Tuesday, August 26, 2014

Abrazando la vejez

Hoy hace mucho calor, quiero caminar y estirar los brazos pero al hacerlo siento que me derrito como un helado y me agoto. Quiero escribir largo y sin tantos achaques, mi lap top se cuelga constantemente y es frustrante. Es impresionante en mi mundo entre cuatro paredes llenas de cuadros. Hoy, de pronto, no puedo significar, no puedo representarme otro mundo que el que se me presenta a los ojos.... Tengo que buscar la luz, no quiero encerrarme. Y no creo ser la única, soy como muchos "bohemios" escritores si acaso eso puedo ser, como tantos artistas (en progreso, sin fama ni dinero ni un perro que los mire) como todos los que tienen miedo a salir a la calle, porque este mundo es o les parece invasivo. Tengo que estar muy presente a mí misma para existir. Lo digo en mi mente a cada rato, en esta tranquilidad y el aire acondicionado, no hay vida si no escribo, tengo que imprimir todo esto que llevo por dentro. Una amiga querida que escribe mejor que yo me dice "En realidad, después de pensar con calma, me doy cuenta de que lo no puedo tolerar es que me nieguen la existencia. La existencia es sueño y el sueño es poesía." Me deja pensando... Hoy, leyendo a Rafo Leon he soltado muchas carcajadas, ser una de sus seguidoras en Facebook es uno de los mejores regalos de mi tiempo en esta red de amigos y conocidos. Quiero seguir escribiendo, seguir soñando. Vivir en mi mundo de flores, caritas infantiles,ancianos llenos de vigor, personas generosas, pintores,escritores,cocineros, horticultores, gente simple, sencilla, con valores, especies en extinción! Esta preciosa carga humana de seres de luz, amor y bondad está llena de señales, de imágenes, es extraño, pero siento que no hay vanidad en lo que digo, lo digo desde un bosque lleno de franca honestidad. Quiero que cuando me lean digan que escribo con el alma, que hay amor y ternura en mis palabras. Llegar, quiero llegar... lejos, más allá de los "ejercicios de estilo" me interesa no el idioma por el idioma sino el idioma encarnado, vivo, muy vivo... Quiero que existan muchos adictos, aficionados a la lectura... lectores con alma,con humanidad. Que se pongan de moda los libros para la posteridad. Se me adormecen los brazos, calambres en la pierna izquierda, gracias a Dios tengo la pierna que empieza a reaccionar y eso me alegra, me doy cuenta de cuán importante es contar con un cuerpo que pueda reaccionar y curarse, me doy cuenta de lo frágiles que somos y de lo duro, delicado, inevitable que es envejecer. No creo que debemos de esperar mucho de la vejez, tenemos que aprender a convivir con ella, aceptar el paso del tiempo, sonreir ante cada nueva arruga, las ojeras y esas canas que nos distinguen a las abuelas. La vejez es un estado de generosidad, de gratitud, de experiencia, que la vida nos parezca leve y que el corazón siempre florezca. Rodearse de gente afectuosa es muy importante. Solo el cariño, el amor, los abrazos, pueden compensar todas esas cosas que vamos perdiendo. Desde siempre he sentido que soy la mujer mas bendecida (en abundancia) de todo el mundo, tuve la mejor de las abuelas, una madre fuera de serie, amigas inolvidables, tengo un padre que a los 80 parece de 70, hijos, nietos, hermanos, primos, una familia grande como la mía es un regalo de la vida. Estoy esperando que el sol se vaya a descansar para salir a contemplar como los pajaritos se esconden en las ramas de los árboles...

No comments:

Post a Comment