en el Polo Norte.

Y desde ahora voy preparando de a pocos mis maletas para mi próxima visita a Lima a fines de Febrero, el laberinto del próximo viaje, mi esposo que siempre se pone majadero porque no le gusta que lo deje solo.

De repente me visita una imagen, tengo 12 años y estoy llegando a la casa de mi adorada abuelita, en Chama. Me bajo del carro negro, el chofer se llama José y tiene amores con Rosa que es la empleada joven de servicio, los he cazado varias veces besándose en la boca y me da vergüenza porque soy todavía muy jovencita. Atravieso el garaje, entro a la cocina en donde mi mama Julia esta preparando una de sus delicias, entro al comedor y veo una mesa linda cubierta por un mantel floreado y planchadito con almidón, en el centro de la mesa un florero blanco con flores de pascuas, en la sala hay un árbol enorme decorado por mi abuela y cada adorno tiene una historia, el piso es de madera y todo brilla, huele a cera. En la entrada hay un nacimiento con una virgen preciosa y un José que tiene un bastón de madera, hay una vaca, unas ovejas, camellos, los tres reyes magos, un Ángel de alas grandes y abiertas, hay pastores muchos pastores y en el centro una cunita de pedazos de madera y sabanas de paja pero falta todavía el niño Dios porque no ha nacido. Mi abuela lo tiene escondido en una cajita y lo coloca la noche del 24 de diciembre a las 12, es la última navidad que voy a pasar con mi abuela Carmen Rosa, es Diciembre de 1965 que llega a mi impregnada de olores, sabores y colores. De pronto escucho la voz de mi abuelita que me dice: “Dime algo que tenga que ver con la Navidad en Frances" le brillan los ojos, coloca sus manos sedosas en mi carita y me dice en el idiomas de "Les Miserables y de Bonaparte" y con su perfecto acento en el idioma del amor me repite que me ama, que soy su mejor amiga, que soy bella, inteligente, aplicada, que esta orgullosa de mi. Mi abuela fue mi primera gran amiga, lo sigue siendo aunque se fue un 11 de Diciembre de 1966.

Y hoy me he levantado tarde (me hacia falta dormir) como siempre con muchas ganas de hacer cosas pero ya las energías no son las mismas, sigo triste, por muchas cosas que me tienen así, y porque se acercan esas fiestas familiares y porque la vida es tan corta, dura, efímera y fugaz. Al final, siempre me quedo con la impresión de que comprendo muy poco o nada de todo lo que nos sucede, y que nunca se si estoy llegando a mis lectores con todo esto que vivo escribiendo... hace días que no me dejan comentarios, son tiempos difíciles, la verdad, son eventos que pondrán a prueba nuestra solidez moral, nuestra empatía, nuestra fortaleza espiritual. Me repito constantemente que tenemos que ser fuertes, y no dejarnos vencer por el fantasma del miedo.

Es diciembre 8, fecha de nacimiento de mí otra abuela de Winnie a quien nunca conocí porque murió el mismo día que nació mi madre. Es el día de la Virgen Maria que es la única mujer que tiene que haber sido más buena y más dulce que mi abuela. Anoche vimos la vida de Jesús en su primera infancia, de como sufría José porque Jesús no lo llamaba Padre.

1 comment:

  1. Este espacio que hemos tenido a bien llamar VITRIOLVM esta dirigido a todos quienes padecen Trastorno Bipolar, pero muy, muy especialmente también esta orientado a personas cercanas, amigos o familiares de aquellos que posiblemente lo padezcan sin saberlo y aquí el apoyo del entorno familiar para identificar los síntomas y buscar ayuda y tratamiento a tiempo para su ser mas querido es vital y fundamental.

    ReplyDelete