Tuesday, August 15, 2017

Carta a mis familiares y amigos

Carta abierta a los sufridores del Síndrome de Fatiga Crónica (y/o Fibromilagia) y a todos mis familiares y amigos.

Muchas veces las personas que me ven, me dicen, "te veo regia" "luces bien" "sigues gorda, entonces no debes de tener cancer", "con esa cara, no pareces enferma". Y otros comentarios que prefiero no mencionar.

No te extrañes si no observas cambios físicos notables en mi: el SFC y/o fibromialgia produce muchos cambios pero la mayoría resultan invisibles para el común de la gente. No es como si tuviera sida o cáncer, que terminan por ocasionar cambios físicos impresionantes.

Si yo te digo que no me siento bien, por favor, ¡créeme! no lo digo para hacerme la interesante. No me siento bien desde hace mucho tiempo. Vivo con dolor, en el dolor. Siempre duelo.

Puede que mi cara no muestre signos de que estoy enferma, pero es que el SFC generalmente no me cambia mucho la cara: de pronto aparece algo de palidez y a veces como hoy, amanezco hinchada, con algún signo leve de dolor, pero nada más. Por eso la llaman la enfermedad invisible. Además, como llevo enferma tanto tiempo, me he ido acostumbrando a no mostrar mucho el malestar, el dolor ni la fatiga. A maquillar mi cara y cubrir las pronunciadas ojeras. Para todo me demoro el triple de tiempo. Me he vuelto lenta, muy lenta. Torpe, muy torpe.

Cuando estoy mal no soy muy expresiva ni muy amable. A veces me pongo insoportable,como ayer, no quiero conversar con nadie, y menos que me vean o me visiten. Pero no pienses, por favor, que estoy disgustada contigo ni que no quiero verte, su supieras la falta que me haces, lo importante que eres en mi vida. Lo que pasa es que, en esos momentos, no tengo mucha capacidad de atención ni de concentración, casi no tengo fuerzas y los mareos y malestares me hacen desagradable, y entonces adopto, debido a la fatiga y al dolor, «cara de piedra» y de pocos amigos.

Pero quiero que sepas que tu presencia y tu conversación me alivian y me distraen del dolor y, además, me ayudan a liberarme de la sensación de no importarle a nadie que a veces me apabulla, porque la vida encerrada, encarcelada, la vida de prisionera nunca fue mi vida anhelada. Un futuro incierto. Por favor, ten en cuenta que, como consecuencia de esta enfermedad crónica, tengo una gran tendencia a deprimirme a cada rato. No es que ya no te quiera sino que me siento muy mal. Si puedes entender esto, la ayuda que me quieres dar será mayor.

Después de tanto tiempo de enfermedad no puedo limitar mi felicidad solamente al objetivo de sanar porque la realidad me muestra que no depende de mí y, por lo tanto, he aprendido a disfrutar más de las otras cosas que me ofrece la vida.

Así que, te pido con humildad y respeto, que por favor, intentes compartir –sin cuestionarla– la felicidad que yo estoy sintiendo. Además, no te inhibas de contarme tus problemas, alegrías o tristezas: tengo una gran capacidad para compartir sentimientos y para comprender a todos los enfermos del cuerpo, la mente y el alma.

Si te manifiesto mis limitaciones, por favor, acéptalas, no me critiques, no me juzgues, no me desprecies, no me llames loca, no seas indiferente, no me abandones. No me dejes sola.
No me las estoy inventando ni las estoy exagerando. Me encantaría pasear o jugar contigo, pero cuando digo «no puedo», es realmente lo que estoy sintiendo, y es que de verdad, no puedo.

Es probable que, haciendo un gran esfuerzo, alcance a llegar a un punto más alto de lo que inicialmente había pensado, pero, muy probablemente, las consecuencias serán muy dolorosas para mí: más dolor y más limitación. Cada vez que saco los pies del plato y me pongo el disfraz de persona saludable termino en el hospital y angustiada por la anorexia de mi cuenta bancaria.

Entonces, por favor, no pienses que es por falta de cariño, porque soy mala amiga, por falta de interés por ti o pereza física.Te juro que nunca he sido perezosa, que me frustra no poder trabajar como antes. Por favor entiende que mi sufrimiento de cuerpo no es imaginario. Notar esos sentimientos de incredulidad en ti me hace daño. La verdad es que, a base de frustraciones, he tenido que aprender a aceptar estas limitaciones y tengo que protegerme de mis propios excesos.

Los síntomas del SFC son muy variables en el transcurso del tiempo y pueden cambiar, para mejorar o empeorar, en pocas horas. Así pues, por favor, no te extrañes, no te sientas ofendida ni te enojes si te prometo algo y, a la hora de la verdad, no puedes contar conmigo. No lo hago por falta de compromiso, nadie sabe lo duro que es para una abuela no poder cargar a sus nietos ni tirarse al suelo a jugar con ellos. Tener a tantas personas amadas tan lejos, no poder darles abrazos, escuchar sus voces de consuelo.

A mí también me afecta que esto suceda, porque no poder planear cosas como lo haces tú me produce una sensación de gran inseguridad y una gran frustración. Quiero viajar, quiero hacer tantas cosas...
No creas que dejo de hacer cosas (como llamarte, cumplir una cita o hacerte un favor) porque sea una mala persona, o porque no quiera verte y atenderte. Con las ganas que tengo de poder cocinar un plato delicioso y ver como disfrutas cada bocado. Pero ya casi no puedo ni cortar una cebolla sin cortarme los dedos.

Es que el SFC también compromete la atención y, por lo tanto, la concentración y la memoria. Y si me olvido de cosas relacionadas contigo no es que no me importes o que quiera hacerte daño: simplemente es mala memoria.

No tiene nada que ver contigo, sino con la enfermedad que tengo desde hace mucho tiempo.
Ahora tengo que ponerme a pagar cuentas, facturas vencidas con altos recargos porque hasta escribir con mis dedos adoloridos y acalambrados que cuesta mucho trabajo.

Ahora te dejo por unas horas, y son mis sinceros deseos que no te duela nada, que te sientas feliz y agradecido de tener la fortuna de ser millonario, porque el que tiene SALUD lo tiene todo en la vida. Que Dios te bendiga, y que hoy tengas cinco minutos para pedirle por todos los enfermos del mundo, por todos los que necesitan la medicina sagrada, el beso de un nieto, el beso de un hijo, el amor incondicional de una madre, la Mano protectora de una padre. El milagro del Salvador.

Monday, August 14, 2017

En el umbral del dolor

Hoy el dolor no me deja tranquila. A veces siento que las fuerzas me abandonan, que en cualquier momento me voy a desmayar. Me he medido el nivel de glucosa y lo tengo bajo 78 y acabo de almorzar, me estalla la cabeza, hoy casi no puedo caminar. No quiero que me ataque el desespero y me invada el llanto, no quiero llorar, no quiero desesperarme. Hoy el umbral del dolor no resiste el fuego que me quema por dentro, no tengo fiebre, pero tengo cosquilleos y calambres en todo el cuerpo. Me he mojado la cabeza varias veces, el agua siempre me alivia, ponerme una toalla mojada con hielo en la frente, tratar de descansar, pero mi mente nunca descansa, los pensamientos me acosan, me persiguen, vienen disfrazados de personajes oscuros, de lobos feroces, de brujas siniestras, de ositos tiernos que se convierten en gigantes con cuernos y garras, no quiero cerrar los ojos porque llegan las pesadillas, los caminos de espinas, los cuerpos sin cabeza, el lago de sangre, los sapos que se convierten en serpientes, gritos desgarradores, y nadie, absolutamente nadie viene a rescatarme. El paladar seco y el agua no calma mi sed. Los medicamentos no calman mi dolor.

