Saturday, January 27, 2018

Somos esclavos del sistema

Y el tiempo me va ganando y la vida se va pasando, mi cara tiene nuevas arrugas, mi piel luce cansada, mis pies se demoran en alcanzar el paso de los que apurados avanzan para llegar (creen ellos) acaso temprano, sin importar que el tiempo es inclemente y que a todos nos afecta sin poder hacer nada. Me doy cuenta que en este momento en el mundo en el 2018,  en este instante mismo de la vida de la especie humana y los "otros", hemos alcanzado un nivel de narcisismo, soberbia, prepotencia, vanidad, egoismo, que es repulsive y me tiene enferma, rota.

Las redes sociales, son tantas, internet, la nueva generación continua de medios nos está alejando, destruyendo, aislando, separando, demasiado de la realidad, tal es así que los chats, los sitios, los foros, pasan a un plano de comunicación "real", y entonces la realidad parece ser de mentira. A lo que hemos llegado.  En lo que nos hemos convertido.    Einstein no era bobo.   Dicen que autista, que nunca encontraba el camino al comedor ni supo amarrarse los zapatos.  Einsten era un genio, predijo el futuro. 

Me he dado cuenta que son millones y millones de seres humanos que pasan más de la mitad del día sentados frente a las pantallas, cómo si fueran esclavos, en una aparente libertad. Adictos, todos se hicieron adictos a los jueguitos, a los redes sociales, todos, sin importar niveles, ni razas, ni religions, ni nacionalidades, ni titulos o salarios, hasta presidentes e infantes son los esclavos silentes.  Oblivios a la realidad existente en la otra frecuencia corriente.

Se dieron cuenta acaso que viven pasando su vida entera sentado en frente de una computadora o de un diminuto celular con mucha memoria y funciones de sabia ordenadora. 

En mi lecho de enferma he decidido muchas veces abandonar esto, abandonar este mundo de medios, de multimedios, donde lo único que hacemos es investigar medios, volvernos expertos en medios, consumir medios y nada más. Me he vuelto investigadora estudiosa de muchas enfermedades, de muchas historias de gente del pasado, he aprendido a leer y sin querer he pasado mucho tiempo esforzando la vista mis dedos jugando con el teclado sin letras que conocen mis dedos sin mis ojos mirar. 

Sómos eso, en eso nos hemos convertido casi todos, en consumidores insaciables de medios, constantemente buscando nuevas fuentes de alimento, de alimentos para sustanciar la mente, el alma, las ilusiones, para ganarle al tiempo y olvidar los pesares.  Jugando, riendo, pecando, inventando, matando las horas de ocio, escuchando todo tipo de noticias, algunas llenas de mentiras y odios. 

Pensemos por un segundo en el pasado, pensemos en los años 30, cuántas canciones existían? cuántas películas existían? los libretos eran cargados de bellos sentimientos y altos valores humanos. 

Hoy por hoy nuestra vida pasea por el ocio, por el acercamiento a estas cosas, por compartir estas cosas bajo la ilusión de que nos representa, de que nos identifica de que forma parte de nosotros. Nos han esclavizado. Nos tienen caminando con el cerebrito lavado.  Somos titeres, Somos como los monos que todo copiamos.  Ya casi no existen los modelos originales.  

Es que no te das cuenta que eres la música que escuchas, ni la camisa o camiseta que te viste, no eres tampoco tu foto preferida, acaso tu frase favorita de las películas de vaqueros o de las de romance de los 50 y 60, el tiempo de los boleros, de los tangos, de los besos apasionados que te llenaban de suspiros.  No somos nada de eso.  No somos como fueron nuestros abuelos.   

No sé qué soy, en lo que me he convertido, pero todos me ven distinta, me ven rara, diferente, porque vivo acaso en el pasado perfecto, tratando de rimar con la moda del presente y estar preparada para lo que nos depara el future. aunque estoy casi segura, que esa respuesta nunca llega,  a mi me mantiene viva la fe, porque nada me hace dudar, yo no le tengo miedo a la muerte, le tengo respeto, le tengo pocas ganas, porque quiero llegar a cumplir un siglo, pero miedo no le tengo porque siento que es una mudanza a la tierra celestial para encontrarme con tantos seres queridos que se fueron antes de tiempo.  

Siento que existe esta idea colectiva de la originalidad, de que todos somos uno, de que todos somos especiales,  y es que todos somos tan para nosotros, tan para uno, y creo que no debe de ser de esa manera.  Creo que todos somos un poco el otro también, que todos somos la misma cosa, iguales en derechos, iguales en capacidades, pero con la aparente ilusión de que porque alguien tiene más bienes materiales o tiene más conocimientos matemáticos, es bonito, bien parecido, con formas agracidas, buen cuerpo, bien vestido, bien preparado, o un físico o professional más trabajador y exitoso entonces es "mejor".

Qué es lo que define eso? Quién lo define? Acaso nosotros cómo sociedad? No lo creo, me da la sensación de que estas ideas se deslizan en nuestra mente por la puerta de atrás, la puerta para que salga el amante apurado o el vecino entrometido.  Siento que de alguna manera u otra nos ha educado, lavado la cabecita, un poco o mucho el gobierno, la patria, la historia, la politica, los estudios del colegio, la religion de acuerdo a nuestro lugar de nacimiento,  no tienen la culpa los musulmanes de serlo, los cristianos, los judios, los de la China y otros orientales, los de la India de no comer carna de vaca ni gelatina,  y llegamos a hoy, en que todo es mercadeo, negocios, dinero, el Mercado, nos tienes esclavizados, el Dinero es el Dios de la Tierra, el codiciado dinero, muchas veces mal habido, el Mercado nos tiene como soldaditos de plomo marchando sin pensamientos en la mente sin cerebro ni material gris.  Hoy en día, nos teñimos del color de una marca que nos gusta, porque creemos que lucimos bien, que nos identifica,  porque nos "muestran" eso, porque nos llevan a pensar que esas cosas van a tapar los agujeros que vinieron con nosotros por el simple hecho de haber nacido y caminado nuestros tantos años.

Vivimos engañados por ideas de igualdad y de derechos, ignorando que no muy lejos hay gente para la cuál estos "derechos" y esa igualdad no existen, hablamos de gente que vive comiendo lo que puede, que vive tomando agua podrida y quizá un par de veces por semana nomás, gente que viva en la enfermedad total, en la pobreza y la ignorancia absoluta, alejados, excluídos de este sistema de amigos El Estado - La Iglesia - El Banco - La Empresa - La vida moderna - El Mercado - El Consumismo - El Pecado - 

Qué es lo que estamos pensando hermanos humanos? No te digo que seas la persona más exageradamente buena, aunque algunos tomen ese rol, no te va a salvar de nada, es que no te diste cuenta que no te te tienes que salvar de nada, sólo de otros seres humanos que son corruptos, indiferentes, malos, soberbios, llenos de avaricia, codicia, lujuria, mentira, soberbia, envidia, violencia, vicios y maldad.  

Y por qué existen todavía hoy, las instituciones religiosas opinando sobre asuntos de la ciencia y la verdad, en qué momento una sociedad que basa todos sus principios en afirmaciones irracionales, de ciencia ficción! tiene voz y voto en la vida de las personas? Por qué hay tantos Cristianos? Por qué hay tantos otras religiones que tienen tantos Dioses y siguen adorando "adornos" figuras de chinitos barrigones y hasta plantas y astros como el Sol, la Luna y las estrellas?  y que me dicen de las supersticiones, de las patitas de conejitos muertos, de los espejos rotos, de los gatos negros y los hechizos de la hicheceras.

