Friday, August 31, 2012

Con amor, hazlo con amor

Habla con amor, trabaja con amor, vive con amor, disfruta la vida, piensa positivamente y convierte tus pensamientos en servir a Dios con amor, recuerda que cuando ayudas a una persona necesitada estas ayudando a Jesus, no te olvides de dar de comer al hambriento, de vestir al desnudo, de visitar a los enfermos, escucha, si no tienes dinero para ayudar entonces regala sonrisas, abrazos, consuelo, escucha a las personas que necesitan ser escuchadas, no importa el idioma que hables, hay un idioma que es universal es el idioma de las sonrisas, de las miradas, de la compasion, del amor!

Tuesday, August 28, 2012

Solo quiero eso

Artículo publicado en La Vanguardia, escrito por la periodista Angeles Caso

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.
























Sunday, August 26, 2012

De Jorge Bucay

HAY QUE TENER UN AMANTE.....de Jorge Bucay


HAY QUE ENAMORARSE DE LA VIDA

A LEER DETENIDAMENTE...... Felíz fin de semana!!!!



Muchas personas tienen un amante y muchas otras quisieran tenerlo.

Y también están las que no lo tienen, porque no quieren y las que lo tenían y lo perdieron, o decidieron perderlo.

Misteriosamente son generalmente estos dos últimos grupos los que más van a los consultorios para decir que están tristes o que tienen distintos síntomas: insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los mas diversos dolores.

Cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada mas que para subsistir y que no saben en que ocupar su tiempo libre.

En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

Antes de contar esto ya han visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnostico seguro:
Depresión y la infaltable receta del antidepresivo de turno.
Yo después de escucharlas atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan... ES UN AMANTE.

Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto.

Están los que piensan: ¡Como es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!. Hacen un decoroso silencio, miran el reloj esperando el final de la consulta y se retiran para siempre.

También están los que escandalizados se despiden en ese mismo momento y muchas veces tampoco vuelven nunca más.

A los que deciden quedarse les doy la siguiente definición:
Un Amante es: "Cualquier cosa que nos apasione".

Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y también aquello que a veces, no nos deja dormir.
Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber que la vida tiene motivación y sentido.
Un amante puede ser nuestra pareja, si nos animamos a encontrarlo allí.

En otros casos es otro alguien que no es nuestra pareja.
También podemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby que nos monopilza cada instante suelto.

En fin, es alguien o algo que nos perturba la conciencia al punto de dibujarnos una sonrisa al solo pensarlo apartándonos aunque sea un momento del triste destino de sobrevivir.

Sobrevivir es durar y en el fondo esta gobernado por el miedo a vivir de verdad. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol, de la lluvia y de las emociones fuertes.

Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana

Por favor no te empeñes en sobrevivir, búscate un amante.
Se vos mismo el amante de alguien o de algo. Se un protagonista... de tu vida.

La muerte llegará, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie. Mientras tanto y sin dudar, búscate un amante..

Lo trágico no es morir, Lo trágico, es no animarse a vivir.

La psicología después de estudiar mucho descubrió algo trascendental.

Para vivir feliz, activo, o satisfecho hay que tener un motivo.

A ese motivo lo llamo hoy un amante..

Hay que ponerse de novio con la vida y hay que amarla con la pasión de los que auténticamente están enamorados.

Buscate pues HOY.... un amante

Friday, August 24, 2012

No me interesa

De Luis Alberto Morales...........me encantó, gracias Luis!




..No me interesa lo que haces para ganarte la vida...quiero saber lo que ansías... y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón... No me interesa tu edad...Quiero saber si te arriesgarías a parecer como a un tonto por amor... por tus sueños por la aventura de estar vivo... No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera... Quiero saber si decepcionas a otros por serte fiel a ti mismo... Quiero saber si puedes ver la belleza,aún cuando no sea bella todos los días... No me interesa saber en dónde vives y cuánto dinero tienes... No me interesa quién eres o como llegaste a estar aquí... Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir... No me interesa en donde o qué o con quién has estudiado... Quiero saber que es lo que te sustenta desde adentro cuando todo lo demás desaparece... Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo... y si verdaderamente te agrada la compañía que buscas en los momentos vacíos..

