Thursday, April 28, 2011

La felicidad de las abuelas y abuelos







Mientras esperaba mi turno en la consulta del doctor, me puse a leer una revista con una seria de articulos sobre la salud. El primero hablaba de como sentirse feliz,y me puse a pensar lo importante que es sentirse bien, despues de los cincuenta a uno le empiezan a doler los huesos, se te sube la presion arterial, te salen venitas y verrugas, y desde mucho antes las canas y las arrugas...

Mientras miraba el reloj y marcaba las dos de la tarde, me puse a pensar en mis nietos y en la felicidad tan grande que sentimos las abuelas. Tuve que contener el llanto porque me hacen falta y hace tiempo que no puedo cuidarlos por problemas de salud.

Quiero recordar lo que decia el articulo... y plasmarlo en el papel. Encontrar la formula personal para ser feliz y compartirla.

¿Cuál es su definición de la felicidad? ¿Qué te hace feliz y por cuánto tiempo? Son preguntas que han acompañado al ser humano desde el principio de los tiempos. Mucha gente cree que va a encontrar la felicidad "afuera" y no "por dentro:

Lo cierto es que creemos saber qué es la felicidad pero nos resulta muy difícil definirla, posiblemente porque la felicidad es un dilema, una fantasia, un estado momentario. Mi tia Gata decia que la felicidad venia en pedacitos de quince minutos.

Si pensamos que poseer cosas materiales nos va a satisfacer y dar felicidad, nos damos cuenta que una vez que obtenemos lo que queriamos, ya deja de ser importante.

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard ha tratado de responder algunas preguntas sobre la felicidad, pero el el primer paso ha sido intentar definirla.

"Debemos entender que no ser feliz siempre es la regla, la norma. Nadie es feliz todo el tiempo, no es algo que sea natural en el humano así que no lo debemos ver como un problema que tenemos que resolver. El ser humano trata de llegar a un estado de comodidad, tranquilidad, gratificacion y de paz, pero allí tampoco encuentran la felicidad".

Para los científicos, la felicidad es una emoción, como el miedo. Para llegar a sentir esa emoción caminamos por sendas distintas aunque al final todos sintamos la misma sensación de felicidad que logramos reconocer mejor que describirla.

Hay un patrón muy curioso en el ser humano, no sólo todos llegamos por caminos distintos a la felicidad sino que tendemos a hacernos expectativas irreales al respecto.

"Toda mi vida pensé que el matrimonio me traería la felicidad. Nunca soñaba con una pareja específica sino en el hecho de formar un hogar y tener hijos y todo eso. Quizás por crearme expectativas tan altas es que no logré ser feliz en mi matrimonio", me dijo una amiga el otro dia. "Nunca pensé que lo que más me haría feliz en la vida resultaría ¡ser abuela!", y me abrazo emocionadisima y hasta sorprendida. Y es que la felicidad muchas veces nos toma de sorpresa.

"Hemos notado que cuando una persona quiere algo que piensa lo va a hacer feliz, para nombrar dos ejemplos, unas vacaciones en Grecia, o en Italia, o conquistar al hombre guapo y bien formado que conoció en el gimnasio, suele buscar información o imaginar lo que podría ser en vez de consultarlo con personas similares que han estado en la misma situación. Si tiene un amigo, o alguien de su misma edad y de gustos similares que visitó Grecia o Italia pregúntele sobre su experiencia, así irá mejor preparado y no tendrá expectativas difíciles de llenar".

El romance es uno de los ejemplos más notorios. De acuerdo con los psicólogos, la mayoría de las parejas fracasan porque se han creado una idea extraordinaria sobre la felicidad que obtendrán del hombre o de la mujer que los enamoró. Alli se mezclan nuestras culturas de esperar al principe azul, si las parejas fueran sinceras desde el principio, si se conocieran antes de meterse en la cama y dejarse llevar por las hormonas y la lujuria para darse cuenta que una cosa es llevarse bien en la came, pero mas importante es llevarse bien fuera de ella, durante las horas de convivencia, conocerse las manias, las costumbres, ser amigos, saber compartir las obligaciones y las exigencias de la vida cotidiana. Convivir es dificil, no solo en los matrimonios, en cualquier tipo de convivencia hay conflictos, en los trabajos, en los paises, en el mundo... los seres humanos somos muy complejos y complicados.

