Monday, May 11, 2015

Moraleja no hagas a otros...

Don Roque era ya un anciano cuando murió su esposa. Durante largos años había trabajado con ahínco para sacar adelante a su familia. Su mayor deseo era ver a su hijo convertido de bien, graduado en una buena universidad, respetado por los demás.
Para lograrlo dedicó su vida y escasa fortuna. A los setenta años, Don Roque se encontraba sin fuerzas, sin esperanzas, solo y lleno de recuerdos.
Esperaba que su hijo, ahora brillante profesional, le ofreciera su apoyo y comprensión.... Pero veía pasar los días sin que éste apareciera, y decidió por primera vez en su vida pedirle un favor. Entonces, marchó hasta la casa de su hijo donde habitaba su familia. Al llegar comenzó a meditar y pronto tocó su puerta.
-¡Hola papá, qué milagro que vienes por aquí!... Tanto tiempo sin verte.
-Ya sabes que no me gusta molestarte, -dijo Don Roque, pero me siento muy solo, además estoy cansado y viejo.
-Pues a nosotros nos da mucho gusto que vengas a visitarnos, ya sabes que esta es tu casa.
-Gracias, hijo sabía que podía contar contigo, pero temía ser un estorbo. Entonces, ¿No te molestaría que me quedara a vivir con ustedes? ¡Me siento tan solo!
-¿Quedarte a vivir aquí?, Sí... claro..., pero no sé si estarías a gusto. Tú sabes, la casa es chica... mi esposa es muy especial, pero te aprecia mucho... y luego los niños...
-Mira, hijo, si te causo muchas molestias olvídalo. No te preocupes por mí, alguien me tenderá la mano.
-No padre, no es eso. Sólo que... no se me ocurre donde podrías dormir. No puedo sacar a nadie de su cuarto, mis hijos no me lo perdonarían... o sólo que no te moleste...
-¿Qué hijo? Dormir en el patio... Dormir en el patio... está bien.
Don Roque aceptó.
-No te preocupes, estaré muy bien.
El hijo de Don Roque llamó a su hijo de doce años.
-Dime papá, -contestó. Mira, hijo, tu abuelo se quedará a vivir con nosotros. Tráele una cobija para que se tape en la noche.
-¡Sí! con gusto... y ¿dónde va a dormir el abuelo?
Su padre contesta:
-En el patio, no quiere que nos incomodemos por su culpa.
El nieto de Don Roque se llamaba Luis. Este subió por la cobija, y tomó una tijera. Luego cortó la cobija en dos partes.
En ese momento llegó su padre.
-¿Qué haces Luis?, ¿por qué cortas la cobija de tu abuelo?
-Sabes papá, estaba pensando...
-¿Pensando en qué?, le comenta su padre.
Su hijo le dice:
-En guardar esta mitad de la cobija para cuando tú seas ya viejo y vayas a vivir a mi casa.
Desconozco su autor

Thursday, May 7, 2015

Las excusas de las que no pueden ayudar a los pobres

Mi amiga: mira Mary yo quisiera ayudarte en tu proyecto de Centro Luz de Almas quisiera ayudar a los pobres pero ahora no puedo porque estoy muy ocupada... ademas yo ya ayudo en mi parroquia... y te voy a contar en confidencia que aunque quisiera ayudar a los pobres, no puedo porque a mi no me alcanza... o la boda de mi hija me tiene muy ocupada, o me queda muy lejos y lo dejo para la proxima, mil excusas, otras no me dicen nada, simplemente me ignoran piensan "ya empieza la gorda pesada a molestar pidiendo ayuda" y mi amiga que es muy chismosa y vanidosa me llora pobreza... y yo me quedo pensando... esta amiga que tiene muchos nombres porque tengo cientos de conocidas y amigas que dicen lo mismo, vive en un departamento o casa de lujo, se viste con ropa de marca, tiene negocios, tiene joyas y carro nuevo, va a la sala de belleza tres veces por semana, siempre en compromisos, bodas, bautizos, velorios, almuerzos, lonches, con carteras que combinan con sus zapatos, con viajes al exterior, meses entre Europa y Estados Unidos, hijos adinerados, comiendo en los restaurantes de moda, con casa en la playa para veranear... pero no tienen 50 Soles que puedan sacrificar... si he dicho sacrificar... porque para ellas esto es un sacrificio, los pobres no son de incumbencia, ni siquiera conocen como luce un pueblo joven o un asentamiento humano. Yo conozco personas que indudablemente al llegar a los 60 o antes han entendido que las "cosas" no te hacen feliz... que para estar felices se necesitan sentimientos y emociones, momentos indescriptibles que solo llegan de arriba, donde vive Dios, el ser supremo, el Padre Creador. Les voy a contar una historia de una colaboradora de Centro Luz de Almas que no es rica ni siquiera acomodada, que mas bien diria es lo que en Lima consideran ser pobre. Ella cuando ganaba un buen sueldo vivia muy bonito, compraba flores todas las semanas, iba a la sala de belleza una vez a la semana, se arreglaba las manos y los pies, siempre lucia impecable, se compraba ropa para cada temporada, siempre bella y muy arregladita, siempre a la moda, muy fashion como ahora les dicen a las chicas regias... un dia la vida la golpeo terriblemente, la gente que ella pensaba eran sus amigas desaparecieron para siempre... hasta su familia se olvido de su existencia... sus hijos, sus hermanos, sus familiares cercanos... como ya no tenia dinero ni vivia en una gran mansion se quedo pobre, enferma, sin trabajo, deprimida y abandonada... entonces como no podia salir de su casa porque estaba muy enferma dejo de comprar flores y ropa, dejo de derrochar el dinero en ropa que no necesitaba y regalo mas de la mitad de su ropero... regalo muebles y artefactos, simplifico su vida, aprendio a arreglarse el cabello y planto semillas en su jardin para que no faltaran flores ni plantas en su vida... empezo y aprendio a ahorrar el dinero que gastaba en flores, en ropa, en frivolidades, en cosas no necesarias, en peluqueria y ese dinero lo volvio donaciones de comida y remedios para personas verdaderamente necesitadas... la habian diagnosticado con un cancer terminal, le habian dado pocos meses de vida... pero apenas empezo a DAR su vida cambio... muchas veces se quedo sin un centavo pero cuando no sabia de donde iba a sacar para comer o sus remedios para aliviar la necesidad de los pobres, Dios le ponia en su camino personas que no tenian apego a las cosas, seres humanos vestidos de amor y caridad que comprendian que 50 Soles en alimentos menos o mas no eran tan importantes para ellos. Tenemos una meta de 150 canastas, vamos por un poquito mas de 101... todavia tenemos 3 dias para llegar a la meta... espero que las amigas de mis amigas puedan hacer un sacrificio para que sean muchas las madrecitas pobres que reciban la sorpresa de un regalo inesperado en el DIA DE LAS MADRES.

  • Mary Fernandez