Sunday, February 20, 2011

Luna redonda


La luna redonda me tiene fascinada, ilumina con su luz de romance de fin de semana y me despierta la inquietud de querer llegar a casa a prender las velas, preparar una deliciosa cena, poner el mantel de fiesta, abrir una botella de vino y brindar por la vida escuchando una de mis canciones favoritas cantadas por John Denver. Me hace recordar tantos momentos felices. "Sunshine makes me happy"...

Me alegra saber que el lunes es feriado (dia de los presidentes)en Estados Unidos y no tengo que ir al aeropuerto, que es uno de esos lugares que nunca cierra, que nunca duerme, como los hospitales y los Walmart que funcionan 24 horas. Alguna vez se han puesto a pensar que diferentes son las personas que trabajan cuando el resto del mundo duerme? en esos lugares en donde la noche nunca es oscura y donde suena música los 365 días en cada una de sus 24 horas... la vida sigue... la rutina... el tiempo que avanza pero siempre hacia adelante, sin retroceso, los seres humanos no tenemos marcha atras...

Cambio el fondo musical, busco el sonido del saxo, muchas veces prefiero la armonia de las orquestas y me fascina oir un piano acariciado por dedos artisticos como los de algunos grandes pianistas como Ferrante y Teascher.

Cortando cebollas, ajos, apio, aceitunas, voy a preparar una cena inolvidable y mientras cocino voy bailando con las cucharas de palo y el recuerdo de las voces de mi madre y mi abuela retumban en las paredes de mi memoria en armonía pausada, lenta y elegante, no puedo evitarlo y empiezo a llorar, con ellas aprendi a cocinar desde temprana edad, a cantar, a escribir, a expresar todo lo que siento. Suena mi celular y es mi hermana desde California que me llama preocupada por mi salud, me adivina, sabe como soy, sabe como me siento. Me dice que me quiere mucho y oirla me reconforta mucho.

Abro la puerta del patio, arreglo un florero, me siento unos minutos mientras el fuego lento va cocinado el aguadito de pollo con mucho culantro que dicen que me queda muy sabroso. Estiro mis dos brazos y por unos momentos creo que puedo tocar la luna llena que parece que esta a poquitos metros y al alcance de mis dedos. Ese cielo despejado y casi sin estrellas que nos mira con aires de trascendencia e infinitud. El aeropuerto nunca duerme y yo duermo muy poco y tengo que hacer algo al respecto, tengo que tomarme unas medicinas y me cuesta trabajo acostumbrarme, nunca he sido asidua a ninguna pastilla, escuche un comentario en una pelicula el otro dia en que el protagonista contaba que de joven habia ingerido 120 pastillas de aspirina y que no logro suicidarse pero que despues jamas habia vuelto a tener un dolor de cabeza. El doctor me pregunto si alguna vez habia tratado de quitarme la vida o si me habia tratado de lastimar el cuerpo y una cantidad de preguntas que me dejaron pensando. No fue mi respuesta. Amo la vida, la agradezco todos los dias, amo a Dios y respeto las pruebas de la vida, todos tenemos que pasar por diferentes eventos en su momento, nacer, enfermarse, morir, perder a los seres queridos, separarse, es parte del proceso.

Es corta la vida y conforme mas viejos nos ponemos mas rapido se nos pasa el tiempo. El tiempo que no conoce las paredes de la piedad.

Hoy hice muchas cosas en casa para no pensar, para no sentirme triste, para mantenerme ocupada y buscarle a la vida esos motivos que te mantienen alerta, ilusionada, viva. Tengo tanto por hacer...

No dejo de maravillarme ante todos los milagros de cada instante.

1 comment:

  1. Para milagros tu, para mi eres un milagro de amor y entrega sin limites, un milagro de las ilusiones que no paran de soñar, un milagro de amor, y claro la luna se vuelve tu alcahueta!

    Un Besito marino

    ReplyDelete