Los seres humanos naturalmente tememos a la muerte, tememos a la desaparición del yo, a la extinción de la voluntad y el fin de nuestra capacidad de acción. No tiene que ser así, ese miedo fue programado en la infancia, y sí, la muerte es una tragedia muchas veces, pero es inevitable y deberíamos enseñarla como tal, cómo un viaje que en algún momento llegará y para el cuál perdemos la capacidad de elección y nos debemos dejar ir.

Lo mismo pasa con las relaciones humanas, casada desde hace mucho, tratando de mantener viva la flama del romance y la buena convivencia, de no aburrirme y hastiarme de los defectos y los vicios, de los caprichos y los secretos, de las infidelidades y largas horas de espera en soledad, yo sigo siendo la eterna novia enamorada del amor, vestida de blanco, con pensamientos tiernos y largos suspiros, y no entiendo nada de nada, encuentro agujeros por todos lados a mi idea de una relación basada en mi familia, en las películas que vi, las canciones, y antiguas relaciones y la verdad es que siento una angustia inmensa, no de sentir el amor y el desamor en el mismo lugar, sino de no poder interpretar que la pareja existe en un plano paralelo al mío. Yo soy una esposa a la antigua.  

Y regresa la realidad, llega el mes de Febrero, y desde Enero afuera en el mundo de los negocios, en el mundo de hacer dinero, se preparan para el dia de San Valentín, para otros eventos como el de San Patricio y el color verde loro, en Abril los colegios, en Mayo las Madres, en Junio los Padres, todo el tiempo el negocio de los aniversarios y los cumpleaños, meses, vivir, trabajar, dormir, despertar, rituales, rutinas, cansancios, que comer, que no comer, que comprar, que no poder comprar, tratar de que el dinero ajuste, planificar el viaje ansiado, anhelado de conocer aquella ciudad lejana, regresar de nuevo a Buenos Aires, a Rio de Janeiro, a Lima, a Roma, a Madrid, yo quiero ir a Tierra Santa, a Marruecos, a Barcelona.,  Ganas de ir a pasear, hacer tiempo para leer los libros de autoayuda, lidear con los asuntos de la vejez, con los cambios del cuerpo que no responde a los deseos de la mente.

Encontrarme que casi todos mis amigos no creen en Dios.  No creen en nadie.  Cómo el Dios Judeo-Cristiano, eso también es una construcción necesaria en un contexto, pero que se pierde a partir de la edad moderna, donde ya no podemos creer en las cosas que la ciencia no puede comprobar. El cielo no es tal. Dios nunca jamás bajó del cielo a visitar a nadie (nadie que tenga pruebas, aclaremos).

Las distorsiones de la mente, los símbolos que creamos en la vida para sostener en ellos nuestra integridad, todo lo que nos hace y deja de hacer, el sí y el no de nosotros mismos, no existe.

No existe absolutamente nada de todo esto, son cuestiones temporales, y tenemos un lente que nos dice que no. Ese lente nos lo dieron de tomar y de comer, nunca existió hasta que lo creó el hombre... 

Alerta hermanos.  Alerta hermanos. Somos esclavos del sistema. Somos esclavos del dinero, esclavos del dolor, esclavos de la eterna ilusión y esclavos del mercado ahora también.

Y mejor no sigo porque cuando escribo largo nadie me lee.   Yo sigo siendo la misma de siempre, creo en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espiritu Santo, creo en una fuerza enorme que me despierta cada amanecer y que me lleva hasta el teclado para escribir todo esto que alguien que se mete en mi cuerpo escribe sin descanso, sin correcciones, porque todo lo que pienso lo plasmo y lo dejo del mismo modo.   

Otro fin de semana, me voy arreglar mis floreros, a colocar rosas y astromelias y a limpiar el piso porque me gusta el aroma a limpio.   

Mensaje por el privado

Aunque a destiempo, te vengo siguiendo y leyendo en los últimos días y he sentido en varias ocasiones que yo podría haber escrito lo que pones, no por tener las mismas vivencias, pero si el mismo nivel de nostalgia de mis propios recuerdos y experiencias. Por eso, al enviar un texto se me ha ocurrido compartirlo contigo porque creo que lo compartimos las mismas razones, aunque no todo, obviamente. En mi mente no hay espacio para algo que es fundamental y no negociable para otras personas: la fe. * * * Me gustaría escribir en general y escribirte en particular, pero si no encuentro el tema, menos aún lo consigo con las palabras; entre miles de ideas que surcan mi mente como huracanes desde hace varios días. Si una palabra puede representarme o describirme mejor en los últimos tiempos, aquella es "absorto". Siento que la vida pasa, que debería tener una mejor lógica que el simple hecho que todo se termine sin más que el precedente generalizado de terminarlo con la salud y calidad de vida muy deterioradas. Junto con esta sensación, siento también una nostalgia increíble por la etapa antes de los 10, alrededor de los 15, o de los 20 y así sucesivamente. Y siento a la vez que aunque mi vida ha sido en general feliz y he tenido muchas realizaciones, también la percibo como un gran desperdicio. Creo que he ganado mucha experiencia para vivirla como se debe, pero que ya pasó la oportunidad de aprovecharla. Tal vez haya más que eso que esta triste paradoja, pero de momento no he visto algo que le de sustento. Y para completar la descripción, siento que no tengo inspiración alguna para algo que era mi pasión fundamental. Debido a mi incredulidad de divinidades, no tengo a nadie a quien reclamarle que la vida no sea perfecta pudiendo serlo. Faltaría poco porque lo esencial ya lo tiene, pero nos liamos mucho para suplementar lo restante.


