Sunday, September 25, 2011

El dolor de tu partida


Cuantas noches sin tu presencia
viendo morir mis lagrimas
gotas de dolor de mi vida en soledad
desde que te fuiste a ese viaje
de donde nadie regresa.

Me dejaste eternamente enamorada
llena de las imagenes de nuestros dias,
tu hijo tiene tu sonrisa,
tus hijas tu mirada,
tu nieto se parece tanto a ti,
y aunque quiero reir y ser feliz
no puedo porque me faltas tu.

No me he quitado el anillo de bodas,
soy viuda pero sigo a ti unida,
fuiste el primero y el ultimo,
fuiste el unico amor de mi vida.

Y noches de insomnio que no conocia,
llantos de desconsuelo que mojan tu almohada,
el tiempo pasa pero mi amor sigue creciendo,
y tu voz, tu rostro, tu aroma, tu presencia,
sigue viva, en mi alma que te busca cuando estoy dormida,
tu ausencia me transforma en verdugo
y noche a noche siento tu embrujo,
de nuestro amor que crecio con los hijos,
con la llegada de nuestros nietos.


Te fuiste muy temprano de nuestras vidas,
y nos es muy duro resignarnos a vivir sin tu presencia,
te extrano tanto amor mio,
que daria por sentir tus manos entre las mias,
por sentir tus abrazos y jugar con tus labios.


Hoy es tanto mi dolor que vivo ausente,
hasta los latidos de mi corazon cambiaron su ritmo,
y cada noche cuando la luna llega hasta nuestro balcón
le cuento todos mis secretos,
le entrego mis suspiros,
y busco la imagen de tu rostro
cruzando las manos le pido a Dios que me de fuerzas,
que pueda recuperarme de esta tristeza larga
que se volvio nostalgia infinita
porque me faltas tu, que eras mi mitad,
ya que siempre fuimos y eramos uno.

Y después apurada salgo corriendo por la puerta
a seguir con la rutina de cada dia desde que partiste,
y aunque no quiero seguirte llorando
no puedo controlar mi llanto,
porque no se como se vive sin ti.


Dios puso angeles en mi vida,
amigas maravillosas que vienen a secar mis mejillas
que son dulce compania,
pero no hay nada que pueda evitar lo que siento,
te amo desde siempre,
te amo para toda la vida,
y no te puedo sacar de mi cabeza.

Siento un delicioso cosquilleo en mi espalda
el recuerdo de tantas decadas de union,
tuvimos un lindo matrimonio,
con altas y bajas, como todo en la vida,
pero fuimos tan felices,
que aunque no me quiero morir todavia,
porque nuestros hijos y nietos me necesitan,
no veo las horas de volver a tus brazos,
de sentir tus manos abiertas que me reciban,
alli donde me esperas...
alli en donde nuestros nombres estan grabados,
en el libro de la vida de las almas infinitas.

Me voy a dormir y recuerdo
las caricias tiernas
tu sonrisa sincera
tus alas de aviador.
Recuerdos que se quedaron en mi alma
en nuestra habitación donde el amor
se hizo vida.


Tiemblo de emocion de los recuerdos,
aun tiemblo por la dicha
que encontraron mis letras en nuestro refugio de amor,
mis noches largas y solitarias
aquellas que extrañan todo de ti,
mis noches infinitas acompañadas
de una copa de vino, una vela blanca siempre encendida
y una Biblia en tu almohada.


Y sabrás buscarme entre la gente
y sabrás reconocerme entre millares,
y podrás encontrarme en tus sueños
porque nuestras almas se reconocen,
y otra vez la niebla de la noche
cubrirá tus ojos antes de que llegue
el relámpago con el trueno
antes de que tiemble tu frágil corazón.


Y pasaran miles de años
y nos seguiremos amando
pasaran miles de noches en
que dormidos recordaremos
nuestros besos y abrazos,
cuando eramos el amor,
cuando eramos uno solo.

Y en la copa de un árbol llevo
mi piano, tu foto y tus recuerdos
que se funden en nuestras almas
que emigran a donde levita
la inocencia de las mariposas invernales
y la luz de nuestras amadas luciérnagas.


Que intenso y doloroso es amar y ver morir
lo que mas amas en la vida...



Dedicado a mi gran amiga Charo.
Miami, 25 de Septiembre del 2011

No comments:

Post a Comment