Wednesday, May 18, 2011

Tres dias trabajando


Quiero decir que desde hace tres dias estoy de regreso a mi trabajo en el aeropuerto, y como he tenido que ponerme al dia porque estuve fuera de mi oficina siete largas semanas, con descanso medico, me siento agotada pero contenta y sobre todo tranquila porque en tres dias me he puesto "como dicen" al dia. Me siento inflada como un pavo real orgullosa del fruto de mi labor, como cuando era chica y me ganaba las medallas de excelencia y los diplomas por ser aplicada, que feliz me sentia de saber lo orgullosa y feliz que se ia a poner mi abuelita Carmen Rosa con mi libreta que marcaba 20, 20, 20.

Papeles, muchos papeles, sobres por abrir, facturas por pagar, reportes que preparar, llamadas por contestar, incendios que apagar, problemas por resolver, preguntas de los curiosos, muchos chismosos, noticias buenas y de las otras.

Y hablando de novedades y chismes, saliendo de la oficina me dan una terrible noticia, uno de mis amigos, uno que trabajaba de maletero desde siempre en la Terminal G, perdio su trabajo, se desespero, sabe Dios que problemas tendria en su vida. Me dijero que se quito la vida, que se colgo usando una media. Era muy amigo de mi esposo, era su tocayo, en el camino a casa a pesar del trafico de la tarde y de la lluvia, mi companero de toda una vida se quedo callado por la fuerte impresion. Julio era alegre, era servicial, era muy querido por todos. Julio necesita mucha oracion y estamos desde hace horas por su alma orando.

Y alguien me pregunta de que voy a escribir hoy dia y la verdad no tenia la menor idea, porque estoy agotada, porque estoy despierta desde las 4 de la madrugada y no he parado en todo el dia, llegue a casa y estuve en el Skype hablando con una gran amiga de la infancia y juventud, otro angel vestido de mujer que Dios ha vuelto a poner en mi camino y que llega a mi vida ofreciendo ayuda y comida para los pobres, otra mujer extraordinaria, franca, honesta y sobre todo amorosa y trabajadora, una excelente repostera, famosa y viajera, de jovencita era preciosa y ahora que ya es una senora sigue siendo linda, pero mas preciosa, estaba vestida de blanco y al volverla a oir era como si el tiempo no hubiera pasado. Que mirada tan dulce, que sencilla, que bondad la que recibia en cada una de sus palabras, que humildad, que elegancia, como muchas de mis companeras de colegio, mujeres ejemplares, grandes trabajadoras. Mi amiga se llama Viri, me imagino que su nombre de pila es Elvira, pero siempre le han dicho Viri.

Por alli dicen que el trabajo dignifica, a mi siempre me a fascinado trabajar, como las hormigas, barrer como la cucarachita Martina, ser como Dora la Exploradora, bailar como Isadora, cantar como Barbra o la Celine, escribir como dice mi padre como Maria Parchas Chozas, ser Dulcinea y vivir buscando a mi Quijote.

El trabajo dignifica significa que puedes ganar algo por tu propio esfuerzo, no necesitas NUNCA que nadie te lo regale, ni vivir de la caridad ni vivir de los favores. El trabajo te hace independiente, libre, seguro, alegre, feliz, te cansa y duermes y descaansas bien bonito. Me encanta el final de un dia productivo.

El trabajar significa que puedes valerte por ti mismo porque tienes dones, salud, cualidades, capacidades, buena actitud y sobre todo porque no eres amigo de la pereza que es la madre de todos los vicios.


El trabajo significa que puedes ganarte los frijoles, el pan de cada dia, significa que si tu te lo ganaste, sientes y varolas tu sueldo, tu "salario" porque realmente te lo mereces. No importa cuanto ganes, es como te sientes, casi todos estamos mal pagados y sentimos que no nos valoran o que nos explotan, es la humanidad, es el mundo, es la vida. Hay quienes opinan que el trabajo no dignifica porque desgraciadamente por siglos hemos sido explotados y si nos ponemos a analizar profundamente el tema esta nota se puede hacer muy pero muy larga. A la larga somos un numero mas en el sistema, nos usan y cuando ya nos sacaron la mugre, la vida, cuando nos chuparon la sangre, nos tiran la patada en el ..... y te salen con el dicho ese de que nadie es indispensable y que todos podemos ser reemplazados...

