Tuesday, April 13, 2010

Reunidas despues de cuatro decadas


A veces pienso que vivo como una sonámbula, completamente inmersa en el mundo de mis obsesiones, recuerdos, imágenes, todo eso, que suelo escribir. Por eso cualquier cosa exterior puede alterarme, ponerme ansiosa. Quiero estar en el mundo, pero al mismo tiempo esconderme en la cueva, escribir dormida, tocando las flores de mi huerta, del jardín del alma. Me entrego tanto que despierto agotada, mi mente nunca descansa. Soy como una deportista que corre cientos de kilómetros y termina exhausta después de la maratón y sin ganar medallas. Y me repito todos los días que debo vivir al ritmo de los demás, que no puedo andar siempre corriendo carreras invisibles, sintiéndome jaloneada entre esos dos espacios, entre las dos frecuencias en las que resido. Siento que es una misión imposible, tal vez en algunas circunstancias esos espacios se unen, cuando me encuentro entre artistas y escritores, poetas y músicos, solo allí, donde se está para escribir, pensar y observar, me siento en mi lugar.


Hace unos días estuve en una parrillada en casa de una de mis compañeras de colegio, el motivo reunir a la promoción 1970 en la celebración de sus 40 anos. En 1990 me había reunido con casi todas en casa de una de las mellizas Elespuru, y ahora 20 anos después en el 2010 por esas bendiciones que recibo día a día tuve la suerte de estar visitando Lima justo en esos días. Susana Languasco viuda de Romana fue la que me dijo que primero era la misa en la capilla del colegio a las 7:30 PM y que de allí nos íbamos a casa de Dina Nosiglia que vive cerca del Hotel de los Delfines en una casa acogedora que te abraza con la ternura, finura y alegría de sus dueños. Llegue con mi socia y amiga otra Belenista pero de la promoción 1985 un poco después de la hora y cuando entre a la capilla pude ver las miradas de sorpresa en mis compañeras de la primaria y secundaria, en mi memoria las veía de cinco anitos en el kindergarten, las recordaba de siete vestidas de blanco un 22 de Octubre de 1961 el día de nuestra Primera Comunión en la Iglesia del antiguo colegio en Lima, en mi memoria fotográfica las vi crecer hasta los 12 y 13 anos en nuestro Primer y Segundo ano de la secundaria en 1966 y 1967, estrenando medias de nylon y tacones, después ya mujercitas a los quince y dieciséis o diecisiete en la fiesta de Pre-Promoción en casa de Marcela Velarde y la de Promoción con la orquesta de los hermanos Silva en la casa de esa familia maravillosa que tenían un negocio de galletas, la casa de Anita Lugon que sigue luciendo juvenil y atlética como si el tiempo se hubiera detenido.

