Monday, August 22, 2011

La vida de la escultora

Los domingos nunca dan buenas peliculas en la tele. Cambiando canales tropece con un film que habia visto hacia mucho tiempo y que me dejo muy marcada, por el dolor de esta gran escultora. La película de Bruno Nuytten sobre Camille Claudel, esa mujer del siglo antepasado, amante de Rodin, que termina loca por ser una mujer brillante aplastada por la neurosis de fracaso que empieza con la desconfianza, con esta frase : no se si soy tan buena, no se si puedo... ¿Poder qué? poder demostrar que era una artista, que fue tan valiosa o superior a Rodin, que no necesitaba crecer a la sombra de un hombre, poder demostrar que era una mujer libre, determinada. Ahora leyendo su vida me entero que era atea, pero como una mujer que podia esculpir con tanto dolor, con tanto arte, podia ser atea? No les quiero contar la pelicula, se las recomiendo, pueden conseguirla en los lugares donde alquilan los dvd's, en you tube tienen varios trailers. Analizando la depresion de la Claudel, es facil entender que la carencia del amor del padre, quedarse completamente desprotegida, ser mujer poco comprendida por una sociedad que la hunde, no tiene absolutamente a nadie que pueda decirle "tus obras son fabulosas, eres una excelente artista, eres de gran talento".

Desde siempre ha existido la falta de fe (fe es lo mismo que confianza) en todos los campos de los artistas, si nos ponemos a buscar vamos a encontrar brillantes mentes, brillantes escritores, pintores, escultores, musicos,artistas, que terminan hundidos en la depresion y en el suicidio directo o indirecto. Es la falta de confianza que muchas mujeres artistas y escritoras han padecido, modelos de drama como Virginia Woolf, Alejandra Pizarnik, Katherine Mansfield, Ingeborg Bachmann, Marilyn Monroe, la Princesa Diana, Alfonsina Storni, Karen Carpenter, la Claudel, mujeres que no soportan las presiones de la sociedad y se pierden en los laberintos de los escudos y las espadas invisibles. La Claudel, no soporta vivir a la sombra de Rodin, su falta de apego y su arrivismo social, ella "no está en el dolor y la muerte", como le dice Rodin en una escena de la pelicula, ella vive en contacto con lo esencial, que son el dolor y la muerte, no le tiene miedo, las enfrenta. Ella, de alguna forma vive en contacto con lo que todos tratamos de ignorar, y eso, esa valentía es la que la lleva a la tragica locura, soledad y abandono total en la que termina su vida.

No quise llorar, pero no pude evitarlo. Muchas veces, casi siempre, no es la fama ni el dinero lo que te hace feliz, es lo que el artista siente, lo que lleva en sus pensamientos, no se trata de que los desconocidos o lejanos te digan, es importante como en el caso de ella, que su amante, su amado Rodin le diera el reconocimiento que se merecia por ser una gran escultora, pero muchas veces los seres que mas amamos no nos dan la palmadita en la espalda, no nos dicen "que orgulloso me siento de que seas una gran escultora, o pintora, o cantante, o escritora".

A la escultora francesa la encerraron treinta años en un manicomio. La abandonaron primero su padre y luego el amante para convertise en esa mujer llena de dolor y sufrimiento, angustia y desasiego que transmiten sus esculturas. La pobre pero gran Camille se convierte en esa fantasma de palidez mortal y nos deja una serie de esculturas extraordinarias que pueden apreciar en el video.

Entonces comparo a Camille con la cantante Amy Winehouse, siempre en centros de rehabilitacion luchando su rebeldia y sus depresiones, cubriendo su rostro de maquillaje y llamando la atencion con su pinta y su conducta estrafalaria, sin necesidad porque tenia gran talento, gran voz, pero era una joven demasiado sensible, y el estrellato el dinero y la fama la consumieron a la velocidad de un rayo de luz. Amy habia estudiado ballet y queria ser cantante, pero nunca pudo conquistar su infinita soledad.


No comments:

Post a Comment