Saturday, January 20, 2018

1930

Siempre tengo por costumbre hacer recuentos de cada año, a veces en mi mente de poeta, compositora, artista frustrada, escritora de palabras silenciadas, me encuentro con colibríes de bellos colores, me tropiezo con hojas que se confunden en el viento, barriendo vidrios de vasos rotos, encontrando plumas en lugares insospechados, viejos mensajes escritos en servilletas manchadas por expresos oscuros y amargos, telegramas de color amarillo como el atado de cartas de amor de una abuela que nunca tuve el privilegio de conocer, pañuelos blancos bordados con mis iniciales para llorar a escondidas, sin que me vean, sonrisas y carcajadas contenidas, zafiros y esmeraldas, diamantes y perlas de herencia, puestas de sol, huellas en la arena de mi playa de la Costa peruana,, llamas que encienden cigarillos prohibidos, personas que no hablan pero se miran en el ascensor del edificio que casi llega hasta el cielo, elefantes sin cuernos de marfil, oranguntanes y monitos traviesos sin nombre pero que tienen una madre humana, lágrimas de cocodrilo, quejidos y suspiros, poesía de mujer enamorada del amor y de la idea de verse vestida de blanco en una gran ceremonia.
Es otra de mis visitas al mundo de mis ilusiones. Es el paisaje florido y lleno de colores y aromas, confundido por las dudas y las preguntas sin respuesta, el duelo, los finales que no conocieron los comienzos sin sentir remordimiento porque eran caminos que no te iban a llevar a la ruta adecuada, a la vida que era la que tus padres y tus abuelos para ti anhelaban. Tropezar con el dolor, el temor, los miedos, las culpas y las dudas. No saber que hacer. Saber que no debes, pero acallar la conciencia y ponerla a dormir. Dejarte llevar por el deseo, por el hambre, por la necesidad, por saciar la sed, por llenar el hueco tan grande. Entonces apareces en mi vida, vestido ocn tu traje de fina gabardina, tu aroma varonil, tu voz seductora, tu risa contagiosa, tus palabras, tus promesas, tus mentiras.
Soy joven, me dices que soy bonita, me dices tantas cosas. Mis manos sudan, mis piernas tiemblan, mis ojos brillan. La lluvia nos hace corer a buscar refugio. Me abrigas, me cubres, exprimes mis ropas, buscas unas mantas y prendes la fogata. En mi mente ahora el paisaje es tempestuoso e incierto, pero en esos momentos la magia del amor o acaso la magia de la lujuria, de lo prohibido, nos hizo prisioneros y nos dejamos llevar.
A veces, cuando te recuerdo me siento indefensa, me siento asustada, me siento tan poquita cosa. Otras veces trato de imaginarme a una mujer sin malicia, que entregaba su honra, el amor que la empujaba a llenarte de caricias y acurrucarse en tu regazo, en tu pecho sudoroso, en tus ojos llenos de deseo. Quisiera que el recuerdo de nuestra primera fuera en un lugar de gran dulzura y belleza, y no en el escondite de la casa vieja. .
He querido olvidar como tantas otras, que son por tontas, mal correspondidas, que se creen los cuentos y las promesas de quienes buscan devorar sin conciencia a sus presas. Ha sido una senda sin prisas, porque la vida parece larga, pero el tiempo se hace nada, son los recuerdos que uno quiere borrar de la mente, pero que te persiguen cuando cierras los ojos y en vez de descansar te encuentras atrapado en el mundo de las pesadillas que se repiten y se vuelven a vivir.
He querido mantener mi silencio, en soledad y con llanto contenido. Huyendo de la marea negra, la tristeza, que viene de golpe, dispuesta a arrasar con todo, a enfermarnos el cuerpo y a rompernos en mil pedazos el alma. Evadiendo las arenas movedizas de la desesperanza. Escondiéndome de esa nada, capaz de devorársela a una de un solo bocado como lo hacen los que sufren de gula incontrolable.
Así sigo, viviendo o como dicen sobreviviendo el día a día, el paso a paso, hasta que un día la neblina del desasosiego comience a despejarse, a que todo cambie. A que el olvido se mude y se vuelva permanente, me imagino que por eso muchos sufren del mal del Alzheimer, es posiblemente una forma humanitarian de remover los recuerdos malos y los pocos buenos. Yo vi a varias de mis tias amadas sufrir de lo que llaman "la persigue el Aleman", a menos su vejez fue menos angustiosa que su vida de solterona, de haber llegado casi a los 100 sin haber gritado a los cuatro vientos que no era senorita ni virginal.
Ella en su morada, enamorada de la magia perdida. A veces como hoy la intuyo, la pinto con acuarelas, su carita bella, su finura, su voz calmada, sus talentos callados. Sus trajes de 1930, su cabello con rulos, su perfil perfecto, sus manos siempre arregladas. Presagios azules de nuevas alegrías.
Cielos de Chosica color lavanda que disuelven el abatimiento de los tristes recuerdos. Vientos amables. Su voz y el recuerdo glorioso de su amor. Se derraman sobre mí, cada día de mi vida.
Vendrán tiempos mejores. Ella me mira, me cuenta que fue joven y bella. La busco, la presiento. Serena placidez. He hablado de una y al mismo tiempo de varias mujeres. Todas fueron parte de mi vida, de mis experiencias, de mi duelo.
Un día de estps lo leeré en retrospectiva para entenderlo mejor y quizás ayudar a otras almas frágiles. El amor es también servicio. Espero encontrar la magia perdida y que el próximo año recupere el aliento y pueda escribir desde un lugar distinto. 1974, 1975, 1976, 1977, 1978...Han sido años verdaderamente duros, pero gracias al cariño y apoyo de mi familia y allegados, algunos existentes, otros muertos, muchos pacientes lectores, he logrado sobrellevarlo de la mejor manera posible. Y he llegado hasta el 2018... y sigo a pesar de todo creyendo en el amor, en DIOS, en la bondad de las personas, en que somos arquitectos de nuestras vidas, en que HOY es el primero, el MEJOR, el primer dia del resto de mi vida.
Escrito sin editar, sin correcciones, para que pueda ser otro pedacito de "los sapos no saben leer" y otra de las historias de Mar, Luna, Estrella, Sol, mis protagonistas, mis mujeres con sus vidas llenas de vivencias similares a las tuyas...
Mary Fernandez - 20 de enero del 2018 mientras se hace el arroz.


Cansada de sentirme cansada

Notas de mi viejo cuaderno....
Se acaba la tinta. Se acaba el papel. Se acaba el agua limpia del manantial. El pensamiento habla consigo mismo, nadie nos oye, y las palabras de mi boca seca, ya no salen. Se duerme la ternura escondida, desaparecen las sonrisas, aparecen ojeras y arrugas en la frente, en los labios, grietas de largas noches de insomnio, manchas, llagas, verrugas, bultos. Se acaba la vida. Se acaba la noche. Ya no quiero sentarme frente al espejo que desconoce mi mirada, que confunde mis manos que todo lo rompen porque ya no pueden sostener nada. Todo es una vieja ilusión, todo pertenece al ayer, a lo que tuve, a lo que ahora pertenece al pasado, a lo que nunca va a regresar, ya nada me resulta extraño, dicen que la costumbre es acaso lo que se convierte en amor, casi sin darte cuenta.
Las mentiras de tus labios llueven, les dices a todos que te sientes bien, que vas mejorando poco a poco, que en cualquier momento vuelves a ser la de antes, que el dolor no va a cambiar tu vida, que la enfermedad no va a distanciarte de todo lo que siempre has amado, de las personas importantes de tu vida que hoy ya no te visitan ni de ti se acuerdan, y te duele saber que todos "parecen saber" que sigues mal, y que hasta hay personas que se alegran, que parecen disfrutarlo, porque no soportan la idea de saberte bien, de saberte feliz y en paz.
Todos hacen sus juicios, todos tienen sus vidas y sus problemas, sus necesidades y sus actividades que no les dejan tiempo para visitar a sus padres, para manejar distancias, para compartir unas pocas horas con aquellos viejos enfermos que dieron su vida, que trabajaron tanto para darles "una mejor vida a sus hijos" hasta dejaron su tierra, se marcharon pensando que era por una temporada corta, que la vida los iba a tratar de otra manera. Y hoy, la verdad, y sin sentir culpa ni verguenza, confieso que estoy decepcionada, que ya estoy cansada de tanto desamor, descaro y tanta indiferencia. No debo de ser del agrado de tantas personas, algo les debe de molestar de mi manera de ser, mi voz chillona, mi personalidad directa y sincera, el no tener pelos en la lengua, el decir lo que pienso, lo que siento sin miedo. Cansada vivo de tanta hipocresía, cansada de tener que estar justificando cada paso que doy, las convulsiones de mi cuerpo, los desmayos, el cansancio largo de una vida sin descanso. Cansada de estar bajo la lupa de los que se hacen los ciegos. Cansada de sentirme burlada, porque siento el eco de las risas maliciosas y la envidia que no pueden esconder porque la llevan de prenda.
Acaso el gran espacio donde habita mi piel, es un simple cascarón desierto. Ya no queda nada de la que una vez fue ciudadana activa, la que pudo bailar, cantar, levantar los brazos hasta alcanzar las estrellas. . Lo que antes fue ya no es y no volverá a serlo. Nos pasa a todos. La vida se nos desvanece, el tiempo no perdona, nadie se salva de una gripe, de abrigarse ante una nevada, de sentir rubor en las mejillas al recordar la primera vez que te sentiste verdaderamente enamorada. Las tradiciones pueden más que la voluntad de cambiarlo. Aparentemente, no me queda de otra, ya es el momento de resignarse, voy a tener que aprender a aceptar mi derrota. De la cual nadie es culpable. Mea culpa, mea culpa. Me arrepiento de todos mis pecados y errores, de todas las veces que no supe apreciar todos los regalos, los dones, las bendiciones. De la arrogancia de la juventud, de ser irresponsable gastando el dinero que es tan dificil ganarlo, de no haber guardado pan para Mayo, de no haber entendido las etapas de la vida. Nadie tiene la culpa...nadie tiene la culpa. El tiempo corre su camino y no tiene tiempo para dedicártelo solo a ti. Nos olvidamos que somos muchos, que somos muy diferentes, pero a la hora de la hora nos damos cuenta que el Sol sale para todos. Que las enfermedades no descriminan. Las espigas del futuro se hacen pasado con cada segundo y la división tiene como resultado el olvido y los recuerdos. Nadie tiene la culpa. Simplemente hoy, 20 de enero en que una amiga no celebra otro aniversario de vida, porque por fumar mucho tuvo corta vida, me siento llena de fuerza mentalmente, pero mi cuerpo sigue cansado. Roto. Enfermo. No estoy cansada de vivir, amo mi vida, amo todo lo que hago con cada minuto de mi existencia, pero posiblemente mi cansancio es como el vino Viejo, como la terquedad de los tercos que siempre te dan la contraria, cansada más bien de seguir nadando en contra de la corriente y sin poder convencer a nadie de que todos tenemos mucha culpa de lo que pasa en nuestras vidas.
Me digo que ya no me interesa marcar la diferencia. Me miento, si me importa. Me digo que quiero vivir sin preocuparme por lograr algo nuevo. Que ya estoy "fuera de servicio". Ya no quiero ser diferente. Quiero ser común y corriente, perderme entre la gente. No quiero llamar la atención, ni tampoco me interesa dirigir, ni aconsejar, ni consolar, ni plasmar en el teclado palabras que puedan llegar a la conciencia dormida. Quiero ser anónima y que nadie sepa quién soy. Ya no quiero se inolvidable. Quiero irme en paz conmigo misma y con Dios mi Creador. Yo solo quiero que mis hijos y mis nietos, mis hermanos, mis amigos, me hagan parte de su pasado. Que me conviertan en un bonito recuerdo, de algo vivido y que no sea simplemente olvidado.
Mejor me callo. Mis dedos acalambrados deben descansar. Debo ir a calentar la sopa y preparar el arroz. Debo seguir intentando vivir llenando las horas, olvidando el dolor de los recuerdos de las risas que quedan impregnadas en los rincones del huerto de nuestras almas.
Escrito una madrugada invernal en mi viejo cuaderno.

