Thursday, August 28, 2014

Mi alma de regreso al cuerpo

Nadie se imagina lo que me ha costado trasladar todo mi peso hasta Miami... mi alma se queda en Lima, atrapada en las barriadas, recorriendo las casitas pobres, las miradas mojadas, voces emocionadas, mis manos arreglando las calas blancas, las voces de mis queridas amigas, sus risas, sus silencios, sus confidencias... sus abrazos. Esta mañana cuando al abrir los ojos de repente sentí que había aterrizado, que ya mi alma le daba de nuevo el encuentro a mi cuerpo sedentario, a mi mente hiperactiva. Felizmente que tuve una abuela que me hizo entender desde muy chiquita lo importante que era adaptarse a los cambios de la vida con rapidez pero la verdad que desde que mi mami hizo ese viaje a la otra vida, cada desarraigo me duele, me remueve toda la estructura, no quiero seguir llorando su ausencia y la de otros seres queridos que no pueden o no quieren estar cerca. Quiero caminar, quiero correr, quiero volar, quiero tantas cosas... Hace unos meses compré un libro de cocina para jugar con mis deseos de tener un programa en la tele... tarde vine a descubrir mi faceta de cocinera, repostera, decoradora, anfitriona y florista, organizadora profesional y escritora con cinco lectores y otros cuantos amigos que me hacen el favor de leerme... tratando de imaginarme una vida solvente, ganando mucho dinero para hacer lo que me encanta que es ayudar a los ancianos y a los pobres. Lo dejo en las Manos de Dios, que se haga su voluntad. Le rezo para poder volver a montar bicicleta, nadar, sobre todo subir escalras sin que se me salgan las palpitaciones y me abrume la taquicardia. Me imagino tomando café con mis amigas, gozando de una caminita por la orilla del mar. De nuevo me pregunto si escribiré? O simplemente,¿terminaré la bendita novela que he empezado antes de la partida de Barbarita ¿? Muchas preguntas, pocas respuestas. Mi corazón es fuerte y no va a ceder, no puede ni quiere ceder en su empeño de seguir la vida, abrazar al mundo. No pienso secarme por la distancia ni dejarme dominar por la mentalidad administrativa y la mercadotecnia dominante de la modernidad y la falta de humanidad. Tengo que aprender a minimizar mis necesidades que tienen que ser cada vez más exiguas, más minimas, para concentrarme en lo esencial. Mi lucha continua contra mi misma, contra mis debilidades, pero también para dar forma a una escritura cada vez más cerca de mí, cerca de todos, palabras que cuenten historias que lleguen a esos rincones donde mora el llanto, las ilusiones, las lecciones y las ganas de vivir, de amar, de ser, de existir. Sigo convencida que no hay nada más valioso que la vida, que está tan llena de maravillosos instantes, de laberintos, de arte, creatividad, colores, flores, bebitos, perritos, playas, bosques, lagos, montes, libros, sol, aire y lluvia, de solo pensar, me da tumbos mi corazón que no quiere estar enfermo .--- solo hace falta acercarse a esos instantes, que la vida nos deje acercarnos, detenernos... Me voy a ver como me quedo el pie de limones... les mando a todos besos por montones... Soy Mary Fernandez y escribo para aliviar el hambre!!!

No comments:

Post a Comment