En la capilla que lucia igualita, en primera fila de la derecha encontré una mujer elegante, de gusto exquisito, muy alta y delgada, llevaba el cabello corto y tuve que preguntar quien era porque era la única que no podía reconocer. Una de las chicas me dijo es Patricia Suito, la esposa del que fue Embajador de Perú en muchos países, le gusta que la llamen Nara, el recuerdo que tenia de ella era que se sentaba en la fila al final con las mas altas de la clase, recuerdo que era callada, fina y muy dulce. Después llego Susibel Pinilla Cisneros, ella no me reconoció, le tuve que decir quien era, abrió los ojos y sentí su alegría, claro no me había visto en mas de cuatro décadas y aunque mi cara no ha cambiado mucho, me imagino que no sabia que me había engordado tanto, la reconocí por su mirada, cuatro décadas después era una mujer que no pasaría desapercibida en ningún lugar del mundo, porque además de ser elegante se mueve con la seguridad de una gran profesional que fue Ministra de la Mujer y que ahora es Consejera Presidencial, me sentí muy orgullosa de que fuera una de mis compañeras, en los caminos de mi mente, Susibel estaba jugando a la pelota, corriendo, sus cachetes colorados y su carita linda, sus cabellos mojados, de niña era traviesa, ocurrente y muy musical como sus hermanas. Reconocí a Silvia Pinzas que lucia como toda una francesa, siempre había admirado lo bien que hablaba el Frances porque su madre era francesa o acaso era el padre el francés? Detrás estaban Antonieta (Marilu) Anavitarte, tenia la misma expresión de siempre pero era delgada, Teresa Barbosa con un pelo rojo bien cuidado y peinado y vistiendo un vestido color guinda que la hacia parecerse mucho a su madre, siempre tuvo mucha clase desde pequeña. En las filas de la izquierda estaban Ana Lugon, Nella Ulloa, Teresa (la China) Silva, detrás vi a mi prima Deborah que seguía teniendo ese rostro bello y una figura perfecta, Rosario (Charo) Garland que es doctora especialista en nutrición y que también podría pasar por modelo o artista de cine porque sigue tan bonita como en la década de los 70. La chata Deza, Cecilia alegre y amorosa, simpática, conversadora, la recuerdo saltando y corriendo, las mellizas Elespuru que se casaron con los mellizos y que son dos señoras muy elegantes y bien puestas. Paulina (Patty) Novoa con esos ojos de gitana y tan amorosa como siempre, Coral González a quien he visto muchas veces en el transcurso del tiempo porque me visitaba cuando pasaba por Miami, a Ethel Ljubicic de Canepa (su esposo me cae súper bien) tan dulce y señora, al lado de otra dama elegante y finísima a quien le lucen los collares como a nadie, me refiero a Susana Languasco tan dedicada a su hija y a su nieta maravillosa, tan diplomática y cordial como siempre. Rosario (Charo Bernardini) que es medio prima mía porque su abuela y mi abuela tenían algún parentesco por alguna rama de la familia, inteligente, despierta, amorosa, llena de anécdotas y recuerdos. Rosa Rospigliosi, altisima, esbelta, me hacia recordar tanto a su mama a quien siempre he querido y admirado tanto. Marcia de la Flor, como queremos todas a Marcia, siempre una gran organizadora y que sigue siendo como la goma que nos junta, igualita, simpática, al final de la reunión fue quien me llevo hasta el lugar donde me estaba hospedando en Miraflores. Después, en la reunión se me acercaron Ceci Alfageme (guapísima, sensible, amorosa, se puso tan feliz cuando leyó lo que le había dedicado), una pelirroja guapísima y la mas sexy de la promoción no estaba en mi clase pero me acordaba de su apellido Piccone, Nara comentaba lo bien que le quedaba ese color de cabello, Liliana Ricci (la mas aplicada de todas) de pequeña usaba siempre listones o cintas en el pelo y se sacaba las mejores notas, me contó que trabajaba en una empresa constructora hacia 35 anos, la sentí muy tranquila y con mucha paz. Carmen Cordero vestida de negro me imagino que guardando luto, suavecita, con la misma carita de siempre, ya antes la había visto en varias de mis visitas anteriores a Lima. Busque a Mayin Miranda pero no estaba, busque a Janet McKay a quien me moría de ganas de volver a ver pero tampoco estaba. Mas tarde se acerco a saludarme muy amorosa la francesita de la promoción Martine Lebacq a quien había visto tiempo atrás en Miami un día que estaba visitando la casa de la China. No puedo dejar de mencionar a Elena de Quesada quien me saludo y se despidió de mí muy cariñosa.

Después de la misa fue nuestra Susibel quien me llevo a casa de Dina y fue la primera en preguntarme por mi libro y pedirme que se lo dedicara, se llama “Luz de almas viejas”.y el dinero del libro así como el de todos los demás que pienso publicar ira para la construcción de orfelinatos y hogares para los huérfanos en el Perú y con la voluntad de Dios en otras partes del mundo. No los había traído conmigo porque no había ido a la reunión con esa idea, hice que Mozzy fuera a buscar unos cuantos y al poco rato los trajo. Me compraron 11 libros, 11 es el numero de los Ángeles, la casa quedaba en la calle “Las Flores” estaba feliz reunida con mis compañeras de colegio, que mas le podía pedir a la vida?

Muchas de mis compañeras se acercaron a comprarme el libro, todas me pidieron que se los dedicara y así lo hice. A cada una le puse lo que me salía de lo más profundo de mi corazón. Espero que les guste mi primer libro, espero recibir pronto sus críticas y comentarios.

Mientras escribía las dedicatorias, las chicas comían y disfrutaban de unos deliciosos y aromáticos anticuchos y yo tuve que pasar porque antes de las 7 PM me había comido una butifarra en la San Antonio con un vaso de chicha morada y estaba repleta. Me sirvieron picarones y no los pude comer, ahora tengo un antojo de picarones que me va a durar hasta mi próxima visita a Lima, posiblemente en el mes de Agosto cuando espero tener listos mis dos próximos libros “los sapos no saben leer” y “Pedacitos de mi vida” o algo así porque los títulos siempre se cambian. .