Tuesday, January 16, 2018

Cuando llegas a la cuarta edad

En qué medida el envejecimiento está explicado por factores genéticos o ambientales?
La Sra. Rocío Fernández Ballesteros, catedrática de psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, responde a esta pregunta en su libro “Envejecimiento activo”:
“La respuesta es comunmente aceptada: un 25 por ciento frente a un 75 por ciento, es decir la contribución ambiental es estimada en tres cuartas partes, mientras que a la genética los biólogos le atribuyen sólo una cuarta parte”.
Es lógico, los seres humanos no somos sólo organismos biológicos sino seres bio-psico-socioculturales, por eso cualquier enfoque sobre la vejez, el envejecimiento o las personas mayores, no puede reducirse a las condiciones biomédicas o creer que los remedios están siempre en la consulta del médico o en la farmacia. Para vivir más tiempo y especialmente para vivir bien, un 75 por ciento de los cambios debemos hacerlos en nuestras actitudes mentales, creencias y formas de pensar. Estas diez propuestas pueden ser un buen comienzo:

1 – Escuche la sabiduría de su cuerpo

El cuerpo se expresa por señales de comodidad e incomodidad, es necesario saber reconocerlas y actuar en concordancia con ellas. Aunque no seamos conscientes de ello, cada actitud, cada pensamiento y cada conducta, la hemos elegido. Cada cosa que haga, tome conciencia de ello y pregunte a su cuerpo qué siente. Si su cuerpo envía una señal de inquietud física o emocional, tenga cuidado. Si el cuerpo le envía una señal de comodidad y anhelo, continúe.

2 – Viva el presente

El presente es el único momento que tenemos. Mantenga su atención en lo que existe aquí y ahora; busque la plenitud en todo momento. Acepte lo que viene total y completamente para que pueda apreciarlo y aprender de ello; luego déjelo pasar. El presente es exactamente como ha debido ser.
Cada momento presente refleja infinitas leyes de la naturaleza que le han traído hasta este pensamiento exacto, a esta reacción física precisa.
Este momento es como es porque el Universo es como es. No luche contra el infinito esquema de las cosas; por el contrario, es mejor fluir y ser uno con ese esquema.

3 -Dedique tiempo al silencio interno

La meditación no sólo propicia el silencio interno, sino que es por definición el silencio interno, es el ejercicio de permitir al cerebro descansar libre de pensamientos. En esos momentos de silencio cerebral, tome conciencia de que está uniéndose a su fuente de conciencia pura.
Preste atención a su vida interior para que pueda guiarse por la intuición, antes que por interpretaciones impuestas desde fuera sobre lo que le conviene.

4 – Renuncie a toda necesidad de aprobación externa

Cada persona es juez de su propia valía; su meta es descubrir el valor infinito de sí mismo, sin dar importancia a lo que piensen los demás. Al comprender esto se logra una gran libertad.

5 – No luche contra sí mismo

Cuando se descubra reaccionando con enfado en oposición a cualquier persona o circunstancia, recuerde que sólo está luchando consigo mismo.
Presentar resistencia es la reacción de las defensas creadas por viejos sufrimientos.

6 – Recuerde que el mundo de fuera sólo refleja su mundo interior

Las personas ante quienes su reacción es más fuerte, sea de amor o de odio, son proyecciones de su propio mundo interior.
Lo que más detestamos es lo que más negamos en nosotros mismos. Lo que más amamos es lo que más deseamos en nuestro interior.
Use el espejo de las relaciones para guiar su evolución. El objetivo es un total conociminto de uno mismo.
Cuando lo consiga, lo que más desee estará automaticamente ahí; lo que más le disguste desaparecerá.

7 – Libérese de la carga de los juicios

Cuando dejamos de emitir juicios y cuando los juicios de los demás no nos afectan es cuando comenzamos a disfrutar de sentirnos ligeros, saludablemente ligeros.
Al juzgar imponemos nuestros conceptos personales del bien y del mal a situaciones que simplemente son.
Todo se puede entender y perdonar, pero cuando juzgamos, nos apartamos de la comprensión y anulamos el proceso de aprender a amar. Perdonar, en realidad, es aceptar al otro y a las circunstancias tal como son, sin expectativa alguna, sin juzgarlas y sin intentar cambiarlas

8 – No contamine su vida con toxinas

No contamine su cuerpo con toxinas, ya sea por la comida, la bebida o por emociones tóxicas.
El cuerpo no es sólo un sistema de mantenimiento de la vida, es el vehículo que le transporta en el viaje de su evolución.
La salud de cada célula contribuye directamente a su estado de bienestar, porque cada célula es un punto de conciencia dentro del campo de conciencia que somos.

