Wednesday, September 22, 2010

Las mil frazadas



Siento nervios, es una combinación de desesperación del cuerpo y el alma, de no saber qué hacer, por donde empezar. A la hora del almuerzo fui en busca del almacén dentro de la rampa, fui con un enviado angelical a recoger mil frazadas, sacarlas del almacén de American Airlines quien con tanta generosidad y eficiencia nos hizo la donación en menos de una semana. Tuve que ir a moverlas a la otra parte del aeropuerto porque ya estaban listas para ser recibidas y no podían quedarse estacionadas. Estoy corriendo porque tengo una reunión importante a la 1 PM y son más de las 12 del día. Es la primera vez que atravieso la rampa, el camino es largo, hace mucho calor y me siento abrumada de la emoción de haber recibido mil frazadas que el Centro Luz de Almas ha conseguido para los niños de Lampa en Puno, se me salen las lagrimas de tanta felicidad. Otro milagro en mi vida. Ahora tengo que ingeniármelas para ver como las empaco y las voy sacando. Mañana tengo que sacarlas de donde las he tenido que dejar por unas horas, tengo que hacerlo al amanecer, coordinar con un par de personas para que me ayuden a ir acomodando los paquetes; tengo que llegar unas horas mas temprano que de costumbre, y al salir de la oficina esta noche tengo que alquilar un camión grande en donde podamos organizarlas con orden y sistema, para que después mi esposo las lleve a otro almacén que he alquilado por unas cuantas semanas para después en Octubre meterlas dentro del contenedor que viajara por barco acompañado por los juguetes, peluches y otras donaciones de ropitas que espero lleguen antes de fines de Noviembre a Lima para que nuestros miembros empiecen sus labores de preparar las canastitas con los regalos.

Estoy imaginándome las canastas, las frazadas van al fondo, y encima un peluche hermoso, un par de botitas con el logo del Centro Luz de Almas, una ropita invernal, chocolates, un paneton, un libro, una caja de colores, tarros de leche, chocolates, galletas, algún juguete.

Desde el sillón de mi sala veo el cielo oscurecerse y siento que se me cierran los ojos. Hoy he caminado un poco mas que de costumbre, es miercoles 22 de Setiembre y solo faltan 4 días para que el Centro Luz de Almas cumpla solo tres meses de fundada, y hoy antes de cumplir los tres meses de arduo e incansable trabajo para los primeros mil hermanitos de Lampa, Puno me siento muy agradecida al ver como si se puede ayudar a los mas necesitados. “Pedid y recibiréis”. "Querer es poder".

Me imagino la carita feliz de una niña abriendo su canasta, abrazando su primer peluche, cubriéndose con su frazadita que es roja como la flor de la Navidad, saboreando un delicioso pedazo de pan dulce acompañado por una taza de chocolate caliente, mientras alguno de nuestros colaboradores les pregunta ¿Cómo te llamas? y le toma una foto.

Me imagino los ojitos ilusionados, las risas y las caritas de sorpresa. Visualizo esas imágenes de los poblados de Lampa, unos días antes de la Navidad. Solo quedan un poco menos de tres meses, todavía falta completar los mil peluches, tengo que seguir pidiendo ayuda, todos los días con el entusiasmo de la fe, con la fortaleza de la esperanza, es tarde y cierro los ojos, mi mente nunca descansa, vivo la historia de vidas humanas, de seres que padecen de extrema pobreza y me siento rota. Es mucho lo que tengo que hacer, no puedo dejar de pensar que el tiempo nos va ganando. Y pienso que afortunados somos aquellos que nacemos en un hogar en donde se come tres veces al día, en una casa con comodidades, en donde hay frazadas que abrigan en invierno, en cambio hay cientos de miles por no decir millones de habitantes que no nacieron con la misma fortuna y viven olvidados, ignorados.

Si al menos hubiésemos elegido nacer, todo tendría sentido, pero no puedo evitar, y menos no decirlo, que a veces me pregunto que culpa tienen esos pobres niñitos de haber nacido en la Puna, en un cerrito lejano, lejos del bullicio de las grandes ciudades del mundo, sin comodidades, viviendo en el 2010 ajenos a los adelantos, ignorantes, con hambre y el dolor de la muerte de sus hijos que no llegan a completar ni siquiera 60 meses de vida. Gentes que son tan indiferentes ante la cruda realidad de los desamparados.

Si, me siento nerviosa, ansiosa, apurada. Tengo una urgencia, tengo que recoger y acomodar mil frazadas para transportarlas a Puno. Imagino la lámpara de una chosita en Lampa, oigo a un recién nacido llorar de frío y de hambre y me desespero porque no estoy presente para ayudar y consolar a su madre. Me pongo a orar por todos ellos y mirando al cielo le doy las gracias a mi Padre Celestial porque siempre me manda Ángeles y todos los recursos para lograr nuestros objetivos. Ya logramos el primero, completamos MIL FRAZADAS. Con humildad y agradecimiento vuelvo a suspirar emocionada, entonces mi amiga Daylis me presenta a una nueva amiga, su nombre: Carmen Rosa (igual que mi abuela) su nacionalidad: peruana, no es una sino son dos las señales divinas, siento que mi abuelita me sonríe desde el cielo, comparte este primer logro, las mil frazadas para las mil canastas.

Son color rojo vino abuelita, suavecitas y abrigadoras, y los empleados de American Airlines me han dicho que van a reunirse para ver si pueden colectar juguetes y peluches para llenar las canastas. La mayoria son latinos y conocen las necesidades de nuestros hermanos pobres.

Es tarde y un relámpago me devuelve al mundo real. Tomo notas y escribo, escribo que escribo, escribo porque para mi escribir es vivir, es respirar, es orar, es darle gracias a Dios por otro día especial. Hoy es el dia de las mil frazadas.

2 comments:

  1. Princesa hermosa, esas maripositas en el estomago por las frazadas, son cosquillas que te hace Dios por ser tan comprometida con sus seres mas queridos!

    Un Besito Marino

    ReplyDelete
  2. Wooowwww... que historia, que emoción... y que dedicación... esas palabras realmente me hicieron largar unas lagrimas... Me emocionan estas obras de bien, de las cuales, algún día seré parte.

    UN saludo grande, Dios te bendiga y sigas con esas obras de bien.

    Fa!

    ReplyDelete