El umbral del dolor se define como la intensidad mínima de un estímulo que despierta la sensación de dolor. O bien, en psicofísica, como el nivel en el que el 50 % del estímulo es reconocido como doloroso. Hoy mi dolor supera el 100%, hoy mi dolor me tiene estacionada, no quisiera estar despierta, no quisiera ser tan sensible, no entiendo lo que me pasa, no acepto que cada vez me sienta peor, que no pueda superarlo... Para efectos de este tipo de medición, se pueden utilizar como estímulo doloroso la presión mecánica, la estimulación térmica, la electricidad o el láser.​

El término umbral del dolor se utiliza para describir la sensibilidad dolorosa en términos generales: «ella o él tienen un alto umbral de dolor». El significado exacto del término se refiere al momento en que el sujeto diferencia entre las sensaciones no dolorosas de la dolorosa propiamente tal a medida que un estímulo potencialmente doloroso va acrecentando su intensidad. Para medir esta transición el estímulo se va acrecentando en forma escalonada o continua. El resultado puede variar significativamente dependiendo de cada individuo.​

Hace tanto tiempo que no conozco lo que es sentirme "normal" sin dolores y malestares constantes y frustrantes, que quiero volver a ser la de antes, la mujer orquesta, la mujer que se ganaba los frijoles con el sudor de su frente y a quien el cansancio nunca la asustaba. Perdonen que tenga que expresar lo que siento, en realidad no es asunto ni problema de nadie, los hay los que gozan de vidas saludables y nunca van a entender a los que tildan como "enfermos de los nervios" como personas que no supieron aceptar los momentos de duelo, que no se cuidaron, que "descuidaron" sus vidas, que no guardaron pan para Mayo. Mea culpa, mea culpa. Sado-masoquismo inconsciente, porque los complejos de culpa pueden acabar con tu salud y con tu vida. Porque si no te perdonas, te condenas. Porque no todos somos iguales, o si lo somos, pero no se lo decimos a nadie.

Tengo ganas de romper todo lo que tengo por delante. Hoy todo me molesta. Hoy no quiero ver a nadie. Hoy quiero esconderme dentro del cuartito oscuro y que nadie se entere. Hoy quiero cortarme las venas, pero como sufro de OCD no me parece buena idea, no me gusta ver sangre derramada, y tampoco mi fe me lo permite, ni la idea de seguir viviendo en el infierno por el resto de la eternidad. Mejor me voy a dar una ducha larga, aunque hay que cuidar el agua, y me voy a comprar flores blancas, rosas y margaritas...y se las debo a la florista hasta que me paguen el sueldo del retiro, mejor me quedo callada y me pongo a pensar en el columpio grande de la casa de mi abuela y en la risa contagiosa de mi amiga traviesa. Mejor visto mi alma de luz y abrigo mis manos cansadas, levanto mis ojos al cielo celeste lleno de nubes blancas que me abraza conmocionada ante mi dolor.
Mejor me pongo a pedirle a Dios que no me abandone, que me cuide, que me ilumine, que me perdone por ser tan poquita cosa, por ser tan quejumbrosa. Mejor me pongo a ver a Chaplin o a Cantinflas. Mejor me pongo a pensar que no me duele nada, que tuve una pesadilla y que acabo de despertar a la vida.

Saturday, August 12, 2017

Para mi la fibromialgia es

Para mí la Fibromialgia es dolor constante, que te aleja de todos...
Un intenso dolor que permanece encarcelado en todo mi cuerpo,que atormenta mi mente y mi alma, que me incapacita para salir a pasear, para ir a trabajar, para incluso a veces, poder abrazar a mis seres queridos Un dolor constante y permanente que no se quiere mudar, que se apodera de todos mis sentidos sin piedad, que viene acompañándome desde mucho tiempo, y que vivirá conmigo el resto de mi vida. Un dolor que me impide bailar aunque en mi mente siempre tengo deseos de hacerlo, que hace que algo tan sencillo como caminar sea un reto de medidas olimpicas, que evita que pueda completar minuciosamente las tareas de mi hogar. Es un dolor tan intenso que en muchas ocasiones me impide escribir, a mi, que escribir es mi vida, es mi refugio, hace que muchas veces no pueda levantarme de la cama para símplemente tener una vida normal. Principalmente es DOLOR general, es vivir caminando sobre vidrios rotos.
Para mi la Fibromialgia es olvido...
Olvidar fechas, me da igual si es lunes, jueves, viernes, tengo que preguntar. Quiero felicitar a todos mis amigos y conocidos por sus cumpleaños pero a veces, muchas veces no puedo, me pasa mucho que no recuerdo a dónde dejo las cosas... Equivocarme es parte de mi rutina diaria, cuando cocino se me quema la comida. Ya no recuerdo los nombres de los artistas famosos, y muchas veces no puedo evitar romper en llanto por cualquier cosa. Desde que muchas personas saben lo que me pasa ya no me visitan, ni me llaman, ni me invitan a ninguna parte. Me he vuelto invisible para muchos, para otros posiblemente insufrible.
Siento que los seres que he querido me han puesto en la lista del
olvido... he perdido mucha gente en el camino, porque éstos, a su vez.. también te olvidan, porque no quieren lidiar con tus problemas y malestares.
Para mi la Fibromialgia es incomprensión...en todo el sentido de la palabra, ni los mismos doctores comprenden a las pacientes que nos volvemos impacientes y desesperadas porque no experimentamos alivio, porque vivir siempre enfermas hace que muchas terminen eliminando sus vidas.
Aunque hay gente que te apoya, que está a tu lado.. pienso que es imposible que sean conscientes de que los dolores tan terribles no cesen nunca, de que a ti te duele SIEMPRE, las 24 horas del día TODOS LOS DIAS, que es una condena eterna, una condena en vida, sin haber cometido un crimen.
Incomprensión que duele, de la gente que te mira por encima del hombro cuando les dices que tienes esta enfermedad como si tu te lo estuvieses inventando. Muchos te creen "exagerada", perturbada, loca, enferma del sistema nervioso, una persona traumatizada que no supo superar los golpes de la vida, que no supo cuidar su cuerpo. Incomprensión cuando no te creen, te juzgan y condenan por "quejarte siempre"
Para mi la Fibromialgia es que se te alteren los sentidos...
No soportar la luz porque te duelen los ojos, tener el olfato en ocasiones demasiado desarrollado, yo no soporto los perfumes que antes me fascinaban, el Clorox, los olores de la cocina, no puedo entrar a una peluqueria porque los tintes me dan alergias, no puedo tomar vitaminas porque mi cuerpo las rechaza, vivir con nauseas y mareos es un estado permanente, sentirte borracha todo el tiempo sin haber tomado una gota de alcohol. Y la bulla, los altos sonidos, las voces, a veces siento que todo estalla en mi cabeza. Los cambios de clima son terribles, tengo siempre el cuerpo en invierno, las manos y los pies helados, en pleno verano.
La Fibromialgia para mi es falta de concentración...
No poder concentrarme en algo cuando hay factores externos a mi alrededor. No poder leer o escribir si oyes algún ruido, por pequeño que sea, o si el televisor está con el volumen puesto, aunque sea bajito. No poder a veces mantener una conversación porque tu cerebro ese día no da más de si...
La fibromialgia es fatiga.. te sientes siempre cansada, agotada
extenuada, exhausta aunque no hayas hecho ningún esfuerzo, tener la sensación de "no poder más" , de no poder apenas moverte, de cansancio absoluto, de agotamiento extremo tanto físico como mental. Y angustia, una angustia que enloquece, que frustra, que te hace sentirte muy mal.
Mi agotamiento mental hace también estresarme por el mero hecho de pensar que tengo que hacer algo o ir a algún sitio
La Fibromialgia y mi "termostato"
No soporto ni el frío ni el calor, las temperaturas extremas hacen que mis dolores se intensifiquen.. También me ocurre que de repente tenga un calor insoportable (a pesar de estar en invierno) o al revés, que estemos en verano y de pronto tenga frío
La Fibromialgia es Torpeza
No tengo fuerzas en los brazos ni en las piernas, lo que hace que al tomar un objeto, además del dolor, no tenga fuerzas para sujetarlo y se me caiga. Me he vuelto torpe. La mujer que fue siempre delicada con todos sus platos y adornos, ahora los rompe todo el tiempo, porque se me caen de las manos.
Mis piernas tampoco tienen mucha fuerza y se cansan y duelen mucho.. al no tener tanta fuerza en las piernas creo que por eso me tuerzo tanto los pies, o me tropiezo con bastante facilidad
La fibromialgia es No dormir.. Insomnio eres otro de mis problemas nocturnos
Pasar las noches mirando al vacío... no tener un sueño reparador, despertarme de 10 a 15 veces durante la noche, muchas veces por los dolores o por los espasmos que éstos me producen.
No dormir bien, descansar... y cuando amanece, comenzar un nuevo día más agotada que cuando te metiste en la cama
Para mi la fibromialgia es tristeza... es soledad... es llanto...
Es tan dificil vivir con dolor crónico, que por muy optimista que seas, hay días en los que no puedes evitar sentirte triste, sentirte sola.. es llorar sin poder controlar el llanto...
Cuando lloras de dolor porque este te consume por dentro, cuando la rabia y la impotencia se apoderan de ti.. cuando las lágrimas brotan porque tu cuerpo no puede más.. Yo suelo llorar a escondidas, cuando nadie me ve. Pero muchas veces no puedo esconderme y me pongo a llorar en el consultorio, en la farmacia, hasta en la iglesia.
Para mi la Fibromialgia es vivir más despacio..
Siempre en esta vida hay que ser positivo, y el vivir más despacio me hace apreciar las pequeñas cosas de la vida y el disfrutar más el día que haces algo nuevo. Mi ritmo es más lento, en todos los sentidos... y eso es lo único bueno de esta enfermedad, que me hace ver quien me quiere realmente, quien está a mi lado.. te fijas más en una sonrisa, y das más valor al tiempo "bueno"... Yo siempre digo que no tengo días buenos.. tengo días malos y días peores.. a lo que me refiero con valorar el tiempo "bueno" es por ejemplo a reir a carcajadas con una conversación telefónica o a disfrutar el día que sales a la calle y sientes el sol en tu cuerpo, disfrutar de tu familia, de buena compañía.. disfrutar de la vida...
Con una enfermedad crónica SI SE PUEDE disfrutar de la vida.. a ratitos y más despaciosi lo leiste todo esa soy yo, una de las miles de mujeres que tenemos la enfermedad invisible 💗

