Sunday, September 18, 2011

No se olviden de los ancianos













Me puse a buscar viejos retratos de mis abuelos, pero no pude encontrar ninguno de cuando eran ancianos. Mi abuelo vivio hasta los 87, mi abuelita hasta los 76. Hoy en dia tengo una tia muy querida que va a cumplir los 94, ya no me reconoce, pero sigue siendo linda y dulce. En mi busqueda de retratos o fotos tropece con las de un fotografo que parece ha tomado muchas fotos de ancianos abandonados. Y eso me deja muy triste, rota, pensar que ese es el cruel, gelido, terrible destino de miles de personas de la tercera edad, el olvido total, el despiadado e indiferente abandono.

Viendo estos rostros os dareis cuenta que las esquinas de las calles son su aposento, muchos viven en la calle, ni siquiera un asilo, y con su caminar lento, esperan tristes y desolados que en cualquier momento les llegue el final del tiempo, muchos quieren que les llegue la muerte.

Cabezas blancas, cubiertas de hilos plateados. Cabellos canos que nacieron hace mucho tiempo, porque para tener el pelo blanco no hay que ser anciano. Barbas, arrugas, ropa vieja, sucia, maltratada.

Y me quedo mirando, y no puedo controlar el llanto. Tienen el cuerpo encorvado, la mirada larga y cansada, triste y perdida, la cabeza gacha. Esos ojitos que dicen tanto, esas miradas que suplican amor. Tienen hambre. Tienen frio. Tienen angustia infinita. Tienen sed. Muchos ya no tienen los recuerdos de hace una semana, sin embargo viven la presencia de sus padres y recuerdan cuando fueron jovenes y hasta bien parecidos. Hoy suspirarn al recordar, cuando eran el centro de un hogar, de una familia, cuando jugaban con sus hermanos y cuidaban acaso de sus hijos.

Por que abandonamos a los ancianos? por que nos olvidamos de los viejos? Es que acaso no todos vamos camino a viejos... y ahora el llanto de una anciana hace que se me cierre la garganta, su desolada imagen, no tienen música, no sienten el amor, no tienen quien les de calor que los acompañe; ahora son parte de una estadistica, son los ancianos desamparados que deambulan por las calles hasta que un dia se caen de cansancio y se los lleva la sombra de la muerte. Algunos, pocos, viven de la misericordia de quien tiene un poquito de amor para los arrugados, los que llegan a viejos desolados y abandonados, desamparados y pobres.

Y a donde se ha escondido el amor al projimo? a donde se fue lo que nos ensenaron de pequenos, que asi como hay que cuidar a los infantes, hay que cuidar a los ancianos, que terrible es la cuarta edad, ya ni siquiera es la tercera etapa. Que paso con la misericordia de los seres humanos? por que nadie habla ni escribe sobre ellos? Que hacen los gobiernos por ellos? que hacemos nosotros?

Y por estos dias, las personas viven más dias, antes el promedio de vida era 47, hoy es 74. Pero nadie habla de ello. Pasamos por delante de estos ancianos, para miles invisibles, pasamos sin practicar lo que tanto hablamos sobre ayudarnos y que, con el paso del tiempo, el mismo tiempo los ha olvidado. Son los ignorados. Los invisibles. Los abandonados.

Yo escribo para aliviar el hambre, quiero vender libros para producir dinero que compre alimentos para llenar las barrigas de los ninos pobres, pero no me puedo olvidar de los ancianos, de los desamparados, de los olvidados. Si te acercas a ellos huelen a tristeza, si, huelen a viejo, huelen a sufrimiento, a dolor, a lágrimas, huelen a soledad y a insomnio.

Yo no puedo dormir esta noche, no puedo. Hoy vi un anciano en una banca, estaba hambriento, sediento y temblando de frío, su cuerpo débil sobre una vereda húmeda ha recostado y atrapado en el frío de Puno, de alguna ciudad de la India, de Rusia, de China, de los Estados Unidos, de Somalia, hundido en el llanto, en su infinita soledad y tristeza, dolor y angustia; sus ojos para siempre ya ha cerrado.

Nadie ha llorado por ese anciano. Ninguna lágrima se ha derramado, la policia se lo lleva a la morgue en donde sera uno mas en una fosa comun, nadie visitara su tumba, nadie pedira por su alma, porque al final de su vida, de él nadie se ha acordado.

Yo les pido que averiguen donde quedan los asilos, los hogares de los ancianos, les pido que vayan a visitarlos, que si tienen una tia anciana, o conocen a personas que estan olvidadas, sacrifiquen unos minutos de sus fines de semana, vayan a visitarlos, no se olviden de los abuelos. Y si ven a un anciano desamparado, no lo dejen abandonado, no podemos ignorarlos, no podemos olvidarlos. No debemos. Anda, hagamos algo por los ancianos.

2 comments:

  1. Hola que tal maravillosas fotografías, que pena una pregunta es que yo necesito fotografías de Ancianos para un trabajo de la Universidad y quisiera saber si tu me puedes enviar algunas fotografías pero sin editarlas es decir tal y como las tomaste

    ReplyDelete
  2. Es cierto todo lo que dices. Yo hoy vivo algo similar con mis abuelos. Mi abuelo es diabetico y por su enfermedad y vejez esta olvidado por todos sus hijos. Mi abuela es otro caso igual no es diabetica. Pero sufre lo mismo abandono y soledad.. Los dos solos estan tienen hijos nietos. Pero nadie tiene tiempo para ellos... Si pudiera contaria su triste historia.. Gracias.

    ReplyDelete