Pero reconozcamos que el trabajo si dignifica porque te hace sentir bien, capaz, util, necesario, autosuficiente y que perteneces a una sociedad activamente economica, que contribuyes a mejorar tu casa, tu barrio, tu distrito, tu ciudad, tu pais, el mundo, el planeta el universo, el cielo y la tierra.

Todos aportamos, todos somos necesarios, el que barre, el que cocina, los enfermeros, los maestros, los choferes, las secretarias, los doctores, los ingenieros, los mecanicos, los arquitectos, los pintores, los reyes del mercadeo, de la compra y venta, los mercaderes, los mercachifles, los poetas, los escritores, los sacerdotes, las amas de casa, las profesoras del Kinder, los maleteros, los pilotos, los bailarines, los bomberos, los misioneros, los cantantes, los actores, no, no me he olvidado de los politicos, de los alcaldes, los gobernadores, los lideres, los empresarios, los banqueros, los abogados, las damas de la noche, los travestis, los vendedores ambulantes, los payasos del circo, los mendigos, los presidentes, los arqueologos, los terapistas, los personal trainers y y los masajistas, las peluqueras, los cirujanos plasticos, las nutricionistas, los que trabajan las tierras, los que siembran las cosechas, los que las recogen.

A quien mas admiro es a los que trabajan de voluntarios, que regalan sus horas a los necesitados, esos son los grandes trabajadores y en vez de dinero reciben su sueldo en bendiciones, lo importante es trabajar, ser productivo, llenar tus horas con actividades que te dejen llenura en el alma, en tu conciencia, el trabajo da paz.

La frase "el trabajo dignifica: es solo un ideal . . y yo siempre he sido una idealista, una enamorada del amor, de la vida, del trabajo, de los pobres, de los gatos, de las luciernagas, amiga de los angeles que trabajan sobre-tiempo, que me acompanan cada momento, que me susurran al oido las palabras mientras mis dedos se deslizan suaves y veloces por este teclado que ya hace tiempo perdio el color de sus letras blancas. La vida es dura, es dificil, es traicionera porque esta encerrada en el reloj gigantesco del tiempo, la vida avanza hasta que un dia se detiene, pero si llenas tu vida y cada dia te levantas feliz porque tienes vida y tienes un trabajo, por mas insignificante que este te parezca, es tu trabajo, y creeme el trabajo si dignifica, te llena las horas, te levanta el espiritu, te acerca cada dia mas a Dios, y si le entregas todos los dias tus horas laborales a nuestro Padre Celestial y le pides que te de la fortaleza, la sabiduria, los dones, la inteligencia para hacer bien las cosas, creeme tienes un dia formidable. El que trabaja con entusiasmo trabaja menos que el ocioso, desde siempre me he dado cuenta que el ocioso trabaja el doble y hasta el triple porque acumula el trabajo y despues claro tienen que hacer malabares y aqui termino mi nota de hoy.... Hablar de eso es muy polemico.... y no quiero comentarios feos, como el de algunas personas que me atacan por la espalda, que dicen cosas muy feas, personas que me critican sin siquiera conocerme, inventando calumnias y levantando falsos, pero como yo se que tipo de persona soy y sobre todo que tipo de trabajadora, me muero de la risa y hasta me alegro, porque no importa que hablen bien o mal de mi, lo importante es que sigan hablando, verdad? que opinan ustedes mis queridos lectores, los que se atreven a darme sus comentarios y todos los demas que me leen y que nunca dicen nada, que creen que no me doy cuenta de quienes son. No soy adivina, ni vidente, ni bruja pero Dios me dio un sexto sentido y la verdad me olvide de mencionar a los detectives privados y a los investigadores y ahora ya a la vejez viruelas, me he dado cuenta que hubiera podido ser una detective de primera, un agente secreto, he tenido que llegar a cumplir los 57 eneros para darme cuenta que tengo alas, son invisibles, pero yo las siento, aveces cuando me despierto encuentro plumitas en mi almohada, en mi camino a la oficina, en los corredores del aeropuerto en el tercer piso, en el cepillo al peinarme.

Es tarde, el reloj marca las 11:25 PM, mi esposo duerme hace horas y yo aunque estoy agotada sigo con el pie en el acelerador. Ya tengo que irme a descansar... para volver a trabajar...

No comments:

Post a Comment