Thursday, August 10, 2017

Pensando en mi madre

Mi madre no fue siempre la mejor madre del mundo.  Muchas veces fue inmadura, irresponsable, insegura, egoista, vanidosa, materialista, impaciente, caprichosa a pesar de aparentar que era todo lo contrario.  Fue siempre una artista con poca audiencia, una mujer bella de envidiable figura.  

Mi madre fue mi amiga casi siempre, muchas veces fue mi peor enemiga.  Me adoraba en mi juventud, y otras veces, cuando ya mayor, me hizo sentir muy desolada y abandonada.  Mi madre nunca quiso saber de los problemas de nadie.  Era muy peculiar.  

Nunca pude comprender muchas cosas de su manera de ver la vida. De sus cambios de humor repentinos, de sus llantos continuos, era de pocos amigos, nunca nada la contentaba. Se hizo exigente y majadera, de personalidad conflictiva, controladora, desconfiada.   Fumaba dos cajetillas diarias. Tomaba docenas de tacitas de "cafecito". 

La muerte de mi madre fue la peor tragedia de mi vida.  No fue su vida.  Fue su partida. Fue cuando pude entender las preguntas sin respuestas, fue cuando pude encontrar las piezas faltantes del rompecabezas de la historia de una mujer que tuvo seis hijos y muchos momentos terribles en su vida. Mi madre, mujer incomprendida, como muchas madres de amor no correspondida. 

Y recordando hoy como casi siempre, desde su mudanza a la otra vida, vienen muchos momentos a mi mente... en 1969 cuando yo era una adolescente agrandada me dejó llenar las paredes del garage y las de mi habitación de cientos de recortes de revista y la cara interna de los armarios (y a veces la externa) con posters de mis artistas favoritos.  Y el uso de mini-faldas.

Y también hizo que sus amigas americanas me prestaran sus mejores galas y vestidos para las fiestas a las que personas con mucho dinero me invitaban, porque mis vestidos de fiesta eran anticuados y pasados de moda.

Y los domingos, cuando no se cocinaba en casa por falta de empleada, mi madre siempre preparaba los mejores desayunos, con sus "huevos a la redondela" como le llamaba a los huevos revueltos y sus maravillosos panqueques con la miel de molazas que mi padre compraba en sus viajes a Miami y a Los Angeles. 

Y siempre tocaba el piano, y todos con ella cantamos, canciones de aquellos tiempos, lindas baladas. 

Y en casa siempre tuvimos perros, porque ella amaba a los animales, y a veces yo de mayor tuve celos del tiempo que a ellos les dedicaba.

Y mi madre supo hacer amistad con los altos empresarios, y la gente de dinero, y conversar con los pobres y ayudar al mendigo, abrazar a los ancianos y no ver la diferencia, porque era humana y humanitaria como mi abuela paterna.

Y cuando llevaba de improvisto o no, amigos y desconocidos con hambre a comer a casa, nunca me preguntaba quien era, por qué ni hasta cuando, solo preguntaba si a mi amigo le gustará el lomito saltado y si no iba a ser molestia que nos ayudara a lavar los platos en la cocina.

Y hoy cuando mi esposo me prepara el pure de papas, siempre me recuerda que fue mi madre la maestra (mi esposo es chef, por si acaso), pero fue mi madre la que muchas veces de regalo le dictaba sus recetas caseras, mejores que las de los libros de cocina. Porque mi madre hizo siempre con sus manos maravillas en la cocina. Milagros con el presupuesto. Nos hizo vestidos en la primavera y colchas tejidas a sus nietos. 

Y mi madre nunca me dijo nada sobre mi obsesión por ayudar a las familias, sino que buscaba en sus bolsillos todas las monedas, y en sus carteras, y en sus lugares secretos, para colaborar con mis causas y metas.  Y yo por estar ocupada en "mis cosas" no estuve con ella en sus horas finales.  