FELIZ VIERNES.



..

Wednesday, August 22, 2012

El precio

Hace muchos meses que el sufrimiento me tiene estacionada.  Me duele el cuerpo, me duele el alma y siempre estoy debil y mareada, llevando mis cicatrices de dolor como medallas por una batalla que hubiera preferido evitar.  He perdido lo que mas amaba en esta vida y no se como volver a reincorporarme al mundo exterior; estoy enferma y no siento que voy mejorando, solo Dios sabe que si pongo todo de mi parte, solo El conoce mi agudo dolor y lo que daria en estos momentos por los abrazos de mis hijos y de mis nietos. Hace 21 meses que vivo llorando, llenando el oceano de mi alma atormentada y solitaria.  Nunca me habia costado tanto trabajo volverme a levantar, se cual es mi remedio y sin embargo no hay oro en este mundo que pueda comprarlo. Que precio tan alto tuve que pagar por haber amado tanto! 

Tuesday, August 21, 2012

Un pasado lujurioso

Un pasado lujurioso





Cuando se termine la noche

y con ella sus agonías cambien de vestuario;

se apagará el fuego que arde en sus venas,

desnudara su cuerpo

y tapara su vida con la frazada de sus palabras;

se meterá dentro de la cobija arrugada,

cerrando los ojos y tratara de dormir,

ironía para quien sufre de insomnio.





Verá su juventud en cámara lenta

y será la protagonista de un largometraje europeo

del tiempo existencialista;

será parte de una audiencia eufórica

en una sala de cine erótico,

como el último tango en París.



Regresará a su alcoba el amante de turno

para volver a tener sexo

y le mentirá una vez más;

justificando su pecado,

la debilidad de la carne;

sus ganas y apetitos,

sus deseos de amar y ser amada.


Nunca aceptará

que se hizo vieja buscando el amor;

que se regalaba por tener sexo,

que era una mujer desesperada, sola.

Moderna,

liberada,

abandonada,

siempre sola,

incomprendida, criticada.



Apretará sus brazos,

acariciara lentamente su espalda,

recorriendo con sus dedos su piel sudada.

Experta amante,

de miles de noches de pasión desenfrenada.

Ella mentirá diciendo:

Eres el mejor amante,

tus besos me transportan,
me hacen volar,

me llevan de viaje

a orgasmos desconocidos

¡Eres el amor de mi vida!


Mentirá diciendo que el cuerpo es bello:

Arte y él su mejor artista,

Literatura y él su mejor escritor,

Pintura y él pinta como Picasso,

Baile y él sabe moverse como el mejor.

Todo es ritmo y seguirá gimiendo,

pero cuando se vaya

llorará muchas horas,

muchas horas llorara.

y así seguirá actuando,

engañándose,

buscando y pretendiendo que engaña.




Despertará agotada y ojerosa;

se levantará despacio

para darse cuenta que se le fue la vida,

que se le fue

mientras mentía gimiendo,

ansiando, probando,

buscando, jugando,

arriesgando, follando…











Pensando...Sintiendo...


