Thursday, September 30, 2010

Querido hijo


Otro pedacito de los Sapos no saben leer…

Querido hijo:

Me atrevo a escribir estas líneas porque se que nunca lees nada de lo que escribo, por muchas razones, una porque no lees en este hermoso idioma, dos porque siempre estas muy ocupado, tres porque me has dejado de hablar y no quieres saber nada de mi y no quieres leer ni siquiera mis cartas en Ingles o hablar conmigo por teléfono sin dejarme decirte todo lo que quisiera decirte, que te quiero, que me haces falta, que nunca pensé que ibas a estar tan alejado de mi por tanto tiempo, que jamás me imagine que fueras tan rencoroso y que no recapacitaras en que una madre es una madre, aunque un hijo sienta vergüenza de ella porque no luce como otras madres o porque es demasiado gorda, o porque le gusta contar chistes y cantar en las fiestas y eso a ti te avergüenza de tu madre. Igualmente voy a escribir esta carta porque tengo una necesidad muy grande de expresar de la única y mejor manera que sé mi desazón, es mas, es absolutamente la única manera que tengo de desahogar esta profunda pena que cada día me consume mas y porque ya estoy cansada de llorar.

Desgraciadamente la vida no es siempre justa ni una fiesta todo el tiempo, ni uno se siente perfectamente saludable todos los días, tampoco escogemos a nuestros padres y cuando somos jóvenes metemos a cada rato la pata porque no tenemos la sabiduría que te dan los golpes de la vida y la edad. Todos cuando somos jóvenes nos creemos poderosos y que nos comemos el mundo, sufrimos de arrogancia y vanidad porque creemos que la juventud no se nos va a acabar, sobre todo en estas épocas en donde se le da tanta importancia a la belleza física. En el colegio se nos prepara más o menos para salir adelante día a día, te enseñan a manejar y tienes que dar examen de manejo para sacar la licencia de conducir pero nadie te enseña a ser un buen padre o una buena madre, a reconocer el llanto de tu recién nacido, es el instinto maternal el que nos dice a las nuevas madres que nuestro bebito tiene hambre, tiene frío, tiene cansancio, tiene cólicos, o quiere que le cambien el pañal porque esta mojado. Ya te habrás dado cuenta que lo más importante nos toca aprenderlo por nuestra cuenta, y hay cosas como el sentido común con las que uno nace, tenerlo es como ser poseedor de un talento, y tu tienes el talento musical aunque muchos como tu propia madre no comprendan tu música. En el colegio aprendes matemáticas, literatura, historia, ciencias naturales y sociales que a la hora de los loros no sirven para mucho o para nada porque la verdad todo lo que aprendí en el colegio me sirvió para tener disciplina y responsabilidad pero lo más difícil, lo mas duro que es SER MADRE eso no te lo enseñan en ninguna parte y no todos tenemos la suerte de tener una buena madre, o una madre cariñosa y responsable, o unos padres que se preocupan de proveer a todos sus hijos de las necesidades básicas, de ver que no les falta nunca ni la comida, ni la ropa limpia, que vayan al colegio y que acaben los estudios, dejarlos desarrollar sus personalidades y talentos, y esa parte te la voy a dejar a ti, para que te pongas a pensar que tipo de madre fui yo, a quien acusas mortificadísimo de ser mejor hermana, mejor hija, mejor esposa, antes de haber sido una buena madre.