Y hoy me parece oirla en la soledad de mi alcoba, mi madre se ríe con las ganas de siempre y le hacen mucha gracia mis chistes largos, y me abraza y me acaricia, se le llena la cara de llanto porque sufre en la misma medida, tiene muchas dolencias y enfermedades, toda una vida deprimida y llena de torturas mentales, y yo, indiferente, incauta, inmadura, no la entiendo, soy joven, tengo otros problemas, tengo otras obligaciones, porque la vida a veces tarda en darnos sus duras y edificantes lecciones.  A mi madre le duelen las grandes catástrofes del mundo, el dolor de los que se quedan, le duele todo el cuerpo, la distancia de sus seres amados, le duelen los pies, le duelen dos uñeros, le tiene celos a las esposas de sus hijos, se siente molesta desde hace mucho tiempo porque nadie la comprende. 

Y sin embargo, hoy me doy cuenta de tantas cosas, de que muchas veces, fue mi madre la única persona capaz de convencerme de que los problemas  de la vida no tienen tanta importancia, que todo tiene arreglo menos la muerte.  Y muchas veces cuando me hablaba de Dios y la Biblia no quise ni siquiera entender lo que con tanto amor me brindaba en cada una de sus palabras. 

Mi madre no fue muchas veces la mejor madre del mundo, pero fue mi madre, y hoy comprendo tantas cosas, y le pido que me perdone lo dura que fui con ella muchas veces.   Hoy en mi lecho enferma, le pido mil perdones cada vez que la recuerdo. 

Wednesday, August 9, 2017

Escribo desde la cama del Hospital

Verano caliente y personas que se quejan por el gran calor.  Lluvias torrenciales, veredas mojadas peligrosas, la gripe que se te pega aunque no quieras.  Mes de Agosto del 2017, el mes dedicado por completo a mejorar (con el entusiasmo de recuperar fuerzas, de volver a tener calidad de vida, de poder funcionar "casi" como lo hice anteriormente).  El tiempo de encierro y angustias me ha ido robando diariamente los momentos felices de llegar a la edad del retiro, con tranquilidad y sin angustias. Es verano y hace frío en mi alma, tengo los pies y las manos heladas todo el tiempo, me tiemblan los labios, al dar pocos pasos me siento fatigada.   Mi mente saturada de pensamientos, palabras que quieren salir apuradas, para expresar, para compartir, para decir, para explotar.  Voces que me susurran, bullicio en la madrugada cuando no hay nadie en casa y sin embargo, siento pasos, siento presencias, debo de estar dormida y pienso que estoy depierta.  He sentido muchas veces sonidos y puedo jurar que mis ojos no estaban cerrados.   Siempre puedo culpar a todos los medicamentos que tomo de lo que posiblemente son alucionaciones.

Sol y lluvia, el día está gris, tengo una sensación extraña en todo mi ser.  Prendo el televisor para cambiar de canal en canal, noticias deprimentes, telenovelas llenas de inmoralidad, sexo y desnudos por doquier, malas palabras, violencia, miniseries de la familia moderna mostrando que hay todo tipo de "familias" fanatismo, modas, comedias que no tienen nada que ver con la realidad, gente disforzada, propaganda y publicidad que te impacientan porque son tan repititivas, lavan las cabecitas de la gente joven, canales que venden productos que no son necesarios pero que todos deben de tener, y entonces los comerciales de las medicinas, de las pastillitas que curan todos nuestros males pero que te pueden causar efectos secundarios entre ellos el suicidio o la muerte repentina.  Hasta la aspirina es culpable de algunas muertes.  Comida enlatada o podrida que te puede enfermar y causar agravios en un corto futuro.  Hoy con la "modernidad" de las comunicaciones nos hemos convertido en una sociedad robotizada y con valores desvalorizados.    Se quejan mucho del Presidente, no necesito mencionar nombres.  Todos creen tener menos de lo que merecen.  Es una vida llena de injusticia y de gente que se cree buena.  Los buenos son los malos.  Los malos gobiernan. Reina la mediocridad.

Es verano en varias partes del planeta y mientras algunos estamos encerrados en casa, otros en sus trabajos, o en un hospital por problemas de salud, los "privilegiados" los que tienen vidas y presupuestos "normales" se van de vacaciones, dejan sus ciudades en busca del mar, campamentos turísticos, viajes a lugares maravillosos, lindos hoteles, playas de moda,  las carreteras se saturan de autos y de casas rodantes. Los que gozan de merecidas vacaciones pagadas (en EEUU a veces tienen una semana o dos de PTO (Paid time off)  es uno de los pocos beneficios de trabajar por muchos años en una empresa, te van aumentando 8 horas anuales, si duran mucho tiempo en la misma empresa pueda ser que llegues a acumular 120 horas, pero muy raro es que te las puedas tomar al mismo tiempo.  todo los trabajadores esperan su recompensa anual para disfrutar de la vaciones y abandonar un par de semanas el ritmo laboral. En América Latina, la clase trabajadora, no conoce el privilegio de tomarse unas merecidas vacaciones cuando se puede y nadie tiene asegurado ese tiempo de descanso.  La gente tiene que trabajar porque el que no trabaja, simplemente no come, y mejor no toco el tema.   Todos quisieramos pasar unas semanas "felices" disfrutando de la naturaleza, sin el corre, corre de todas las actividades diarias, especialmente cuando te pasas la vida trabajando y trabajando, porque el trabajo no empieza cuando llegas a tu local de empleo, el trabajo empieza desde que abres los ojitos hasta que los cierras agotado de cansancio y de una vida estresante. Hoy casi todos somos bi-polares o sufrimos de ataques de ansiedad, de los nervios, de enfermedades terminales, muy pocos se mueren de "viejos".

Y hablando de agotamiento, estoy agotada de las noticias sobre lo que pasa en el gobierno Peruano, sobre la terrible vida de los que viven en Venezuela, en los territorios del Medio Oriente, en Korea, en la China, Rusia, lo que pasa en Inglaterra, el terrorismo, los Musulmanes, lo que me mantiene en estado de shock es la dimensión de todos los pecados que se cometen, el robo, la mentira, la falta de moral, la falta de todo.  Y es que el pecado es lo que tiene enfermo a los pueblos.  No le reces a Dios para que ayude a tu pueblo, empieza a ser un ciudadano probo y decente, cumplidor de la ley en todo el sentido de la palabra, la ley de Dios, la ley de los hombres.  La base de la sociedad es la familia.  No le reces a Dios para te saque de deudas, deja de gastar tu dinero en cosas, en objetos que no son necesarios.  No le reces a Dios cuando te enfermas, o cuando necesitas trabajo.  A Dios tienes que ponerlo primero en tu vida, siempre. En las buenas, en las no tan buenas, en las malas.  Siempre.  

Tengo que salir a caminar.  Quiero caminar.  Pero uno siempre tienes excusas para no hacerlo.  Estoy hablando de los afortunados que pueden caminar.  Hay personas que no les gusta caminar solas, yo camino con Dios en mis pensamientos, Cristo es siempre mi copiloto cuando manejo, aprovecho para orar y conversar con mi Socio Celestial.  Sin esperar que Dios haga todo por nosotros. Ser disciplinado es doloroso, dificil, una amiga me dice"yo voy al Gimnasio a las 5:00 A.M. con mi hija, de alli desayunamos juntas, nuestro tiempo de calidad es de 5:00 A.M. a 8:00 A.M., tres veces a la semana, es una rutina que decidimos tomar hace tiempo para estar siempre juntas y cuidar nuestra salud corporal, mental, espiritual y mantener un cuerpo saludable y ejercitado, los primeros 24 meses nos dolia todo el cuerpo.  No tenemos excusas, "es que no tengo tiempo" es una frase que no existe en nuestro vocabulario.  Si lo tienes.  Haz tiempo para tu persona, para las otras personas que son importantes en tu vida.  Haz tiempo para ti, para tus hijos, nietos, familiares y amigos, para descansar, para trabajar, para disfrutar, para "mantener" tu casa limpia.  Nosotros siempre hacemos lo que queremos hacer.  No hay vueltas que dar.  Vamos, no quiero escuchar "excusas" justificaciones para todos los descuidos, errores, pendientes, y falta de amor propio.