De repente empecé a conversar con Nara Suito y me quede pegada toda la noche con ella porque encontré que estaba en la misma frecuencia angelical que muchas de las personas que voy re-encontrando en mi vida. Apenas empezamos a conversar me contó que veía Ángeles o fantasmas desde pequeña, me hizo la historia de que de pequeña jugando con los claveles en el jardín y haciendo sus pasteles de tierra y flores un día vio una figura blanca que levitaba y que no tenia pies o zapatos y vio que dentro de la tunica blanca tenia algo de color naranja, me pregunto que como se llamaba ese “ángel” le dije con toda naturalidad y seguridad: “ese es Chamuel” el es ángel del arte, le gusta estar en los jardines, en los museos, en los lugares donde hay belleza natural, es el ángel de las bellas artes… después me siguió contando un sinfín de experiencias, de cómo nunca pensó que iba a viajar tanto en su vida y como después de casarse con un diplomático había vivido en diferentes ciudades del mundo, una de ellas la de Los Ángeles en California. Su esposo que se llama igual que el mío, Julio había sido Embajador del Perú en muchos lugares, me contó que Julio Balbuena había escrito un libro y que quería publicarlo, yo le pedí sus datos para que mi editora Miramar y Asociados (Gloria Angélica Morales Ruiz) se contactara con ella y su esposo y que el pueda editar y publicar un interesantísimo libro basado en sucesos de la guerra con Chile y el Morro ese que esta arriba del Club Regatas y en donde murieron muchos jóvenes miraflorinos de aquellos días. Nara, mi amiga se va a comunicar contigo y si necesitas datos, por favor escríbeme.

Sentada atrás yo que soy más de hablar que de escuchar, esa noche fui observadora y me sentí feliz al ver a mis compañeras de colegio después de tanto tiempo. Se que no he mencionado a muchas y les pido perdón, se que no pude conversar con todas, pero todas si volvimos a compartir una canción que cantábamos en cuarto de primaria después de la clase de educación física, teníamos 10 anos y yo la aprendí escuchando a una vedette argentina en la televisión, era la canción del “Ladronzuelo” que tiene un corito en la que todas preguntan “Y que es lo que paso” la canción empieza con “yo quiero relatar lo que a mi me sucedió, cuando la otra noche mi sueno se turbo, yo encendí la luz cuando vi que era un ladrón, salga de la cama enseguida me ordeno, yo le obedecí y verán lo que paso… allí todas preguntaban “que es lo que paso” y yo contestaba “que se desmayo” mientras la cantaba 46 anos después, sentía que se me quebraba la voz y al mismo tiempo tenia ganas de reírme porque si el ladronzuelo me veía saliendo de la cama con este sobrepeso que llevo iba a salir disparado y no me iba a apuntar con nada. La letra de la canción seguía: “ven, ven, ven, ladronzuelo ven, y ven ven a robarme a mi” al final de la canción Charo Bernardini contó que tiempo después en una Academia donde nos preparábamos para ingresar a la Católica, yo le cante esa canción a su primo y profesor, un muchacho guapo y joven a quien yo le mandaba besos volados y le decía que era lindo, y es que cuando chica yo era no sola extrovertida sino tan ingenua que no me daba cuenta de que se podían confundir y pensar que era una coqueta.

En un momento Nella Ulloa con Ana Lugon y Marcia de la Flor anunciaron que se estarían volviendo a reunir el primero de Mayo pero esta vez estaban invitados los esposos, hijos, nietos, familiares, que iban a celebrar un día en Pachacamac si es que mal no recuerdo, varias me preguntaron si todavía estaría en Lima para esa fecha y muy a pesar no podía quedarme, no saben como y cuanto disfrutaría de un día así. Se que la van a pasar de maravilla.