Durante toda mi vida, y tu sabes que te llevo dos décadas, tu ya tienes 36 y yo ya cumplí los 56, he trabajado muy duramente, empecé a trabajar a los 13 y nunca he dejado de hacerlo, para darme cuenta de que he ido aprendiendo casi todo lo que sé con sangre, sudor y lagrimas, yo no pude ir a la Universidad porque estaba muy ocupada criando a mis hijos y ayudando en la crianza de mis hermanos, motivo por el cual hoy en día tengo distanciamiento muy grande contigo y también con tu hermano y mis nietos, porque tu has envenenado el alma de tu hermano menor a quien le contaste algo que no tenias que habérle contado si hubieras tenido un poco de sentido común, humanidad, amor, caridad y sobre todo menos odio, egoismo y rencor en tu corazón, es fácil juzgar cuando uno no conoce las circunstancias y se que para ti ha sido muy duro aceptar que tu madre no fue la mujer que tu querías que fuera, porque piensas que he sido mejor hija, mejor hermana que madre, siempre has sentido que he repartido mi amor de madre en vez de habértelo entregado por completo a ti y a tu hermano menor. Antes de continuar con todo esto que tengo que decir, quiero decirte que no hay nadie en este mundo que quiera mas que a mis dos hijos y a mis dos nietos, pero que también quiero muchísimo a todos mis hermanos, a mis padres y por supuesto a mi esposo y a sus hijos y a mis íntimos amigos; siento que tengo suficiente amor para querer a todas las personas que mi Padre Celestial ha puesto en mi camino, pero ustedes mis dos hijos y mis dos nietos son y serán siempre MI PARAISO, aunque no quieran aceptarlo, verlo y reconocerlo porque están cegados por los celos y la rivalidad y porque posiblemente la vida todavía no los ha golpeado como a otras personas, todavía no saben lo que es atravesar por una fuerte enfermedad o tener responsabilidades mayores como las que tuve que afrontar a muy temprana edad, sola, sin dinero y sin apoyo de mis padres o de otras personas, porque cuando llegue a este país tenia solo 24 anos y la fuerza que mi Padre Celestial me enviaba día a día para poder cumplir con mi rol de madre, hija y hermana. Claro tu eras chico y no te puedes acordar de muchas cosas, pero cuando yo tenia veintitantos y treinta y tantos como tu mi vida no era nada similar a la que tu vives, mi vida siempre fue muy dura y sin embargo todavía podía cantar y contar chistes en las reuniones algo que a ti te avergonzaba, porque mi personalidad nunca ha sido de tu agrado, para ti hablo demasiado y soy muy dramática. No entiendes como puedo aceptar a mis padres que son tan inmaduros y tan irresponsables, no comprendes lo que es ser la hija mayor en un hogar de personas que sufren de bipolarismo y otros problemas o que son victimas también de hogares disfuncionales como la mayoría de los hogares de este siglo XXI.

Hijo adorado, porque te sigo queriendo con el mismo amor que sentí por ti la primera vez que te tuve entre mis brazos aunque parirte me dejo muy destruida porque fuiste un bebe muy grande. Desde pequeño fuiste muy especial pero yo te deje ser “tu”, te di libertad, fui contigo como yo hubiera querido que fueran mis padres conmigo. Me he dado de bruces muchas veces, a cada rato, me he equivocado mucho, tuve muchos trabajos, nos mudamos muchas veces, no fue fácil salir adelante en este país en donde me discriminaban por ser mujer, por ser latina, por ser obesa y por tantas cosas. Pero siempre me he levantado y he vuelto a empezar. Tuve muchos desengaños amorosos tratando de rehacer mi vida, mi libro de experiencias se iba llenando en un vano propósito de no caer en errores el día en que a mi me tocara educar a mis hijos, pero parece que no hice un buen trabajo, aunque los dos son dos hombres exitosos, aunque los dos viven bien, y viajan y tienen gran cultura y son dos hombres saludables, todo esta bien y me alegra solo que yo no estoy en la película, yo no salgo en la foto de sus vidas actuales, ahora yo estoy en la lista negra porque no pienso como ustedes, porque soy muy diferente en tantas cosas. Ustedes son agnosticos, ateos, se burlan de las personas creyentes.

Casi todo lo que he comprado en esta vida siempre viene con un manual de instrucciones, y solo hacia falta dedicarle horas y mucha paciencia y en la mayoría de los casos llegas a dominar el funcionamiento de la computadora, la cámara fotográfica, la televisión, el microondas, en fin todo viene con manual de operaciones o con una hoja de instrucciones, todo menos lo más importante en esta vida que es ser "madre" o "padre" para eso todavía no existe el manual de cómo ser la madre ideal, la buena madre, la madre perfecta. Desde el momento en que sientes ese pequeño ser en tu vientre comienzan las tribulaciones, unos días te sientes la mujer más dichosa de la tierra, capaz de enfrentar todos los desafíos, otros te preguntas si serás una buena madre, otro si serás capaz de darle todo lo que necesita, y no me refiero en el terreno material, otro si sabrás educarlo correctamente... pasan los meses y aquella realidad que sólo tu eres capaz de disfrutar, sale a la vida, comienza una nueva etapa en la que tienes que aprender a relacionarte con tu bebe, el manual de instrucciones brilla por su ausencia y los libros de auto ayuda en muchas ocasiones se quedan cortos, no todo sirve para todos los bebes...

Y contigo querido hijo la verdad que aprendí muchísimo pero jamás pensé que te ibas a alejar de mi vida por tanto tiempo y que te iba a perder por decirte como me sentía y por tener la valentía de contarte lo que me había sucedido en mi juventud.

