Friday, October 27, 2017

Hoy completas 84 vueltas al sol

Al abrir mis ojos hoy lo primero que he pensado es en mi padre. Un gigante de pequena estatura. Fuerte como un roble, a pesar de que un 27 de Octubre de 1933 mi abuelita (la mejor mujer que he conocido en mi vida, sin exagerar ni ofender o poner celosa a nadie, mi madre se molestaba conmigo cuando de chica le decia que adoraba a mi abuelita) como decia, mi paciente y generosa abuela tuvo que dar a luz a los seis meses de embarazo y ya pasadita de edad, y porsupuesto no fue un parto natural, me imagino el corre, corre y los gritos de auxilio de esa madrugada en casa de mis abuelos, ella ya habia parido muchos hijos en forma natural, pero esta vez fue una "cesarea" y su bebito prematuro al nacer diminuto y pesando un kilo fue puesto en una cajita de zapatos con algodones y bombitas (foquitos) de luz para proteger y calentar el cuerpito indefenso del futuro gran aviador, investigador de accidentes del aire, padre de nueve hijos, abuelo de 11 nietos, bisabuelo de cinco habitantes nacidos fuera de Lima, muy a su pesar.  De nombre, mi abuela le puso Jose Guy Florencio,  Guy por un santo italiano, Jose porque todos ellos llevaron siempre de primer nombre el Jose, todos lo llamaban Guido, y siempre fue el consentido, sobre todo de su hermano Jose Ernesto, otro piloto, aviador amante y apasionado de los aviones como el.  Mi padre fue el menor de todos sus hermanos, de una familia llena de personas conversadoras, entretenidas, inteligentes, cultas, expresivos, artistas, hombres y mujeres llenos de talentos con sus toques de locura y aventura y sobre todo muy ocurrentes y aunque no debo, no puedo callarme, todos fueron coquetos por no decir enamorados y mujeriegos, y es que para remate eran buenos mozos y graciosos.  

Hoy mi padre cumple (es decir completa 84 aniversarios de aquel 27 de Octubre cuando Miraflores fue su lugar de nacimiento).  Sigue trabajando, sigue haciendo travesuras en el aire, sigue volando con sus amigos-alumnos pilotos, sigue conversando con sus hijos y celebrando la vida, siempre con sus chistes y ocurrencias, con la personalidad que lo caracteriza, y fascinado con sus nietas menores, tiene nietos desde los 40, fue mi padre a los 20, y al completar los 84 pienso que pronto a mi me va a tocar, si Dios lo permite, completar mis 64.  Porque si, mi padre un jovencito que empieza hoy a vivir sus 85 primaveras, tiene una hija (yo) que ya es una mujer "viejita"de la tercera edad, y es el abuelo chocho y orgulloso de la belleza y la inteligencia de sus nietas preciosas, acaba de tener otra princesita-nieta hace tres semanas que se llama Alana.   Si le preguntas como se siente, te dice: "Me siento muy bien, como de todo y disfruto la vida" tiene el mismo entusiasmo que un adolescente, y anoche me dijo "te tengo que colgar porque me vienen a recoger muy tempranito y es tarde y tengo que madrugar" y es que conversando se pasan volando las horas.  Que maravilla poder verlo y hablar con mi padre, sin importar las distancias.  Gracias Padre Celestial por el privilegio, por el regalo, por las bendiciones, por la buena salud, por todo el AMOR que une a nuestra familia, que hoy quisiera estar junto al ABUELO Guido en cuerpo, pero no podemos aunque queremos,  porque estamos "lejos" de Lima y nuestras circunstancias, salud, trabajos, obligaciones, no permiten poder juntarnos todos al mismo tiempo en nuestra amada Lima.  

