Monday, June 12, 2017

El poder curativo de orar con fe

Para todas mis amistades y conocidos que sufren de enfermedades, dolencias, fibromialgia, ataques de ansiedad, depresiones, adicciones, falta de fe, incredulidad, etc. etc., les cuento mi experiencia matutina de hoy 12 de Junio del 2017.

Hoy muy temprano suena mi celular, la llamada es de una vecina amiga que vive bastance cerca de mi casa, su voz rota en llanto suena desesperada, me dice que hace unas horas estuvo en la emergencia a punto de morir por tomar exceso de pastillas, no lo hizo queriendo... es que se olvida mucho de las cosas y se equivoca. Ella vive con cuatro perritos y fuma demasiado, es nerviosa, mucho, es alterada, muchos la ignoran porque la tildan de loca, es mucho menor que yo, y sin embargo luce mucho mayor. Su madre (ella no lo sabe) siempre me llama preocupada para que le cuente sobre su hija, yo trato de calmarla, ella reza por la hija todo el tiempo. Le digo a mi vecina que se ponga a orar, me dice: " No me gusta rezar, no tengo idea de como hacerlo"... me dice que detesta ir a la Iglesia, que ella es Buena persona pero que siempre le ha sido mal en la vida, le digo que se calme, que vamos a orar juntas, vamos a orar con fe y que se va a dar cuenta de que se va a sentir mucho, pero mucho mejor.


Muchos hoy en día somos víctimas del temor, la ansiedad, y la preocupación porque no proveen para si mismos el alimento espiritual necesario. "No solo de pan vive el hombre"... La mayoría de la gente no se olvida de alimentar su cuerpo pero se olvida de alimentar su alma. El alma tiene tanta hambre como el cuerpo.

Lo que sucede es que prestando muy poca atención a su nutrición espiritual, van desgastándose poco a poco y no tienen fuerzas para controlar ni influenciar su mente, la cual causa estragos en su vida, a veces esos estragos se vuelven insufribles, terribles, se convierten en enfermedades de la mente, en dolencias que se extienden toda una vida.

Muchos doctores Cristianos (no del diente al labio como muchos) aconsejan a sus pacientes tomarse el tiempo de leer la Palabra de Dios y orar. Saben y conocen por experiencia el poder que este ejercicio diario de orar tiene sobre la mente y el espíritu de una persona. La Palabra de Dios nos nutre porque oímos la voz de Dios hablándonos desde sus páginas, "La Palabra", la Biblia, el manual.
Por medio de la oración nosotros hablamos con Dios y dejamos nuestros problemas en Sus manos confiando en que El puede resolverlos. Así es como estamos en comunión con Dios.


La oración es efectiva y poderosa, capaz de eliminar la ansiedad, temor y preocupaciones de la mente de cualquiera que la practique, no importa la edad, ni la enfermedad. Pero hay que tener fe en que Dios oye nuestras oraciones porque creemos en El, y sabemos que nos ama, nos escucha, y quiere ayudarnos. Tengo una amiga muy querida, en realidad es la hermana de otra amiga de toda la vida que Dios puso en mi camino hace un tiempo no tan largo, ella y yo nunca nos hemos tratado hasta que Facebook nos puso en contacto.

Palabras que encuentras en la Biblia - Santiago 1:5
“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra”.

Por tanto, si no tienes fe, pídesela a Dios, porque él ha prometido que si pedimos recibiremos.
Cuando tenemos ansiedad, temor, o preocupación, un versículo bíblico maravilloso es el siguiente:

Isaías 26:3
“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”.

Juan 14:27
“La paz os dejo, mi paz os doy. Yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

Lean y mediten en estas palabras. Son palabras de vida y paz.


La fe y la oración son algo poderosísimo. Millones de personas lo han experimentado. No hay droga, calmante, ni sedante que se pueda comparar con la fe en Dios Todopoderoso y la oración.

El enemigo de Dios y de nuestra alma quisiera engañarnos y decirnos que no es verdad, que es solo imaginación, pero los que lo vivimos diariamente lo experimentamos y lo vemos igualmente actuando de forma efectiva en otros creyentes que conocemos.

Una amiga mía muy querida, estuvo en depresión muchos años.
Aunque estaba bajo cuidados médicos y en tratamiento psiquiátrico con varios fármacos fuertes, no fue hasta que empezó a leer la Biblia y a orar diariamente que empezó a salir del profundo estado depresivo en que estaba.

Mateo 11:28
“Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; Y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”.

La vida Cristiana es la vida más feliz que existe. Muchos no saben esto porque no la conocen. Han conocido la religión, que es un engaño humano y suplanta a la relación personal con un Dios amoroso, misericordioso, y compasivo.

“Mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Esto es totalmente cierto.


Yo he estado en los dos lugares y puedo atestiguar sobre la veracidad de estas palabras de Jesús. Lo que realmente pesa es el pecado sin confesar, es la carga más grande que soportamos sobre nuestros hombros. El pecado se confiesa directamente a Dios, pidiendo perdón. No se necesitan intermediarios.

1 Juan 1:9
“Si confesamos nuestros pecados, él (Jesús), es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.

Estos versos se hacen reales solo después de haberlos experimentado.

“La noche que le pedi a Dios, en nombre de Cristo, que perdonara mis pecados, yo estaba cargada con un peso de culpabilidad y temor. Después de unos momentos de confesión a Dios y arrepentimiento, la culpa y temor desapareció, y una alegría inmensa invadió mi corazón. En vez de innumerables visitas al Psiquiatra para deshacerme de los sentimientos de culpabilidad los cuales me producían tantos problemas de salud, fue el comienzo de irme a dormir orando y de hacer todo lo que hago en mi vida siempre poniendo a Dios primero, cuando manejo, cuando cocino, cuando escribo, cuando limpio la casa, cuando pienso en todos mis seres queridos, en la humanidad, en todos los problemas del planeta, y desde ese instante me libré del sentido de culpabilidad, de fracaso, de duelo, de vivir estancada en el pasado, de sentirme poco amada, que me había estado atosigando durante años”

El dolor puede provenir del afán y la ansiedad Los traumas y los dramas no deben romperno, las lecciones deben ser aprendidas. Reflexionen. Busquen la paz y el conocimiento en el estudio de
la Biblia.


No comments:

Post a Comment