9 – Cambie la conducta que motiva el miedo por otra que motiva el amor

El miedo es un producto de la memoria, que mora en el pasado. Al recordar lo que nos hizo sufrir y tomar conciencia de que eso ocurrió en el pasado, dedicamos nuestras energías a asegurarnos de que el antiguo sufrimiento no se repita. Si trata de imponer el pasado al presente, jamás acabará con la amenaza del sufrimiento.
Eso sólo ocurre cuando encontramos la seguridad en el propio ser, que es amor. Motivados por la verdad interior, podemos enfrentarnos a cualquier amenaza, porque la fuerza interior es invulnerable al miedo.

10 – Comprenda que el mundo físico es sólo el espejo de una inteligencia más profunda

La inteligencia es una fuerza creativa e incognoscible, que organiza de forma invisible a toda la materia y a toda la energía. Como una parte de esta inteligencia reside en nosotros, participamos del poder organizador y creador del cosmos. El objetivo del universo es expandirse, así nuestro objetivo personal ha de ser también expandirnos. Nuestro cerebro es plástico y nos permite la expansión a cualquier edad. Una de las mejores edades es a partir de los 60.
F. Javier González

Saturday, January 13, 2018

Palabras para felicitar a mis amados nietecitos

Tú creces, te conviertes en un hermoso varoncito y nos haces sentir muy orgullosos por ti. Hoy sólo deseo que con cada día, nuestro orgullo y felicidad crezcan todavía más. ¡Ten un cumpleaños maravilloso!
  • No te deseo más, ni menos, que la felicidad total en todo lo que hagas. ¡Y qué tus días estén llenos de bendiciones! ¡Feliz onomástico a ti, mi querido hijo!
  • Un niño especial como tú no se merece menos que el amor y la bendición de todos los que la conocen. Espero que tus días siempre estén llenos de felicidad y satisfacción, mi dulce pequeño
  • Mucho amor y buenos deseos para el más tierno y dulce niño de todo este universo en este, su día de (nombre del niño). ¡Feliz Cumpleaños, mi bebé!
  • ¡¡¡Hoy vengo a desearle un gran abrazo y un dichoso día para el bebé más hermoso de toda esta galaxia!!!
  • He estado esperando por este día durante todo un año para desearte un muy Feliz Cumpleaños, mi angelito precioso. ¡Te amo de aquí a la luna!
  • ¡¡Un muy Feliz Cumpleaños para el niño más dulce del mundo!!
  • Mensajes bonitos para saludar a un niño por su onomástico
    • ¡Un muy Feliz Cumpleaños al niño de mis ojos! Desde que supimos de ti, te amamos con todo el corazón. ¡Nunca lo olvides, por favor!
    • Hoy es el día más brillante y grandioso de todo el año... porque tú naciste en un día como hoy, mi vidita. ¡Te amo con toda mi alma! ¡Un muy Feliz Cumpleaños a ti! Con amor, tu mamá.
    • Feliz Cumpleaños a nuestro príncipe en su día. El mundo es un lugar mejor desde que tú eres parte de él.
    • Los niños son como los regalos de un Dios lleno de amor y generosidad. Y tú, mi pequeño, eres el mejor de todos los regalos que he recibido. Muchísimas gracias por ser un niño tan tierno. Felicidades
    • Las violetas son lilas; los pensamientos, azules, que tengas un muy Feliz onomástico, mi querido niño de ojos bellos. ¡Te quiero mucho!
    • Hoy enviamos nuestros más especiales saludos de Cumpleaños para alguien que es muy especial también. Esperamos que tengas un lindo día y un mejor año por delante. Tienes tantas cosas por aprender todavía. ¡Feliz Día, querido sobrinito!
    • Tú has traído alegría y felicidad a nuestras vidas. Nosotros te amamos con todo el corazón, pequeño. y hoy te venimos a desear muchas Felicidades y que empiece la fiesta!
    Dedicatorias de cumpleaños para un niño por su onomástico
    • Espero que tengas un día lleno de diversión, deliciosos pasteles y que lo pases en compañía de tus mejores amigos. Espero que recuerdes que el amor que Dios tiene para ti es único porque tú eres alguien especial, para el señor y para nosotros.
    • Deseo que con cada año que pase hagas realidad todos y cada uno de tus sueños. ¡Muchas Felicidades para ti en este día de tu cumpleaños! Tus papis estamos muy orgulloso de ti
    • Tú siempre has traído alegría a nuestras vidas, y cada vez que sonríes, iluminas nuestro día. ¡Disfruta tu día, pequeño muchacho!
    • Una, dos, tres, cuatro, ¡CINCO! Son cinco las velitas que estarán esta noche en tu pastel de Cumpleaños. Sóplalas todas y pide un deseo. Nosotros te enviamos muchos besos y abrazos. ¡Qué tengas un lindo día!
    • Hoy es tú día especial, hoy es tu cumpleaños. ¡Feliz Cumpleaños, mi pequeño príncipe!
    • Deseo que tú día especial esté lleno de buenos momentos y buenos regalos. ¡Feliz Cumpleaños a mi pequeño chico!
    • Deseo que tengas un día lleno de juguetes, tortas, chocolates, y diversión, mi querido y dulce niño.

    Thursday, January 11, 2018

    Nota de otro 11 de enero

    Mar escribe en su viejo cuaderno:

    Me escribiste hace mucho tiempo y tu pregunta de aquellos tiempos era que quieres saber de mi, de mi vida y yo nunca te pude mandar mi respuesta porque te fuiste a la China sin dejar datos... y hoy ordenando encuentro otro viejo cuaderno, con una fecha lejana... me he enterado de que ya no eres parte del mundo que una gripe mal atendida hizo que te quedaras para siempre dormido...
    Y no… Sigo sin encontrar dragones, sigo con mi cofradía perdida, mi luna apagada y el sol quemando pero sin calentar… sigo eternamente enamorada del amor, de la vida, del arte, de la literatura..

    Y sí, sigo con la sonrisa fingida, luciendo bien por fuera, escondiendo todo lo que sufro, tapando con anteojos mi llanto, y mi alma vagando en el limbo… aunque muchas veces no puedo controlar mi angustia y tengo que salir corriendo porque no quiero que me vean llorar desconsolada...
    Y si, sigo sin ti… sin mi madre, sin muchas de mis amigas queridas... Contigo a una distancia que cada día parece más distante aunque sólo represente unos kilómetros y no años luz…
    y nunca he podido olvidarte, porque cuando uno ama de verdad, ama para toda la vida y hasta la eternidad... y yo cuando amo, amo con toda la fuerza de una luz que nada puede apagar.

    Y sí, sigo en mi eterna lucha con mis recuerdos y con todos y cada uno de los esqueletos que he tratado de esconder todos estos años debajo de mi cama y detras de las puertas de mi ropero… entre mi ropa blanca, mis secretos, mis silencios, y aunque no tengo ninguna foto tuya, tengo tu rostro grabado en un lienzo que he pintado en mi memoria, tocas el piano, cantas "amapola" y me miras con esos ojos color caramelo.

    Y sí, sigo perdida en el mar de la vida y pugnada por no terminar en la muerte de tu olvido… Acallando demonios... la vida ha pasado... el tiempo inclemente, sin sentir misericordia, recibiendo golpes y golpes, viviendo lejos, muy lejos de tanta gente amada, de mi orilla, de mi playa, del parque, del viejo local escondido en una calle de Miraflores.

    Mil y dos cosas han pasado en este tiempo, sin tiempo, que vida tan larga y otras veces tan corta... agotada, siempre ocupada, siempre llenando las horas, aturdiendo los pensamientos que causan el dolor punzante, la angustia, los temblores del alma.

