Wednesday, February 2, 2011

La historia de los caramelos


Hace exactamente 12 meses escribi esta nota sobre la caramelos... mi hermano Michael me hizo un comentario cuando nos volvimos a reunir los seis hermanos y hacerle una despedida a las cenizas de mi nuestra madre.

Me dijo: "Se le acabaron los caramelos" y rompio en llanto.

Aqui la vuelvo a publicar:

En estos días ando abrumada. Tengo una lista enorme de pendientes y las mejores intenciones de ir eliminando renglones uno a uno. Hace una semana que no tengo acceso a mi computadora en casa así que hoy estoy usando una prestada para poder escribir en mi BLOG. He dejado muchas cosas durmiendo… traducciones, quiero escribir pero al mismo tiempo siento que no es el momento porque me siento invadida de nostalgias y recuerdos, entonces prefiero callar.

Abro muchos libros porque me gusta leer pero no tengo la tranquilidad para concentrarme y olvidarme de todo lo que me rodea para transformarme y transportarme al mágico mundo de la literatura. Estoy saliendo de un ciclo emocional invernal y huracanado, mis prioridades pasaron a un ultimo plano pero tuve que dejarlas estacionadas, así es la vida, no siempre podemos controlar lo que nos rodea. Hoy simple y llanamente quiero dejar a mis dedos expresar lo que mi mente cubierta por espesa neblina teme descubrir, el no saber qué hacer con mi realidad, mi contorno, casi siempre indiferente, si, escandalosamente indiferente o ignorante ante mis preocupaciones que son muchas, pero ninguna mía, mis penas y angustias.

Hoy me repito que quiero ser luz en el camino de mi vida, que tengo que cuidar y valorar el tiempo que me queda por vivir, leí un escrito que hablaba de una bolsa llena de caramelos, cada uno representaba lo que es la vida terrenal, el tiempo, pensé que cuando nacemos todos nacemos con una bolsa llena de caramelos, algunos tienen 75, otros 25, otros los longevos tienen 100, los caramelos representan los anos de nuestras vidas, las etapas, cuando somos jóvenes somos golosos e incautos y nos comemos casi toda la bolsa sin darnos cuenta de que estamos "desperdiciando" nuestros caramelos... y un día cuando ya estamos en las puertas de la tercera edad nos damos cuenta que nos quedan muy poquitos en la bolsa y empezamos a cuidarlos como si fueran pepitas de oro o brillantes, porque sabemos que tenemos los días contados y queremos aferrarnos a esta vida terrenal, entonces nos arrepentimos de nuestros errores y nos damos cuenta de lo que verdaderamente importa, pero ya estamos viejos, enfermos, cansados, muchos amargados e infelices.

Hoy quiero decirle “te quiero” a todas las personas que quiero, amo, valoro y aprecio, decirles cuanto y como agradezco sus presencias en mi vida. Hoy quiero ser la alegría del grupo, hacer reír. Hoy quiero abrazar a mis amigas, abrazarlas fuertemente y susurrarles al oído que son mujeres valerosas y maravillosas. Hoy quiero ser un ramo de flores, quiero ser la esperanza de las personas que no encuentran empleo, quiero ser un plato de sopa bien caliente y reconfortante, quiero ser la novia enamorada, la madre que recibe a su recién nacido y siente esa felicidad indescriptible de la maternidad, quiero abrir puertas y curar heridas.

Hoy quiero saber que hay lectores en el mundo que se identifican con mi alma vieja, que se dan cuenta de que tenemos varios tipos de edad, la edad biológica o cronológica, la edad mental, la edad física, la edad espiritual. Tú puedes tener 50 pero lucir de 40 con la madurez de 70 y la ilusión de los 20. De que sirve tener un carro de lujo, carísimo y brillante si no tiene gasolina?

Son cosas que pienso cuando estoy acompañada en mi soledad, porque con el tiempo he aprendido que tenemos que gustar de nuestra compañía, que cuando ya sabes que tienes unos pocos caramelos en tu bolsa debes de ser cauteloso en todo lo que hagas en cada segundo de tu vida, disfrutar cada amanecer, cada gota de lluvia, los días fríos así como los de mucho calor, no desperdiciar tu tiempo sufriendo por recuerdos de un pasado tormentoso y traumático, no malgastar esos caramelos que te deben de saber a gloria.

Con el tiempo uno aprende que todo tiene su momento en la vida y que debemos de saber balancear nuestras vidas, el secreto es encontrar que la vida es tan complicada como tu quieras tenerla de complicada, que el 98% del tiempo nos preocupamos por cosas que no deberían de preocuparnos y hacemos mal uso de nuestros caramelos.

Se necesita una enorme frivolidad, frialdad, vaciedad, materialismo, ignorancia, insensibilidad, desamor, para no comprender que estamos en esta vida terrenal para dejarnos vencer por las fuerzas del mal, de la oscuridad, del pecado, para justificar que cuando nos llega la muerte es el final. Si hay tantas maravillas, solo tenemos que buscarlas, nos rodean. Respira profundamente, cierra los ojos, llama a tus Angeles. "Pedid y recibireis"

No se porque me siento tan cerca de las personas que tengo lejos, y tan lejos de las personas que tengo cerca. Hoy quiero tener alas para volar y llegar hasta la cueva en donde deje sembrados los sueños de mi juventud lejana, los caramelos que no chupe ni supe saborear con calma sino que devore con la inmadurez de mi golpeada infancia.

“Nada pudo contra ti” “No has cambiado” “Sigues igual” fueron sus palabras, después se fue y me dejo con el sabor dulce de lo que pudo ser pero que por miedo a atorarse no quiso compartir conmigo sus caramelos. Y cuando nos volvimos a encontar me di cuenta que solo le quedaban un par de caramelos.

Hoy quiero ser amnesia, quiero ser perdón, quiero olvidar las ofensas y perdonar a todos aquellos que pisaron mis caramelos, a los que me los robaron cuando tenia la bolsa llena. Hoy quiero ser libre para sentarme en las orillas de mi playa y jugar con la arena, escribir con mis dedos que estoy saboreando y disfrutando los mejores caramelos.

No comments:

Post a Comment