Sunday, April 22, 2012

Mi almohada y yo

Otra vez puedo recostar mi cabeza sobre mi vieja almohada que conoce tanto de mis dolores y sinsabores, ella que siente mis abrazos en mis momentos de soledad y angustia, ella que conoce todos mis secretos y los matices de mi voz. Es tarde y cerrando los ojos me transporto y viajo muy lejos, llego a mi huerto espiritual, camino despacio por los laberintos de mi mente, siento como penetra el olor de sus calles, como su vegetación me acaricia el rostro, y me callo y observo. Absorbo las lágrimas de sangre de haber dejado Lima hace tanto tiempo, el dolor de la partida de mi madre a la que no logro acostumbrarme, me hacen falta los abrazos y la presencia de mi padre, de todos mis hermanos, de mis amigas tan queridas, la voz de mi abuela, la mirada tierna y amorosa de mi nana, esas manos, esas bocas que me nombran y me dan una existencia. Me veo llegando al aeropuerto, siento enseguida que estoy en otro territorio. El sol calienta y es un domingo calmado, mi vecinito juega con su padre que es todo un ejemplo de ser humano, me emociona verlos por un huequito de la ventana, Arturito es feliz, siempre riendo y corriendo. Respiro profundo, levanto mis ojos mojados, miro un cielo de un celeste como solo es el cielo de los lugares tropicales, no quiero sentirme triste, no quiero sentirme estacionada, trato de mover mis pies, de levantarme, me cuesta mucho trabajo, es como si me tuvieran amordazada, empiezo a luchar, desato las cuerdas que me han tenido amarrada por tanto tiempo, quiero volar, quiero volver a estirar mis alas de libertad. Se que muchas cosas están cambiando en mi mundo interior, muchas. La sensación de todo lo que que siento es real. Regreso al pasado, tiendo a revivirlo, no quisiera hacerlo pero no puedo evitarlo. Pero esta vez quiero visitar los recuerdos que me hicieron feliz. Miradas, palabras, olores, abrazos, sensaciones inolvidables como la primera vez que tuve entre mis brazos a mis hijos, a mis nietos, el dia de mi Primera Comunion y como mi abuela se metio entre todas las ninas para venir a tocarme la cabecita y decirme al oido con dulzura infinita que el 22 de Octubre de 1961 iba a ser el dia mas feliz de mi vida porque iba a recibir a Cristo en mi vida, la primera vez que recibi el Cuerpo y la Sangre de Cristo, tenia 7, despues a los 18 nuevamente vestida de blanco estaria recibiendo otro sacramento el del matrimonio sin pensar que tiempo despues empezarian las horas mas tristes de mi vida, el abandono, el desamor, pero era joven y muy fuerte y pude resistir todas las tormentas y los ataques y salir victoriosa de todas las batallas por mucho tiempo... fue un proceso lleno de desgarros, pero que finalmente está terminando de tallarme, de hacerme una mujer madura, humilde, noble, que nunca más bajará el rostro. Entonces siento que puedo recostarme sobre mi vieja almohada, empezar a orar como lo hago todos los dias, primero agradeciendo todas mis bendiciones, pidiendo por todas las personas que sufren terribles enfermedades, por aquellos que no tienen techo, comida y abrigo, por todos los que padecen de soledad y vacios, y solo le pido que me de fortaleza, le pido que me devuelva la salud que perdi el dia que se rebalso la ultima gota en mi copa quijotesca de desventuras y dolor, cuando me cai del caballo y me rompi todos los huesos y el dolor rompio mi alma. Gracias a Dios que me dio los pensamientos y el poder escribir que me salva todos los dias de no morirme ahogada en el rio de mi llanto, escribir es como respirar, me ordena, me calma, me devuelve a la realidad. Y luego, mi casa, mi casa y su sombra, y su luz, su frescura, su confort, su belleza interior, mis libros, la naturaleza, las aves, los arboles,las flores. Mi casa me llena de paz, sobre todo cuando salgo al patio y veo las cotorras coloridas volando, y las palomas que vienen a comer. Sé que nunca podré luchar contra el desarraigo, está en mí, es parte de mi, vivo dividida, entre Miami y Lima, entre este mundo fisico y mi mundo espiritual, quisiera poder hacer tanto mas, no puedo vivir la vida de forma completa, por eso escribo. Hoy leo a Isabel Allende estoy echada bajo la gran ventana, rumores de voces, autos, imágenes de Lima, sé que el desarraigo me persigue desde siempre, tal vez empieza ese día que parto de Lima en 1978 para mudarme a Miami... recuerdo ese instante con una intensidad dolorosa. Y leo Paulo Coelho en el peregrino de Compostela "En este mundo nada tiene importancia excepto amar. Este fue el amor que Jesus sintio por la humanidad y fue tan grande que sacudio las estrellas y cambio el curso de la historia del hombre. Su vida solitaria consiguio hacer lo que reyes, ejercitos e imperios no consiguieron" Y en mi desesperación de estos tiempos recuerdo que todos formamos parte de la centella divina, que todos tenemos un proposito en esta vida, lo que ha pasado no debe volver, me repito que tengo que soltarlo, dejarlo libre. Tengo que hacer espacio para todo lo nuevo, lo que llega sin que podamos evitarlo. No quiero que mi alma se duerma, soy una mujer que trabaja todos los días y tiene derecho a soñar con otra vida. No puedo permitir que mi dolor me siga ahogando, mi culpa, no es solo culpa, es frustración de no poder hacer mas por los demás, sentimiento que disminuye con el tiempo convertido en un estado de gracia, convencido de que las utopías, los sueños, son importantes. Muchas ganas de escribir, buscando tiempo para leer, escribir, evocar los instantes de alegría que he vivido, en soledad... estoy tan incompleta, muchas veces tan vacia, otras tan llena que siento que voy a explotar y, sin embargo tan llena de vida, de energía de luz... Encuentro otro fragmento de Paulo: "tuve que perderla para entender que el sabor de las cosas recuperadas es la miel mas dulce que podemos probar" (El Zafir) "En todas las heridas definitivas del amor, tambien llamada rupturas el unico medicamento capaz de hacer efecto se llama tiempo, hay que sufrir con intensidad evitando totalmente las drogas, los calmantes y solo orar en el nombre de Jesus." "Ningun sentimiento como el amor por ejemplo - envejece junto con el cuerpo. Los sentimientos forman parte de un mundo que yo no conozco, pero es un mundo donde no existe tiempo, ni espacio, ni fronteras" (Brida) Es domingo, son casi las 12, tengo que ponerme a cocinar.

No comments:

Post a Comment