El problema o mejor dicho la realidd es que muchas veces esperamos demasiado de la felicidad y por eso sentimos que no es tanto como parecía, la felicidad es lo que nos hace sentir bien y para eso no hay que irse a Grecia, a Miami, a Lima o a París, un simple baño de agua caliente escuchando tu canción favorita puede ser un momento de felicidad extrema. o tomarte un vaso de leche fria con galletitas Oreo, o recibir un fuerte abrazo de tu nieto o nieta y que te de un beso muy fuerte y te diga "abuelita te quiero mucho, mucho, geande, grande" y al recordar la mirada de mi abuela, sus ojos sonrientes, sus manos que me acariciaban, me doy cuenta de que mi abuela era feliz con sus nietos que eran su paraiso, como para mi son los mios.

Los científicos se han puesto de acuerdo. Para ellos, la felicidad es una emoción que crea el cerebro cuando satisfacemos ciertos gustos muy particulares. Además, el cerebro tiene métodos para mantenernos equilibrados en los momentos en que no somos felices. La materia gris recurre a muchas artimañas para que no nos sintamos muy infelices en los malos tiempos, especialmente cuando algo que soñamos nos haría feliz resultó ser un error espectacular.

"Encontramos que las personas sanas utilizan recursos de adaptación para explicarse lo ocurrido y encontrar el lado positivo a las cosas, es lo que conocemos como racionalización. Es nuestra arma y nos saca de los momentos más duros. La gente tiende a ver las cosas diferentes al notar que no ha conseguido lo que quería. La mujer sale con el hpmbre guapo del gimnasio y se enamora pero él la abandona por otra, entre lágrimas encontrará consuelo en excusas, pero si le hubiera preguntado a cualquier otra persona, tal vez no hubiera salido con un conocido mujeriego y se hubiera evitado el dolor de la ruptura.

Y por fin me llamaron, me pesaron (he rebajado unos cuantos kilos, que felicidad) tengo que rebajar muchos mas... la presion arterial estaba controlada... parece que tengo que regresar a la oficina el lunes. Sigo muy triste porque he tenido muchas partidas, en cuatro meses he perdido a mi madre, a mi gata, a mi amiga de la infancia. Mi hermana me llama y me repite que tengo que ser fuerte,me habla con sabiduria, respeto y amor. La oigo.

Salgo de la oficina del doctor, una enfermera me regala la mejor sonrisa, se ilumina el elevador con esa actitud tan positiva y amable, es rubia, parece un angel, le digo "que linda sonrisa" y ella me contesta que esta feliz porque acaba de ser abuela.

La felicidad se siente "por dentro" es como la belleza, como el talento, como el amor, como los pensamientos y los sentimientos, como todo lo esencial que es invisible.

El escritor aseguraba que no existe la fórmula de la felicidad pero que ayuda mucho ser un poco más real y no crear expectativas muy altas. "Desarrolle su propio concepto de felicidad y no se sumerja en el mundo que le venden los comerciales y la publicidad mundial. Encontramos que la felicidad se encuentra en la familia y los amigos y no en objetos ni en sueños inalcanzables".

2 comments:

  1. Princesa la etapa de las abuelitas es la de: Maduras y atractivas y eso eres tu!

    Un Besito marino

    ReplyDelete
  2. Tita querida no sabes cuanto valoro y agradezco tus maravillosos y alentadores comentarios, tu presencia en mi vida. Un fuerte abrazo maestra amiga. Te quiero mucho sin medir distancias.

    ReplyDelete