Hoy recuerdo como cuando eras mi primogénito, un hermoso bebito, aprendí a descifrar tus diferentes llantos que expresaban diferentes necesidades, recuerdo que había días que derrotada deseaba que llegara ese momento en que pudieras contarme tus necesidades. No puedo decir que no sea una etapa preciosa, porque aunque no me comunicabas nada verbalmente fue la etapa más intensa de nuestra relación, dependías tanto de mis cuidados y además no cuestionabas constantemente mis actuaciones, yo era tu referente. El tiempo fue pasando, la transmisión de valores se me hizo más complicada, me preguntaba si eso era realmente lo que había que transmitir o sólo era nuestra verdad. Cuando tenias un poco mas de dos anitos tu padre decidió divorciarse y me vi sola con un hijo en mi vientre y contigo, después mi madre se divorcio de mi padre y mis tres hermanitos menores se quedaron sin ella, todo lo demás tu lo sabes, lo conoces y lo has vivido. No fue fácil ser la madre de mis dos hijos y ser la hermana madre de mis hermanos menores, pero hice lo mejor que podía. Tu piensas que yo siempre tuve preferencia por uno de mis hermanos, pero era porque yo sentía que era el que necesitaba mas cariño porque ustedes tenían otros dotes y talentos, y así fue, mira a tu hermano menor que es todo un triunfador, felizmente casado y con dos hijos maravillosos, y tu, mírate no te has casado pero te has dedicado a lo que mas te gusta y has viajado por todo el mundo, has descubierto que la cultura Hindú es la que mas te atrae y te volviste vegetariano desde muy joven y has seguido ese credo. Desde el primer día mostraste una personalidad fuera de serie, sabias lo que querías, y razonabas tus demandas, alguna vez razonando contigo he conseguido cambiar alguna conducta inadecuada o alguna postura egoísta, pero por lo general estabas bastante acertado.

Puedo entender como te sientes porque se como eres, se que te haces el duro pero en el fondo estas muy herido y muy dolido porque tu siempre has sentido que no te he dado la atención ni el amor que necesitabas, posiblemente en el fondo querías que fuera mas como la madre de tu amigo socio que lo llamaba a cada rato para saber si había comido, si había tomado su medicina, en fin yo nunca fui la madre sobre-protectora, todo lo contario te di libertad, independencia desde pequeño, y ahora estoy pagando el precio alto de no haber sido mas gallina con mis pollitos, sin embargo si fui gallina con mi madre y con mis hermanos, posiblemente porque sentía que ellos necesitaban eso. En fin ya el tiempo paso, superamos muchos obstáculos y si te pones a analizar y te dejas llevar por lo que sientes uno de estos días vas a darte cuenta que la vida es corta y que mañana me puedo morir y que mejor es estar en buenas relaciones con tus padres, aunque tus padres no sean exactamente esos padres que todos sonamos. Te lo digo yo que a pesar de no tener los mejores padres del mundo me he dado cuenta con el tiempo que ellos dieron lo mejor de si y que uno tiene que aceptar a las personas de la familia con sus defectos y cualidades. Mis padres, tus abuelos, empezaron muy temprano, yo fui hija de dos niños, tampoco tuve la culpa de ser la hija mayor de un par de jovencitos irresponsables e inmaduros que no tenían que haberse llenado de hijos, pero esa es otra carta.

Perdóname por no haber sido la madre que merecías. Perdóname por no haberme quedado callada. Perdóname porque no soy “Picture-perfect”. Quiero que sepas que mi puerta esta siempre abierta, que todos los días pienso que HOY me vas a volver a llamar y me vas a decir de nuevo las dos palabras mágicas que me decías cuando eras niño y llegaba cansada de trabajar, abría la puerta y venias corriendo estirándome los brazos y me decías: “Hola mama” y en ese mismo instante me sentía la mujer mas feliz del mundo, porque llegaba a casa en donde mis dos hijitos maravillosos me esperaban para que los llevara a comer al restaurante de la esquina o para que les preparara un plato de comida”.

Hijo no te demores mucho, mira que el tiempo pasa y estamos en esta vida prestados. Ojala algún día comprendas que no vale la pena vivir tan separados.

Tu madre que te adora y que no es feliz desde el día que dejaste de hablarle y que le pide a Dios todos los días para que regreses a tu hoguera, a tu hogar.







.

No comments:

Post a Comment