Wednesday, November 17, 2010

Trato de dormir


Trato de dormir, cierro los ojos pero no puedo mantenerlos cerrados por mucho rato, hace días que me siento mareada y se que no estoy sugestionada porque conozco mi cuerpo, o eso era lo que creía. Me levanto descalza (me han dicho que caminar sin zapatos en la loza fría te baja la presión, no se si es uno de los tantos remedios caseros, pero toda la vida me ha fascinado caminar descalza); sin encender la luz porque no quiero despertar a mi leal y maravilloso esposo que tiene varios días durmiendo con un solo ojo, vigilándome, cuidándome y sin dejarme sola ya que se preocupa mucho cuando no hago bulla, no se acostumbra a verme enferma, callada, sin color en mis mejillas, ojerosa y despeinada, añora mi voz, mis largas conversaciones, mis bromas, mis abrazos.

Me siento en la sala y empiezo a orar, le pido a mi Padre Celestial me ilumine, que me cubra con su manto de sanación, que me mande muchos Ángeles para que me arranquen del alma, de la mente, del cuerpo todas esas sensaciones incontrolables, respiro profundamente y me repito constantemente que estoy bien, que soy saludable, que todo lo que estoy viviendo es pasajero, que estoy teniendo reajustes en mi cuerpo y todo toma tiempo, pero voy a volver a sentirme bien y recuperar la expresión de bienestar. Me quedo largo rato sentada pensando, pongo música con poco volumen porque no quiero despertar a mi cansado esposo, y de repente una canción me transporta al año 1964, me invaden los sabores fuertes de mi infancia feliz, imágenes de mi amada Miraflores, los fines de semana invernales en Chosica y Chaclacayo, los veranos en el Club Regatas y otras veces en la Herradura, la llegada de Abril y el comienzo de otro año escolar, la espera en el muro de la entrada de la quinta de nuestra casita de Toribio Pacheco en donde esperaba la camioneta de la Sra. Rospigliosi que nos recogía todos los días para llevarnos al colegio en una "combi" volkwagon tipo microbus de aquellos dias con adolescentes bulliciosas, mis conversaciones diarias con quien por aquellos días era mi heroína (y hoy todavía lo sigue siendo), mi amiga Charo G. que estaba en Cuarto de Secundaria cuando yo estaba en Cuarto de Primaria, Charo con la que compartia la misma fecha de nacimiento, con su uniforme azul impecable y yo feliz de tener amigas “mayores” porque siempre fui tan agrandada. Generalmente ella se subía en su ómnibus del colegio antes, también era un colegio de monjitas, por aquellos días estaba en amores con el chico mas guapo del barrio, hacían una pareja linda, parecían Barbie y Ken. Dios me la puso de nuevo en mi camino hace unos meses y fue uno de los reencuentros mas felices de mi vida, no solo con ella sino con otras mujeres maravillosas como son sus hermanas y su grupo de amigas todas excepcionales y ese viaje a Lima me dejo llena de recuerdos felices e inolvidables.


Hace un rato la misma Charo me ha llamado por teléfono preocupada por mi salud, sus palabras han acariciado mi alma, me ha dicho todo lo que necesitaba oír, ese dicho que dice “échate en la cama y veras quien te ama” es tan cierto, en estos días he recibido visitas, cartas, mensajes, llamadas de quienes verdaderamente me aman, aprecian, valoran, etc., y nunca había sentido tan cerca de mi a mis padres que siento que por primera vez están verdaderamente preocupados por mi salud. La maravilla del Skype me hace poder ver y oír a mis seres mas queridos, Facebook, mi BLOG, mis direcciones de email, los celulares, cuando las personas te quieren encontrar lo hacen, estés sana o enferma, pero que bonito se siente cuando sabes que hay personas que te piensan, que rezan por ti, que se preocupan con sinceridad y que cumplen con ese mandamiento tan importante de visitar a los enfermos. ( Nota: Se que no es un mandamiento pero para mi siempre ha sido uno de los míos, como el de vestir al desnudo, dar de comer al hambriento, visitar a los presos, no olvidarse de los ancianos, enterrar a los muertos, y el mas importante de todos “amar a tu prójimo como a ti mismo”

