Sunday, July 25, 2010

Sentir... un poema de Robinson




Sol ha encontrado un amigo poeta que vive en tierras lejanas, no se conocen, pero han empezado a escribirse todos los dias, se han dado cuenta que son almas gemelas.




Sentir...

Siempre es muy poco
Siempre más te quiero
Siempre te extraño y ahora siento celos.

Siento celos de tu almohada,
Porque ella puede sostener tus sueños,
apreciar tus ilusiones
acariciar tus pensamientos…
puede acariciar tus cabellos y besarlos.

Siento celos de tu cobija,
Porque ella puede abrazar tu cuerpo,
sentir cada latido de tu corazón,
percibir tu calor
abrigar tus miedos y temores…

Siento celos del agua que cae del cielo cuando llueve,
del frío que te hace temblar
Porque se que ella es capaz de rozar
todos tus sentidos y provocarte escalofríos,
estremeciendo todo tu ser…

Siento celos del sol,
de su luz y calor.
Que al nacer en el horizonte cada mañana
y al perderse en el ocaso infinito cada tarde
te impregna de esa energía,
irradiando cada centímetro de tu cuerpo
inyectándote las venas de la fascinante inspiración que acaricia tu alma…

Siento celos de la razón de tu reír, suspirar y respirar.
Por provocar tu maravillosa sonrisa,
porque se que puede admirarla,
apreciar la mágica brisa
y ese aroma único que se desprende de tu ser,
cuando sonríes…

Siento celos de tu espejo,
Porque el tiene el fascinante poder
de encontrarse cada día con la luz que irradia
tus esplendidos ojos,
porque se que el puede descubrir extasiado
la infinita magia que se desprende de tu enigmática
y sublime mirada…
que me esta negada…

Siento celos de la luna,
por contemplarte de noche y velar tus sueños.
Porque es la causante de arrebatar tu fascinación
en medio de la constelación de estrellas que la acompañan,
robándote ese maravilloso suspiro que se desprende de ti
y se transforma en un inexplicable susurro de la noche…
que no quiero que ilumine tu dormir.

Siento celos de tu sombra,
que devora tu pasar tu cuerpo y tus huellas
Porque esta es recurrentemente
la eternal compañera que se fusiona contigo
y sigue incansablemente cada uno de tus pasos
en el esplendido universo de tu vida…

Siento celos del mar,
por acariciar tus pies con su espuma
y la arena por grabar tus huellas,
porque la vida es fascinación
y el mar ahora mi melancolía y angustia.

Siento celos de mi corazón
por no dejar de palpitar por ti…
Acaso ya mi cuerpo no me pertenece?

Aun pienso el porque estoy viviendo esta vida
Si ayer estuve muerto
y hoy me encuentro en tu guarida
Se que la muerte me quiere pero yo amo la vida
Y tengo razones para vivir ahora y siempre.



Poema de Robinson Vera Tello (Chile)

1 comment:

  1. Estos son los poemas que nos elevan el pensamiento y nos acarician el alma, los poemas que suavizan el dolor del mundo, de las guerras, del odio, estos son los poemas que nos deben inspirar para tener pedacitos de vida mas amables y felices!

    Un Besito Marino

    ReplyDelete