Sunday, July 30, 2017

Antes de que sea muy tarde...

El Facebook es mi "diario" virtual, mi refugio, mi centro de reuniones con mis amigos que tengo regados por el mundo, amistades que a veces, muchas veces me hacen mucha falta. Personas que quisiera ver, oir, abrazar, personas que muchas veces no he conocido en vivo y sin embargo aprecio y valoro tanto porque son parte de mi vida, de los pedacitos de ella. Nadie pasa por tu vida por casualidad, nadie. Hay personas que dejan huellas profundas, otras grandes lecciones. Unas se quedan en tu entorno y otras te recuerdan pero no te vuelven a ver. La vida pasa, el tiempo nos gana, y se repite la historia, nacer, vivir, crecer, sobrevivir, subsistir, luchar, sufrir, caerse muchas veces, levantarse y llegar al final de nuestra existencia terrenal.

Otro 30 de Julio hace tiempo puse una nota que muchos no entendieron, que consideraron una despedida, pero siempre es bueno hacer las paces, perdonar las ofensas, los errores, los malos entendidos, reconciliarse con todos los seres queridos y los amigos y que sepan que es muy importante expresar los sentimientos en vida, no esperar hasta que sea demasiado tarde. Lo digo por experiencia propia, porque no pude despedirme como hubiera querido de muchas de mis grandes y mejores amigas que se me adelantaron, por eso lo vuelvo a compartir, sin etiquetar a nadie, porque todos, absolutamente todos, son muy importantes, muy valorados y a todos los que han sido mis amigos, mis companeros de colegio, de trabajo, vecinos, pretendientes o enamorados de mi juventud, a todos mis familiares, mis pocos lectores, a todos, gracias desde la profundidad de mi ser y de mi sentir.

Se me han ido muchos familiares, amigos y conocidos, muchos, muy pronto se me han adelantando... y no quiero que el tiempo me gane, que se me haga tarde, que no se enteren mis amigos que han sido y son muy queridos y muy importantes. No quiero que me vuelva a suceder de nuevo, tener que escribir o decir "lo siento mucho" cuando ya no me oye, ante una tumba, ante una urna llena de cenizas, en un comentario de las redes sociales, en la consulta del doctor llorando a moco tendido, en el funeral de un amigo o ser querido... en la misa del mes... ya no tiene ningún sentido, se fueron y no pude decirles "te quiero mucho" te agradezco todos los detalles que tuviste con mi persona, la vez que me ayudaste a llevar comida a los pobres, la vez que me visitaste cuando vine de viaje a Lima, la vez que me hiciste el inmenso favor, las que me aconsejaste con tus mejores intenciones. Gracias.
.
Lamentablemente todo esto y mucho más solo se aprende o entiende con el paso del tiempo, y no todos logran aprender o asimilar. Por eso hoy, deseo aprovechar el tiempo que me queda que no se si es un tiempo corto o un tiempo largo, solo Dios lo sabe, pero quiero decirle a todos mis seres queridos, a mi padre, a mis hermanos, a mis hijos, nietos, familiares, a mis amigos, a mis verdaderos amigos... lo mucho que los recuerdo, los extraño, los aprecio y los valoro. La falta que me hacen, como los llevo en mis oraciones.
Hablo de mis amigos. Personas especiales, muchos de toda una vida, algunas de hace poco tiempo, algunos virtuales pero a quienes he llegado a querer sin medir distancias, sin importar edades o tiempos. Si, hablo de los que me abrieron sus brazos y su corazón desde un primer instante, en el colegio, en el vecindario, en la vida. Hablo de los que me regalaron su tiempo, sus abrazos, sus consejos, su apoyo y sobre todo su comprensión. De los que me aceptaron tal cual como soy, con todos mis cientos de defectos y poquitas virtudes.

De los que me “jalaron las orejas” cuando me veían flaquear (por no decir engordar en mi caso). De los que no tienen ni idea de lo mucho que me dieron cuando me dieron tan generosamente su amistad.

Hablo de mis amigos. De mis buenos amigos de muchas nacionalidades, peruanos, ingleses, cubanos, colombianos, norteamericanos, argentinos, españoles y de otros maravillosos lugares.
Porque en definitiva, no hay nada como los amigos, la amistad es un fruto mágico que se cultiva en el corazón de los seres humanos y de otros de cuatro patitas, y yo he tenido unas mascotas angelicales que me llenaron la vida en mis tiempos de enfermedad.

Y hoy le doy gracias a Dios que el corazón de mis amigos no conoce de geografía, que hoy los siento a todos tan cerca. Hoy quiero agradecerle a todos vuestra presencia en mi vida, sus mensajes, sus comentarios, sus llamadas, sus visitas.


A todas y todos ¡gracias, muchas gracias! por ser parte de mis horas, por ser a cada rato la columna, la consulta, el refugio, el maestro, el oyente, el lector, el que me alegra la vida con sus chistes y ocurrencias, con su ejemplo de vida.

Hoy quería aprovechar sabiamente mi tiempo para decirlo y enviar mi mensaje a cada uno de ustedes, los escogidos, los que saben que son mis especiales y queridos amigos. No quiero esperar que el tiempo me gane, que sea demasiado tarde.

¿Porque? Por que hace muchos años un querido amigo me enseñó que: nos hacemos viejos muy pronto y sabios demasiado tarde”.

Justamente cuando: “Ya no hay tiempo"... y porque no quiero que me pase, porque quiero que sepas que te quiero mucho, mucho, que te llevo en mis pensamientos, en mis recuerdos, en mis oraciones, que te necesito para sentirme "fuerte" para no darme por vencida.

No comments:

Post a Comment