Tuesday, May 18, 2010

Escribo mejor cuando estoy enferma...


Escribo mejor cuando estoy enferma, cuando estoy triste, cuando tengo inquietud en mi alma. La enfermedad fue, es y sigue siendo una musa inspiradora para los escritores, muchos de ellos han escrito sus mejores historias cuando estaban en sus horas finales, posiblemente porque la enfermedad se vuelve un filtro, agudizando las sensaciones, es cuando estas enfermo que te das cuenta de cómo añoras sentirte bien, que no te duela el cuerpo, poder respirar y oler los aromas. Cuando estas enfermo y sientes que estas saboreando tus últimos caramelos se agudiza el sentido de la vida, aprecias a los amigos, a tu marido, a tus hijos, a tu madre, te das cuenta de la importancia de tener una mascota como gran compañera. Mi gata no se separa de mi lado cuando estoy en cama, ella sabe.

En ese silencio empiezas a escuchar las voces detrás de las paredes de tus recuerdos, en esa soledad de tu alcoba, se avivan las añoranzas. Las enfermedades físicas son en la mayoría de los casos el resultado de una combinación de colerones, depresiones, heridas espirituales, golpes, desazones, angustias, temores, inseguridad, complejos, muertes de personas queridas, problemas financieros, malas noticias, y lo que pasa en el mundo de hoy, de todas las carencias afectuosas, y todos los seres humanos, todos, alguna vez nos enfermamos. Mi admirado escritor, Dostoievski (no se como se escribe) sufría de ataques de epilepsia y para mi es uno de los mejores no solamente en el campo de los escritores sino como psicólogo, filosofo, conocedor de las personalidades y de las características de sus personajes, el avaro, el vanidoso, el arrogante, el envidioso, la mujer mala, la aristócrata, la mujer de la vida, el hombre bueno y valeroso.

Siento que mis personajes se vuelven más humanos cuando escribo bajo el efecto del dolor físico y el dolor del alma. Hoy, martes 18 de mayo voy saliendo de una neumonía, si, la gripe se me complico y paso a mayores, en el aeropuerto todos andan resfriados, agripados, sin voz, trabajar en un aeropuerto es peor que trabajar en un hospital, responde a un estado de ansiedad, de sentimiento de inseguridad, como si todos los miedos que la sociedad proyecta se uniesen en un síntoma. De alguna forma las enfermedades son resultados de heridas espirituales que no logran salir, por eso, a no ser que se trate de una infección, o un virus, todo cuerpo está hecho para funcionar. Hoy siento que el mío empieza a funcionar de nuevo. Cuando digo que no deja de impresionarme que todo el mundo se pase la vida hablando de enfermedades, ciática, vesícula, gripes, disfunción eréctil, es una forma de psicosis colectiva. Recuerdo una mañana de chica que uno de mi hermanos se abrió la quijada y daba de gritos, lo llevaron a la asistencia publica, seguía llorando, lo cosieron en punto cruz, seguía llorando, cuando le pregunto hoy que somos ya adultos, no sabe como responderme, piensa que posiblemente pensaba que se iba a morir, que lloraba de miedo. Lo que mas me gusta de cuando me enfermo es como todas las personas se vuelven médicos y me dan sus recetas, o las hay que se automedican, ya sea con pastillas antidepresivas, si, hay angustia, pastillas de tal cosa por si te duele el pecho, y chisguete de tal cual no se ni me acuerdo para los espolones o los dolores en las coyunturas. Nos hemos vuelto una sociedad consumista de remedios de todo tipo, desde las hierbas hasta las medicinas del mercado negro, es una industria milagrosa, para todo hay una medicina. Pienso que la cosa es diferente en las Europas en donde la gente es más centrada y acepta las enfermedades con mayor naturalidad y menos drama.

Si, indudablemente, escribo mejor cuando me enfermo.

3 comments:

  1. Yo creo que la enfermedad no esta preparada para perder una escritora maravillosa y por eso te inspira, te ayuda a crecer, y te “enseña” que como ella (la enfermedad) todo tiene un principio y tiene un final.
    Un besito marino

    ReplyDelete
  2. Pienso que cuando estas enferma escribes con más entrañas, corazón o hígado dependiendo del tema, sin embargo en todos tus escritos hay pasión por las palabras, es lo que más me gusta de tus relatos.

    ReplyDelete
  3. Vuestros comentarios han llegado en un momento muy acertado. Mi mejor amiga ha sufrido un derrame cerebral y yo no puedo estar a su lado, tengo a Mozzy para representarme y a mi padre que dice que acaba de avisarle, esta en cuidados intensivos en la Maison Sante, yo aquio orando, pidiendole a nuestro Padre Celestial que haga otro de sus milagros, que todavia no se lleve a uno de sus angeles, que su hijo la necesita.

    ReplyDelete