Sunday, June 30, 2013

Bienvendo Julio 2013

Bienvenido seas mes de Julio


Son las 9:47 de la noche y muevo el ordenador a otra parte de la casa buscando "el espacio" donde poder escribir, es casi imposible, siempre hay bulla, música o televisión y si me voy para la calle es mucho peor, no importa si es en el parque o en la playa o el algún café... antes llevaba mi cuaderno y escribía tan rápido que después ni entendía mi propia letra, eso mejoro mucho cuando tuve mi primera laptop, voy por la tercera y tengo esta con varias teclas rotas y otras completamente despintadas, ella, mi teclado enfermo conmigo, sufriendo de un desgaste muy similar al de mi cuerpo, mente y alma… en otras épocas de mi vida un domingo como hoy hubiera almorzado con alguna buena amiga o amigo
frente al mar... mirando a la multitud adepta al bronceo, a los caminantes vanidosos luciendo sus cuerpos musculosos, a los deportistas jugando sin zapatos en la arena caliente para después de un partido refrescarse con la deliciosa agua del mar, a los diligentes tablistas, a los amantes de la cerveza, como siempre yo disfrutaba mirando, nunca me provocaba echarme en la arena en ropa de baño, por miles de razones, la más grande que era tan blanca que regresaba de un día de playa roja como un tomate y había tenido tan malas experiencias de pequeña que me volví amante de la playa después de las seis dela tarde, lo que siempre he amado y disfrutado infinitamente es la caída del sol y mis caminatas por la orilla del mar, desde siempre fui una romántica y detestaba la frivolidad de ir a lucir un cuerpo bronceado, me parecía muy comercializado, muy industrial, además nunca me había gustado la forma en que te desvisten con la mirada, cuando eres joven claro! Porque ya de mayorcita a ninguna mujer le gusta mostrar el paso de los años, como cambia la piel, los señores barrigones, las abuelitas cubiertas con largas túnicas y sombreros de paja.

Siempre me gustaron los parques, amaba mi parque en Miraflores, no dejo de visitarlo cada vez que regreso a mi amada Lima, los lugares de encuentro, el cine Pacifico, el Haití, había olvidado que eran tan alegres y ruidosos, siempre hay gente conversando, bebiendo, esos son los lugares de nexo social, las plazas, los restaurantes, los bares, las cantinas... son también lugares donde toda particularidad se borra, todos quieren beber cerveza, broncearse, la música a todo volumen, también me doy cuenta que todos se visten igual... allí es donde me siento como una extra-terrestre, será que me he vuelto una vieja cucufata??? Será que me choca el libertinaje, el mundo materialista, frio, pecador, el lenguaje brutal de los mal hablados, gente que parece disfrazada, los tatuajes que no son de mi agrado pero que hoy es parte de esta nueva generación, los extremos, los liberales, los conservadores, los indiferentes, los copiones, los que aceptan con toda naturalidad que se casen mujeres con mujeres y hombres con hombres, los que hablan de política, los que se han endeudado hasta la coronilla porque se han hecho varias cirugías plásticas, me da miedo, me da tristeza, me da pavor...

Y acaso me pregunto, como pienso yo que todo el mundo debe preguntarse, ¿por qué siempre regreso si sé lo que me espera? Porque pienso o creo que nunca sé lo que me espera y que debo recorrer estos mismos espacios una y otra vez como si fuesen una deuda con la humanidad, con el mundo, obligándome a estar en el ruido estridente y candente y ver si resisto, no sé si soy una sadomasoquista, es más luchar contra mi voluntad, mi querer estar en otros espacios, con otras presencias... quiero creer en la humanidad, quiero creer que existen conciencias despiertas.

Mi amiga muy querida me dice que tome las cosas con calma, que le dé tiempo al tiempo, ¿pero cuanto tiempo se necesita, cuánto? es mejor cambiar de ideas... mañana empieza Julio, los primeros seis meses del 2013 ya se fueron, y aquí en el patio de mi casa acompañada por una brisa caliente, por un gato callejero que me visita, por la luz de mis luciérnagas, mirando el cielo pienso que ya es tiempo de salir de este largo letargo, que sí hay que cambiar de ideas de vez en cuando, o al menos, no tomarse la vida tan en serio...



Thursday, June 27, 2013

Orando...

¿Por qué solo nos acordamos de Dios cuando tenemos problemas, necesidades materiales o cuando estamos enfermos o pedimos y pedimos por milagros como si Dios fuera un Papa Noel Celestial que está allí solo cuando lo necesitamos? Pero una vez que ya empezamos a sentirnos bien nos olvidamos de El?… ¿por qué somos los hijos tan interesados, tan ingratos, tan poco considerados, no solo somos así con nuestro Padre Celestial, nuestro Creador, sino en general somos así con nuestros propios padres terrenales, con nuestros hermanos, nos olvidamos de todo el amor, el esfuerzo, sacrificio y de toda la paciencia y consideración que nos tuvieron y nos tienen.