    Gentes que han llegado a mi vida para quedarse, otras que han permanecido a mi lado por años y algunas otra cuya presencia ha sido esporádica pero muy importante. He cerrado ciclos e iniciado nuevos. Siempre queriendo mejorar... acaso cambiar...
    crecer, convertirme en una gran mujer.

    He construído castillos muchos castillos con entusiasmo y ardor y demolido otros tantos mojando el camino con barro cansado dejando huellas de dolor y quebranto.
    He caído en cuenta de que tengo muchos defectos y he cometido muchos errores, de todas las malas decisiones que enfermaron mi cuerpo y mi mente, de todo lo que no puedo cambiar, del agua estancada, de las costumbres y rutinas que tengo y de la falta de ganas o de auto control y fortaleza que necesito y no tengo los instrumentos, las armas, las personas, los abrazos, acaso para cambiarlos...

    Sin embargo y a pesar de todo lo malo o bueno que el tiempo me ha dejado vivir, hoy y ahora, estoy en plena conciencia de que el miedo paraliza, entorpece y duele...que no deja crecer ni avanzar, que sigo envejeciendo en cada instante que pasa y de que no puedo, no debo permitir que el miedo siga creciendo y dominando mi ahora, mi presente y menos mi futuro... Que se callen los malignos, los tentadores, los que destruyen, los que humillan, los que no saben amar... los que viven en el mundo pensando que nunca se van a morir. y que se van a llevar todo lo que compraron con el dinero que no siempre ganaron con el sudor de su frente, limpiamente sin robar.

    Hay veces que quieres que la gente sea eterna, que el padre Tiempo al que llaman Chronos no pase, que cada una de las funciones vitales de una persona permanezcan intactas, pero sé que no es posible, y eso genera frustración en mi.. y en muchos, en casi todos. No queremos nunca estar donde estamos, cuando adolescentes queremos tener edad para todo lo prohibido, cuando viejos queremos sentirnos como cuando no teniamos los achaques de la tercera edad. Me encantaba manejar, correr, montar caballo, bailar flamenco, ahora con las justas puedo caminar.

    No puedo cambiar, lo que es obvio sucederá, pero al menos espero tener fuerza suficiente como para dejar a un lado mi neurosis y demostrar con hechos lo mucho que amo sus pasos junto a los míos...

    Si, por primera vez en muchos años el miedo está a punto de paralizarme y es necesario acallar todos esos pensamientos negativos, todas esas voces enfermas, la falta de fe, la falta de creer que todo lo que sucede conviene, recordar que somos los arquitectos de nuestra vida, que la felicidad (nuestra felicidad no depende de nadie)... que Dios nunca abandona a sus hijos, y que todo pasa, todo tiene un principio y un final. Que la vida es bella, que no importa cuantas veces tropiezas, si no cuantas te vas a levantar y seguir viva, agradecida y productiva, sin ser carga para nadie

    Monday, January 8, 2018

    Domingo 7 de Enero mi hermanito cumple los 50

    Uno de mis hermanitos menores cumple, completa sus 50 eneros hoy 7 de Enero del 2018. Los recuerdos de otro domingo 7 de Enero de 1968 se amontonan en mi mente y me parece mentira que hoy el bebito prematuro, mi consentido desde siempre, cumpla hoy medio siglo. Tengo cuatro hermanas y cuatro hermanos, y yo soy la mayor de nueve hijos que tuvo mi padre, pero de todos ellos, mi bebito que cumple los 50 siempre fue mi chochera, mi debilidad, desde que era tan chiquitito y tan indefenso. Yo soy 14 Eneros mayor y emocionalmente, por circunstancias de la vida, tuve que ser su hermana-madre muchas veces y fue el quien tuvo que cuidar a nuestra madrecita antes de que se mudara al Cielo hace 7 dolorosos Diciembres. Muchas experiencias hemos vivido y afrontado juntos y separados pero siempre unidos por el amor filial, por el amor de hermanos. .
    Hoy le pido a Dios que lo bendiga, que nunca se le acaben la fortaleza y la audacia, que Dios y su Hijo Jesucristo curen todas las grietas de su alma herida, de su vida tan llena de baches y sacrificios, de mortales en el aire, de saltos y caidas, le pido que hoy empiece una nueva etapa en su vida, hoy que celebra agradecido haber llegado a los 50.
    Puedo acaso decirle palabras en forma de poema
    Decirle hermanito querido,
    perdona por haberte sobre-protegido
    En este, tu cumpleaños, quiero que sepas que no te guardo rencor, que te he perdonado,
    que hoy amanece tu vida
    Porque todos los días no se cumple,
    Una cifra tan importante.
    Que pases un día,
    A la altura de tus cincuenta
    Mi volador, valiente paracaidista,
    artista, gran conversador,
    de personalidad fuerte y nobleza escondida
    Muchas Felicidades.
    50 Veranos recuerdo que cumples hoy,
    50 Años como soles serranos,
    Alberga tu corazón.
    Que cada día seas más sabio
    Y nada ni nadie te quite la ilusión.
    Porque no te das cuenta de todo lo que vales.
    Medio siglo te adorna
    y quiero pensar que
    tú rebosas de felicidad,
    de salud y entusiasmo
    Yo quiero felicitarte
    Y compartir contigo esta gran verdad:
    ¡Estás en la flor de la vida!
    ¡Disfruta la vida y que nadie te lo impida!
    Hoy la mañana despertó ilusionada
    Y llena de luz y color,
    el sol resplandece y calienta en Miami,
    Los pájaros se levantaron,
    Incluso antes que saliera el sol.
    yo me puse a conversar con ellos
    porque se acordaron Gustavo Fernandez
    Que hoy es tu cumpleaños!
    Dije yo,como hace mucho tiempo, en el pasado,
    ¡Vamos todos a celebrar!
    A cantar el Happy Birthday to you
    Y todos tus hermanos mayores fuimos corriendo,
    en nuestra casita alegre de Las Cordornices 205
    A verte desayunar y tus velitas apagar.
    Que Dios te bendiga con salud, AMOR, trabajo, abundancia, y larga vida, que todo se componga en nuestras vidas, que el 2018 sea tiempo de re-encuentros y abrazos, de nuevos comienzos  y de olvidar el pasado.  


    Friday, January 5, 2018

    El hombre de las rosas

    Hace poco la esposa de uno de mis antiguos proveedores de flores de mis tiempos en el Aeropuerto,  una amiga muy querida que he ido conociendo poco a poco en unas clases de Biblia, una mujer inteligente, observadora pero de naturaleza desconfiada, como casi todas las personas que han sido muy golpeadas por la vida, que conoce la pobreza y el hambre, decide contarme la historia de su vida matrimonial y su vida en Miami desde que dejaron Barranquilla, Colombia en los setenta y tantos, igual que yo,  que me fui de Miraflores en 1978.  Tomando un tintito, se queja de que el esposo nunca toma vacaciones, que nunca descansa, que no tienen vida social, que vive encerrada, que no tiene vida, que nunca en casi medio siglo de vivir fuera de Colombia, el padre de sus hijos, todos profesionales, a viajado con ella a ninguna parte, que es temeroso (por no decir cobarde) que no se sube en aviones ni en trenes, nunca van al cine, ni al teatro, que todo es trabajo y trabajo, ahorro y ahorro para la vejez, y que su marido en su casa se la pasa viendo tele,y todo el tiempo, en su dormitorio que es refugio, su oficina, su cuartel, se la pasa contando y recontando con cara de codicia y sonrisa en los labios, los billetes que mira y revisa muchas veces, el dinero de la venta diaria, contar lo hace feliz, entrar las ganancias en su libro de contabilidad, manualmnte, y me comenta que no sabe si lo que le gusta tanto es la venta de sus rosas en las mismas esquinas en donde la gente no lo conocen por nombre, en donde lo llaman "el vendedor de flores" "el florero" "el florista"  Es conocido en todas partes porque siempre ha sido persistente y perseverante y vende las mejores rosas, solamente rosas, en las cuatro estaciones, no importa si llueve o si es verano o invierno, los 365 dias del calendario, nunca descansa.  Amparo, me deja asombrada y hoy quiero compartir la historia de la vida real, cambiando los nombres.  Nadie conoce el nombre del vendedor de flores y a ella le molesta que lo llamen "florero" y que nadie se acuerde de su nombre o se lo pregunte.  Le sugiero que se ponga un "letrerito" y se empieza a reir a carcajadas...  veo que siente la necesidad de contarme su historia, la escucho mirando sus ojos mojados por momentos.   Ama a su esposo pero lo ve poquita cosa como hombre.

