Saturday, May 29, 2010

Amigas de la juventud


Hace algunos meses decidi empezar a buscar a mis amigas de la juventud, antes habia escrito y publicado mi primer libro y en sus paginas habia plasmado algunas historias basadas en las vidas y experiencias de algunas muy queridas y cuyas vidas habian impactado mis recuerdos.

Hoy regresa a mi vida una muy querida, de nombre Soledad, dias antes tuve emocionantes reencuentros con sus dos hermanas mayores que eran tambien mis amigas pero no tanto como mi amiga grande, mi heroina a los 10, cuando ella tenia 15 o 16.

Indudablemente mis amigas de Toribio Pacheco y sus nombres se inmortalizaron en las primeras hojas del libro de mi vida, como las de aquellas compañeras de aventuras, forjadoras de sueños y cómplices de mis multiples travesuras… De sus manos aprendí el verdadero significado de la amistad, por cada momento que compartimos, por tantas expresiones mutuas de cariño y sobre todo pruebas de lealtad y fidelidad, sin medir tiempos ni distancias. Yo me fui de Lima en 1978 y asi pasaron los dias, las semanas, el tiempo que vuela y nos envejece pero que nos hace crecer y madurar y entender la importancia de los amigos de la primera infancia, los amigos de la juventud.

Gracias a cada una de ustedes puedo decir, que ese fue el mejor de los capítulos que he vivido; porque siempre vieron más allá de mi apariencia, confiaron y creyeron en mí, me valoraron tal y como he sido. Imposible olvidar los juegos que teníamos, correr, saltar, patinar, bailar, bañarnos en la playa de piedras, soñar con el grupo musical de moda, disfrazarnos, celebrar los cumpleaños, visitarnos, salir a pasear, compartir cada día del año, nuestros primeros besos, los pretendientes, nuestras primeras decepciones, los miedos, y tantas cosas más.

No se pueden borrar de la memoria, tantas historias fantásticas y de terror, de risa y de dolor, que nos inventábamos, pero sobre todo, tantos sueños que construimos y nos contamos. En la enfermedad, en la alegría y el dolor, ahí estábamos; hicimos pactos de amistad, de no olvidarnos jamás aunque el tiempo y la distancia intentarán con sus garras separarnos. Y ahora estoy de vuelta, y todas ellas han regresado, en mi busqueda otras se fueron y no pude despedirme y por eso ya no quiero estar sin ellas, sin mis amigas y companeras de la juventud.

Y aunque ha pasado muchísimo tiempo y los caminos otros rumbos han tomado; aunque cada una ha ido escribiendo su historia, con nuevos personajes que le han dado sentido y la han recreado… Aunque quizás si nos encontramos por la calle sea difícil reconocernos, porque no nos hemos visto y nuestros rostros y apariencias han cambiado; nada de lo vivido y compartido en esos dias de la infancia, se ha borrado, todos esos recuerdos estan vividos desfilando en los grandes caminos de mi mente, y en los jardines floridos de mi gran casona invisible.

Ustedes me enseñaron a ser una buena amiga, con cada una aprendí realmente lo que es la amistad, unas a cocinar, a preparar el arroz, el asado, las frituras, una buena sopa de pollo, un pionono con manjar blanco de leche condensada, otras a pintarme las uñas de las manos y los pies, como discutir sin perder los estribos, como cantar sin que se me escapen los gallos, como pelear ante las injusticias, como enfrentar los huracanes y superar todo conflicto, solucionarlo con un te quiero y un abrazo sincero, que haga eterna esa relación, basada en el verdadero amor, nobleza, lealtad, verdad, y todos esos sentimientos sinceros y puros.

Para mí siempre serán lo mejor que en mi niñez he encontrado, las que hicieron de esos años los más felices que he vivido y los que me sirvieron de trampolín para lograr lo que he logrado y llegar hasta donde he llegado. Tengo que mencionar nombres y empiezo con mi adorada abuelita Carmen Rosa, mi mama Julia, mi tia Antonieta, Marion, Carmen Maria, Soledad, Cecilia A., Lily, Janet, Susibel, Nara, Carmen, Charo, Adela, Maria del Rosario, Nelly, Socorro, Adita, Erika, Marjorie, Patricia, Rafaela, Sonia, Maria Laura, Giannina, Mirtha, Zoila, Luchy, Ana Raquel,Alejandra, Marcia, Deborah, Jessica, Sylvie, Cecilia D., Cecilia A., Cecilia B.,Monica,y tendria que mencionar a muchas de mis companeras de colegio.

Me siento inmensamente emocionada y feliz de haberlas reencontrado, porque son lo mejor que me ha pasado y aunque quizás transcurran otros 20, 25 o 30 años, sus nombres ya se han inmortalizado en mi vida, siempre serán mis amigas del alma, las que con su existir mi vida enriquecieron y me adornaron el rostro con mi mejor sonrisa.

Gracias por no olvidarse nunca de mí, así como jamás yo las he olvidado…

Y he colgado la foto de mi adorada abuelita Carmen Rosa, en sus brazos mi padrino, mi querido tio Gustavo, que hoy he recibido como regalo del cielo.

Amigas queridas todas, como y cuanto las quiero. Gracias por vuestras presencias en mi vida, y no importa que ustedes esten a miles de kilometros, yo las siento muy cerca de mi.

2 comments:

  1. Recibi este halagador comentario de una amiga de mi infancia a la que no veo hace cuatro decadas, y lo quiero compartir:


    Cualquier comentario, toda apreciación acerca de tu libro sería mesquino, es maravilloso, lo que se me ocurre, igual es corto el adjetivo, he reído llorado, y sobre todo me he emocionado como nunca antes con un libro, soy una lectora empedernida y ha sido toda una experiencia leer "luz de almas viejas" es un éxito, eres una gran escritora, he podido percibir en tu estilo la ternura de tu ser, delicada fina; como la fortaleza de tu corazón y una sensibilidad única,no encuentro palabras, no las hay, no las tengo.
    Llamé a Mozzy buena parte del día, quiero tener tus libros ya¡¡ será mi regalo predilecto para mis amigos lectores, para mandarle a Ceci uno, el mío es mío y como decía mi padre el que presta un libro es un coj, y el que lo devuelve más.
    Envíame tu teléfono, tu dirección de correo electrónico.
    Fascinación creo sería un vocablo que se acercaría más a la realidad de mi apreciación por "luz de almas viejas"
    Te envío mis felicitaciones, unidas a mi admiración y porsupuesto todo mi amor, luego de esta lectura re percibo muy cercana, como una gran amiga con la que nunca perdí contacto

    Charo

    ReplyDelete
  2. En el escenario de la amistad y la complicidad de la juventud, hablan los recuerdos, el alma, los silencios y el respeto, hablan con tal sutileza y vehemencia que son capaces de tocar a las amigas de infancia y juventud, más profundamente que cualquier palabra, aunque estén a kilómetros de distancia!

    Un besito marino

    ReplyDelete