Vas a escuchar siempre esa vocecita del maligno que te dice "come" "no te levantes de tu cama" lo voy hacer otro dia, ahora no, eso si, que importa si no voy al gimnasio, que importa si no voy a trabajar, voy a comer un pastelito, un chocolate, un helado, voy a fumar otro cigarro, voy a beber otro vodka, otra cerveza helada, otro plato de comida, otra infidelidad, otra mentira, otro pecadillo... soy joven, el cuerpo me lo pide, no tiene nada de malo...

"Lo que necesitas en tu vida, ya lo tienes" No dejes que otros piensen por ti.  Nunca pensamos en la forma en que pensamos. No dejes que nadie use tu mente.  Todos tenemos una vida para vivirla, para aprender, para sufrir, para gozar, para crecer y mejorar.  Todos pasamos por muchas transformaciones.   "Lo que crees se vuelve tu realidad"  Toma tiempo aprender a pensar, a vivir.  No permitas que el "enemigo" piense o viva por ti.    Esa frase " Nunca voy a ser feliz por que el pasado me persigue, porque tuve tanto dolor y drama en mi vida que me he vuelto insegura, amargada, que vivo deprimida y desesperada, etc. etc.   el pasado se fue y Dios lo perdona y lo olvida todo cuando con "fe" decides "cambiar y empezar de nuevo.

Piensa como piensa Dios.  Aprovecha el "libre albedrio" somos libres de escoger el camino de nuestras vidas, alinea tus pensamientos en la frecuencia de Dios, sigue el camino de Cristo Jesus, si tus pensamientos son malos tu vida va a ser mala, si crees que todo apesta, todo te va a apestar.  Dios no se molesta contigo, Dios te ama tanto que te da muchas oportunidades para que recapacites.  Deja de culpar al mundo, a tus padres, a tus hermanos, al padre de tus hijos, a tu esposo, al novio que no fue cumplidor de su palabra, deja de culpar a todos por tus desgracias y fracasos, en realidad toda la culpa la tiene el ser maligno, el que tiene cuernos y cola y que gobierna en el mundo invisible del mal.  Solamente cuando Dios sea tu socio, vas a poder trabajar y arreglar todos los problemas que tienes en tu mente, cuerpo, alma y espiritu.  Recuerda que van a ver cientos de personas pasandola genial y felices mientras tu sufres tremendamente, que pueda ser que sientas rabia, envidia, porque otros tienen todo lo que tu no tienes, porque siempre otros tienen mejores casas, mejores carros, mejores trabajos, mejores hijos, mejores esposo, lujos, trapos, viajes, belleza, que se yo, porque parecen saludables y felices, porque no todos "cuentan" sus dramas y problemas.   Todos somos de carne y hueso.  No subestimes a nadie, no te creas mejor que nadie, pero tampoco te pongas de felpudo para que todos te pisen.

Voy a esperar mi desayuno,  estoy sentada en la cama del hospital, (feliz de que tienen una computadora que puedo usar, que maravilla) he tenido que cambiar el password para poder entrar a mi Facebook, lo hago todo el tiempo para que otras personas no lo puedan hacer, me van a traer un té verde y alguna avena sin sabor a nada.  La comida de Hospital es saludable, por lo tanto no es muy agradable, no le ponen sal, no le ponen condimentos.  Me imagino que estoy comiendo algo delicioso.  La mente es muy poderosa.  Me van a tener entubada y meterme en los claustrofobicos aparatos que hacen resonancias magneticas.  Me faltan varias pruebas que no son agradables, que te dejan ronca, que te dejan con nauseas y muy debilitada.    Son chequeos de rutina.  Son momentos por los que casi todos pasamos cuando padecemos de algunas enfermedades.

Hay momentos peores. Instantes en la vida en los que hay que enfrentarse con lo esencial, por ejemplo, la pérdida de un ser querido es la más frecuente y la más dura. Es algo que siempre le sucede a los "otros",  pero nunca a las personas que queremos, es como si nuestra vida fuese la vida de ellos. Lo que más duele en estos casos, no es que la persona se vaya, eso creo que todos nos lo esperamos, es que no haya sido una vida plena, completa. Que no me pase eso.  Que no nos pase eso. Que no le tengamos miedo ni a vivir, ni a morir.

La vida moderna encierra a la gente en la inminencia del individualismo. La muerte es percibida a través del prisma egoísta, un hecho sin rito, sin valor simbólico. Es lo que he sentido desde hace mucho, desde que muchas personas próximas e importantes de mi vida, se han mudado a la otra frecuencia, he sentido en otras personas la desafección, la completa ausencia de vínculo con los demás, la  falta de empatía. Es lo que más me duele.  La indiferencia, la falta de sensibilidad, el desamor. El olvido casi inmediato. 

En las sociedades occidentales el individualismo y el sujeto todopoderoso ha roto con todos su ritos y vínculos colectivos. La vida es mucha veces encierro y pánico a la muerte; separado de la naturaleza este individuo industrial sufre, se deshumaniza porque se convierte más en una máquina que en un ser sensible que produce sentido. Es lo que llamo la "crisis de este mundo moderno", así no podremos durar, y más que animalizarnos (los animales sienten y piensan muchas veces como nosotros, casi siempre son mejores seres humanos, hoy me hacen falta mis hijitos de cuatro patas), los seres humanos, los hombres en general nos robotizamos. Esa sensación es terrible, porque se parece al vacío que es lo más nos duele. Una vida plena, con gestos de afecto, con contenido, es una suma poética de hechos que se unen al mundo, todo lo contrario de lo que sucede muchas veces con la gente que se va como vino al mundo, sola y sin haber compartido gran cosa.


Thursday, August 3, 2017

El buen esposo

El Reverendo Hague es un pastor que vive en San Antonio, Texas y que da los mejores sermones (al menos yo los disfruto mucho y me gustaria viajar a conocerlo) hoy en su programa hablaba de lo que era ser un buen esposo.

Podríamos encontrar esposos en la Biblia, para encontrar que no todos los "esposos" de la Biblia fueron ideales.
Uno de los hombres que resalta es Booz. A través del libro de Rut, él resalta como un modelo ejemplar , ideal cumpliendo con todos sus deberes. Él es un patrón piadoso y considerado (Ruth 2:4). Su bondad hacia Ruth es clara y bien marcada antes de que él piense de sí mismo como un posible esposo para ella. Su carácter como hombre piadoso se manifiesta en su bondad en asumir el rol de pariente-redentor para Ruth Así que la próxima vez que leas a través del libro de Ruth, piensa en la bondad de este esposo.

¿Qué hacen los esposos que no son buenos? Entre otras cosas, predican herejía en la sala, dan mal ejemplo a los hijos, son infieles, malos proveedores, indiferentes, flojos, borrachos, mentirosos, abusadores. Pablo dice a los esposos que amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia (Ef. 5:25). Esto no es dado como una simple y bonita ilustración. Un esposo es la cabeza de su esposa del mismo modo que Cristo es la cabeza de la Iglesia (Ef.5:23). Esto significa que los esposos están hablando cada día sobre lo que Cristo piensa de la Iglesia. Y ya que tal hablar es inevitable, ellos están ya sea diciendo la verdad o ellos están mintiendo. Ningún esposo tiene la opción del silencio.
Las Mentiras del Maltrato y por favor no quiero herir ni ofender a nadie, pero somos miles por no decir las victimas de una sociedad que no le da importancia a los principios y los valores y se burlan de la Biblia, (no estoy hablando de religiones).