    Resulta que Alejandro a los 5 años, cuatro meses y 12 días de nacido en un pueblito muy pobre de Cali, pierde a su madre cuando ella se muere pariendo a una de sus hermanitas.   Alejandro era el cuarto hijo de cinco criaturas seguidas en edad, cuatro varones y la mujercita que muere con la madre.  El padre de Alejandro, un hombre bajito, de piel clara, decendiente de italianos, en su desespero y duelo se emborracha por varias semanas y se auto-destruye, abandona a los cuatro hijos, todos de corta edad, en diferentes lugares,  los deja en casa de familiares, es cuando los hermanos se separan para siempre, y el futuro de Alejandro es ser abandonado en un orfanatorio, donde Alejandro crece con carencias afectivas muy grandes y muchos miedos e inseguridades. Callado, triste, inseguro, de poca personalidad, de voz muy bajita para hablar, temeroso al conflicto y a las confrontaciones,    A los dieciocho por ley, le permiten darle "la libertad", (y es que los orfanatos pueden ser muchas veces peores que las prisiones) al hacerse mayor de edad ya se puede ir - algo que hace de inmediato - porque su vida en el colegio-hogar de abandonados no ha sido muy agradable,  aunque nunca menciona ni quiere recordar los momentos oscuros de su primera juventud - al salir a la vida se pone a buscar sus hermanos que nunca encuentra, y es cuando conoce a una parienta lejana de su madre que habia sido monja y que al enamorarse de un sacerdote son expulsados y deciden casarse y se mudan a vivir a la "Cumbre" en Cali, pero al poco tiempo se mudan a Barranquilla y empieza por primera vez a sentir que tiene una madre, una familia.   Cuando Alejandro llega a casa de la parienta de nombre Julieta, ella ya es una viuda muy dulce y bondadosa con tres hijitos que le abre sus puertas y lo recibe con los brazos abiertos y se convierte en la madre que nunca tuvo.   Alejandro se pone a vender galletas y dulces en las calles de Barranquilla hasta la edad de 28.  En ese tiempo, de los 18 hasta los 28, pasando muchos sacrificios, ahorra mucho dinero, tiene planes de irse a vivir a Miami y poner un negocio.  Aprende a leer y a escribir gracias a Julieta que es una gran maestro y se vuelve muy religioso porque Julieta es muy devota de rezar el Rosario y de leer la Biblia y van a Misa todos los domingos..   

    Una mañana llega a la casa de su madre adoptiva, su tia Julieta, para ver que le han quitado todo a la viuda. Que va a perder su casita y quedarse en la calle. Alejandro entonces al ver a la persona a la que tanto le debe, le dice que no tiene que preocuparse, y le miente, no le dice que le va a entregar todos sus ahorros porque sabe que no lo va aceptar, entonces se le ocurre mentir (algo que nunca hace) y le dice que se acaba de ganar un premio (un billete de loteria) y le entrega todos sus ahorros, lo hace sin pensarlo dos veces, es un impulso que no puedo controlar, al mismo tiempo en que le entrega el dinero, una fuerte suma, varios millones de pesos colombianos, siente una voz interna que le dice, desde ahora vas a ser siempre bendecido.

    Al cumplir los 30, conoce a Amparito, se conocen en un Banco en donde ambos son cajeros. Ella es mucho menor, tiene 22.  Amparo y Alejandro son muy diferentes, pero ya sabemos que los polos opuestos siempre se atraen. Ella no es timida, es conversadora, es de mente abierta, es luchadora. No le tiene miedo a nada.

    Se casan al poco tiempo, Amparo es la hija mayor de una numerosa familia,  tiene ocho hermanos, son de extrema pobreza, pero ella no quiere seguir siendo pobre,  Ella como Alejandro tienen el deseo de superar la pobreza y es estudiosa, quiere salir de la pobreza y mudarse a vivir a los Estados Unidos.    Como muchas parejas llegan ilegalmente a Miami, viven escondidos y temerosos, sin papepes, indocumentados por mucho tiempo, tienen sus hijos nacidos en EEUU, los hijos crecen dominando ambos idiomas, se hacen profesionales con los sacrificios y el trabajo de ambos padres que se compran su casita en un buen lugar y viven austeramente, nadie entra nunca a su casa. Nadie,  Ellos saludan de lejos a los vecinos, pero no hacen amistad con nadie.   Amparo manda dinero todos los meses a su familia, les cambia la vida, lo sigue haciendo hasta la fecha,   Ella me explica entonces que muchas veces siente remordimientos de no poder ayudar a muchas personas pobres de Miami pero que su familia en Colombia es muy pobre, que si no es por la ayuda financiera y los paquetes que manda dos veces al mes, ellos no sobeviven porque no tienen trabajo ni oportunidad de progresar, porque la caridad empieza en casa.  La admiro profundamente.  Los admiro a ambos. 

    Parece la historia de muchas familias de inmigrantes que dejan su patria para salir de la pobreza. Pero ella nunca derrocha, no desperdicia ni un real. Sabe comprar, sabe vivir con lo necesario.  Ellos tienen un monopolio con su negocito de flores, son dos esposos que han remade juntos por las aguas duras sabiendo llegar a la orilla del triunfo, de la tranquilidad.  El secreto de que cuando eres trabajador y disciplinado, cuando perseveras y eres diligente, persistente puedes llegar a tener tu dinerito de retiro para que no falte tener comida en sus mesas.  Aunque muchos no se atreven a contar su historia, tienen miedo de que los descriminen, que los vean poca cosa.    

    Entonces Amparo me dice que quiere ir a Europa, que quiere tomarse unas vacaciones con Alejandro que ya tiene cerca de los 67  y no quiere ir a ninguna parte.  Que quiere viajar a Tierra Santa y conocer Italia y la Madre Patria.   38 años después de casada con Alejandro, de vivir trabajando, siempre trabajando, porque el vende las flores pero ella es la que hace los ramos, los cientos de ramos que venden por todas partes de la ciudad.     Ella ya no quiere seguir trabajando.  Quiere descansar.  Tienen un carro, el otro se lo regalo a la hija, muchas veces quisiera tener el auto para hacer "sus cosas". Ya tienen suficientes ahorros para una vejez tranquila, pero el no quiere retirarse, el quiere trabajar hasta que Dios se lo lleve.  

