Wednesday, August 31, 2011

Consumismo y la vida en el campo


Vivimos los días del consumo (consumismo) es decir, nos han impuesto un orden, el de consumir, desechar, pulverizar, reciclar. Todo absolutamente todo es parte del mercadeo, la compra y venta, la publicidad, crear necesidades, las computadoras, los plasmas, los celulares, licores, cigarros, drogas, remedios, y claro tenemos que incluir la comida, los autos, la literatura, el arte, la política, las amistades,la religion, y hasta los pensamientos y emociones. Somos todos acaso objetos del consumismo? sus victimas? sus esclavos?

Durante mucho tiempo yo fui una compradora compulsiva, me sentia vacia y no podia tener dinero en mi cuenta porque tenia que ir corriendo a las tiendas a ver que cosa nueva me compraba, entonces se me dio por coleccionar vaquitas de ceramica, despues fueron gallos, angelitos, tacitas de miniatura, libros, revistas, ropa, (mi marido me llamaba la trapera) un dia mi padre llego de visita y abriendo mi closet me hizo el comentario que no conocia a nadie que tuviera tanta ropa como yo, me dejo pensando... si, yo era la tipica mujer consumista elevada a su maxima potencia, la candidata ideal de todos los vendedores, hasta que un dia entre en una tienda Pier 1 y me di cuenta que no necesitaba comprar nada mas, que no tenia espacio para mas platos, ni mas tazas, ni mas vasos, ni mas gallinas o gallos.

Despues llego el dia que me quede sin trabajo por 12 semanas y entonces decidi hacer una venta por mudanza y vender mis gallos, mis vacas, mi tazas, mis cuadros, mis trapos, muebles, de todo un poco, y quedarme con lo verdaderamente necesario, pero la casa nunca dejo de verse llena, era como si todo se multiplicaba. Gracias a todo lo que habia comprado pude resolver y cubrir los gastos y ver otro de los tantos milagros que he vivido en mi vida. Desde esos dias tenia muchos peluches guardados y un dia decide que tenia que regalarselos a los ninos pobres, tenia muchos libros asi que empece a leerlos y a aprender lo que no habia aprendido de joven, y en el 2008 empece a escribir y no he parado desde esas fechas, escribo todos los dias, escribo de todo, pero siempre buscando hacer reflexionar a mis pocos lectores.

Existen personas que logran vivir sin gastar, algunos casos podrían ser una neurosis no detectada, somos tantos y somos de extremos, los gastadores, los tacanos, los que no saben compartir el pan. Anoche vi un programa en donde un joven había decidido vivir reciclando lo que los otros desechaban, o sea, a las 12 de la noche salía por su barrio a revisar los basureros y despues se iba a los supermercados por la parte trasera, y encontraba de todo: pan, verduras, comida, revistas, botellas, objetos, etc... Con lo que hallaba en los basureros, tenía para vivir un mes. La casa era de su abuela, y salvo por los gastos de agua y luz, tenia tarjeta de comida -- (food stamps) y ayuda medica del gobierno, como muchos en Estados Unidos (todavia). Lo otro, lo que le falta, lo obtiene de sus amistades porque sabe como jugar con sus emociones. Su excusa o razon o motivo es que quiere su tiempo para vivir y que se ha dado cuenta que se necesita muy poco dinero para subsistir, aunque ahora con el desempleo que hay en todo el mundo deben de haber muchos como el, es una forma de resistencia al consumismo global de nuestra epoca, y una forma de decrecimiento a nivel micro o es macro?. Los demas estamos en el otro grupo, no podemos dejar de trabajar para tener dinero para consumir, desaparecería el mercado, la ley de la oferta y la demanda, pero si podriamos hacer una lista de nuestros consumos basicos, comprar lo que verdaderamente es necesario para cubrir nuestras necesidades basicas.

Ahora voy a cambiar de las cosas materiales a las que no lo son, este es mi humilde consejo para los escritores, tienen que enfocar y concentrarse, y evitar distraerse y perder el tiempo que es oro, nada de que ya no tienen de que escribir, que estan bloqueados, o siguen escribiendo sobre la inmortalidad de las cucarachas, del mosquito o de sexo, politica y la basura de los chismes del espectaculo, a quien le importa lo que coma fulanita de tal para mantener esa figura que es producto de los instrumentos de los cirujanos plasticos. Y ahora voy a meter el dedo en la llaga, en el consumo de bienes inmateriales, si, como el adictivo Facebook, y otras redes sociales, el Internet, tiempo perdido en el telefono hablando tonterias, o escuchandolas, en fin hay navegaciones que son verdaderamente positivas, pero es que tenemos que darnos cuenta que nos estan bombardeando con todo tipo de ideologías consumistas, es que acaso sabemos distinguir lo que sirve y lo que no sirve???, porque tenemos que ser como los monos y seguir la moda al pie de la letra... y este ser extraordinario, (estaba muy guapo) de carne y hueso, pues ha sabido elegir aun siendo joven, que no se va hacer la cirugia en la nariz, o pintarse el cabello, que no desea una casa con piscina, ni un auto nuevo de lujo, o un terno de Zegna o de Boss, el quiere una casa sencilla en el campo, con lo indispensable, su huerta de verduras u hortalizas, tomates, cebollas, lechugas y fresas, flores, un burro, un loro, dos gatos, dos perros, la compañía de amigos bohemios y escritores sabios, o de algunos familiares que lo quieran y acepten, no necesita mas que dos cambios de ropa, puede andar con chancletas, orar, leer, escribir, pensar, caminar, dormir, comer comida natural, remojarse en el rio de Chanchamayo, tomar sol, mojarse en la lluvia,soñar... Si se pudiera.... mi caso personal y debido a una enfermedad que me ha tenido estacionada unos meses es que he vivido comodisima con mi tunica negra, mi cabello libre que se seca al viento, sin maquillaje, y aprovechando mis horas para seguir creciendo espiritualmente, y darme cuenta que si se puede ser feliz con abundancia simple.

Unos diran que el tipo esta loco, otros que es un ocioso, otros un sonador, un vividor, un tipo que no quiere vivir en el mundanal ruido de las ciudades, yo, que tengo alma de bohemia y corazon de misionera quise ponerme en sus zapatos, porque siempre he querido vivir en el campo, sera que siempre queremos tener lo que no tenemos?

Empezo a tronar, mi esposo duerme y yo me asomo por la ventana, hace dias que llueve sin cesar, gracias a Dios el huracan Irene no nos vino a visitar.

No comments:

Post a Comment