Friday, February 4, 2011

Herrmosa carta de consuelo


Han pasado 36 dias y sigo muy triste desde la partida de mi madrecita. Estoy guardando las cartas y mensajes que he recibido y encuentro esta que es muy especial la quiero compartir en Los pedacitos de mi vida... es de una de las mujeres que mas admiro en la vida.

Mariangeles querida:

Lamento tu dolor y siento ganas de darte el abrazo que este momento expresaría más que unas líneas en tu pantalla. Muchos sabemos lo que sientes porque lo vivimos en carne propia.

Siempre he pensado que fue mejor que mi madre se fuera al cielo de las mujeres buenas antes que yo muriese. Mi muerte hubiese destrozado su vida, en vida. Eso sí que es terrible.

Ya sabes que era yo la única hija de mi madre y que con ella compartí el mismo techo y los mismos rincones de aquella casa, a lo largo de toda mi vida de niña, adolescente, mujer, casada, madre, divorciada; toda mi vida hasta aquel día en que dejó una sombra de ausencia en aquella habitación de la que, sola a falta de hermanos, limpié y de la cual retiré todas su cosas con enorme esfuerzo y la energía sobrenatural que nosotras comprendemos bien.

Tú y yo sabemos que los ángeles son y están. Ellos hicieron posible que yo no sintiera el vacío devastador propio de esos momentos.

Me acompañaron, me dieron fortaleza, me permitieron aceptar su partida celebrando su vida junto a la mía, borraron pensamientos tristes.

Y esa certeza de que nadie me querría como ella nunca más, me la dejaron experimentar con la dulzura alegre de dar gracias por haberla tenido, de haberme permitido, a través de ella, recibir el amor más parecido al amor de Dios.

Ahora tienes un nuevo Ángel, Mary. Un Ángel muy especial para contigo que estará mucho más cerca y que antes, permanentemente, a toda hora, para ti y todo lo que lo necesites.

No dudes, recuerda que hemos vivido la experiencia que otros dudan y nosotros reconocemos tan bien, aunque ello resulte una antitesis de toda racionalidad.

Recuerda que debes pedirles que sanen tu tristeza y llenen los vacíos de tu corazón. Ellos lo saben, pero pide.

Te quiero mucho, Mariangeles.

Dios está.

Ana Raquel

2 comments:

  1. Sin palabras ! siempre tan acertada en sus palabras, siempre tan llena de energía blanca y pura que nos hace llegar de la forma más sencilla y a la vez fuerte y sanadora ! ejemplo de mujer : Ana Raquel Ch.

    ReplyDelete
  2. Mariángeles, me llegó mucho esta carta. Mi mamá está enferma y siento que es la etapa de nuestra despedida.
    Trato de que en estos días, las muestras de afecto y cariño entre las dos sean tantas, que queden en mi memoria para siempre.
    Por eso, disfruto mucho nuestros abrazos fuertes y besos.
    Te mando un abrazo fuerte.

    ReplyDelete