Papito querido desde los Estados Unidos te saludan todas las ramas de tu tronco procreador, todos tus sucesores, tu hija mayor Mary Elizabeth (el burro por delante) que no fue prematura,(63) con sus  hijos, tus primeros nietos mayores Romulo Miguel (43), Miguel Angel (41), tus biznietos Dario Pascual (14), Coen (11), Romulo IV (5) y Flora (3), desde Puerto Rico tu nieto Gabriel, (11) hijo de Claudio (47) y Ursula, se que Gustavo (49) piensa en ti todo el tiempo y espero te sorprenda, me imagino que ya Joseph Maurice (60) desde Ruskin te debe de haber hablado y saludado de parte de tu nietos Samantha (34) y Christian (31) y tu biznieto Isaac (1) hijo precioso de la talentosa Samantita, y me consta que tu segunda hija Rose Marie la de las manos saneadoras (61) y tu nieta Samantha (29) de mente brillante ya te saludaron desde anoche.   En Lima tienes a tus hijas Rafaela (38) (de visita del Cusco) con sus tres preciosas hijas, las nietecitas de tu esposa Jenny (65) tus nietas Emma (17), Mohana (6) y Alana (27 dias de nacida) a Jenny Patricia (33) la azafata que ama volar como su padre y que es bella y muy alta, animalista incansable, la menor de tus nueve hijos, que tiene muchos hijitos perrunos y que hoy no vuela para celebrar con su papito sus (84) primaveras, y a tu dulce y noble hija Natalia (42) con tu inteligente  nieto Stephano (14) y no me he olvidado del rey del parapente, mi formidable hermano Michael (Joseph Guy Michael) (56) te diste cuenta que tiene tus dos primeros nombres y a tu guapisimo nieto Kenneth (22) que te llena de orgullo porque es gran piloto como su abuelo, y su madre Cristina que es tan excelente nuera. Espero que hoy la pases muy bonito con todos los que tienes cerca y que celebres desde temprano en la oficina, donde estoy segura que te esperan con globos y una torta.

Iba a empezar mi "testimonio" de hoy escribiendo que eres el mejor, que eres entretenido, que me gusta tu amor a la vida, tus pasiones por los aviones y todo lo que tenga que ver con recorrer las avenidas celestiales y acercarse a las frecuencias angelicales, que eres un libro abierto, con todas las claves del mundo para encontrar el éxito, que conoces los secretos de como llegar a Viejo con la conciencia tranquila y valorando lo que de verdad vale la pena, que sabes eso,  todo eso y mucho más, y maravilla de marivallas que sobre todo eres mi padre, mejor dicho "nuestro padre" porque hablo en nombre de todos. (si me dan permiso).  

Dios me dio dos padres muy jovenes y me hice adulta antes de tiempo.  Fui madre de mi madre cuando se puso enferma. Y hoy siento que a ti te llegan desde el Cielo todas las bendiciones, las de tu madre y las de de tu primera esposa, las de todos los que se nos adelantaron, todos los que tanto te amaron, mi papito Guidin.  

Yo quiero decirte papito con dientes separados, y ojos expresivos entre verdes y granadilla, que no me alcanzará esta vida para olvidarme nunca de ti, para dejar de amar al único hombre del cual siempre me hizo sentirme "valiente y valerosa", muy segura de mi misma  y le pido a Dios todo los dias me permita la dicha de poderte preparar otros tallarines con salsa de carne y otro de tus platos favoritos.

Que podamos siempre hablar para que sigas enriqueciéndome con tantos hermosos y sabios consejos y vivencias, experiencias y ejemplo de lo que es vivir una vida rica en momentos sencillos pero inolvidables.  

Contigo he aprendido que la mejor herencia no era lo material acumulado durante tantos años, sino que lo importante eran, los buenos ejemplos, las enseñanzas, los sabios consejos, el AMOR propio, el amor a tus semejantes, empezando por la familia,  la humildad , el entusiasmo, el agradecimiento, y el poder vencer todos los miedos, cuidar la salud, ser generoso y amigable, cordial y servicial, hoy te doy toda la razón, esa es tu mejor herencia; tu ejemplo de vida profesional, activa, siempre entretenido, siempre estudiando y creciendo, algo que nadie me quitará y que conmigo a la tumba se irán y te digo que los llevo guardados en la caja fuerte adentro de mi corazón. 

Perdón por el tiempo robado,  por todo el tiempo que no he compartido contigo por vivir lejos de Lima, por los juegos olvidados, por los regalos abandonados, por los malos ratos, por los pleitos, por ser de temperamento fuerte y siempre tan franca y directa, tienes que entender que todos hemos pasado por muchas turbulencias en nuestras vidas, pero quiero que te sientas en paz y te sientas amado y valorado.  

Te puedo asegurar que no me alcanzarían estas hojas de papel para expresar tanto perdón y arrepentimiento por todos los caramelos que no pudimos disfrutar porque la vida es muy corta y el tiempo nos gana a todos. 