Se acababa el año 2010 y casi todo el mundo se hacia la pregunta típica de esa fecha, que les espera el nuevo año, los balances se imponían, las nostalgias, la noción del tiempo perdido y del tiempo recuperado. Yo estaba triste y deprimida, no habían pasado 48 horas de la muerte de mi madre. No funcionaba, no me podía concentrar, el llanto incontenible e incontrolado se apoderaría de mí por varios meses, pero eso no lo sabia a esas alturas de mi vida. Entonces me hacia las preguntas fundamentales: de si había avanzado algo en el terreno interior, no cuánto vamos a poseer sino cuánto poseemos y qué vamos a hacer con ello, si hemos ensanchando nuestra visión del mundo, si hemos podido transformar algunas experiencias dolorosas en bienes espirituales... si hemos ganado en el plano íntimo, si hemos comprendido que poseer bienes materiales es simplemente una forma de subsistencia pero que no nos recupera de nada ni nos protege de nada, sobre todo de la miseria interior. Y como a todo el mundo occidental le gusta festejar la fiesta de fin de año, preguntarse si eso significa realmente algo en nuestro calendario íntimo. Ese primer día del 2011 no salí con mi maleta a darle la vuelta a la manzana, no comí las 12 uvas con las 12 campanadas, no abrace a mi madre ni a mis hermanos ni siquiera a mi esposo que dormía porque tenía que madrugar para ir a trabajar. No me vestí de fiesta como cuando era joven y no faltaba a las grandes fiestas en los clubes de Lima. Ese fue el primer día de enero del 2011, nublado, sombrío, de una tristeza infinita.

Escribiría en mi diario: “Cada vez me siento más fuera de la circulación general: no me interesan las mismas cosas, no comparto los mismos valores, sueño con una sociedad que sueñe con poseer cada vez menos en el plano material, una en donde nos demos cuenta que hemos sido creado iguales, una en donde no haya tanta pobreza, injusticia, abuso, indiferencia, una sociedad que sueñe con soñar. Y eso es todo.



Ese día me pondría a buscar fragmentos de escritores que han escrito sobre el fin de año, desgraciadamente estaban en francés, entiendo bastante pero no lo suficiente, busco en otros idiomas pero no encuentro nada.

Desde ese momento me empiezan los ataques de ansiedad, me diagnostican con depresión clínica motivada por el duelo, el gatillo ha sido la muerte de mi madre. Empiezo a ir a terapia, semana tras semana, a tomar medicamentos que en vez de ayudarme terminan provocándome convulsiones y malestares generales que me dejan estacionada, inútil, discapacitada. No funciono, no tengo energías para nada, hasta lavar un plato me deja agotada. No tengo con quien hablar. A veces me parece evidente que en todo diálogo es necesaria la presencia de una persona que escuche y que acoja lo que vamos diciendo. Es esa presencia del tú en el yo que tratamos de buscar como un pensamiento gemelo o cercano y que es lo que más se parece a la complicidad, cuando decimos: mira, justo lo que pensaba! Pero eso no me sucede. Me siento sola, completamente sola. Tengo miedo. Me invade un silencio total. Me quedo muda por muchos meses. No quiero hablar, no quiero sentir, no quiero pensar, no quiero recordar, no quiero llorar, no quiero acaso vivir?



Y entonces se produce (al menos en mi caso) una sensación de monólogo constante, sin receptor, como si hablase sola en una sala vacía y de pronto me diera cuenta de que mis contenidos me regresaran como salieron, sin esa mirada que los podría haber revestido. Y enriquecido. Sigo sola. Ahora hablo sola en soledad todo el tiempo, en esta cárcel domiciliaria, no puedo trabajar, no puedo escribir, no puedo dormir.

Recuerdo mis tiempos en la década del 70, una noche caminando por el centro de Lima, entro al Hotel Crillón, como siempre estaba lleno de gente y de ruido, con todas sus instalaciones que habían sido concebidas para dar bienestar y atender el deseo de personas que van en busca del placer, buena comida, buena música, un bar oscuro lleno de licores finos, lleno de huéspedes en luna de miel o turistas en su mayoría. En esos días habían hombres ricos que Vivian en ese hotel, uno a quien mataron justamente un primero de enero, y yo que era jovencita me había quedado muy impresionada porque lo había conocido en un viaje al extranjero días antes de su asesinato. Alguna vez me senté en el lobby del hotel Carillón y escribí las primeras palabras de la que algún día seria mi obra maestra, mi gran novela.