Se hizo tarde, eran mas de las 12 de la noche de la noche del jueves 8 de Abril, el grupo de fumadoras en una esquina, otro grupo cantando con Ana Lugon el himno del colegio, Ursula Pedal sentada con China Silva, Susibel, las Elespuru, Dina la anfitriona, Ines Belaunde que llego tarde luciendo una rubia cabellera, faltaban Janet McKay, Mariana Mendieta, Rosario Mendieta, Ines Althaus, Antuca Lancho, Ana Rosa Noriega, Luzmila Ferrand, Cecilia Delgado, Gaby Drinot, Cecilia Broggi, Margarita Pareja, Mariana Irigoyen, Alicia Penny, Luz Maria Escribens, Cecilia Medrano, Carmen Castagnaga,Yolanda Wesphalen, Jacki Pinzas, Julia Soriano, Mónica Romero, Carmen Estela y muchas mas.

Fue una noche muy especial. Lo que sentí cuando entre al colegio lo llevare dentro de mí para siempre, recordé las aulas y ellas me reconocieron. Abril, el mes en que empezábamos el ano escolar. Que orgullosa me sentía de ver a todas esas niñas convertidas en mujeres maravillosas, que espirituales y buenas son todas, que lindo ver a Ana Lugon orando y la expresión de la monjita que estaba en la capilla con una cara de felicidad y de orgullo de ver a las ex alumnas de los Sagrados Corazones de Belén reunidas en la capilla. Y no quiero que piensen que me he olvidado de Mariíta Arellano porque ella estuvo presente con todas nosotras en todo momento. Marita que se fue temprano pero que nos dejo a todas el recuerdo de días felices.

Gracias, gracias a TODAS, gracias de todo corazón, a las que conozco mas y a las que no conozco tanto, fue muy emocionante verlas reunidas, quiero que sepan que viviendo fuera de Lima desde hace mas de tres décadas muchas veces me hacen falta, mucha falta, y que ahora que existe el Internet, las direcciones de email, los Blogs y el Facebook es una maravilla poder empezar a mantenernos comunicadas. Si me escriben yo les contestare, escribir es parte de mi vida, lo hago todos los días.

Para todas las que quieran escribirme lo pueden hacer a:

Brittafernandez@yahoo.com


Gracias por vuestras presencias en mi vida.

Un fuerte abrazo, las quiero mucho.

1 comment:

  1. Mi querida compañera y amiga de tiempos que parecen tan lejanos pero que al leer tus lineas han ido apareciendo en mi memoria como si recien hubieran pasado, te he visto efectivamente cantando El Ladronzuelo pero la cancion que quedo grabada en mi memoria fue una que decia....Fernando Hallowey (o algo por el estilo) los gestos y movimientos eran geniales, como me gustaba cuando se cantaba despues de la clase de gimnasia...................., tambien me acuerdo cuando en plena clase te pintabas las uñas, con un desparpajo increible, yo me reia acuerdate que un año o dos nos sentamos lado a lado, que epocas, sin preocupaciones, con muchas ilusiones, pensando que el futuro al salir de las aulas era pan comido, eran pensamientos de adolescentes que sentiamos que teniamos la fuerza de vencer al mundo y ademas de ser invensibles.

    Cuantos momentos vividos, desde que llegue al Belen el año 1962 a segundo e hice mi primera comunion, ya varias la habian hecho el año anterior, me acuerdo de Coral, Nara Suito, Roxana Bellina, etc. Mi grupo con Cecilia Luezas que vive en España y hace años de años que no se de ella, Ethel, Coral, Anita y Susana a quienes felizmente las he visto en reuniones como la del jueves.

    Que pena no haber estado alli, el dia anterior deje el dinero con Coral porque estaba dispuesto que iria pero una emergencia en Huarmey hizo que cambiara todo, hubo problemas con unos niños intoxicados por plomo y tuvimos que viajar para evaluar el daño e investigar la fuente de origen del problema, regrese como a las 11 de la noche mas muerta que viva pensando lo bien que estarian donde Dina, pero satisfecha de haber logrado retirar a unos niños de un daño seguro, es mi trabajo y me gusta como dicen algunos no se gana pero se goza.

    Dicen que recordar es vivir y tienen razon pero mas que nada ha sido tu manera de decir y plasmar en letras, frases y oraciones tu sentir, tu apreciacion de ellas, de esos momentos que como dices los llevaras muy dentro de ti y podras evocar cuantas veces quieras y sonreiras haciendolo.

    Gracias Marisabel guardare este correo como algo muy especial y de veras espero que la proxima vez nos veamos para escucharte cantar........Fernando Hallowey OLE¡¡¡¡¡¡¡¡

    Un gran beso
    Carmen Gastañaga Ruiz






    Dra. María del Carmen Gastañaga Ruiz

    ReplyDelete