Hoy Padre Celestial te alabo, te doy las gracias por cada segundo de mi vida, por todo lo que hiciste y haces por mí, porque sé que eres AMOR y que amas a cada uno de tú hijos, perdóname que cuando me siento bien me olvido de darte las gracias por todas tuz bendiciones, por el pan de cada día, porque tengo un techo que me protege del frio, porque tengo ropa para cubrir mi cuerpo y calzado, por el transporte, por el trabajo, por mi familia, por todas esas personas buenas que aman a su prójimo, que se preocupan de cumplir con las enseñanzas de tu Hijo Jesús. Perdóname Padre y ayúdame a perdonar a todas esas personas frías, indiferentes, egoístas que malogran este mundo, a los que maltratan a los seres humanos y los maravillosos animales olvidándose que son seres vivos y parte de tu perfecta creación.

Por eso Padre Nuestro empiezo mi día orando la oración que nos enseñó tu Unigénito… Padre Nuestro que estás en los Cielos… y por eso creo Señor en el Paraíso, en el Cielo porque es en el Cielo donde vives y donde están todos aquellos que supieron escoger su lugar en la eternidad.



Friday, June 21, 2013

39 de mi primer parto

Miami un 21 de Junio del 2013, hoy cumple 39 años mi hijo mayor, un día como hoy hace 39 inviernos en Lima fui madre por primera vez, tuve la dicha de tener entre mis brazos a un robusto y saludable bebito que más parecía un angelito de carne y hueso, y hoy por esas cosas de la vida no puedo abrazarlo y decirle que lo amo con todo mi corazón, con un amor que no tiene medida. Hoy hace mucho calor en Miami, empieza el verano que llega caliente y majadero, lleno de aguas bravas y tormentas que atormentan. En Miami, mis caminatas que quisiera fueran más largas, la pérdida de identidad, a veces, alguna mirada extraña me paraliza, una mirada que no ve, que no reconoce. Creo que eso es lo que más duele de una ciudad tan grande, tan llena de gente vestida con poca ropa, no perderse en esas miradas, encontrar de nuevo tu norte.


Yo he cambiado mucho desde que deje de trabajar, o mejor dicho mi vida es la que ha cambiado, no es solo la edad, mi estado de salud, mi soledad, la lejanía de mis seres amados, es también Perú, es también éste país, es el mundo, mi vida es ahora diferente, una vida sin muchas necesidades materiales, sin muchas ganas de poseer demasiadas cosas, necesito quedar libre para lo esencial, necesito enfocarme en mi misión de servicio, en escribir para aliviar el hambre, en producir para ayudar a los pobres, a los verdaderamente necesitados.

De pronto, mientras camino por las tiendas, veo tantas ofertas, tantos objetos bonitos, tanta belleza, y me choca, me afecta, porque veo también la pobreza de relaciones humanas, el egoísmo de la gente, la indiferencia, la frialdad, son luces que enceguecen. Nunca miro las mismas cosas, mi ritmo es desentonado, estoy enfadada con el materialismo del mundo, con la comercialización de la religión.

Y me miro en un espejo y no me reconozco, ya soy una señora mayor pero muchas veces se me olvida, y me pregunto en voz alta, qué hago yo aquí??? qué hago en esta vida, que estoy haciendo por los demás?

Quiero suponer que todos nos hacemos esas preguntas, con humildad, sin arrogancia, es que acaso no se han dado cuenta que nuestra vida es tan, tan pequeñita??? Hoy me encuentro con las sonrisas de mis conocidas cajeras en el mercado, me preguntan que como me siento, me dicen que he recuperado mi mirada alegre, siento que me mienten porque quieren levantarme los ánimos, siempre me digo que cuando nos abrimos al mundo, las cosas fluyen solas, si quiero recuperar la ilusión de miles de amaneceres, quiero encontrarme en mi mirada, en esa mirada que nosotras damos a los demás esa que hace que crezcan los sentimientos, los amores, la compasión, la generosidad, la comprensión, esa mirada que hace que florezcan la esperanza de días mejores en donde los seres humanos encontremos paz y la alegría de un nuevo amanecer… y hoy es 21 de Junio y antes de vestirme para salir a la farmacia me voy a dar un baño con la manguera en el jardín, se me malogro el calentador de agua y el plomero brilla por su ausencia.

Tengo ganas de ir a leer a un parque cercano, pero hace mucho calor, y me duelen los pies!! Regreso otro día para seguir contándoles!!!



Paciencia

Hace muchos días que no escribo, tengo los pensamientos dándome vueltas confundidos, escondidos,  entre mis mareos y los efectos secundarios de todos los medicamentos que tengo que tomar y a los cuales no me termino de acostumbrar.  Estamos en el mes de Junio y los días pasan a veces muy rápido, otras, la mayoría del tiempo, demasiado despacio, sobre todo cuando me siento enferma entonces las horas se me hacen infinitas.  Ayer fue un día muy largo, uno de esos días en donde esperé y esperé que se hiciera otro milagro en mi vida, y al final del día, sin perder la fe ni la esperanza volví a mojar mi almohada y a resignarme al entender que todo pasa por algo. Espero con paciencia y no dejo de orar, sonrío al sentir que un Padre bueno nunca abandona a sus hijos.