Thursday, March 21, 2013

Como sobrevivir cuando vives deprimido

Como vivir y sobrevivir cuando te diagnostican con depresión severa


Hay personas que viven toda una vida lidiando y luchando contra las tristezas, los problemas, los dolores, las enfermedades, el estrés, que si el dinero, que si el pago de la hipoteca, los incrementos continuos en los precios de los alimentos, los despidos, la falta de trabajo, la pobreza, la maldad, el crimen, la muerte de tus seres queridos, los problemas con los hijos, las envidias, las calumnias, el mundo, la quiebra de grandes empresas. Hay miles de razones para deprimirse en estos tiempos de crisis. De hecho, según un reciente estudio de los Center for Control and Disease Prevention (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC), uno de cada 20 personas (5,4 por ciento de los mayores de 12 años) en Estados Unidos es depresivo, y yo creo que debe de ser muy parecido en otros países. Para no caer en el estado depresivo, lo mejor es aprender a lidiar con la presión que te generan los problemas y mi opinión personal es no perder la fe y poner a Dios sobre todas las cosas del mundo.



¿Te sientes agobiado por todo? Es hora de tomar las riendas y averiguar si estás entrando en un proceso depresivo o si lo que te ocurre es sólo momentáneo.

La depresión se distingue de la tristeza en que la primera tiende a ser una condición más aguda y duradera. Lo que en un principio se puede describir como sentimientos de tristeza, se torna en un estado más persistente de desánimo, de llanto continuo, de malestar físico, te vuelves ansioso, nervioso, la angustia se muda a tu vida y te olvidas de aquellos días en que tenías ganas de vivir y energías para vivir la vida, trabajar, tener deseos de superación, arreglarte, cuidarte tu aspecto físico, caminar, hacer ejercicio, bailar, salir de compras, estar con tus amistades, de repente NADA te hace feliz, no tienes energías para levantar un brazo, todo se hace gris, empieza la batalla interna contra el peor de los ataques del enemigo, si, la depresión es un espíritu maligno, el espíritu de aflicción, no permitas que se vuelva crónico, al principio creo que está presente por varias semanas y frecuentemente interfiere con la calidad de vida de las personas afectadas. Incluso, hasta puede llegar a afectar la salud física de las mismas, yo conozco como afecta la salud física, te pueden dar mareos, ataques de pánico, convulsiones, vómitos, diarreas, nauseas, atoros, hormigueos, dolores musculares, insomnio, agorafobia, otras fobias, miedos, terrores nocturnos, deseos de estar solo, deseos de morir, solo la fe y el temor y amor a Dios hace que personas creyentes no se quiten la vida cuando viven en estado depresivo.

Si conocen a alguna persona que está enferma de los nervios, que sufre de depresión, llámenla, escríbanle, visítenla y regalen sus oídos, sus palabras de amor levantándoles el ánimo, el amor y la amistad son una de las mejores medicinas, oren por estas personas, son muchísimas y muchas veces no nos damos cuenta de lo que están pasando. Las enfermedades son terribles, pero las de la mente son todavía más fuertes. La oración y acercarse a Dios todos los días son la mejor medicina, hay que curar las llagas del alma para curar las enfermedades del cuerpo, somos cuerpo, mente y alma y debemos de encontrar un balance para seguir adelante en este camino difícil que se llama vivir y envejecer para morir, lo importante es hacerlo y llegar victoriosos al final del camino para encontrar la victoria que es la vida celestial aquella por la que Cristo dio su vida.

Los signos tempranos de la depresión pueden afectar a las personas de diferentes formas, según la profesional. Sin embargo, explica, los más comunes incluyen fatiga, desesperación y desesperanza, una baja en la autoestima, disturbios de sueño (insomnio o dormir más de lo normal), sentimientos de culpabilidad, problemas de memoria y concentración, cambios alimenticios y hasta pensamientos de suicidio.

Otros signos, de acuerdo con la National Alliance for the Mental Illness (NAMI), NAMI (national Alliance for the mental Illness), son la falta de interés o placer en actividades que se disfrutaban antes, síntomas físicos persistentes que no responden a tratamiento médico (como dolores de cabeza, desórdenes digestivos y dolor crónico).

Si algunos de estos síntomas ocurren juntos, duran más de dos semanas e interfieren con el funcionamiento de tu vida, NAMI recomienda que busques tratamiento profesional.

Según el estudio de los CDC, cerca del 80 por ciento de las personas que sufren depresión afirma tener problemas de adaptación en la vida cotidiana y 27 por ciento tienen importantes dificultades de comportamiento en el trabajo.

Si todavía no llegaste a tanto, pero la tristeza va ganando tus días, anímate. Los expertos aseguran que con algunos pequeños cambios en tus hábitos cotidianos puedes salir adelante.

Soy Mary Fernández y escribo para aliviar el hambre en el Perú. Únete al Grupo Centro Luz de Almas y ayúdame a ayudar. Unidos podemos ser y hacer la diferencia.