Y desafortunadamente, cruelmente, verdaderamente, con la crudeza que no me gusta, existe el maltrato que no es una mentira ni un invento, más de una mentira es posible. Por ejemplo, ¿Qué mentira es dicha por los esposos amargados? Pablo dice a los esposos que no sean ásperos con sus esposas (Col. 3:19). Pero algunos hombres piensan que han sido provocados tanto que el resentimiento es su única opción. ¿Cuál es la mentira? La mentira es que Cristo tiene una vengativa siempre que es provocado, lo cual pensaríamos, sería todo el tiempo.

Otra mentira es dicha por el esposo lujurioso, el que se devora a las mujeres con sus ojos y pensamientos eroticos, piensan que mirar es de hombres, que tener sexo es como tomarse una cerveza, pero pobre de ellos si la mujer les pone los cuernos, entonces ella es una cualquiera, una pecadora que se va a quemar en los infiernos. La ley del embudo (aunque los cuernos existen desde el principio del mundo). Algunos hombres piensan que el ojo alegre es algo natural. ¿Cuál es la mentira? La mentira es entonces acaso que Cristo es un adultero, que él es infiel a su esposa? Nunca. Cristo es fiel a su Iglesia, a su gente, a sus ovejas.

Luego está la mentira dicha por esposos ociosos, flojos. ¿Cuál es la mentira? La mentira es que Cristo es un perdedor y un débil. Esto sea tan común en nuestro día no es de sorprendernos entonces, dada la doctrina de Cristo que es sostenida por muchos. Quieren estar tirados en la cama durmiendo la borrachera, gastando el dinero en cigarros y en cosas que no son necesarias, y no sienten pena ni verguenza cuando ven a sus hijos descuidados mientras la esposa trabaja en la calle y luego viene a cumplir con sus obligaciones de madre, esposa, esclava, amante, paridora de hijos que van a crecer pasando porca miseria y probablemente robando y repitiendo el mal ejemplo del padre, de la cabeza del hogar.

Por último, esposos orgullosos dicen otra mentira. Algunos hombres tienen desprecio por la inteligencia, el sentido comun, los talentos, las habilidades de las mujeres, incluyendo sus esposas e hijas. ¿Cuál es la mentira? Ellos están diciendo que Cristo desprecia a su Iglesia, burlándose de ella siempre que tienen la oportunidad. El mundo y sus millones de machistas, que abusadores, de hombres que no tienen temor a Dios.

Y le preguntan sobre las características del "Buen Esposo"

Así que ¿quién es un esposo bueno? Mientras vemos el ideal del esposo en la bondad mostrada por Booz, debemos llenar nuestro entendimiento de la bondad con la enseñanza de la Biblia en otras partes. Estamos quizá acostumbrados a la fraseología del mandato Paulino de amar a nuestras esposas, así que nos ayudaría pensar en este deber central en términos de bondad.

Primero, un buen esposo está incompleto. Dios creó al hombre a su imagen, varón y hembra los creó (Gén.1:27). Un hombre y su esposa se vuelven una sola carne (Gén.2:24), lo cual indica la intimidad de la unión sexual (2 Corintios 6:16). Aparte de la intervención de Dios con el regalo del celibato, no es bueno que un hombre debe estar solo (Gén.2:18). Las verdadera confianza masculina opera en el contexto de la bondad mutua. “Confianza” que en muchas maneras apunta, indica, o dice a su esposa que “Yo no te necesito” no es real confianza, sino mera arrogancia. Hombres quienes se levantan el cuello derrumbando a sus esposas están siguiendo la “sabiduría” del infierno. Un esposo es amable
con quien lo completa.

Segundo, un buen esposo es un amante. Lo ideal aquí es el amante mostrado en el Cantar de los Cantares. Él es ardiente, devoto, fuerte, y sexualmente confiado. Pero recuerda el primer punto; esta confianza no está en el mismo, sino en su habilidad de llevar a cabo su rol designado, lo cual es sólo la mitad de lo que debe ser hecho. Muy frecuentemente olvidamos lo que la Biblia enseña (PRov.5:15-19). Un esposo es bueno con su amada esposa, la madre de sus hijos.
.
Tercero, un buen esposo es un proveedor. Un hombre quien no provee para su casa es peor que un incrédulo (1 Tim.5:8).Ya que su esposa es el miembro más importante de su casa, él tiene una obligación profunda de proveer para ella. Específicamente, él provee comida, ropa y derechos conyugales (Ex.21:10). Un esposo es bueno a aquella que es dependiente de él.

Cuarto, un buen esposo es alguien que nutre. Un esposo cristiano es llamado a nutrir y atesorar (Ef.5:29). En este sentido, falta de ternura, donde sea apropiada, muestra una falta de masculinidad. Un esposo es bueno con la recipiente su amabilidad. Es paciente, es comprensivo, es tolerante, es generoso, es leal, es amigo.

Quinto y para terminar el largo escrito, un esposo es un pariente-redentor. Un esposo es cercano a su esposa; ella es su hermana, su novia (Cantares 5:1). En un sentido muy real, él modela para ella al salvador y redentor (Ef.5:25-26). ¿Qué esposo es suficiente para tales cosas? Ninguno, pero vivimos de amor y gracia.

Quieren leer un libro interesante y lleno de historias fascinantes, quieren ver que el mundo y la gente son "iguales" de Buenos algunos y Malos otros, que hay pecadores y que los hay responsables y guerreros que no se venden, que dan la vida como lo dieron y lo siguen dando los Cristianos, y que todavia estamos a tiempo de arrepentirnos, de pedir disculpas, de hacer las paces con nuestro Padre, de regresar a Casa, de cenar en la Mesa del Hijo de Dios que se hizo Hombre hace dos mil y tanto tiempo, que para muchos los avisos de que el mundo se nos viene encima no es tomado en serio. Esposos a ser Buenos con sus esposas... mujeres a portarse bien con sus esposos, la familia es la base de una sociedad funcional, los valores y principios se aprenden desde el vientre de las madres...
Otro testamento... ahora los dejo porque me siento agotada.


Wednesday, August 2, 2017

El aniversario 39 de que me fui de Lima

Hoy mis hijos y yo cumplimos el aniversario 39 de nuestra mudanza de Lima a Miami, Florida EEUU un 2 de Agosto del 1978. Recuerdo cada instante del viaje que se nos hizo muy largo como si fuera ayer.