Lima la bulliciosa, a toda hora, como un parque de diversiones.... tan diferente a mi casa en Miami en donde en la noche el sonido del silencio te arrulla.

Me ilusiona pensar que algún día, cuando regrese de nuevo a Lima a vivir voy a encontrar un lugar que me haga sentirme acogida, y quiero que sea cerca del Centro de la ciudad.

Y después de doce meses de tiempo sin tiempo, de desperdiciar tantas horas de vida auto flagelándome, culpándome de no haberle dado suficientes abrazos a mi madre, de no haber tenido mas tiempo para compartir con ella llega el 31 de diciembre del 2011 y nuevamente no salgo a la calle con mi maleta ni me como las doce uvas ni saludo a nadie, de repente el teléfono suena es mi amiga de Lima que me llama para desearme el feliz ano nuevo!!! Y contarme que esta de un humor chispeante, que están bailando, gozando, cenando bajo las luces de la ciudad, con ese ruido de autos que tiene Lima y la brisa fresca de Miraflores.... Y aunque nunca me deja de sorprender la cantidad de creyentes católicos practicantes que tiene este país, me cuenta que el Presidente y consejo de ministros estuvieron horas antes en misa, despidiendo el 2011, que estuvieron en misa besando el crucifijo, y yo siento que se me estruja el alma porque pienso en todos los cientos de miles, por no decir millones de habitantes de mi amado Perú que despiden la noche vieja con sus barrigas hambrientas y sus caras tristes, y los otros cientos de miles que están borrachos, tirados por las calles, se han gastado el sueldo de la semana chupando sin acordarse de que tienen siete o nueve hijos que hace varios días comen sobras, ratas, conejos, gatos, perros, lo que sea, y todo eso y mas me deja perpleja...



Fue en el 2010 que funde una asociación civil para ayudar a los pobres, pensé que los 5,000 amigos que tengo en Facebook me iban a ayudar enviándome $1 dólar al mes, pensé si todos mis amigos donan $12 dólares al ano voy a poder ayudar a cientos de familias pobres fundando un comedor para dar de comer y ensenarles a esas madres y padres a cocinar y ayudar de voluntarios para cubrir sus necesidades básicas, es tan poco lo que necesitan, es tan poco lo que tienen.



Ganas de gritar, de llorar, de tener la capacidad de escribir y llegar a los corazones de personas pudientes que pudieran dar y sentir felicidad ayudando. Me duele el contraste de mi ciudad de Lima, la casa de los ricos, las de clase media, y el resto las casas de los pobres en las barriadas a las afueras de Lima, arenales, casas de cartón y pedacitos de madera y a veces uno que otro ladrillo, sin agua, sin servicios higiénicos. Bajo el pretexto de civilización y de progreso, hemos impuesto el pensamiento lógico y racional. Una forma de aniquilación de todo lo que no entendemos y nos da miedo, una forma de muerte de la creación. Lo que quiere decir: no queremos ser huérfanos, aunque perdamos toda nuestra dignidad....

Y quiero reír, quiero sentirme que puedo ser y hacer una pequeña diferencia, que puedo ser luz en el camino oscuro de la pobreza. Quiero esta noche que brilla, brillar con ella, y sí, quiero sonar despierta, y otras veces quiero decir sí con los ojos cerrados...



Y dormida me veo en una terraza de Lima mirando el mar y leyendo a Cesar Vallejo. Tomando un jugo de naranja con papaya, tomando el sol de la mañana y caminando por la orilla del mar cuando los pescadores salen en sus barcas viejas a buscarse el pan de cada día. Hace una temperatura ideal, no más de 24 grados, corre una brisa suave y fresca, tengo veinte anos, sonrío feliz, no puedo olvidarme de la pobreza de mis pobres, de mi gente y al mismo tiempo pienso en lo ricos que somos con esa costa tan maravillosa. Al final de mi sueno la cruda realidad, la rudeza de otros aspectos de Lima, su bulla, su desorden y caos se compensan con estas cosas....