    A mi me traen flores a cada rato, me las traen de regalo, yo se las quiero pagar, pero ella no lo deja, es su forma de darme las gracias, y es que por cosas de la vida yo pude comprarle muchos ramos de rosas y fui buena clienta y ellos son personas agradecidas.  Ahora ellos son mis amigos,  vamos juntos a las clases de Biblia, aprendemos dos veces a la semana a entender los mensajes de La Sagrada Biblia, son gente humilde, sencilla, personas que fueron muy pobres y que hoy viven en su casa propia, su casa completamente pagada, una casa limpia y bien decorada, con lo necesario, porque ella es una hormiguita trabajadora, eficiente, pro-activa, tines tres dormitories en donde los diplomas de sus hijos adornan las paredes y todo brilla y huele a limpio, porque ella es una excelente ama de casa, una mujer excepcional, pero se queja conmigo que quisiera que su esposo, el padre de sus hijos, fuera menos inseguro, que pudiera subirse en una escalera, y no tenerle miedo a la oscuridad ni a los aviones.  Que a veces se siente que ella es el hombre de su hogar, la fuerte, la guerrera.  Que quiere que el le pague a otra persona para preparer los ramos de rosas y ella pueda viajar y conocer tantos lugares.   Ya estuvo en Londres y muchas partes de la Gran Bretana ,nunca se lo dijo a nadie, y es que uno de sus hijos vive en Escocia.   Trato de darle mis consejos, de hacerle entender muchas cosas.   Sus sueños de viajar con Alejandro a Europa no deben de impedir que ella no pueda hacerlo.  Que es el momento de pensar en ella, que se anime a viajar con unas amigas (que no conocen su historia) amigas pudientes que no saben que era muy pobre, le digo que no tiene porque contarles nada, le digo que ella vale su peso en oro, que tiene gusto, que es inteligente y sobre todo que es una triunfadora, que su esposo es un gran hombre y que no lo puede obligar a subirse en un vuelo largo porque se le termina muriendo de infarto, porque Alejandro ahora tiene problemas de salud, ya debe de retirarse, ya debe dejar de vender flores.  

    Que vamos a pedirle a nuestro Padre Celestial que nos haga otro milagro en el 2018, que yo quiero viajar a Tierra Santa con un grupo de personas que queremos caminar los caminos del Hijo de Dios. Que me espere a que me recupere de mis males porque yo se que Dios me va a dar vida para concederme la dicha de tocar con mis manos, de caminar de nuevo por algunas calles de Paris y Madrid que alguna vez conocieron mis pasos y oyeron mi voz.

    Que si se anima se puede venir conmigo a Lima para que me ayude a entregar canastas de alimentos para mis familias pobres, porque mi historia es diferente a la de ella, pero en muchas formas, son similares, porque somos bendecidas porque sabemos compartir el fruto de nuestro trabajo con nuestros seres humanos y que la caridad empieza en casa.


    Monday, January 1, 2018

    Lukitas el perro de Edith

    Mi amado Lukitas,

    "Esta fue la primera noche en más de 12 años que he pasado sola, sin tu amorosa compañía. Tu cama todavía está en el suelo, junto a la mía. No... estoy preparada para hacer frente a la fría lozeta que hay debajo. En mi camino a la cama tengo que tomar un momento para estar al lado de tu espíritu, para decirte que te amo más que a nada en el mundo, lo he hecho cada noche, en estos úitimos días viéndote sufrir, por eso y te pido perdón por la decisión que tuve que tomar.
    Echo de menos el calor de tu cuerpo y los golpes en mi mano que me dabas mientras masajeaba la parte lateral de tu hociquito. Entonces, como he hecho muchas noches antes, me acuesto en mi cama. Recordando todas esas noches que te levantabas para traer tu pelotita, luego volvías y te acercabas a mi cama para asegurarte de que todavía estaba allí antes de regresar a tu propia cama, te susurraré "te amo" al menos dos veces más para que sepas que estoy cerca a ti. mi amado bebito, mi Lukitas
    Mi cerebro me juega malas pasadas en los últimos días. Si veo por el rabillo del ojo algo tirado en el suelo, la aspiradora o un tus juguetes, instintivamente me pongo en modo cautelosa, para tener cuidado y no pisar tu colita.
    Cada vez que abro la puerta, mi mente automáticamente busca tu cabeza levantada mirando hacia mí y tus orejitas en alerta para ver qué voy a hacer. Mis propios oídos buscan excitados el lloriqueo emocionado acompañado de un movimiento de cola.
    A las 9.30 de la mañana me imaginé verte esperando ansiosamente en la puerta trasera del jardín. ‘Es hora para las aventuras de Lukitas, Udark, Markito’, diría yo, mientras tú corres hacia mí y esperas pacientemente al lado de la camioneta hasta que abra la puerta. Como pensaba estos últimos días podía oír el eco de la voz de los que habían estado y se habían ido. mi también tan amado Markito.

    Una a una perdiste tus habilidades para comunicar alegría. Hace 2 días alejaste la cabeza lejos de la comida y tu voz se redujo a un débil gemido. Pero cuando puse mis dedos en tu hociquito, aceptaste comer de mi mano, igualmente beber agua, mientras yo recorría cada dedo de arriba a abajo entre tus ojitos, eras capaz de empujar tu cabeza contra ellos y decir te amo mamá Gringa.

    Ayer, te tenía sostenido entre mis brazos, abrazándote fuertemente, me miraste con tanta dulzura que nunca podré olvidar esos ojitos tan tiernos, como cuando te adopté a los 7 meses, eras un torbellino de alegría y energía, correteando por todas partes, así como amabas los paseos en la camioneta a Lima con tu papá Ricardo que se fue a vivir al cielo ya casi 7 años en enero del 2018. 

    Después de la primera inyección pudiste encontrar rápidamente la paz. Puse mi mano sobre tu torso, ya que se elevó arriba y abajo con cada respiración tuya, mientras yo estaba rota de saber que ya no vería esos ojitos tan tiernos, esperando mi mano sobre tu cabecita para tirarte tu pelotita.. Apenas unos segundos después de la inyección sentí que tu espíritu pasaba a través de mi cuerpo. Incapaz de contener las lágrimas, lloré lágrimas de alegría por liberarte del sufrimiento. Lloré lágrimas de tristeza por la pérdida de tu amorosa compañía hijito mío.
    Lloré y lloro lágrimas de dolor por la inmensa pena que tenía delante de mí. Me consuela el hecho de que tú estás aquí conmigo, pegadito a mi ventana, justo al otro lado donde solías dormir, por eso, anoche te dejé encendido el farol de la jardinera para que no te asustes y no te sientas sólo, pero siempre estarás ahí muy cerquita a mí, mi pedacito de cielo, no puedo alejarme de la ventana para ver que tú estás ahí acompañándome.

    Voy a tratar de aceptar lo que viene después. Te llevaré en mi corazón hasta el final de los tiempos. Cada vez que me enfrento a un nuevo reto o camino nuevo, voy a recordar el amor incondicional que me llevó a cuidar de ti, para que lo tengas tú también. Me lo voy a aplicar a mí misma, usando lo que me has enseñado sobre lo que significa ver la vida desde la perspectiva de un perro, pero tú eras más que eso, eras mi amado hijito, Lukitas".

    Escrito por mi gran amiga Edith Ebell hace unas horas, antes de despedir el 2017, tiempos muy duros en nuestras vidas, empiezo el 2018 compartiendo su hermoso texto, tan lleno de amor y ternura, porque ella es de mis amigas una de mis bellas y amadas luciernagas.    Lukitas ahora juega en el Cielo de los Perritos, yo lo conoci y era UN angelito de cuatro patitas, enorme y hermoso, amoroso como su madre humana. 

    De Maria Cecilia

    Hay entre corazón y cordura coincidencias y no. Ambas comienzan queriendo CORregir algún rumbo desdichado al que el "otro" (corazó...