De repente me visita la imagen de mis hermanitos corriendo olas en sus tablas, con sus rulos dorados y sus cuerpos perfectos saliendo de las aguas del Waikiki cubiertos de espuma luciendo como dioses griegos y las chicas suspirando. La bodega de la esquina en donde todos los días me compraba un sublime y una coca cola a la llegada del colegio y a mi mami le compraba sus cigarros LM (en esa época los niños podíamos comprar los cigarros para nuestros padres). Los sábados me gastaba toda mi propina en “comic books” costaban 3 soles y tenia colección de la Mujer Maravilla (Marvila) Superman, Susy Secretos del Corazón y La pequeña Lulu, años mas tarde compraba Condorito y Mafalda y desde que entre en Primero de Secundaria y hasta la fecha no he dejado de comprar “Vanidades” (soy revistera por naturaleza), es mas, Corin Tellado es posiblemente la causante de que me guste tanto escribir y cuando era chica me devoraba sus “novelitas” y me convertía en la protagonista de cada una de sus historias de amor. Ah me olvidaba de los cancioneros con las letras de las canciones de aquellos días, “mi limón, mi limonero, entero me gusta mas” y “La felicidad, ja,ja,ja” “Hoy corte una flor, y llovía, llovía” Leo Dan, Leonardo Favio, Julio Iglesias, “Mary es mi amor, solo con ella tengo la felicidad”, y los “Beatles” con su “Yesterday y Michelle” siguen siendo mis preferidos 46 años después… y me acuerdo de las letras que en esos días me gustaba cantar trepada en un árbol, meciéndome de un columpio, o en el malecón.

Y sentada frente al librero he regresado a mi infancia, he vuelto a leer “El Principito por séptima vez, encuentro que me gusta leer la Biblia, me sigue fascinando Oscar Wilde y “El retrato de Dorian Grey” y cuando me quiero reír a carcajadas vuelvo a leer a “Sofocleto”, después me pongo a leer el BLOG de varios de mis amigos escritores/lectores como mi adorado y admirado Fernando López Peralta de Panamá, mi querida Tita la mas bonita en Colombia y Rober en Argentina, al Gran Lobo en España, la Gaceta de Medianoche, Lidia la poeta argentina, los escritos fascinantes de Kramen, los poemas del alma de Robinson desde Chile y tantos otros que no menciono pero que cuando puedo visito.

Tengo varios libros sin estrenar, me muero de ganas de encontrar las horas para poder leerlos pero tengo otros proyectos que tienen prioridad y van a tener que esperarme unos meses más… Quiero leer a Mario Vargas Llosa, re-leer a Rubén Darío, Isabel Allende y por otra parte tengo que terminar de mover, editar, limpiar, darle ritmo a mi libro “Los sapos no saben leer” y publicarlo, repetirme y recordarme que escribo para aliviar el hambre en el mundo.

No deja de sorprenderme la falta de interés de las personas en general por la lectura, cuando leer es lo que nos da más cultura, además de tantas otras gratificaciones que son invisibles pero tan maravillosas.

Uff!! Me siento como nueva, que falta me hacia escribir… catarsis, eliminación, limpieza, poner tu mente a soñar, a recordar, porque como dice la canción, “recordar es vivir” sobre todo cuando los recuerdos son lindos.

Y creo que en eso no estoy sola, que hay muchos que piensan y sienten como yo. Hasta la próxima mis queridos lectores.

2 comments:

  1. Te voy a contar cositas mías, es que acabo de leer tu comentario de ayer, y me halaga mucho, entonces mira siempre me visto de blanco, nunca me maquillo, salvo cuando trabajo de payasa, por principio no digo groserías, en lo posible aplico esa máxima oriental que dice: "soy responsable de la felicidad de los que están a mi lado por el tiempo que estén a mi lado".

    Todo esto para que entretengas el insomnio y de pronto hasta te duermes!!!

    Un Besito Marino

    ReplyDelete
  2. No poder dormir te deja agotada por días, semanas y meses! hace mucho tiempo aprendí que aunque parezca increíble el café me funciona de maravillas para cuando quiero dormir! pero no lo es para todos, entonces rezo, pienso en mis padres, miro a mi hijita, me levanto, camino un poco, regreso y me alcanza la compañía de mi reciente cachorrito me paro frente a la ventana, y me mira como preguntándome.. qué haces levantada? lo cargo, me mira, bosteza y de pronto ya necesito regresar a dormir. Doy vueltas y vueltas y pienso para responderme a mí misma, intenta dormir, trata de dormir, mañana será un día difícil, duerme, nada.... empieza a amanecer, los pajaritos cantan y se oye a lo lejos el silbato del tren, si !!! el tren que viene con minerales de la sierra, el que se va al terminal marítimo, en la madrugada todo ruido se escucha al lado, insisto y me digo, duermeEEE !!! y de pronto ya no recuerdo nada más que el ruido del despertador y mis ojeras que me dicen la mala noche que pasé... hoy será diferente, será mejor y dormiré tranquila.

    ReplyDelete