Thursday, March 14, 2013

Mi despedida a una gran amiga

Querida Carmencita: El dolor de tu partida me dejo estacionada y rota por muchos días. Quiero que sepas que hice todo lo posible para llegar hasta tu alcoba para darte mi más fuerte abrazo y hacerte sonreír como siempre lo supe hacer desde que éramos muy jóvenes, le pedi a los médicos que me dieran de alta para poder viajar a Lima con la intención de pasarme muchas horas acompanandote, contándote de todos mis proyectos y de tantas cosas que teníamos pendientes. Pero llegue un poquito tarde… Llegue a Lima cuando el Señor te había mandado buscar horas antes… si solo hubiera llegado el dia 11 y no el 12 de Febrero… se que me estuviste esperando todos esos 26 meses que no pude viajar a Lima porque también estaba muy enferma aunque no te lo había querido decir para no preocuparte… mis amigas no me quisieron dar la noticia de tu partida hasta días después porque sabían que me iba a dejar rota, tenían miedo de que la triste noticia me hiciera ponerme como una loca. Quiero que sepas que hice todo lo humanamente posible para subirme a un avión y darte mi último beso, ahora comprendo que el Señor no quiso que te viera en tus últimos días, esa fue su divina voluntad. Mozzy te ha llorado mares, te llego a querer y admirar tanto. Dios quería que yo me quedara con el recuerdo de la última vez que nos vimos, un domingo de Navidad del 2010 cuando viniste a visitarme con tu linda enfermera a la casa de mi tia Aurelia que ya cumplio un ano de su partida al cielo, ese domingo llegaste alegre y bulliciosa como un cascabel vestida con tu abrigo rojo que te hacia lucir tan linda con tu pelito corto y rubio. Esa noche cenamos juntas, disfrutamos la comida, recordamos horas felices, nos reímos como siempre lo hicimos cuando compartíamos esas horas de amistad de toda una vida. Habíamos atravesado juntas muchos momentos duros y difíciles, habíamos compartido en el 1974 nuestros meses de embarazo cuando tu esperabas a tu hijo Jorge Antonio y yo a mi primogénito Rómulo. Después cuando estaba esperando a mi segundo hijo te pasaste el embarazo entero acompañándome y engordaste conmigo, te hice madrina de Miguel Ángel y te convertiste en mi comadre. Antes, años atrás, habíamos salido juntas en pareja cuando estábamos locamente enamoradas de quienes se convertirían en nuestros esposos por corto tiempo, nos enamoramos de dos primos hermanos y entonces nos convertimos en familia, después compartimos horas de dolor y soledad cuando nos divorciamos, nuestros hijos jugaron juntos, celebraron cumpleaños y los vimos convertirse en niños, luego en adolescentes, ahora pronto estarán cumpliendo 39 años, como se pasa el tiempo verdad? La vida nos separó en 1978 cuando tuve que dejar Lima para vivir en Miami, nunca pensé que me iba a quedar tanto tiempo… pero siempre seguimos siendo amigas a pesar de la distancia. Un día entre a tu dormitorio y vi que tenías en la pared muchas fotos mías y se me llenaron los ojos de lágrimas por la emoción de saber que me veías todos los días, tenías fotos de cuando éramos jovencitas, otras más actuales, me hiciste sentir tan especial, tan importante. Cuando te volví a ver después de muchos años de ausencia sin poder viajar a Lima por problemas médicos, te encontré muy enferma pero con la mejor actitud del mundo. Llena de positivismo y de amor a la vida, sobre todo de esas ganas de seguir luchando por tu hijo. Contigo aprendí tanto mi Carmencita, tanto, pero tanto, fuiste amiga, hermana, maestra, te convertiste en una de mis heroínas. Contigo volví a recuperar las fuerzas y a no temerle a las enfermedades. Viviste mucho tiempo luchando contra el cáncer que no te dejaba tranquila, lo superabas y te ponías bien y después te volvía a atacar sin clemencia, pero tú te volviste la más grande de las guerreras y aguantaste casi una década sin quejarte, sin perder la fe ni las ganas de vivir, fuiste además de mi comadre y amiga del alma gran confidente, mi inspiración, mi maestra, y sobre todo fuiste mi amiga en las buenas y en las malas. Y hoy un mes y tres días después de tu viaje al cielo, hoy me atrevo a escribirte para decirte cuanto te quiero, cuanto te extraño, cuanto te recuerdo y cuanto te agradezco porque fuiste muy importante en mi vida y ahora que sé que estas en el cielo, sé que te han crecido las alas y que te has convertido en un hermoso ángel que estará cuidando de tu maravilloso hijo, Jorge Antonio, y de todos tus seres queridos. Siempre estarás en mis pensamientos, en mis recuerdos, en mis oraciones, ahora vives en el huerto de mi alma en donde juegas cartas con mi abuelita y con mi madre, con nuestra mutua amiga Marion con la que te escondes a fumarte un cigarrito y con otras personas queridas que se me adelantaron porque el Señor las necesitaba en el cielo. Gracias querida Carmencita, gracias por todas las horas compartidas, gracias por tu presencia en nuestras vidas, gracias por haber sido una madre ejemplar, la mejor de las amigas.




