Wednesday, June 27, 2012

La historia de Bea

Hace una semana que no escribo en el Blog. En las noches, mientras trato de dormir es cuando encuentro escenas y mi mente empieza a componer historias que me digo que apenas despierte voy a plasmar en el teclado, pero apenas me levanto empiezo ha hacer lo que hago todos los dias, la rutina de la vida, preparar el desayuno, darme una ducha, tender la cama, abrir las persianas para que entre la luz, tomar mis medicamentos a los que les tengo miedo ya que me caen como una bomba porque a los pocos minutos empiezo a sentirme mareada y cuando quiero caminar siento como si estuviera cargando el peso del mundo, es una pesadez que antes no conocia, son los efectos de las medicinas, es lo que me dicen los doctores.  Tengo pocos dias para terminar de editar y hacer correcciones al borrador de "Los sapos no saben leer" tengo el firme proposito de tenerlo listo para ser publicado antes de la Navidad, porque debo de vender muchos pero muchos libros para que con el dinero de la venta de ese libro pueda fundar el primer Comedor de Centro Luz de Almas, es un proyecto gigantesco, es un mandato divino, ya cumpli dos aniversarios de la fundacion de Centro Luz de Almas, ya pudimos llevar apoyo a miles de pequenitos y cientos de ancianos, pero lo que verdaderamente importa es que tengan comida en sus barriguitas todos los dias, por eso debo fundar el comedor, y el dinero inicial tiene que venir de la venta de los libros, con ese dinero podre alquilar el local por 12 meses y con la ayuda de voluntarios y patrocinadores conseguir el pan de cada dia para preparar desayunos y almuerzos en el local que se mi Padre Celestial tiene dispuesto para esa mision.   Hoy empece a organizar la GALA de Navidad para recaudar fondos, debo de terminar de curarme para poder volver a viajar a Lima para estar presente, para que se haga la realidad.   Se lo pido a Dios todos los dias.

El calor de Miami hoy es muy fuerte, hace dias que llueve pero hoy volvio a salir el sol.   Escribo luchando contra el malestar que me atormenta, al hacerlo me olvido por ratitos, indudablemente para mi escribir es como respirar.  

Ayer hablaba con una nueva amiga en la consulta del medico, fui para que me dieran de alta y el medico dijo que todavia no podia regresar a la oficina, debo de seguir un tratamiento muy intensivo por los proximos 4 o 5 meses, no veo las horas de volverme a sentir bien, de tener energias nuevas, de recuperar mi salud, estos han sido los 20 meses mas dificiles de mi vida, despues de escuchar la historia de Bea quede tan fuertemente impactada que decidi seguir su ejemplo, ella estuvo en cama sin poder caminar ni funcionar por 8 largos anios despues de un terrible accidente de carro que hizo que perdiera la memoria, se olvidara de hablar, de caminar, de vivir, tuvo 8 vertebras rotas, el femur quebrado, y una hemorragia en el cerebro que le dieron pocas horas de vida, pero logro sobrevivir, todo ese tiempo su madre, una anciana que estaba a su lado en el consultorio se ocupo de cuidarla, la madre (un angel) de mas de 8 decadas, una senora dulce con una mirada de bondad y sabiduria que me dejo muy conmovida, volvio a trabajar en una pasteleria para poder costear los gastos de mantener a la hija a quien le demoro 5 anios conseguir que el gobierno le otorgara un sueldo mensual por discapacidad.  Bea tenia 46 cuando tuvo la mala suerte de que un carro la chocara por detras enviando el carro contra un poste, la tuvieron que llevar al hospital en helicoptero.  Ahora tiene 54 y camina, luce regia, nadie podria pensar ni imaginarse al verla lo que tuvo que vivir por miles de dias, habla pero solo en Ingles porque no recuerda el espanol, ni recuerda mucho su pasado, la mire detenidamente, vestia muy bien, de linda figura, delgada pero diminuta, tenia las manos y los pies arregladitos, su cabello brillante y una actitud que me levanto el espiritu, me hizo pensar que lo mio era nada comparado a todo lo que ella habia tenido que afrontar y salir victoriosa.  Que leccion la que estaba recibiendo, que mensaje.

Cuando se despidio, saco las llaves de su auto y me dijo con un brillo en sus ojos que nunca podre olvidar, hace dos meses que volvi a manejar y de aqui me voy al gimnasio en donde tengo un entrenador personal que me ayuda todos los dias.   

Caminando muy despacio sali de la consulta, cubriendo mi rostro lloroso con las gafas oscuras, lloraba por muchas razones.  Yo no puedo manejar hace varios meses, me lo tienen prohibido por las medicinas que tomo.  Mi esposo me iba a recoger en el centro comercial que queda cerca del edificio medico, me puse a mirar las vitrinas de las tiendas pero no podia sacarme de la mente imaginarme a Bea tanto tiempo postrada en una cama, ni el dolor de su madre que estuvo con ella todo ese tiempo, Bea me dijo mirandome a los ojos, lo que me salvo fue mi fe, nunca perdi la fe que Jesus me iba a devolver mi salud.  No pierdas nunca la fe.   Llegando a casa el ruido del parque se colaba por las paredes, es un barullo al que me voy acostumbrando, me gusta porque son pequenos jugando al aire libre. Voces infantiles, me llenan de gozo. Necesitaba entrar en mí, en este espacio interior que es mi Blog, que no es amigo del Facebook.   Aqui ya nadie me deja comentarios.  ¿Por qué?, porque mientras aquí me dirijo a personas ausentes, en el Facebook hay una inmediatez que condiciona lo que decimos al saber que será leído inmediatemente. Aquí, nunca se sabe, pero me siento tan feliz cuando me encuentro con el comentartio de alguno de mis lectores, me siento menos sola.

     

No comments:

Post a Comment