Hace poco, uno de mis hijos, se acaba de mudar a otro estado, lejos de la Florida. Ahora tengo que poner todo de mi parte para sentirme "bien" para poder viajar a visitarlos en un futuro cercano, posiblemente ahora que los tengo lejos, nos vamos a acercar mas... al menos pienso, siento que tendremos que vernos en las fecha especiales. Espero con ansias la Navidad.
Han pasado 39 años (viviendo en Miami, visitando Lima a veces muy a menudo, otras veces dejando espacios muy largos, para poder regresar, muy a nuestro pesar, por las circunstancias de la vida muchas veces no se pueden hacer todas las cosas que uno quisiera) hoy miro hacia atrás con una mezcla de emociones, celebrando otro aniversario de residir en mi amado pais, soy Peruana-Norteamericana, vivo enamorada de mis dos naciones, tengo dos hijos, tengo dos patrias, tengo doble nacionalidad, y sé, siento, recuerdo que meter nuestras pocas y necesarias pertenencias, nuestra vida en una maleta y mudarnos a otro país, (en mi caso a Estados Unidos que era mi lugar de nacimiento y a la Florida, cerca de mi madre al divorciarme de mi primer esposo) fue una de las mejores decisiones que haya tomado en mi vida, al menos eso dicen mis hijos y otras personas. Porque hay decisiones buenas y otras malas, cuando te cambias de "patria" cuando cambias tu vida, por necesidad, por circunstancias, para sobrevivir, dar de comer a tus hijos, mejorar tu vida, haces el viaje, te marchas pensando que un tiempo no muy lejano vas a regresar. Yo me iba por unos meses... Pensando que en 24 meses iba a tener mi viaje de retorno a mi amada Lima...
.
Agosto 2, 1978 - Empiezan los nuevos retos, descubres en ti facetas que desconocías, duermes en el aeropuerto, consigues trabajo en 24 horas... consigues un mini-apartamento en North Miami - recuerdo lo poquito que ganaba, $5 la hora, la renta $285.00 al mes por un dormitorio (pero con piscina y parquet con columpios)... la primera vez que tuve que volverme plomera y arreglar con mis manos inexpertas el excusado, hacerme carpintera, armar juguetes y bicicletas, comprar ropa y ensures usados en el Goodwill (lo sigo haciendo) aprender a vivir sin cocinera, sin lavandera, sin empleadas que tiendan las camas, aspiren, limpies, te ayuden a cuidar a los bebitos, hacer las compras, y encima trabajar 60 horas semanales. Tuve que aprender a tomar autobus (la guagua en Miami) los primeros seis meses antes de poder comprarme mi primer carrito usado, un Volvo rojo del 1972 (de segunda mano, que temblaba mucho) y que se me incendia a los pocos meses en la I-95... traerme a mi hermanito de 17 antes de los 18 para que me diera una manito en la casa, la verdad que era maravilloso, Michael Fernandez manejaba en la carretera porque yo hasta la fecha nunca he sido amante de manejar largas distancias, mi hermano trabajaba conmigo como asistente administrativa (clerical) y tramitador, pero esa es otra historia. Yo de secretaria bilingue...casi no hablaba very good English, mis palabras eran "I love you" Please, Good morning, thank you, yes, posiblemente in diccionario con unas 100 palabras, pero la necesidad hizo que en 6 meses pudiera entender y hablar in 80% bien, con acento pero en Miami casi todos hablan "Spanglish" asi que era la ciudad ideal para empezar... Fueron tiempos de juventud, mi edad 24, la de mis hijos 2 y 4. Hoy ya tienen 41 y 43. Yo 63. Lo bonito era que mi padre era piloto y venia a Miami a cada rato, a veces tres o cuatro veces al mes, y mi mami venia a visitarnos cada fin de semana, mis otros hermanos Vivian en California y en Carolina del Norte, ya mi padre tenia cuatro de sus primeros seis hijos en USA. A los seis meses de vivir en Miami mi papi vino de viaje con su novia, Jenny y se casaron un 6 de enero de 1979... siguen juntos, yo fui testigo de la boda con Teo Mertz.
Ahora recapacito, me doy cuenta que cuando llegas a otro pais te dejas sorprender por el mundo, todo es diferente, todo, las costumbres, los paisajes, el clima, la comida, las tiendas, los bancos, el sistema postal, los acentos, las diferentes personas de tantas otras nacionalidades, religiones,la politica, las modas, todo. Aprendes y amplías tus perspectivas. Desaprendes y, a base de algún golpe o de muchos y unas cuantas lecciones (en mi caso muchas) aprendes y creces en humildad. Aprendes a ser humilde, no te queda otra. Aprendes a crecer y sobrevivir. Evolucionas. Pero siempre sientes nostalgia, siempre vives añorando tu pasado… y creas recuerdos que ya nunca te abandonarán. Si alguna vez has vivido o viajado durante una temporada lejos de tu casa, de tu familia, de tu patria, seguro que te vas a sentir identificado con estas "cosas" que cambian cuando vives lejos de tu amada tierra, en otro país.
Buscando en Internet he encontrado que es lo que pasa con los que "nos mudamos a otra parte del mundo" - Aclaro que esta parte no ha sido escrita por mi, que las palabras NO SON mias, no me gusta "plagiar" como hacen tantas otras personas con muchos de mis escritos y notas, que no se dan cuenta que quedan registradas porque todo lo que publicas queda, por eso hay tantas personas que ponen todo tipo de cookies y protecciones en sus articulos para que no se los "roben" hace tiempo escribi una nota al respecto, sobre varias personas que publican lo de uno pero no tienen la cortesia, la honestidad, la delicadeza, el respeto de poner compartiendo del muro de fulanita, de mi amiga o amigo tal cual, o decir que esta nota es del grupo tal, o que se yo, detesto eso de "saludar con sombrero ajeno" ganarse medallas que no mereces, conozco a un par de damas y caballeros que ponen maravillosos escritos que firman como si fueran de ellos pero no lo son.... y pido disculpas porque como se dieron cuenta me fui de nuevo por las ramas... que defecto tan grande el que tengo de salirme del tema... de interrumpir, de subir la voz (soy muy gritona, pero desde hoy, no, miento, quise decir, desde ayer he decidido que voy hacer muchas cosas en forma diferente... OK, ahora vuelvo a los 17 puntos de vista de otro "escritor" con respecto a las personas que emigran...
1. La adrenalina nunca te abandona, se vuelve parte de tu existencia, de tu manera de ser....
Desde el momento en el que decides marcharte, tu vida se convierte en un vaivén de emociones, de lo inesperado, de aprendizaje e improvisación. Los sentidos nunca duermen, y durante un tiempo destierras la palabra rutina de tu vocabulario para dejar paso a la adrenalina. Nuevos lugares, nuevas costumbres, nuevos retos, nuevas personas, nuevos amigos… La sensación de comenzar de cero debería asustarte, pero resulta adictiva. (Les pasa a casi todos)
2. Pero, a la vuelta… todo sigue igual.
Así que, cuando vuelves unos días al hogar, te sorprende que todo siga igual. Tu vida ha cambiado a un ritmo frenético, y llegas cargado de vivencias y con unos días de vacaciones por delante. Pero en casa todo transcurre a su ritmo habitual. Los demás siguen haciendo malabarismos con las obligaciones cotidianas, y comprendes… que la vida no se detiene para ti.
3. Te faltan, y te sobran, las palabras.
Cuando te preguntan cómo va todo, te cuesta encontrar palabras adecuadas. Luego, sin embargo, tienes que morderte la lengua porque a mitad de cada conversación te acuerdas de mil y una anécdotas y no quieres parecer pretencioso o agobiar a los demás con batallitas de «tu otro país».
4. Comprendes que la valentía está sobrevalorada.
Muchas personas te dirán que eres valiente, que también querrían marcharse, pero no se atreven. Y tú, aunque también tuviste miedo, sabes mejor que nunca que la valentía constituye, quizás, un 10% de las grandes decisiones. El 90% restante son las ganas. ¿Te apetece? Hazlo. Cuando damos el salto, ya no hay valientes ni cobardes: pase lo que pase, te enfrentas a ello.
«It’s a dangerous business, Frodo, going out your door. You step onto the road, and if you don’t keep your feet, there’s no knowing where you might be swept off to.»
«Es peligroso, Frodo, cruzar tu puerta. Pones el pie en el camino y, si no vigilas tus pasos, nunca sabes a dónde te pueden llevar».
5. Y, de repente, eres más libre.
Es probable que seas tan libre como antes, pero la sensación de libertad, ahora, es distinta. Si has escapado de la comodidad y has logrado que todo funcione a cientos de kilómetros de tu hogar, sientes que puedes hacer cualquier cosa.
6. Dejas de hablar un idioma en concreto.
Unas veces se te escapa una palabra en otro idioma; otras solo se te ocurre una manera de describir algo… con aquella expresión perfecta que no está en el idioma adecuado. Cuando convives con una lengua extranjera, aprendes y desaprendes a la vez. Mientras interiorizas referentes culturales e insultos en tu segunda lengua, te sorprendes esforzándote en leer en tu lengua materna para que no se oxide. Como cuando Homer fue a una cata de vinos y se le olvidó cómo conducir.
7. Aprendes a despedirte… y a disfrutar.
Pronto te das cuenta de que, ahora, muchas cosas y personas son de paso, y el valor de la mayoría de situaciones se relativiza. Perfeccionas el equilibro entre crear lazos y saber desprenderte de objetos y recuerdos: una lucha perpetua entre nostalgia y pragmatismo.
8. Vives con dos de todo.
Con dos tarjetas SIM (una de ellas repleta de teléfonos de todos los rincones del mundo), con dos carnés de la biblioteca, con dos cuentas bancarias, con dos tipos de moneda que siempre, no sabes cómo, acaban mezclándose cuando vas a pagar algo.
9. ¿Normal? ¿Qué es normal?
Vivir en otro país, como viajar, te enseña que «normal» significa social o culturalmente aceptado. Así que, cuando te sumerges en otra cultura y en otra sociedad, tu concepto de normalidad se resquebraja. Aprendes que hay otras formas de hacer las cosas y, al cabo de un tiempo, tú también adoptas aquella costumbre antes impensable. También te conoces mejor a ti mismo, porque descubres cuáles son las cosas en las que de verdad crees y cuáles, en cambio, son aprendidas.
10. Te conviertes en un turista en tu propia ciudad.
Aquella atracción turística que tal vez no hubieras visitado en tu país se suma a la lista de lugares que ver en tu nuevo hogar, y pronto te conviertes en un experto en la ciudad. Pero, cuando alguien viene de visita unos días y te pide recomendación, te cuesta escoger unas pocas actividades: si fuera por ti, ¡les recomendarías visitarlo todo!
Parte del precioso libro «Oh, the places you’ll go!» de Dr. Seuss.
11. Aprendes a ser paciente y a pedir ayuda.
En otro país, la tarea más sencilla puede convertirse en un reto. Tramitar papeles, encontrar la palabra adecuada, saber qué autobús tomar. Siempre hay momentos de desesperación, pero pronto te armas con más paciencia de la que nunca tuviste, y aceptas que pedir ayuda (en el autobús, en la calle, a tus conocidos) no solo es inevitable, sino muy sano.
12. El tiempo se mide en pequeños momentos.
Como si mirases desde la ventanilla de un coche en marcha, a lo lejos el tiempo parece transcurrir muy lento, mientras que de cerca los detalles pasan a velocidad de vértigo. Desde la distancia, te llegan noticias de cómo sigue la vida en casa: cumpleaños, personas que se van, fechas señaladas que te perderás… En cambio, en tu nuevo hogar, el día a día va muy deprisa. El concepto de tiempo se deforma tanto que aprendes a medirlo en pequeños momentos, ya sea en un Skype con los de siempre o en una cerveza con los nuevos.
13. La nostalgia te invade en el momento más inesperado.
Un alimento, una canción, un olor. Cualquier pequeñez basta para que, de repente, te inunde la añoranza. Echas de menos detalles que nunca imaginaste (que levante la mano quien haya atesorado un bote de tomate frito como si fuese el Anillo único), y darías lo que fuera para poder transportarte, un instante, a aquel lugar. O para poder compartir la sensación con alguien que te entienda…
14. Pero sabes que no es dónde, sino cuándo y cómo.
Aunque, en el fondo, sabes que no echas de menos un sitio, sino una extraña y mágica conjugación del lugar, el momento y las personas adecuadas. Aquel año en el que viajaste, compartiste tu vida con personas especiales, fuiste tan feliz. En cada lugar donde has vivido queda un pedacito de quien fuiste, pero a veces no basta con regresar a una ciudad para dejar de echarla de menos.
15. Cambias.
Leerás a menudo que hay viajes que cambian la vida. Y, a pesar de los clichés, vivir en otro país es un viaje que te cambiará profundamente. Sacudirá tus raíces, tus certezas y tus miedos. Vivir en Edimburgo nos cambió para siempre, en muchos sentidos, y si no fuera por aquel tiempo, hoy no estaríamos a punto de dar el siguiente paso en nuestras vidas. Quizás no lo creas antes, o no te des cuenta durante. Pero algún día, lo verás con una claridad pasmosa. Has evolucionado, tienes cicatrices, has vivido. Has cambiado.
16. El hogar cabe en una maleta.
Desde el momento en el que tu vida cabe en una maleta (o, si tienes suerte con tu aerolínea, en dos), lo que entendías por hogar deja de existir. Casi todo lo que puedes tocar con las manos es reemplazable; viajes adonde viajes, acumularás nueva ropa, nuevos libros, nuevas tazas. Pero llegará el día en el que, en tu nueva ciudad, te invada la sensación de estar en casa. El hogar es quien te acompaña, quien dejas atrás, son las calles donde transcurre tu vida. El hogar también son los objetos al azar que pueblan tu nuevo piso, aquellos de los que te desprenderás sin remordimientos cuando llegue el momento de marcharte. El hogar son los recuerdos, las conversaciones en la distancia con familia y amigos, un puñado de fotografías. Home is where the heart is.