Concurso de oraciones infantiles

Jueves 14 de Marzo del 2013


Preparando el libro de “Oraciones de un niño peruano”

Centro Luz de Almas estará haciendo en unas semanas un concurso de dibujos y oraciones para publicarlos en un libro pronto a imprimirse con el propósito de generar fondos para muchos albergues de niños peruanos que viven en la extrema pobreza. Ayúdame a ayudar.



Queridos amigos y voluntarios de Centro Luz de Almas: Aquí les voy presentando parte de las oraciones y los invito a que participen y escriban y compartan oraciones que pueden rezar nuestros niños peruanos, hijos, nietos y sobrinos. Espero recibir sus dibujos asi como oraciones y poemas de que le pide un niño peruano a Dios cuando reza o conversa con El.





Oración de cada mañana (para ensenar a nuestros pequeños a orar todos los días antes de ir al colegio)

Gracias Papa Dios porque amanece otra vez y comienza la vida. Gracias porque tengo salud y también tengo comida. Porque me das refugio y abrigo y por el amor de mis padres, de mis hermanos y de mis familiares y amigos. Gracias por todo lo bueno que de Ti recibo hoy, gracias Señor, yo te bendigo. Cada mañana cuando me levanto, a nuestro Señor alegre canto “Buenos días”



Oración para el final del día

Al final de este día, en la noche caliente o fría, a nuestro Padre Celestial digo con fe y agradecimiento, gracias por esta noche y por velar mis sueños.



Oración cuando llevamos a nuestros niños al parque

Oh Señor, adoro la hierba que crece esponjosa y acaricia mis pies, mimosa. Es una alfombra en la que me tumbo; de color verde, como el bosque profundo.



Por las flores que crecen a nuestro pues, te damos gracias, Padre

Por la hierba tan fresca y tan verde,

Te damos gracias Padre.

Por el canto del pájaro y de la abeja el zumbido,

Por todo lo que vemos y oímos,

Padre Celestial, estamos agradecidos.

(Ralph Waldo Emerson 1803-1882)



Por los millones de estrellas

Que brillan en el oscuro universo,

Señor, quiero darte las gracias

Con un verso.





La lluvia

Me encanta ver como la lluvia

Moja las calles;

Me encanta ver como brillan

Las gotas del aguacero;

Me encanta ver como el viento seca la lluvia;

Me encanta ver como el sol luce de nuevo.

Gracias Oh Padre Celestial por la tormenta,

Por la lluvia y el viento fiero,

Y gracias por hacer que el sol luzca de nuevo.

Rosas, violeta,

Claves y acacias

Cuando llueve, Señor, te doy las gracias.

Como nos pasa a nosotros,

Las plantas han de beber,

Gracias, Oh Señor Maravilloso,

Por hacer llover.

Cuando en verano llueve

Y el cielo se pone gris;

Cuando las nubes crecen

Y no puedo salir;

Contemplo la verde hierba

Y me pongo a pensar:

¡Bien! Así las plantas beberán sin cesar!





Alabanza de los niños a Dios

Alabemos al Señor tocando la trompeta, la guitarra, o la batería, alabemos al Señor con nuestros bailes, silbemos o cantemos una melodía, alabemos al Señor tocando el violín o alcemos la voz para tal fin. Podemos demostrar nuestra alegría en cualquier festín. Demos gracias a Dios por otro día de fiesta en nuestras vidas.



Demos gracias a Dios

Gracias por las flores, gracias por los árboles, gracias por la hierba, y por la brisa tan fresca, gracias por las verduras, gracias por la fruta, gracias por esas cosas que tantos nos gustan. Gracias, querido Papa Dios, por tanta maravilla, por el sol y el arco iris que tras la lluvia brilla. Gracias mi Dios por tanta maravilla.



Oración de un niño en la playa

Querido Dios, me gusta sentarme en la orilla y mirar como el agua baña la arena. Cuando estoy aquí pienso que creaste un mundo inmenso y maravilloso. Sentada en la playa, miro a lo lejos donde juntan el mar y el cielo, pienso en ese mundo para mi desconocido. Algún día lo conoceré, cuando haya crecido.



Oración para los animalitos

Querido Dios, ayúdame a ser tierno y amable con los animales.

No hacerle daño a ningún ser viviente, ni mariposas, ni grillos de canto alegre ni polillas polvorosas, ni saltamontes que dancen mosquitos o escarabajos; ni gusanos, ni perritos o gatos, que ningún daño hacen. Querido Dios, ayúdame a ser paciente y amoroso con todos los animales de tu reino. Bendice a todos los animales y líbranos, Señor de cucarachas y arañas, de ratas y alimañas que de noche nos asustan pero que si Tú nos cuidas, no nos harán daño.

Protege a todos los animales, grandes y diminutos, yo en su nombre quiero rogar porque ellos no saben rezar.