Espero que puedas imprimir esta carta para que la vuelvas a leer en otro momento en la soledad de tu cuartito, donde tienes tu computadora, espero que la guardes como un tesoro porque te la he escrito con todo el amor de hija mayor, sin poder contener el llanto y mojar el teclado, espero que la puedas volver a leer cuando cumplas los 90 y que a los 95 sigas con tus cinco sentidos intactos para que reconozcas a todos tus hijos, nietos, bisnietos y quiera Dios que tataranietos.  Guardala cerca de tu noble y bondadoso corazón y cuando la leas, por favor te rías y tambien sollozes, porque no hay felicidad tan grande ni comparable al amor de los padres, de los abuelos, y ahora comprendo tantas cosas que son importantes.  

Hoy daría todo el oro del mundo (que no tengo) por volar una vez más junto a ti, para meterme en tu cocina, irme al Wong a comprar las delicicias, los manjares, por ver un partido juntos y gritar gol peruano, por cantar juntos "call me irresponsible" y disfrutar a Frank Sinatra, por hacer un viaje a Tarma y montar la carpa verde que compraste en Sears, por verte uniformado con tu traje de cuatro barras porque eres el Comandante de Vuelo y vivimos en la calle Las Codornices 205, por verte llegar cargado de regalos de Limatambo cuando trajiste los Cessna a Collique y viviamos en la quinta verde de Toribio Pacheco 257, letra B,  cuando nos llevabas en moto al colegio, y otras veces te olvidaste de recogernos y nos quedamos hasta tarde con las monjitas viejas que eran las hermana y prima hermana de mis abuelos,  por ponerme celosa a cada rato de Rose Marie, Maurice y Michael porque salieron deportistas y yo tengo voz de soprano arrepentida y se me salen los hombros y las rodillas desde chica, que daria por tener todas las muñecas que me trajiste en tus vuelos de APSA, por prepararte un Chili con carne, y servirte cottage cheese con frutas, y disfrutar de un sandwich de barb-q de Puerco de la esquina de la calle 8 del Uncle Tom's en Coral Gables, con su choclito derramando mantequilla, de nuestros tantos viajes de compras en Miami al Downtown, a Costco, a Publix, a Walmart, Target y al Home Depot.

Escuchar a tus amigas aeromozas sus historias de cuando se tiraban todas las almohadas dentro del Convair 990 de APSA antes de que subieran los pasajeros, y la historia del loco de Pucallpa de tus vuelos naciones en AEROPERU.  Te recuerdo siempre haciendo algo, siempre activo, atareado.  Armando aviones a control remoto, jugando con el trencito electrico que le trajiste de regalo a Maurice, tu hijo el campeon en paracaidismo, el que parece tu copia, tu clon, son tan parecidos, y es que todos tenemos tu sello, papito, todos.  Los recuerdo a todos cantando en 1965 las canciones de la "Novicia Rebelde".

Papito Guidito, viejito linto con alma juvenil, quiero terminar con ésto: Dar gracias a Dios por haberme prestado al ángel más noble y comprensivo, con una gran paciencia y enamorado de todos sus hijos, y sus nietos y biznietos, enamorado de la vida, de su trabajo, de sus aviones, de los avances y adelantos.  Siempre fuiste y sigues siendo mi héroe, el hombre más fuerte y valiente del mundo.  Y por favor no te emociones mucho mi viejito adorado, porque en nuestra familia somos todos muy sentimentales y llorones, Pero yo me llevo el primer premio como la reina del cotorreo y del llanto.  

Pido a mi Dios, a nuestro Padre de los Cielos, que te deje mucho tiempo junto a mi, para disfrutar de tu compañía y obtener de ti ese inmenso amor que aun sientes por mi y todos nosotros, que yo te pueda dar el mio, mi viejo amado, mi viejo bendito, mi viejo bello y adorado y el más grande de los amores jamás imaginado.

Ahora si me despido con un hasta pronto.  Porque presiento que Dios me va a regalar lo que siempre le pido, salud para poder seguir sirviendo en esta vida a todos los que me necesitan en mi amada Lima, ahora empiezo mi baile de donaciones de canastas de alimentos para mis familias pobres de Tiwinza, y le pido que me haga otro de sus tantos milagros, porque tienes una hija muy bendecida.   Gracias Padre Celestial por mi padre Terrenal.   Gracias por todo, por tanto.  

Tu hija, la mayor. 
Mary Elizabeth (Maria Isabel)  
        

No comments:

Post a Comment

De Maria Cecilia

Hay entre corazón y cordura coincidencias y no. Ambas comienzan queriendo CORregir algún rumbo desdichado al que el "otro" (corazó...