© LollyJane
17. Y… no hay vuelta atrás.
Ahora ya sabes lo que significa renunciar a la comodidad, comenzar desde el principio y maravillarte todos los días. Y el mundo es tan grande… ¿que cómo renunciar a seguir descubriéndolo?
Los 17 puntos fueron escritos en Ingles por Lolly Jane por si acaso. Yo hice algunos ajustes porque no puedo con mi genio de "editor aficionada, traductora aficionada, aprendiz, auto-didacta, amante del teclado y de largas conversaciones y divertida lectura, me gustan muchos temas. Hoy he tenido unas primeras horas bastante entretenida y ocupada, he hablado con mi hijo mayor sobre la mudanza de su hermano menor, con una amiga que no ha podido dormir toda la noche porque las pastillas para la tiroides la tienen descompuesta, con otra amiga que se ha puesto feliz de oir de mi voz, con cuatro oficinas de mis doctores... sigo todo Agosto con pruebas y chequeos trimestrales, de seis meses, anuales. es posible que vayan a notar mi ausencia muchas veces... sigo con mucha tos... sigo con mis "problemitas" de salud, pero con muchas ganas de ponerme BIEN, de seguir adelante, de disfrutar cada segundo.
No la hago tan, tan, tan larga - a muchos les exasperan las notas "largas" y prefieren mis notas "cortas" pero sorry con excuse me, yo escribo para los amantes de la lectura... yo escribo para ti, para mis amigos (poquitos pero que me dicen que me leen).