Friday, June 21, 2013

39 de mi primer parto

Miami un 21 de Junio del 2013, hoy cumple 39 años mi hijo mayor, un día como hoy hace 39 inviernos en Lima fui madre por primera vez, tuve la dicha de tener entre mis brazos a un robusto y saludable bebito que más parecía un angelito de carne y hueso, y hoy por esas cosas de la vida no puedo abrazarlo y decirle que lo amo con todo mi corazón, con un amor que no tiene medida. Hoy hace mucho calor en Miami, empieza el verano que llega caliente y majadero, lleno de aguas bravas y tormentas que atormentan. En Miami, mis caminatas que quisiera fueran más largas, la pérdida de identidad, a veces, alguna mirada extraña me paraliza, una mirada que no ve, que no reconoce. Creo que eso es lo que más duele de una ciudad tan grande, tan llena de gente vestida con poca ropa, no perderse en esas miradas, encontrar de nuevo tu norte.


Yo he cambiado mucho desde que deje de trabajar, o mejor dicho mi vida es la que ha cambiado, no es solo la edad, mi estado de salud, mi soledad, la lejanía de mis seres amados, es también Perú, es también éste país, es el mundo, mi vida es ahora diferente, una vida sin muchas necesidades materiales, sin muchas ganas de poseer demasiadas cosas, necesito quedar libre para lo esencial, necesito enfocarme en mi misión de servicio, en escribir para aliviar el hambre, en producir para ayudar a los pobres, a los verdaderamente necesitados.

De pronto, mientras camino por las tiendas, veo tantas ofertas, tantos objetos bonitos, tanta belleza, y me choca, me afecta, porque veo también la pobreza de relaciones humanas, el egoísmo de la gente, la indiferencia, la frialdad, son luces que enceguecen. Nunca miro las mismas cosas, mi ritmo es desentonado, estoy enfadada con el materialismo del mundo, con la comercialización de la religión.

Y me miro en un espejo y no me reconozco, ya soy una señora mayor pero muchas veces se me olvida, y me pregunto en voz alta, qué hago yo aquí??? qué hago en esta vida, que estoy haciendo por los demás?

Quiero suponer que todos nos hacemos esas preguntas, con humildad, sin arrogancia, es que acaso no se han dado cuenta que nuestra vida es tan, tan pequeñita??? Hoy me encuentro con las sonrisas de mis conocidas cajeras en el mercado, me preguntan que como me siento, me dicen que he recuperado mi mirada alegre, siento que me mienten porque quieren levantarme los ánimos, siempre me digo que cuando nos abrimos al mundo, las cosas fluyen solas, si quiero recuperar la ilusión de miles de amaneceres, quiero encontrarme en mi mirada, en esa mirada que nosotras damos a los demás esa que hace que crezcan los sentimientos, los amores, la compasión, la generosidad, la comprensión, esa mirada que hace que florezcan la esperanza de días mejores en donde los seres humanos encontremos paz y la alegría de un nuevo amanecer… y hoy es 21 de Junio y antes de vestirme para salir a la farmacia me voy a dar un baño con la manguera en el jardín, se me malogro el calentador de agua y el plomero brilla por su ausencia.

Tengo ganas de ir a leer a un parque cercano, pero hace mucho calor, y me duelen los pies!! Regreso otro día para seguir contándoles!!!



No comments:

Post a Comment