Thursday, March 21, 2013

Como sobrevivir cuando vives deprimido

Como vivir y sobrevivir cuando te diagnostican con depresión severa


Hay personas que viven toda una vida lidiando y luchando contra las tristezas, los problemas, los dolores, las enfermedades, el estrés, que si el dinero, que si el pago de la hipoteca, los incrementos continuos en los precios de los alimentos, los despidos, la falta de trabajo, la pobreza, la maldad, el crimen, la muerte de tus seres queridos, los problemas con los hijos, las envidias, las calumnias, el mundo, la quiebra de grandes empresas. Hay miles de razones para deprimirse en estos tiempos de crisis. De hecho, según un reciente estudio de los Center for Control and Disease Prevention (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC), uno de cada 20 personas (5,4 por ciento de los mayores de 12 años) en Estados Unidos es depresivo, y yo creo que debe de ser muy parecido en otros países. Para no caer en el estado depresivo, lo mejor es aprender a lidiar con la presión que te generan los problemas y mi opinión personal es no perder la fe y poner a Dios sobre todas las cosas del mundo.



¿Te sientes agobiado por todo? Es hora de tomar las riendas y averiguar si estás entrando en un proceso depresivo o si lo que te ocurre es sólo momentáneo.

La depresión se distingue de la tristeza en que la primera tiende a ser una condición más aguda y duradera. Lo que en un principio se puede describir como sentimientos de tristeza, se torna en un estado más persistente de desánimo, de llanto continuo, de malestar físico, te vuelves ansioso, nervioso, la angustia se muda a tu vida y te olvidas de aquellos días en que tenías ganas de vivir y energías para vivir la vida, trabajar, tener deseos de superación, arreglarte, cuidarte tu aspecto físico, caminar, hacer ejercicio, bailar, salir de compras, estar con tus amistades, de repente NADA te hace feliz, no tienes energías para levantar un brazo, todo se hace gris, empieza la batalla interna contra el peor de los ataques del enemigo, si, la depresión es un espíritu maligno, el espíritu de aflicción, no permitas que se vuelva crónico, al principio creo que está presente por varias semanas y frecuentemente interfiere con la calidad de vida de las personas afectadas. Incluso, hasta puede llegar a afectar la salud física de las mismas, yo conozco como afecta la salud física, te pueden dar mareos, ataques de pánico, convulsiones, vómitos, diarreas, nauseas, atoros, hormigueos, dolores musculares, insomnio, agorafobia, otras fobias, miedos, terrores nocturnos, deseos de estar solo, deseos de morir, solo la fe y el temor y amor a Dios hace que personas creyentes no se quiten la vida cuando viven en estado depresivo.

Si conocen a alguna persona que está enferma de los nervios, que sufre de depresión, llámenla, escríbanle, visítenla y regalen sus oídos, sus palabras de amor levantándoles el ánimo, el amor y la amistad son una de las mejores medicinas, oren por estas personas, son muchísimas y muchas veces no nos damos cuenta de lo que están pasando. Las enfermedades son terribles, pero las de la mente son todavía más fuertes. La oración y acercarse a Dios todos los días son la mejor medicina, hay que curar las llagas del alma para curar las enfermedades del cuerpo, somos cuerpo, mente y alma y debemos de encontrar un balance para seguir adelante en este camino difícil que se llama vivir y envejecer para morir, lo importante es hacerlo y llegar victoriosos al final del camino para encontrar la victoria que es la vida celestial aquella por la que Cristo dio su vida.

Los signos tempranos de la depresión pueden afectar a las personas de diferentes formas, según la profesional. Sin embargo, explica, los más comunes incluyen fatiga, desesperación y desesperanza, una baja en la autoestima, disturbios de sueño (insomnio o dormir más de lo normal), sentimientos de culpabilidad, problemas de memoria y concentración, cambios alimenticios y hasta pensamientos de suicidio.

Otros signos, de acuerdo con la National Alliance for the Mental Illness (NAMI), NAMI (national Alliance for the mental Illness), son la falta de interés o placer en actividades que se disfrutaban antes, síntomas físicos persistentes que no responden a tratamiento médico (como dolores de cabeza, desórdenes digestivos y dolor crónico).

Si algunos de estos síntomas ocurren juntos, duran más de dos semanas e interfieren con el funcionamiento de tu vida, NAMI recomienda que busques tratamiento profesional.

Según el estudio de los CDC, cerca del 80 por ciento de las personas que sufren depresión afirma tener problemas de adaptación en la vida cotidiana y 27 por ciento tienen importantes dificultades de comportamiento en el trabajo.

Si todavía no llegaste a tanto, pero la tristeza va ganando tus días, anímate. Los expertos aseguran que con algunos pequeños cambios en tus hábitos cotidianos puedes salir adelante.

Soy Mary Fernández y escribo para aliviar el hambre en el Perú. Únete al Grupo Centro Luz de Almas y ayúdame a ayudar. Unidos podemos ser y hacer la diferencia.











1 comment: