Tuesday, November 13, 2012

Centro Luz para personas de la tercera edad

¿Sabia usted que el 70 por ciento de las personas mayores que viven en Asilos de Ancianos tienen familiares?


Si, el 70% de las personas que están en asilos tienen familiares, y de este porcentaje la mitad no quería dejarlos ahí, sin embargo ya no podían cuidarlos y se vieron obligados y en la necesidad de recurrir a estos lugares. Pasa todos los días en muchas partes del mundo.

Un asilo nunca será el lugar ideal para los abuelos, ya que por naturaleza humana ellos deben estar integrados en el círculo familiar, por lo cual el gran desafío de atención reside en abrir más estancias de día como Casas para los Abuelos, centros de desarrollo, lugares para dejarlos por unas horas, como lo hacíamos con nuestros hijos cuando eran pequeños, deberían de abrir muchos lugares así, diseñados para personas de la tercera edad, mientras los hijos trabajan para que no se queden solos y desatendidos.

Sé que este tipo de lugares o estancias serian en parte una solución para los hijos que ya no pueden dejar solos a sus padres, pues es una cruda realidad que algunas personas corren peligro cuando están sin vigilancia, pueden abrir las llaves del gas, del agua, caerse, quemarse, o lastimarse. Tantas cosas pueden pasar.

Conozco muchos asilos de ancianos, en Miami hay muchos lugares que se dedican a este tipo de servicio, cada vez que puedo los visito, me llenan de ternura, me piden caramelos y que les lea mis poemas, lo hago porque sé que están muy solos, porque aunque la mayoría tienen familiares, viven esperando que los hijos cumplan con la promesa de que irían a visitarlos a diario, promesa que se va desvaneciendo con el tiempo y poco a poco se van distanciando los hijos, por múltiples razones, pero el hecho, la triste y dura realidad es que los abuelos se sienten solos y abandonados, y como se sufre, a mi se me parte el alma cuando los veo llorar, cuando alguna anciana me abraza y me acaricia el rostro pensando que soy su hija adorada, y yo la lleno de besos y le digo “te quiero mucho mamita linda” y veo como se le iluminan los ojos y en sus labios de dibuja la mas hermosa de las sonrisas. .

Hijos de padres que viven en asilos de ancianos, recapaciten, piensen, sientan, entiendan de una vez que para los ancianos, los adultos mayores, es muy doloroso que no llegue la visita esperada, para ellos es fundamental el contacto con sus seres queridos, poder verlos, poder oírlos, un beso o un abrazo de sus hijos y nietos por quienes dieron todo y a cambio reciben su larga ausencia. Muchos los dejan para siempre abandonados. Algunos se acuerdan de ellos dos veces al año, en su cumpleaños o en la Navidad, ¿es acaso suficiente una o dos visitas anuales para tranquilizar sus conciencias?

En cada asilo que visito me encuentro que cada caso es diferente, no obstante para los que cuentan con la fortuna de tener familia el único anhelo es que no se olviden de ellos, pues gran parte de su tristeza es por sentir el cruel abandono. Que frialdad, Dios mio, cuanta indiferencia, cuanta ingratitud.

Siento que el lugar de los abuelos es en casa, deben estar insertados en la dinámica familiar, no se les debe excluir y aislarlos. Siento que como hijos, cuando nuestros padres llegan a la tercera edad no debemos ni podemos olvidarlos… todos vamos camino a viejos… o casi todos, porque todos no llegamos a esa parte del camino muchas veces…


Abrir Casas o Centros para los Abuelos es una magnífica alternativa para apoyar a los hijos que trabajan y para mantener a la familia unida, que el adulto mayor no se aleje de la convivencia cotidiana. Allí podrían pasar de 8 a 10 horas diarias. En la estancia de día los abuelos se sienten identificados, el trato con personas de su misma edad les hace darse cuenta que no son los únicos a los que ya les duelen las rodillas, que les cuesta trabajo concentrarse, que se les olvidan algunas cosas, entre otros aspectos que son comunes.

En este tipo de centros se pueden brindar talleres preventivos y de atención para que no minen sus condiciones motoras y cognitivas, se les estimularía a realizar acondicionamiento físico, participar en actividades de agilidad mental para actualizarlos sobre los hechos importantes en su entorno social y también para ubicarlos en el tiempo.

Es uno de los proyectos futuros de Centro Luz de Almas, siento que el futuro en la atención del adulto mayor está en las estancias de día, en donde se les podría brindar atención física y mental, además de ser un buen sitio para aprender artes y oficios, desarrollar creatividad, destrezas o conocimientos de manera colectiva, entre otro tipo de actividades enfocadas a su bienestar y recreación.


Para poder cumplir con mis proyectos necesito de la colaboración de muchas personas, y que Dios siga iluminando mi pluma, poder seguir escribiendo para aliviar el hambre, para ayudar a los pobres, a los pequeños, y darles una mejor vida a los ancianos, a los adultos mayores.





No comments:

Post a Comment